ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » America del Sur

El rey de los Mapuches (1860)

pok (1)

La desgracia del indígena americano aún no ha terminado. Cada tanto desempolvan su justa causa para sacar provecho de algo, nunca para arrepentirse de verdad y compensar tanta injuria.

Lo vemos ahora en Argentina y es una constante en todos los países detrás de la cordillera, donde hasta hay indígenas que se aprovechan de los indígenas y lo vemos aún en países donde los nativos son mayoría, pero los siguen explotando. Por acá tenemos dos ejemplos antitéticos: el de Paraguay donde al menos la lengua nativa es oficial (todo lo demás se lo arrebataron, pero les dejaron el idioma y la música) y el de Uruguay, donde el exterminio llegó a niveles mundialmente inauditos. Y exhibimos la paradoja, de que los exterminamos… pero nos vanagloriamos de ser “charrúas”.

Esta vez Alberto Moroy nos trae una historia novelesca, que Hollywood no aprovecha porque parece más irreal que la saga de Harry Potter.  Pero este absurdo Rey de la Patagonia, que llegó a reinar, que lo recluyeron por loco, que intentó varias veces la reconquista de su reino, tiene todavía una corte que funciona en Francia y otorga títulos nobiliarios. En el momentáneo éxito de su locura, interviene más que una supuesta ignorancia e infantilismo, la desesperada necesidad de los indígenas de parlamentar, de apelar a la razón y a los sentimientos del invasor. Pero no hay nada más cruel que la civilización.

Por Alberto Moroy

Sin entrar en las reivindicaciones territoriales de vieja data, vamos a conocer una historia absurda pero real. Se trata la del abogado francés Orélie Antoine de Tounens (portada), proclamado  “Rey de Araucania y la Patagonia”, el 17 de noviembre de 1860, en una asamblea nacional Mapuche, donde participaron más de 3000 delegados, incluyendo los más connotados tokis (autoridades militares), lonkos (autoridades civiles) y machis (autoridades espirituales). Todavía existe el Rey de la Araucanía en Francia, y venden títulos nobiliarios, tienen estampillas, sellos, blasones etc.

De esa unificación territorial por encima de etnias, surgen las reivindicaciones que hoy se agitan, con argumentos que no dejan de ser valederos pero que estimulan a los aprovechadores de siempre. Originalmente fue un tema chileno, pero los fogoneos políticos lo expandieron a Argentina, porque este abogado y aventurero  devenido en rey hace 157 años, intentaba anexar la Patagonia Argentina a los efectos de ampliar su reinado y seguramente su patrimonio.

f1 ok (1)

Orélie Antoine de Tounens

 

Origen de la cultura Mapuche

Hace 12.800 años a.C en las cercanías de Puerto Mont (Chile), un pequeño grupo humano, denominado «cultura monteverdina», habitaba en las cercanías del río Maullín (Chile) No obstante rastros de esa cultura están esparcidos por todo el sur de la Patagonia. Los Mapuches o Araucanos (nombre dado por los españoles) son sus descendientes. La cultura mapuche surge de estas culturas anteriores. Al paso del tiempo, en cientos de años se fueron expandiendo esos rasgos culturales y homogeneizándose, hasta llegar al año mil de nuestra era a constituir lo que ya puede ser reconocido plenamente como cultura mapuche. Son los que hoy habitan la región de Araucaria en Chile, hoy  compuesta por las provincias de Cautín y Malleco. Las ciudades más importantes de la región son Temuco, Angol, Villarrica, Victoria, Lautaro y Pucón.

