ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Portada El Pais, Uruguay

Test para viajeros a Uruguay (Primera parte)


¿Cómo se ve el paisito con ojos chilenos? Jimena Zúñiga cruzó la cordillera sin otro propósito que darnos una miradita … pero quedó atrapada.

Lo que ella ve a nuestro alrededor no es lo mismo que nosotros vemos y ella lo examina con objetividad periodística; esa es su profesión. No salimos mal parados, pero considera que para entender Uruguay hay que capacitarse. Por eso propone un test previo en dos etapas. La que sigue es la primera.

¿ESTÁS CAPACITADO PARA VENIR A URUGUAY?
Por Jimena Zúñiga

No importa si usted no sabe de geografía y lo confunde con Paraguay, o si cree que aquí hace calor todo el año, o no se ha enterado que la población del país no llega a los 4 millones de personas.
Lo que sí importa es que usted logre tener una experiencia feliz de acuerdo a su perfil de viajero y a sus expectativas. Por eso, una extranjera que se ha quedado por más de cuatro meses en estas tierras del sur del mundo y que se ha encontrado con muchos como ella cautivados por este lugar, lo invita a leer estas primeras 5 preguntas de viaje antes de venir; a ver si lo ayudan, se entusiasma y así disfruta más la experiencia.

1.    ¿Le gusta a usted el viento? Pero no la brisa, sino ese viento fuerte que despeina, arrebata, empuja, refresca y llena los pulmones. De ese hay acá en cantidad y en cada esquina. No importa la época del año, el viento puede sorprenderlo en cualquier instante y hasta hacerlo cambiar de rumbo en sus paseos citadinos. Por eso, no olvide su pañuelo o bufanda al cuello y, obvio: ¡un cortaviento! Probablemente sean las prendas que más usará en sus aventuras uruguayas.

2.    ¿Es usted vegetariano o tiene problemas con el colesterol? Esta es una pregunta clave. Porque aquí se encuentra el paraíso de los carnívoros, acá la carne es “el plato” nacional. Presentada en sabrosas parrillas, en sándwiches, a la plancha, al horno; y por supuesto en el clásico asado familiar o entre amigos, usted no podrá huir de su aroma ni de su sabor. He llegado a decir que aquí se comen hasta los pensamientos de la pobre vaca (Q.E.P.D.).  Es que acá la carne es muy buena, barata y popular. A ella se suman hamburguesas, chorizos, salchichas (“panchos”) y otros embutidos que están presentes en el menú uruguayo del día a día, y qué decir la panceta (tocino) que se deja ver en muchas preparaciones. Así, los vegetales o las ensaladas a ratos parecen casi una anécdota en la carta de los restaurantes. Pero no se preocupe, que la mano de los cocineros también puede sorprenderlo con apetitosas tartas de verduras. Algo es algo.

3.    ¿Es usted acelerado y/o impaciente? Respire profundo varias veces antes de venir acá. Porque Uruguay -y esa es una de las primeras cosas que advierte el visitante- tiene un ritmo particular. Particularmente “leeentooo”: el tráfico es cadencioso, la gente es pausada, los vendedores atienden con toda calma y dedicación a uno por uno y no de a dos ni de a tres clientes. De hecho, Montevideo no tiene ritmo de capital, no se respira stress ni agitación, a ratos parece una provincia. Muchos servicios resultan lentos aunque eso no es necesariamente sinónimo de deficiencia. La puntualidad es exótica y la impuntualidad muy innata. Acá -excepto los buses interurbanos que son muy cumplidores- muchas cosas pueden esperar y nadie se apremia ni corre, ni siquiera el conferencista que ofrece una charla. Así que cuando lo inviten a algo no corra si va atrasado, porque seguro el resto llegará después de usted. ¿Lo bueno? : usted desarrollará la paciencia y flexibilidad infinitamente; piénselo.

4.    ¿Ama usted la modernidad y la tecnología? A ratos parece uno transportarse a los años ’70 y hasta la década de los ’50 cuando se recorre este país. Es que aquí un automóvil de hace 30 años es tan digno y vigente como un último modelo de cualquier marca. Aunque en los últimos años hubo una avalancha de autos cero kilómetro, todavía hay  cantidad de autos viejos, sobre todo en ciudades más pequeñas, e incluso en la moderna Punta del Este. En algunas tiendas hay unas máquinas con aires de los  ’60, e incluso más antiguas, que se siguen usando sin cuestionamiento alguno. Se conservan intactos cientos de construcciones antiguas con bellas fachadas. Es decir, en este país no se necesita posar de vintage o de retro, aquí se es retro y no es tema, no es cool, ni ondero. En cualquier esquina puede estar estacionada una clásica Vespa, en cada casa puede haber un mueble de estilo de los bisabuelos o la cafetera de antaño; las copas o menaje del baúl de los recuerdos están sobre la mesa. Entonces, no había adicción a la tecnología hasta que la relación cambiaria con el dólar la hizo posible, lo cual no tiene mucho mérito. Por lo mismo, este país es más humano, más artesanal y tradicional, lo cual se agradece en tiempos más bien agitados e impersonales, condición que muchas veces termina conquistando hasta al viajero más vanguardista.

5.    ¿Es usted sociable, le gusta a usted conversar y compartir? Ir al supermercado, visitar una feria, tomar un café, subirse a un bus… Cualquier escenario cotidiano puede dar paso a una interesante conversación y hasta a una amistad. Los uruguayos son amables, buenos conversadores y tienen humor, además de reírse de sí mismos. Se interesan en los extranjeros, nos ayudan a encontrar una dirección, son capaces de acompañarnos a pie o en auto a un lugar y también a tomar el bus preciso para nuestro destino. Comentan la actualidad entre ellos arriba de un bus, discuten de política o economía en las calles. Por tanto, si viaja solo seguro encontrará compañía, recibirá invitaciones a pasear o a la casa para tomar un mate porque precisamente esta “sagrada” bebida local de hierbas y agua caliente -y que da para un artículo aparte- quizá sea el eje del compartir entre los uruguayos: “¿te servís un mate?”, te dice cualquiera y te ofrece de su bombilla su más preciado tesoro para dar paso a una charla que puede resultar todo un panorama viajero.

¿Y?,  ¿qué tal sus respuestas? Lo invito a evaluarlas, a preparar su maleta y a leer la segunda parte de este test de destino uruguayo que ya viene. En todo caso, no lo piense tanto y anímese a visitar este rincón del sur, seguro se sorprenderá.

Blogs de Jimena:

 http://condestinoa.wordpress.com/
http://participacion.elpais.com.uy/mirauruguay/