ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Europa

Alsacia, la Ruta del Vino


Las cigueñas anidan en los techos  para contemplar a un pueblo que defiende su identidad ante los tironeos de la historia.

Los alemanes del período nazi les prohibieron su afrancesada boina y los franceses todavía hoy desconocen oficialmente su lengua alsaciana. Su territorio discurre en el valle del río Rin y trepa por la vertiente oriental de la cordillera de los Vosgos y los montes del Jura. La naturaleza fue generosa y los alsacianos la ornamentaron hasta transformarla en una joya. ¡Cómo no estar orgullosos de su región! Fueron alternativamente franceses y alemanes; pero eso no deja de ser anecdótico, los alsacianos son alsacianos, ya sea que residan en su solar nativo, ya sea que hayan emigrado a Uruguay. Pues entre nosotros hay varios con ese origen, integrados absolutamente pero con una marca de tradición.

Graziella Otero ganó un concurso organizado por El País y Geant Travel y escogió La Ruta del Vino, en Alsacia. Algunos lectores desean leer nuevamente este artículo, pues Alsacia es menos conocida de lo que se merece por los viajeros uruguayos. A Graziella y su esposo los alojaron en preciosos hoteles y tuvieron a su disposición un auto cero kilómetro para recorrer durante siete días una zona alucinante.

Las calles mediievales de Eguisheim son el entorno donde se ve a Graziella. El arroyito, con lejano castillo sobre la colina de viñas, es Kaisersberg, de donde era oriundo el Dr. Schweitzer.

Casi todos los viajes tienen alguna pequeña sombrita que empaña los recuerdos; pero no fue el caso de este viaje “de sus sueños”. La ganadora tuvo uno de esos viajes perfectos; veamos lo que dice Graziella sobre esta Ruta del Vino.

“El hotel que nos eligió  Geant Travel, muy próximo a la encantadora Colmar, se encuentra situado a 750 metros de altura, en Trois Epis, desde cuyas estupendas habitaciones la vista primero de bosques al pie y de la pequeña ciudad medieval, de por sí valía el viaje.

Luego se recorre un collar perlado de minúsculas villas antiquísimas, floridas hasta la exageración, con casas de fachadas con entramado de madera y pintadas todas de diferentes colores, con no más de 12 cuadras de largo por 5 o 6 de ancho, calles adoquinadas y una pulcritud y limpieza solo equiparables a las suizas. La mayoría de las cuales son de los bodegueros que elaboran, gracias a sus viñas, que rodean hasta el horizonte, los más preciados vinos franceses, como el inigualable Gewurztraminer…

Por menos de 100 km de caminos impecables abiertos entre viñedos que trepan las montañas, hasta la gran ciudad de Estrasburgo (sede del Parlamento de la UE), son imperdibles, entre decenas, los pueblitos como Turkheim (con un Sereno Nocturno que lo recorre desde la portada de la muralla -sobre la que anidan cantidad de cigüeñas- cantando en alsaciano una rutina y acompañado por algunos turistas, desde las 10 a las 11 de la noche, hasta la portada de salida, lo que hace tradicionalmente y en forma hereditaria ¡desde la Edad Media!, vestido a la usanza de esa época, con tricornio, farol y capa) y otros pueblitos a cual más encantador como Eguisheim, Riquewihr, Ribeauvillé, Kaisersberg y Obernai (donde a mediados de octubre se realiza una alegre y colorida fiesta, con desfile y bailes, que reúne a todos los pueblitos, con sus vestimentas típicas diferentes y sus bandas musicales, en la gran culminación de la Vendimia).

En fin, habría tanto para contar y mucho más para recordar, que por suerte como ayuda memoria, la camarita quemó pilas en fotos donde las protagonistas son las flores multicolores, infaltables en todas las ventanas y el video recorrió la recolección de uvas, las callecitas y hasta las exquisiteces degustadas”.

Visible en el espejo retrovisor, Graziella fotografía el pueblito de ribeauvillé. A la derecha, el centro de Colmar, donde nacieron Bartholdi y Hansi.

Un auto de alquiler es la mejor manera de recorrer pausadamente la Ruta del Vino que en Alsacia se extiende a lo largo de 170 kilómetros y abarca más de cien pueblos. Los vinos líderes en la región son el Riesling y el Tokay Pinot y en todas las bodegas que se encuentran en el trayecto es posible recorrer las instalaciones y degustar sus productos.