Una digresión turística

Todas  las ciudades chilenas antes mencionadas, conforman un itinerario estupendo para pasarse una semana  en verano, regodeándose la vista y el estomago. Se pude ingresar por el paso Cardenal Antonio Samore desde Argentina distante 46 (42.3 km) por RN231  desde Villa Angostura (Arg.) ubicada a 1356 km de Buenos Aires hasta la ciudad de Osorno a 161 km de Villa angostura. Mi consejo es que se tome al menos medio dia para el viaje, a fin de conocer el “Paraíso” entre lagos y bosques.

f2 (20)

Virreinato y Cap.de Chile/ Reducción territorio mapuche (chile)/ Araucanía (Chile)

 

La Guerra de Arauco fue un prolongado conflicto que enfrentó a las fuerzas militares de la Capitanía General de Chile y aliados indígenas, contra facciones mapuches y algunos aliados de los pueblos Cunco, Huilliche, Pehuenche y Picunche  Duró 272 años entre 1536 y 1818.

Posteriormente, traería como consecuencia el conflicto chileno-mapuche llamado “Ocupación de la Araucanía”. La zona del conflicto estaba comprendida entre el río Mataquito y el seno de Reloncaví, situándose la mayor parte de ella entre Concepción, la zona costera de la actual región del Biobío y la región de la Araucanía (exclusivo territorio chileno)

f2b (1)

Las lenguas 1700 /En azul los Het (Pampas antig.).En rojo, siglo XIX grup. araucanos

 

Pueblo Mapuche, Interesante

https://es.wikipedia.org/wiki/Pueblo_mapuche#En_Argentina

En territorio argentino

En 1820 el cacique Mapuche Ignacio Coliqueo, de la región de Boroa, emigra a la región de las Salinas Grandes, (Argentina) disputándoles el territorio a indios Pampas y Ranqueles, como antes lo habían hecho con los Pehuenches, a los que prácticamente exterminaron. En 1834, Juan Manuel Calfucura, cacique del Llama; Chile- se establece en Salinas Grandes (La Pampa, Argentina), su hijo Peiné le sucede en 1835 y a su muerte en 1847 le sucede Calvain. Hacia 1850 Calfucura es reconocido como la suprema autoridad de las Pampas, creando una confederación de tribus, denominándose General o Emperador de las Salinas. Se calcula que manejó un ejército de 13.000 indios con 2.000 lanzas.

f3 (20)

Ignacio Coliqueo  y familia Tapera de Díaz, Los Toldos (Prov. Buenos Aires, 1865

 

Se hizo confeccionar un sello por un grabador de Rosario y contrató los servicios de un secretario de nacionalidad chilena llamado Manuel Acosta o Freyre, llegando a nombrar un ministro de Relaciones Exteriores. Gobernó hasta su muerte en ocurrida en 1873, sucediéndolo su hijo Manuel Namuncura. Esta invasión de aborígenes Mapuches, venidos del otro lado de la cordillera de los Andes, Chile, dominó o exterminó a varios pueblos oriundos de la gran pampa (Ranqueles, Pehuenches Chiquilla mes, etc.)

El Reino de la Araucanía y de la Patagonia en el exilio (hoy)

Imagen de previsualización de YouTube

La nación mapuche  mantenía sus territorios desde la época de la conquista española. España había ratificado en el Parlamento de Negrete de 1803, por última vez, la soberanía de los mapuche sobre el territorio que corre desde el río Biobío hasta el Tolden. El Estado de Chile en 1820 también reconocía la existencia de la nación mapuche, como un estado independiente. La Gaceta Ministerial de Chile, publicó textualmente lo siguiente.

Parlamento de Negrete (1803)

https://es.wikipedia.org/wiki/Parlamento_de_Negrete_(1803)

Capitanía General de Chile

http://www.lhistoria.com/america/capitania-general-de-chile

La Patagonia y La Pampa

Antes de la llegada de los conquistadores españoles y de las campañas militares efectuadas en la segunda mitad del siglo XIX por los ejércitos de los nuevos estados argentino y chileno estuvieron ocupadas por una serie de pueblos originarios. Estos pueblos, han sido históricamente denominados de forma genérica “mapuches” o como tal y como los llamaron los españoles, los “araucanos”. Sin embargo, no conformaban originalmente  un solo grupo homogéneo, sino que, muy al contrario eran pueblos diversos, que poco a poco fueron siendo absorbidos cultural y también militarmente por los araucanos, en un largo proceso de más de doscientos años conocido como la “araucanización de la pampa”.

