ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Destacado

GPS ¿cuál es el límite?


No vas a andar por el mundo con un astrolabio.


Los fenicios mantenían sus rutas en secreto y los artilugios de navegación eran para iniciados; aún así, los primeros viajeros no sabían dónde estaban parados. De hecho, Colón se murió sin saber que había descubierto América.


El inicio del GPS no fue demasiado diferente; los militares atesoraron la información para saber dónde encajarnos una bomba y tampoco permitieron fotos satelitales ni mapas tan precisos como para poner en riesgo sus secretos. Un GPS primitivo se conoció a fines de 1950, creció trabajosamente en las décadas siguientes,  desde 1994 fue de uso comercial y en los últimos años tiene un desarrollo vertiginoso, de hecho se desconoce el límite que puedan tener sus utilidades. Hay versiones europeas, rusas y hasta chinas, pero a la tecnología estadounidense en este aspecto, no hay con qué darle.

 El GPS (Global Positioning System) tuvo rápido reconocimiento por la navegación comercial y deportiva, la aeronáutica, los administradores de flotas de camiones y autobuses.  Con 24 satélites operando directamente y otros cuatro colaborando alternativamente, toda la superficie terrestre resulta relevada. Sumale a las estaciones terrestres, el aporte de un ejército de técnicos y de empresas que ofrecen mapas ¡gratuitos! en todos los idiomas posibles y cada vez más detallados.


Y agregale que, además de los aparatos especiales GPS, ahora los teléfonos móviles disponen de esa tecnología y la pueden bajar de internet en cualquier momento y en cualquier lugar del mundo. Si alquilás un auto, viene con GPS; si te compras una cámara fotográfica o de video, resulta que tiene esta tecnología y cuando registrás un recuerdito, te puede quedar estampado exactamente en qué lugar y a qué hora lo sacaste. De paso, aunque tengas un Rolex, confiá más en la hora que indica tu GPS, tu celular o tu cámara fotográfica: su precisión garantizada es de un segundo cada millón de años.

Ingresá al milenio. Si todavía no experimentaste, sacate la modorra y los miedos, ponele un GPS a tu auto y, sobre todo, experimentá con el GPS de tu celular. No lo soluciona todo, pero casi todo. Hay algunas zonas del mundo todavía no mapeadas y en algunos lugares con edificios altos la cosa falla. Además, si estás en medio de esas callecitas medievales europeas, es posible que no te permite identificar la tiendita que tu sobrina te indicó como la más pichinchera. Pero, en carretera, es una maravilla … si no contamos con los líos cada vez que te metés en un trébol junto con otros autos que te impiden bajar la velocidad a menos de 90 kph para tener tiempo de doblar cuando la gallega te lo indique. Porque te tendrás que acostumbrar, el español del GPS es castizo castizo. Pero muy simpático y servicial.


Por otra parte, para qué te vas a resistir. ¿Vas a seguir guiándote por miguitas de pan como Hansel y Gretel?. El problema de los celulares es que tienen la pantalla excesivamente pequeña y el audio generalmente bajo, no obstante lo cual son de mucha ayuda y en un museo muy sofisticado hasta te pueden ayudar a identificar lo que estás viendo. Te podés quedar en el museo hasta que el mismo GPS te diga que paró de llover y un sol esplendoroso te espera afuera. ¿Hay algo que no pueda hacer un GPS? El sexo estaría en esa lista, aunque nunca se sabe, pero poca cosa más.

 


Un articulo en La Nación. Antes de salir corriendo a comprarte uno o a conseguirte un celular con display más grande, leete este lindísimo artículo que publicó La Nación, nuestro socio GDA. Abajo encontrarás algunos links interesantes para informarte más y para conseguir mapas y aparatos.

“Está ingresando en una zona de peligro”, dijo una voz  femenina con la z bien definida. En el remise hacia Ezeiza, la locutora española del GPS nos advertía -sobre la calle Yerbal, en Flores- que estábamos pasando por un lugar de riesgo que yo desconocía. “Debe haber alguna casa tomada”, afirmó el remisero y bajó de inmediato los seguros de las puertas.

Fue mi primer encuentro con el sistema de posicionamiento global (o Global Positioning System). La advertencia me pareció exagerada -incluso pensé en lo curioso de que una española conociera el barrio de Flores mejor que yo-, pero hasta ahí llegó mi curiosidad por el aparato que mostraba las calles en una pantalla pequeña y que además hablaba.

