ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Africa

El Cairo y Luxor en rápidos flashes

tour_img-384292-70

Volvió Andrea Charkero y nos selecciona apenas dos tramos de sus experiencias  en Egipto, un país inagotable. Recuerden que no es un relato, sino la secuencia de sus apuntes de viaje y las fotos que tomó a las apuradas, a pesar de lo cual le quedaron muy buenas.

Por Andrea Charkero

Hace un par de dias que volamos desde el Cairo a Luxor, para tomar el crucero en el que vamos a quedarnos para remontar el rio Nilo hacia el sur. Mejor dicho hasta donde el barco puede llegar sin dificultad. Exactamente a 150 kilómetros de la frontera con Sudán. Hoy amanecimos pasadas las cuatro. Todavía era noche cerrada. Después de un rato en auto embarcamos en una lancha destartalada en medio de la oscuridad donde nos dieron un improvisado café instantáneo y un bocado caliente egipcio.

Imagen de previsualización de YouTube

En veinte minutos llegamos al oeste del Nilo y otra vez en auto hasta el inmenso descampado donde “Mombo”, nuestro capitán de globo  balbucea ignota información en un inglés rápido e inentendible. Seguimos en la oscuridad salvo por las llamaradas que salen de alguno de  los calentadores de los seis globos que empiezan a tomar forma.  Cuatro camionetas a la vez traen los canastos de mimbre y las cinco garrafas de gas que lleva cada uno.

55681c8d-6af9-4625-bda6-c7322447b569

Todavía no creo que esa inmensa tela desparramada, pueda remontar y sostenernos a todos. Chinos, marroquies y nosotros, somos como quince y estamos impacientes. El cielo toma un color interesante pero no todavía no se ve con claridad, salvo por una sombra que se desliza por el suelo.  Nos damos cuenta que está  subiendo el primer globo y nos acercamos todos a registrar el momento. Y otro y otro y en un minuto  es una fiesta de globos de colores que flotan en el ciclo mientras va amaneciendo.

abdc0338-3a8c-4e9d-b5f0-d59115f609d3

Al fin está listo el nuestro. Nos cuesta subir porque el canasto -por suerte-  es bien profundo. A la una a las dos y a las tres. Algunos necesitamos ayuda y al fin caemos en un espacio mínimo, porque el cesto está compartimentado como esos porta especias que  vienen con el lugar para el vinagre y el aceite… pero éste tiene seis compartimientos. En cada cuadrado ibamos dos, tres y cuatro, además de ambos capitanes. En el centro, el combustible en  garrafas de trece kilos. Cuando preparé la máquina de fotos ya veíamos las copas de los árboles desde arriba y cuando intenté darme la vuelta, me topé de frente con un sol que asomaba rabioso.

2eb35394-067d-4a25-8f40-4a8d459beb49

Flotamos sobre los templos de Luxor y Karnak que el día anterior conocimos a pie. Se podian ver las últimas palomas que descansaban al amanecer sobre la cabeza de los faraones.  A la izquierda se despliega otro panorama. El verde intenso  de los campos de trigo y caña de azúcar  dónde la sombra de otros globos empieza a dibujar misterios. El silencio es tan profundo que emociona y el calor del fuego al lado tuyo es tan intenso que nos va moviendo al compás de la llama que se hace intensa y pobre cada dos  minutos. Los oídos te avisan que llegamos  a la máxima altura y nos asustamos.

727364ab-07e3-442b-b3ad-0da2281da66a

El capitán me guiña el ojo y con  su mejor sonrisa me avisa que estamos bajando para que  lo disfrute. El resto del tiempo  fue puro placer mientras lentamente nos deslizábamos hacia abajo. En el camino el panorama cambia y se vuelve árido, porque el viento nos llevó sin darnos cuenta hasta el desierto de la Tumba de los Reyes, donde nos reflejamos en la arena.

0b0c9778-240d-445f-817d-5408c3b784de

El Museo Egipcio del Cairo

Detesto arrancar adjetivando pero a veces no  queda otra.  Hoy recorrimos la ciudad. Después de un par de mezquitas fuimos directo a lo más impactante para nosotros. El museo Egipcio del Cairo está ubicado en el centro. Pese a la pobreza y a esa sensación de polvo permanente que tiene  la ciudad, todo se ve más prolijo que en la zona de las piramides. El predio es enorme y la seguridad también: hasta nos revisan. Nos enteramos que el edificio estilo europeo se había construido en 1902 como Palacio Real pero  por esas vueltas de la historia, lo convirtieron en museo. Y ahí está, es un imponente edificio de manzana entera. Apenas entras te quedas sin palabras.

50f0a24b-780e-4174-8a7b-6ef80c020c0a

Más de ciento cinco mil piezas distribuidas en varias salas separadas en distintas plantas nos ayudan a rearmar la historia de la humanidad. Acá la gente no hace silencio, ni se queda quieta como en cualquier museo del mundo, porque todos quieren ver más. Otra vez los chinos que avasallan y hacen de muralla en lo único que no se puede fotografiar: la máscara de Tutankamon.  Veinticinco kilos de oro macizo con incrustaciones de piedras preciosas y lapislázuli traído de Afganistán. Divina es poco y sigo adjetivando. Ella sí tiene custodia personal y hasta de particular, que no se aleja ni un centímetro.

Imagen de previsualización de YouTube

Oficialmente lo declaro el Museo más lindo del mundo o al menos del mío. Y enseguida llegaron  historias de faraones  de como embalsamaban, de sus maldiciones y de todas sus leyendas. Este lugar es impactante pero por su contenido, no por como se muestra, porque para ser sincera más que uno de los museos más  importantes del mundo parece un depósito de cosas viejas. Piezas distribuidas sin siquiera un cordón que imposibilite el contacto directo. Otras parecen apiladas en los rincones. No todas tienen su debida reseña y muchas ni están iluminadas. Si vas sin un guia que te explique y busque lo mas importante seguro  te pasan desapercibidas.

Tuthankhamun_Egyptian_Museum-e1421932596835 56dcedfc-7ea2-46af-b748-3f1dc818d042

En un momento me quedo con rabia de pensar todo lo que se robaron los alemanes en la primera guerra mundial o lo que se llevó descradamente Napoleón o las más de trescientas joyas que tiene Inglaterra y tampoco devuelve. Sin embargo también pienso que todo eso es patrimonio de “nuestra” humanidad y con la inestabilidad que tienen estos países, no sería raro que un día alguien nos deje sin historia.

b9572802-a237-42b7-a572-16d316a32d73

Los pisos son un espectáculo aparte…