ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Europa

Los cafés de Londres 1650-1800

p                                                      

Que en Londres prohibieran el café no parece una sorpresa… pero al mismo tiempo prohibieron el té y eso sí es inesperado. En realidad, lo que al despotismo molestaba, molesta y molestará, es el derecho de reunión.

El Rey y la Iglesia lo proscribían, las mujeres también… pero Newton, Halley y otros famosos ya eran devotos, no queda claro si del café, del placer de un final de jornada en agradable compañía o de las conspiraciones.  No crean que el de la cerveza fue un camino fácil… el café podía gestar malos pensamientos políticos… pero no emborrachaba a nadie. ¡Quién hubiera dicho que Londres tuviera una historia con el café! 

Por Alberto Moroy                      

En la portada “Zum Arabischen Coffe Baum” una escultura barroca de 1720 que  muestra a un oriental dándole una taza de café a un querubín. Está ubicada en la entrada de una ex cafetería de Leipzig en el noroeste del estado de Sajonia, Alemania, a 130 km. al NE de Berlín, hoy convertida en restaurante y varias salas de cafetería diferentes. Además de los negocios de restauración, la casa sirve de museo.

f1

Ubicación 51°20’27.77″N 12°22’22.52″E

Origen del café

Ecafeto es originario de la provincia de Kaffa en las tierras altas de Abisinia, actual Etiopía, en donde crece de forma silvestre. Las cualidades energéticas del café ya eran conocidas por la tribu Galla de Etiopía (Norte de  de Kenia) en el siglo XI, quienes lo mezclaban con grasa animal.​ Posteriormente sería introducido a Arabia, de donde se expandiría al resto del mundo con el dominio turco de Anatolia.

Antecedentes en Europa

Dicen que  un español  fue quien  lo dio a conocer por vez primera en Europa en 1600,  entrando directamente por Venecia, donde se inauguró la primera cafetería en 1645. Algunas teorías apuntan que el café fue utilizado en un principio como un remedio medicinal y no como una bebida  social como la conocemos. El café se extendió en territorio europeo y las cafeterías surgieron a montones, “despertando  la mente” de quienes antes se dedicaban a bebidas más fuertes (Ginebra y otros). Llegaron a Londres en 1652, seguida por Marsella en 1659, Ámsterdam en 1663, París en 1675 y Viena en 1683. Gracias a sus propiedades y el fluir de la “cháchara”, lo hicieron rápidamente la bebida predilecta en la corte.

Poema anónimo de la época 

:… “ese licor grave y saludable, que cura el estómago, hace que el genio sea más rápido, alivia la memoria, revive al triste y alienta a los espíritus, sin enojar”   

En Londres 1652 

La locura del café de Londres comenzó en 1652 cuando Pasqua Rosée, la sirvienta griega de un comerciante británico Levant, amante de café, abrió la primera cafetería de Londres (o mejor dicho, la choza de café) contra el muro de piedra del patio de la iglesia de San Miguel, en un laberinto de callejones de Cornhill (Ubicacion 51°30’48.76″N  0° 5’8.53″W) Para sortear la resistencia de los comerciantes locales del ale house, aceptó a Christoper Bowman como socio comercial porque era un hombre libre de la ciudad de Londres.

f2

El café fue un éxito rotundo. En un par de años Pasqua vendía más de 600 tazas de café al día para horror de los taberneros locales. Para cualquiera que haya probado alguna vez el café del siglo XVII, esto puede resultar un tanto chocante, peor que “el Ristretto”  a menos que, le guste su brebaje “negro como el infierno, fuerte como la muerte, dulce como el amor”, como lo recomienda un antiguo proverbio turco.

f3

1652  Pasqua Rosée

En 1675, el rey Carlos II de Inglaterra emitió una proclama para poner fin a la legalidad de los cafés. No solo prohibió las cafeterías, sino que también prohibió a las personas vender café, chocolate, sorbetes y té en cualquier tienda o casa. La popularidad de las cafeterías puso nervioso al rey Carlos II e hizo este intento por prohibirlas.

