ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Uruguay

Los dos secretos mejor guardados de Uruguay

Tan bien guardados que hay uruguayos que los ignoran y otros que no los valoran. 

Pero para Lonely Planet, una de las mayores publicaciones de turismo, un lugar donde un estadounidense puede ser el único “gringo” en la comarca, basta para prestarle atención. Además, ambos sitios le parecieron extraordinarios al autor por razones que nosotros podríamos pasar por alto. ¿O vos creías que  las vidrieras con la ropa de marca que se encuentra en cualquier lugar del mundo y los folletos a cuatro tintas en el mejor papel satinado son las cosas que distinguen a un lugar realmente memorable?

Para descubrir el Uruguay que la xenofilia a veces impide descubrir, podrías ingresar en www.lonelyplanet.com y poner el destino “Uruguay”, tras lo cual te aparecen una buena cantidad de recomendaciones, más de las que uno podría esperar de una publicación que debe ocuparse del mundo entero.  Y no te pierdas algunas cosas realmente graciosas, como la advertencia sobre nuestro particular léxico, con la correspondiente traducción: bárbaro (cool), ¡garca! (disgusting), jodita(party).

Balneario Iporá y Balneario La Charqueada, si no los conocés es una vergüenza que un gringo se te haya adelantado.

El artículo al que hacemos referencia se titula “Two of Uruguay’s best kept secrets” y desgraciadamente no se menciona al autor, lo que nos impide agradecer la gentileza que tuvo con nosotros. Con esta errónea referencia publicamos el artículo, pero ahora lo corregimos con el aporte de la lectora Carmen Hauret, quien reprocha justificadamente no haber puesto más empeño en la búsqueda y aclara que aunque lo hayamos encontrado en Lonely Planet, originalmente fue publicado por Russ Slater en el sitio soundsandcolours.com (http://www.soundsandcolours.com/articles/uruguay/finding-the-real-uruguay-two-of-uruguays-best-kept-secrets/). En cuanto a la fecha de publicación del artículo, no nos disculpamos. Esta no es una sección de noticias y en nuestro criterio, nada interesante y válido  pierde vigencia.

Llegué a ser conocido como el “hombre divertido” mientras estaba en Uruguay, dice el autor, que venía de conocer Ecuador. Se había ganado el apodo por atreverse a entrar en el corazón de Uruguay.  Cuando le dije a la gente que iba a Uruguay y que fue después de algunas recomendaciones, todo lo que me proporcionaron fue una larga lista de playas.  Ahora, soy un fan de las playas, pero yo sólo había estado en Brasil y tenido mi parte justa.  Además, durante mi viaje de Brasil a Iguazú y Buenos Aires había dejado un “rastro gringo” que no era del gusto del autor, él quería algo diferente.

Así que después de pasar un par de días en Colonia y Montevideo (ambos de fácil acceso desde Argentina) yo miraba el mapa y me decidí por un lugar que llaman “Treinta y Tres”. Suena bastante interesante me dije y con esa única referencia me dirigí a la estación de autobuses.  Fue al salir del Hostal que oí a Martin, uno de los trabajadores, hablando con otro de los invitados: “él es un hombre muy divertido, que va a Treinta y Tres, nadie va a Treinta y Tres.”

Treinta y Tres – La Ciudad Somnolienta
Treinta y Tres es conocida como la ciudad somnolienta (sic).  Esto no está demasiado lejos de la verdad.  Al llegar me preguntaba si había caído en medio de una fiesta nacional.  La gente iba a lo suyo, pero en la más casual de las costumbres.  No hay prisa.  Me fui a una tienda de comestibles para conseguir algunas cosas para la cena y terminé  esperando durante 15 minutos porque  la gente que tenía delante charlaba mientras poco a poco iba llenando una bolsa de plástico con verduras.