Interesante lectura

http://www.tierraspatagonicas.com/pueblos-originarios-de-la-patagonia-

El rey Orelie-Antoine

Orélie-Antoine nació de una familia de terratenientes de origen noble remota en la Provincia de Perigord, departamento de Dordoña, el 12 de mayo de 1825. “Después de haber obtenido el bachillerato me hice a la idea de estudiar leyes, con el único objetivo de preparándome para mis proyectos futuros como rey.

El primer viaje a América

Orelie Antoine vendió algunas de sus propiedades y se subió a un barco de vela para América del Sur. El príncipe llegó a Chile en agosto de 1858. No tenía dinero ni amigos en posiciones altas, y que no sabía el idioma que se habla en su país de adopción imbuido por esa fantástica idea zarpó a mediados de 1858 hacia las tierras vírgenes de la América del Sur, con poco equipaje y escasísimos recursos.

Así en Agosto de 1858 desembarco en Coquimbo, ciudad-puerto en la región IV –centro de Chile- .Según varios expositores fue en Chile donde aprendió a hablar el castellano. También se ha escrito que se relacionó con las logias masonas de Valparaíso (principal puerto-ciudad de Chile). Después de dos años de estadía y viajes y entrevistas entre Santiago de Chile y Valparaíso definió el territorio que iba a transformar en monarquía planificando su afiebrada “idea imperial”, ahí en ese rincón “abandonado y carente de control político” formado por el cono más austral de América: La Araucanía y la Patagonia, podían ajustarse muy bien a sus reales pretensiones. Así fijo su atención en la región conocida como LA ARAUCARIA, poblada en esa época mayoritariamente por los mapuches, La Araucaria comprendía las actuales regiones VIII, IX, X, XI. En octubre de 1860 Tounens, acompañado por dos comerciantes compatriotas suyos F. Desfontaines, y Lachaise, a los que envuelve en la aventura ofreciéndoles los Ministerios de Justicia y Relaciones Exteriores respectivamente y un intérprete nativo, emprendió viaje desde Valdivia hacia La Araucaria.

En la primavera de 1860, Orelie-Antoine de Tounens aterrizó en Valdivia, un poblado más cercano a la frontera araucana. Se vistió para ajustar la imagen de un rey, con un poncho blanco y negro finamente tejida, botas brillantes, hebilla de cinturón de plata y las espuelas y una larga espada en una vaina con incrustaciones de oro (Portada). Llevaba su abundante pelo largo y se sujeta sobre su frente con una cinta para el pelo rojo en la moda de la India, su porte era majestuoso e impresionante. Tan pronto como apareció, un rumor comenzó a extenderse entre las tribus proclamando la llegada del esperado hombre blanco.

f4 (18)

Moneda

Le roi de Patagonie

Imagen de previsualización de YouTube

La leyenda del hombre blanco

Los mapuches creían que había llegado la hora de su liberación. De Tounens se comprometió ante los caciques a lograr una unión estratégica de las tribus para defender el recientemente fundado Reino, que se iniciaba en los márgenes del Río Negro (Argentina) hacia el sur, del constante asedio expansionista blanco. Existía una leyenda entre los araucanos y divulgada profusamente por sus “Machis”, que en parte explica el éxito logrado por Orelie Antoine primero. Según ésta, el fin de la guerra y la esclavitud ocurrirá con la aparición en la comarca de un hombre blanco.