El argumento del rey Carlos II fue que los cafés perturbaban la paz del reino y promovían la ociosidad y algunos rumores difamatorios. Por supuesto, la verdadera razón por la cual el Rey Carlos II quería deshacerse de estos lugares de reunión era de naturaleza política. Sospechaba que los cafés ofrecían una oportunidad perfecta para planear la sedición y la traición entre la población.La ley para prohibir los cafés fue aprobada el 29 de diciembre de 1675, y se suponía que se activaría el 10 de enero de 1676, pero fue abolida el 8 de enero. La anulación de la prohibición fue respaldada por varios ministros de Carlos II, que eran ellos mismos amantes del café. Las clases media y alta londinenses se lo impidieron.  Por ejemplo la Royal Society se reunía en la cafetería Grecian Coffee House (fundada en 1665), con su presidente a la cabeza: nada más y nada menos que Isaac Newton; a los que se les unía semanalmente el astrónomo Edmund Halley (¡el del cometa!).

f4

Rey Carlos II / Orador en una cafetería e Londres 1700

f5

Coffe House 1668

 

Se quejaban las mujeres 

Las mujeres, por supuesto, no se les permitieron entrar. Esta fue la época de la misoginia y el prejuicio espantoso. Si intentaran entrar serían sospechosos de ser prostitutas. ¡Esto causó cierta sensación de malestar por parte de las mujeres que formaron su propia petición contra las cafeterías, acusándolas de llevar a sus esposos por el mal camino ya que no podían entrar a las casas para traerlas a casa!

f6

La petición de las mujeres / Calles de Londres “Pasados de ginebra”/ Cafetería- burdel

 

Lo que decían los hombres 

Los hombres respondieron con su propia petición afirmando que el café era una especie de afrodisíaco y el “Viagra” de entonces.  Mientras tanto no solo se quejaban las mujeres. La iglesia también lo hacía porque las cafeterías eran lugares de debate político y filosófico secular y, por lo tanto, se consideraban “peligrosos” para el bienestar mental y espiritual, y junto con las mujeres, la Iglesia trató de limpiar el café de Londres para siempre.

La locura del Tamesis

Los libertinos podrían recuperarse después de una larga noche de bebida y buscar en un directorio de prostitutas, antes de ser conducidos al necesario burdel en la cercana Bow Street. (Ubicacion 51°30’33.47″N 0° 7’5.21″W ) cercano al actual Puente de Waterloo. Incluso había una cafetería flotante, “la Locura del Támesis”, amarrada en las afueras de Somerset House, cercano al actual Puente de Waterloo, donde bailarines nerviosos interpretaban valses y jingles hasta altas horas de la noche.

f7 (99)

Cafetería flotante en el Tamesis (Notable como “sacuden” al perro subido a la mesa)

 

Old Slaughter’s Coffee House 

Era una cafeteria en St Martin’s Lane en Londres. Inaugurado en 1692 por Thomas Slaughter, fue el refugio de muchos de los personajes importantes de la época. El edificio fue demolido en 1843 cuando se construyó la calle Cranbourn. Fue inaugurado en 1692 por Thomas Slaughter y, por lo tanto, se conoció por primera vez como Slaughter’s o The Coffee-house on the Pavement, ya que no todas las calles de Londres estaban pavimentadas en ese momento. Estaba en los números 74–75, pero, alrededor de 1760 después de que el propietario original había muerto, se abrió un New Slaughter rival en el número 82 y el primer establecimiento fue conocido como Old Slaughter.

f8 (85)