Mientras caminaba por la ciudad, mirando sus edificios patrimoniales y polvorientas calles, el ritmo de la vida cotidiana se sentía como la varita de un mago que me transportó en un trance glorioso, a un millón de millas lejos del ajetreo y el bullicio de las calles de las ciudades que conocemos. De repente puedo escuchar latidos de mi corazón otra vez – aunque hay que tener en cuenta que me había tomado dos cafés espressos  y mi corazón se sentía como si estuviera a punto de saltar fuera de mi pecho en cualquier momento.
Además de ofrecer de esta manera relajada de la vida, Treinta y Tres está tratando de promoverse como el centro turístico, que tiene todo el derecho de ser. La Quebrada Los Cuervos no se encuentra 22 kms de la ciudad.  El lugar (ravens valley, traduce) ofrece  fauna y vegetación muy diferente de lo que encontrará en el resto del Uruguay, debido a la alta humedad y exposición a diferentes espacios de sol y sombra. Sin duda vale la pena, aunque por el momento esto tiene que hacerse a través de Expedición Uruguay – expedicionuruguay.com.uy -  ya que no hay transporte público a la zona.

La Charqueada también queda  a poca distancia de Treinta, a unos 30km, y se puede llegar en transporte público.  Esta es una ciudad portuaria en la Laguna Merín, con una gran historia, que se muestra en la arquitectura, y es perfecta para ver más de la rica flora del Uruguay.

Un momento perfecto para visitar Treinta y Tres es coincidiendo con el “Festival del Río Olimar.  Esto ocurre cada primavera.  Consulte con la Junta de Turismo en Uruguay para las fechas exactas.  Se lleva a cabo junto al río, Río Olimar, cerca de un camping, y es un gran lugar para escuchar la música tradicional uruguaya, así como nuevas bandas que actúan en el gran escenario construido para la ocasión.


 Tacuarembó – La república opular
Antes de llegar a Tacuarembó me habían dicho que era la república popular (simpático, pero ¿de dónde sacaría estas cosas?).  Al decirle esto a la gente de Tacuarembó que me miró con incredulidad.  Sin duda, Salto y Paysandú son las ciudades más grandes (estas tres ciudades forman el corazón del norte de Uruguay), ¿por qué Tacuarembó la república?  Parece que los uruguayos quieren Tacuarembó sea conocido como el corazón del país, muy probablemente debido a su posición como el patria del gaucho.

Esta consigna se cierne sobre la ciudad, y consagra la declaración País Gaucho. Hay un sinfín de tiendas con nombres como El Gaucho y los gauchos se frecuentan los bares y cafés alrededor de la ciudad.  Es una ciudad mucho más ocupada que Treinta y Tres, con la mayoría de las personas que se desplazan con sus scooters y motos.  Se siente como un centro de actividad con enlaces de autobuses a Montevideo y las ciudades vecinas, así como a la frontera con Argentina.  La ‘Fiesta de la Patria Gaucha’ es un festival que ocurre cada mes de marzo, y es una gran oportunidad para ver algunas de las costumbres asociadas con estas figuras legendarias.
A las afueras de Tacuarembó está Ipora, un pequeño núcleo turístico con enormes lagos artificiales (sic).  Es un gran lugar para visitar, con los lagos hermosamente situados en medio de verdes bosques y con la mayor parte de la tierra poblada por una gran cantidad de ganado y caballos.  Es un complejo muy popular en el verano, cuando los uruguayos y los argentinos llegan incluso a tomar el sol y el aire fresco.

Este es un artículo interesante sobre Ipora y el norte de Uruguay – http://www.olauruguay.com/2010/03/20/ipora-relax-and-unwind-in-gaucho-land
Lo bueno de viajar por algunos de los lugares menos conocidos en Uruguay es que la gente es tan feliz porque tu estés allí y por tener la oportunidad de contarte un poco acerca de sus vidas.  También es muy barato para viajar  y la comida es buena y de costo muy razonable. El el único problema es que a veces es difícil encontrar un hostal barato.
A Treinta y Tres se puede llegar a través de Maldonado y Montevideo, en el sur y está también muy cerca de la frontera con Brasil.  Tacuarembó esta cerca de Salto en la frontera con Argentina, donde hay un autobús público a Concordia.  También hay autobuses regulares desde Montevideo. Vean el calendario del Ministerio de Turismo de Uruguay para las fechas exactas en todos los festivales – www.turismo.gub.uy