Los araucanos

Orelie-Antoine entendía que la nueva República de Chile no tenía derecho a reclamar la Araucanía entre los territorios que heredó de España, debido a que los araucanos no habían sido conquistados por los españoles. Pensó que la frontera natural establecido por el Río Bio-Bio entre Chile y Araucanía debe ser respetada, y que los derechos y las tierras de los indios podrían ser protegidos con la espada y las leyes del nuevo estado soberano.

f5  ok

José Santos Quilapán  “Külapang” , hijo se “Manil”) NAMUCURA

 

El primer jefe indio de entender y aceptar la misión Orelie-Antoine de Tounens, era Manil (*), que también facilitó los viajes del francés dentro de un territorio que tenían hasta entonces. Hablando en nombre de todos los indios, Manil optó por aceptar un rey Tounens se entrevistó con varios jefes y caciques mapuches: Levin, Leucón, Levio, Villamis, Trinte, Namuncurá, Guantecol y Meliú, etc. a los que en poco tiempo logro convencer para constituir una monarquía y que lo aceptaran como rey, así bregaría por defender la soberanía del reino y lograr el reconocimiento de todas las naciones del mundo.

(*) Mañil, Manguin, Marguyn o Mañín y Bueno, Huenu o Wenu

https://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Mangin_Hueno

La creación de la monarquía

Con la anuencia  Manil, el 17 de noviembre de 1860, en la granja de un colono francés llamado F. Desfontaine, “Orelie-Antoine I” redactó y firmó un decreto creando una “monarquía constitucional y hereditaria” para una nación que se llama “Nueva Francia, “en el territorio de la Araucanía. También escribió su constitución y le dio un himno y una bandera. Tres días más tarde, Orelie-Antoine encontró un jefe indio de la Patagonia Argentina y decidió anexar este territorio a su dominio. Inmediatamente después, el nuevo rey nombró Desfontaines (?) como su ministro de Relaciones Exteriores. Una de las primeras tareas del ministro fue informar al presidente Manuel Monti de Chile que Orelie-Antoine había asumido el trono de la Araucanía y la Patagonia. El rey también envió copias del decreto y la constitución de los diarios El Mercurio de Valparaíso, y Ferro Carril y Revista Católica de Santiago. El texto del decreto real y una sinopsis de la constitución del reino de “Nueva Francia” se imprimió en El Mercurio el 29 de diciembre 1860

Posteriormente, viaja a Valparaíso donde se ocupa de divulgar noticias del nuevo reino LA NUEVA FRANCIA, tratando de ganar adeptos tanto en Chile como en Francia (Diario Le Gaulois de París y las revistas “Los Annales Politiques et Litteraires” y la Revue des Deux Mondes) y Argentina “La Tribuna” y “La Nación” de Buenos Aires. A partir de esa fecha se dedica a viajar por su reino, obteniendo una entusiasta adhesión de los caciques, que comienzan a preparar una campaña contra los chilenos.

El resto lo hizo la audacia y el trato diario y ceremonioso para con los indios, lo que sin duda, le granjeó la voluntad y el aprecio de los caciques. El alboroto generado provocó preocupación en las autoridades de la Intendencia de Arauco, y es que estaban frescos en la memoria los levantamientos indígenas de 1859.

El 5 de enero de 1862, de regreso de Valparaíso  parte en dirección a las tolderías del cacique Trinte. Durante el camino, traicionado por sus propios lenguaraces, una partida de policía de Nacimiento (Chile) lo apresa y conduce a la celda del fuerte de aquella ciudad. El día 7 es trasladado a la cárcel de Los Ángeles, en la cual va a permanecer por más de nueve meses, y donde suponiendo su inmediata ejecución redacta su testamento

¡Camino al loquero!

El 19 de julio, pese al informe médico, el juez Matus determina que el reo no estaba en su sano juicio y lo condena a ingresar en la Casa de Orates de Santiago, de dónde podrá sacarlo algún familiar o el encargado de negocios de Francia, para su repatriación. El diplomático francés lo reclamó antes de su ingreso en la institución mental y lo embarcó en el navío de guerra Duguay- Trouin con destino al puerto de Brest.