 Old Slaughter’s Coffee House

Unos pocos años después habia 82 cafés en el área de la pequeña ciudad de Londres y para el cambio de siglo (XVIII), había 3,000. Los primeros cafés tenían su propio carácter distintivo. La cafetería de Don Saltero estaba adornada con taxidermia, en Lunt’s, en Clerkenwell, podían cortarse el pelo mientras bebían  café; en otros, los escritores se reunían para compartir capítulos de nuevos libros o poesía (Cafés literarios); algunos ofrecían música, arte y danza y, por supuesto,  acompañados por algunas prostitutas.

f9 (57)

Salida de la cafetería, borrachos y prostitutas 1716

 

Desde los muelles cubiertos de alquitrán de Wapping, hasta las preciosas plazas iluminadas por lámparas de St. James y Mayfair, los visitantes del Londres del siglo XVIII quedaron asombrados por la proliferacion de cafés. “En Londres, hay un gran número de cafeterías”, escribió el noble suizo César de Saussure en 1726, “… los obreros habitualmente comienzan el día yendo a los cafés para leer las últimas noticias”. Nada fue más divertido, sonrió, en lugar de ver los Shoeblacks  (Limpia botas) y otras artimañas repasando documentos y discutiendo los últimos asuntos políticos.

La inspiración de Daniel Defoe “Moll Flanders”

Hay muchos cuentos sobre Mary (Moll) King, una astuta empresaria y propietaria de King’s Coffee House en el Covent 1722 Garden de Londres. Varias fuentes dicen que era una carterista, que robaba relojes de los bolsillos de las damas y que se guardaba en Newgate antes de ser transportada en más de una ocasión. Fue, según se dijo, el cómplice de Jonathan Wild, uno de sus miembros de la banda de ladrones, y mientras estaba en Newgate conoció a Daniel Defoe (el de Robinson Crusoe 1719), quien la utilizó como inspiración para “Moll Flanders”. Más tarde Mary, se estableció con su esposo para dirigir su exitosa cafetería, desde donde operaba como una forma de extravagancia y fue procesada por mantener una casa “desordenada”…  ¡Seguro que era un kilombo!

Moll Flanders Trailer 1995

Imagen de previsualización de YouTube

 

Las aventuras y desventuras de Moll Flanders

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

https://es.wikipedia.org/wiki/Moll_Flanders

 

 

King’s Coffee House en Covent Garden

https://georgianera.wordpress.com/2017/01/19/moll-king-proprietress-of-kings-coffee-house-in-covent-garden/f10 (49)

Mary (Moll) King / Monumento para Tom King of King’s Coffee House Museo Británico

f11 (24)

Cafeteria de William Hogarth, titulada “A Midnight Modern Conversation”, ca. 1732  

El café ayudó a cambiar los habitos

Hasta mediados del siglo XVII, habia muchos borrachos en las calles de Londres; la mayoría de las personas sabiamente preferían la cerveza. La llegada del café, provocó un  comienzo de sobriedad que sentó las bases para un crecimiento económico verdaderamente espectacular en las décadas que siguieron, como la gente pensó claramente por primera vez. La bolsa de valores, la industria de seguros y las subastas: todo cobró vida en los cafés del siglo XVII, en los de Jonathan, Lloyd’s y Garraway, generando el crédito, la seguridad y los mercados que facilitaron la dramática expansión de la red británica de comercio global en Asia. África y América.

f12 (15)

Año 1756

Analogía de la actualidad

Me resulta inevitable asociar los argumentos de rey Carlos II de Inglaterra  en 1675 referidos los cafés perturbaban la paz del reino y promovían la ociosidad y algunos rumores difamatorios, con los del Papa Francisco que  pidió el veintinueve de abril pasado  (344 años después), a los peluqueros, barberos y esteticistas, que eviten los chismes durante su trabajo, sin dejar de tener una palabra amable con sus clientes. “Los chismosos y las chismosas son gente que mata a los demás, porque la lengua mata, es como un cuchillo, llegó a decir que “los chismosos y chismosas son terroristas” sobre todo en referencia a la vida de la Iglesia.