Las siete cepas alsacianas hay que probarlas todas, además de deslumbrarse con los valles y colinas sobre los cuales se derraman los viñedos. Es imprescindible incursionar en uno o muchos “Winstubs”, bares pequeños y acogedores que sirven los mejores vinos de la región, además de manjares de la gastronomía alsaciana.

Sus tartes flambées o fammekueche, el fleishnachackas y muy especialmente la choucroute y el cocido baeckeoffe, forman parte de la maravillosa aventura culinaria de visitar estos lugares, todos impecablemente limpios y desbordantes de buen gusto. No dejes de deleitarte con la pastelería, probar el foie gras y con un poco de audacia, los escargots (caracoles) que sirven primorosamente. Tampoco olvides que si esta zona se destaca por sus vinos, también se luce con sus cervezas y licores.

Si también te gustan los automóviles de lujo, acá te podrás dar el gusto de ver muchos, pues Alsacia se destaca por la construcción de automóviles de esa categoría. No es casual que los alsacianos destaquen entre los pueblos de Francia por su elevado PIB, además de su amabilidad como anfitriones de viajeros de todas las latitudes.

Tuvimos un segundo contacto vía mail con Graziella durante el cual agregó información anecdótica, particularmente de la maravillosa ciudad de Colmar, donde nació  Frèdèrick Bartholdi, el escultor de la Estatua a la Libertad obsequiada por Francia a los Estados Unidos; ese emblema de bienvenida que luce en la bahía. Bartholdi falleció en 1904 y entre otras destacadas obras figura la de un negro africano sufriente.

Esa estatua inspiró a Albert Schweitzer, también alsaciano, a estudiar medicina e instalarse en Lambarené, en Africa, donde construyó con sus manos un hospital para leprosos y orientó una de las obras de caridad más conmovedoras. Hasta allí llegó nuestro Carlos Páez Vilaró, también conmovido, quien dejó como recuerdo uno de sus murales y quedó fascinado por el arte africano para siempre. Las casas natales del escultor y el médico se transformaron en museos dignos de respetuosa peregrinación.


En la foto,  la torre de la muralla que rodea Turkheim, con dos pequeñas cigüeñas encima.

En Colmar vivía un pintor que firmaba con el seudónimo Hansi; se concentra en paisajes, casitas, niños con trajes típicos y cigüeñas (blancas, como lo son las alsacianas). Parecen pinturas de cuentos de hadas, sumamente detallistas y subyugantes. Tanto que Graziella sucumbió a la tentación y se trajo varios. Muestran personajes con moñas negras y chalecos rojos con los cuales se visten para ir a fiestas, pero también por el gusto se sentirse más alsacianos.

l

Una de las pinturas de Hansi que Graziella atesora como recuerdo. Un segmento del cuadro preside este artículo. El tamaño y el delicado equilibrio del nido se ajustan absolutamente a la realidad.

En fin, ¿qué más podríamos decirte que no lo haya explicado Graziella o lo muestren con elocuencia las fotografías? Como bien sabés, beber un buen vino pone en guardia a todos los sentidos sin exclusión, de manera que tras visitar tu primera bodega o “winstub” quedarás en óptimas condiciones para disfrutar de un paisaje del cual probablemente no tenías noticia. Para quienes se quedaron con sed, abajo dejamos algunos links para obtener mayor información, ver más fotos, examinar más posibilidades y ver algunos videos. Alsacia es inimitable y no vayas a creer que toda esta adjetivada descripción fue inspirada por media botella de ese pinot frutado que más que beberlo hay que masticarlo con fruición. Las fotos son de Graziella o de contenido libre tomadas de la Wikimedia.

Selección de links

http://es.wikipedia.org/wiki/Territorio_imperial_de_Alsacia_y_Lorena

http://es.wikipedia.org/wiki/Alsacia#Anexi.C3.B3n_e_integraci.C3.B3n_en_la_corona_francesa

http://es.franceguide.com/destinos/francia/regiones-y-ciudades/alsacia/home.html?nodeID=144

http://www.guiarte.com/rutavinos

http://www.youtube.com/watch?v=1UwFYzd-kRk