En Francia

En Francia fundará el periódico oficial de su reino, “La Corona de Acero”, y publicará sus memorias en el año 1863. Miembro de la masonería, al pronunciar el Papa la excomunión para todos los masones franceses, apela al Vaticano. Solicita al Senado francés una pensión vitalicia a hacerse efectiva desde la fecha de su captura por las autoridades chilenas.

El 2º viaje y la ayuda de Napoleón lll

De Tounens había encontrado un financista para su segundo viaje en la persona de Miguel Plancheu (Posiblemente de la zona de Punta Arenas) y se embarcan en La Pallice (La Rochelle Francia) el 8 de Febrero de 1869 en el buque, de la Compañía Inglesa del Pacífico, “Oneida”  2.293 toneladas con destino a Montevideo Su plan consistía en llegar a la desembocadura del Río Negro, para seguir por tierra su curso, internándose en la Patagonia, cruzar la Cordillera de Los Andes, y así entrar a su reino, burlando la vigilancia del Gobierno de Chile. Napoleón III, le facilitó el barco de guerra “D’Entrecasteaux” con base en el Atlántico Sur en el que zarpó en febrero de 1869, llegado a San Antonio y partiendo desde allí a Choele-Choel, en Río Negro, y luego a Limay. Debe recordarse que aquella era una época sumamente intervencionista de parte de Francia, consagrada con la controvertida invasión y coronación de Maximiliano de Austria en México, también fraguada, financiada y dirigida por Napoleón III, pocos años antes.

Como era de prever, antes de completar la mitad de la ruta es hecho prisionero por las feroces indiadas pampidas en la Isla de Choele-Choel, sobre el río Negro Pero fue reconocido y salvado por el cacique chileno Lemunao quien se acordaba de su amistad de diez años antes con el cacique Quilapan, hijo de Mañil, célebre guerrero, jefe de las tribus Huilliches. Lemunao lo conduce desde Choele-Choel, orillando el Río Negro, cruzan la cordillera por el boquete Llaima en el Lonquimay, y llegan a las tierras del cacique Quilapan en el centro del Reino de Araucaria.

Lo persigue Cornelio Saavedra

Al frente de las fuerzas chilenas continúa su antiguo captor, el Coronel Cornelio Saavedra, quien conociendo lo peligroso de un alzamiento araucano, lo hace emprender la fuga por el mismo camino que lo trajo, es decir a través de la Cordillera por el boquete de Llaima (300 km al oeste de Neuquén). Orelie cruzó la cordillera para caer en los Toldos (250 km. al oeste de Santa Rosa La Pampa) la tierra de Reuque-Curá, su cacique amigo (Chileno). Luego éste lo llevó hasta las posesiones de Juan Calfucura (Cacique Mapuche chileno), en Salinas Grandes, quien a su vez lo encaminó hasta Bahía Blanca, donde embarcó en el “Patagones” y llegando al muelle de Buenos Aires el 2 de Julio de 1871.

En Buenos Aires 1871

Estando Orelie-Antoine de Tounens en Buenos Aires, lo primero que hizo fue dirigirse de visita a las redacciones de los diarios “La Prensa”, “La Tribuna” y “La Nación” después de una corta estadía en Buenos Aires, se dirige a Montevideo, mientras espera un buque mercante que lo lleve de regreso en Francia. En esta se dedica por entero a desarrollar campañas de apoyo a su causa, publicando numerosos artículos en los periódicos franceses, además publica en Marsella un diario que lleva el título de “La Corona de Acero” que es una especie de Boletín Oficial de su Reino en el cual relata sus aventuras.

f6 (17)

La Courone de Acier / Revista satírica francesa

 

La historia no termina

Se ganó el apoyo del Sr. Mahon de Monhagan (escritor, periodista y diplomático francés) quien publicó un folleto titulado “El Rey de Arauco” y además celebró un contrato con el banquero inglés Jacobo Michael para la “Emisión de un Empréstito” para la fundación de la “Nueva Francia”. Los títulos debidamente impresos en Londres son enviados a París donde se organiza su circulación y venta; con lo recaudado Mr. Michael arrendó en Londres dos barcos para completar la colonización: El “Pride of the Ocean” y el “Aurora”. ¡La Araucanía es territorio chileno!