Recién en los últimos meses pude comprobar la utilidad del GPS, una verdadera revolución para los viajeros. Cualquier rodado, por viejo que sea, se convierte en el auto fantástico gracias a este pequeño dispositivo de bondades indiscutibles. Con él, un usuario cualquiera gana tiempo en su propia ciudad y se maneja con libertad en sitios desconocidos, mientras que los amantes de las travesías encuentran la solución ideal a sus recorridos a campo traviesa. Pero la mayor virtud es tal vez la que expuso, hace un par de semanas, un agente de turismo.

“Lo mejor del GPS es que evita las peleas familiares”, comentó Sebastián Pezzati en un viaje laboral compartido. Me contó que había pasado, en 2006, sus vacaciones en Europa con su padre y tres hermanos, y que todo salió mal por falta de este dispositivo. “En cualquier recorrido, el mayor tema de discusión es cómo llegar. Nosotros alquilamos una camioneta para los cinco y casi terminamos a las trompadas. Fueron 7000 kilómetros con muy mala onda”, explicó.

Sebastián armó su teoría tiempo después, cuando viajó con su padre en auto, esta vez con GPS. “Partimos de Lisboa hacia Madrid: sólo pusimos el nombre del hotel y nos olvidamos del tema.”

 Una simple decisión al volante puede atraer diferencias cotidianas que nunca son buenas llevar de vacaciones. Yo sabía; Yo te dije; Vos no me escuchás… Cada uno tiene su presentimiento o convicción acerca de cuál es la mejor esquina para doblar, la salida correcta de la autopista o la cantidad de cuadras que debemos volver atrás. Te pasaste otra vez; No, no me pasé. Los puntos de vista, especialmente del piloto y el copiloto, pueden llevar la charla a puntos sin retorno. Doy la vuelta en U; Dale, y yo me bajo acá. Por suerte está el GPS, para ofrecer la armonía necesaria.

Claro que hay que tener los mapas correctos. En la Argentina, a medida que aumenta la cantidad de usuarios de este William Boo tecnológico, también crece la comunidad de Proyecto Mapear ( www.proyectomapear.com.ar ), increíble espacio con cartografía gratis. Cerca de 300 voluntarios se reparten las tareas de dibujar, programar y coordinar, además de reportar errores. El sitio ofrece mapas del país, Uruguay, Chile y Paraguay. Tiene más de 378.000 usuarios registrados e incorpora nada menos que 500 por día.

La tecnología que permitió usar el GPS dentro de las ciudades -antes había que estar a cielo abierto- derivó en su crecimiento masivo. “Hace unos cuatro años -cuenta Guillermo Gónzalez, uno de los creadores de Mapear- mejoró el sistema y bajaron los precios, de manera que se hizo accesible. Nosotros vimos el salto después del Mundial de Alemania. Ahí lo descubrieron un montón de argentinos, que buscaron la manera de usarlo también acá.”

Mientras que la mayoría de los mapas internacionales cuesta entre 100 y 300 euros, la descarga en este sitio se mantiene sin cargo. “Es el resultado del trabajo conjunto de una comunidad que lo hace por hobby -continúa González-. Desde el comienzo nos pusimos como objetivo no cobrar los mapas y eso no tiene por qué cambiar ahora que el sitio es muy conocido. Nos podemos dar el gusto de no hacerlo.”
Habrá que ver la evolución del GPS. Ya hay usuarios intensivos que lo programan cada vez que se suben al auto, incluso para ir a un restaurante a cinco cuadras de su casa. Será un tema de debate como cada nuevo hito tecnológico. Habrá cambios sociales, como que nadie más baje la ventanilla para preguntar por una calle, y también sociólogos dispuestos a interpretaciones geniales. Tal vez historias curiosas, como la de un hombre enamorado de la voz española que lo lleva siempre por el buen camino, en sentido demasiado literal. Todo puede pasar en esta ruta digital sin fronteras.

Publicado por Martín Wain en La Nación, nuestro socio GDA.

http://www.gpsuruguay.com/
http://www.programas-gratis.net/b/mapa-gps-uruguay
http://www.uruguaycelulares.com/instalacion_garmin.php
http://en.wikipedia.org/wiki/Global_Positioning_System
http://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_de_posicionamiento_global
http://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_de_posicionamiento_Galileo