Por esos años el representante de Chile ante el Gobierno Francés era el Sr. Alberto Brest Gana; este activo e inteligente diplomático interviene en su carácter de Ministro enviando un comunicado al periódico “Le Galios” donde informa “La Araucanía es una provincia de Chile enclavada en su territorio, sobre la cual ejerce efectivamente el gobierno su jurisdicción”, concluyendo con la advertencia “cualquier expedicionario que en violación de nuestras leyes se dirigiera sobre ella, será considerado y tratado como pirata”.

Tercer viaje 1874

Pero este descalabro no apaga los bríos de De Tounens y en Abril de 1874 lo encontramos acompañado de algunos fieles en Buenos Aires alojado en el “Hotel de la Paix” hasta el 21 de Mayo donde se embarca en el  paquebote pampita   para dirigirse a Carmen de Patagones. En el trayecto hace escala en Bahía Blanca, donde fue visto por el Coronel del ejército Argentino don Julián Murga. La comitiva monárquica se hace pasar por representantes de la casa de los banqueros Nicolás Cordier & Cia. De Paris y que su propósito era establecer una colonia y una factoría en los campos de Bahía Unión cerca de Patagones. Estas declaraciones no convencen al Coronel Murga quien lo detiene el 17 de Julio de 1874 y lo obliga a regresar a Buenos Aries y posteriormente devuelto a Europa. De regreso en Francia instala su corte en París donde se concedían audiciones a los fieles (aventureros, curiosos, incautos y coleccionistas).

f7 (13)

Hotel de la Paix / Julián Murga

 

Cuarto viaje

Lejos de abandonar sus aspiraciones en Francia, Orelie terminó de elaborar los estandartes de su reino, haciendo bandera, himno ,compuesto por Gerónimo Frick en el año 1864 , constitución, mapa, escudo, moneda y registros protocolares, causando la curiosidad de muchos arribistas que no dudaron en solventar al nuevo rey, comprándole onerosos títulos de nobleza.

Himno a Orelie — Guillermo Frick

Imagen de previsualización de YouTube

En Montevideo 1876

A principios de 1876 lo encontramos de nuevo en Montevideo. En Buenos Aires cayó enfermo y fue internado en Octubre de 1976 donde fue operado de una oclusión intestinal.

En parís 1877

Tras una larga convalecencia retorna nuevamente a Francia muy enfermo, a bordo del “Paraná” de la Cía. Messageries Maritimes en Enero de 1877. Tounens instaló su Corte Real en un departamento en París, donde recibía a los curiosos junto a sus ministros.  Estos, a cambio de títulos de nobleza de la Monarquía Araucana, financiaban la vida del Rey en el exilio. Sus amigos terminaron por conseguirle un modesto empleo municipal. Escribió un libro al que tituló “La corona de hierro”. Antes de morir escribe otro libro; “Araucanie”, publicado en Burdeos en 1878.El 19 de Septiembre de 1878 fallece en Paris en un humilde hospital

El reinado continúa

http://vinchapunzo.com.ar/El_reino_de_nueva_Francia.html

Le Royaume d’Araucanie et de Patagonie – Sainte Rose de Lima, 23rd August

Imagen de previsualización de YouTube

f8 (10)

Antoine de Tounens (1825-1878) cementerio Tourtoirac

f9 (7)

Cada año se llevan a cabo ceremonias en la tumba del antiguo rey 

En la actualidad los herederos del efímero monarca se organizan en torno a la Casa Real de Araucanía y Patagonia con sede en París, a cuya cabeza se encontraba hasta principios de 2014 el pretendiente al trono Philippe Boiry (Felipe I). El aspirante actual es Jean-Michel Parasiliti di Para (Antonio IV).Dicha pretensión es contestada por Stanislas Parvulesco, quien se ha titulado Stanislas I.