ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Portada El Pais, Uruguay

En medio de la nada

La inmensidad de la nada es algo horrible para unos y algo bellísimo para otros.

Entre el hacinamiento y la soledad absoluta son los extremos del asunto; pienso que un japonés o un neoyorquino podrían espantarse ante esta nueva playa uruguaya… o quizá quedar enamorados para siempre… si no les importa o si les agrada, encontrar gente desnuda. Quiero creer que entre los lectores de esta web, hay mayoría de gente que disfruta cuando su huella en la arena es la primera del día, o de la semana ¿o del mes?

Y con esto ya estamos diciendo que la playa La Sirena está en Rocha, el único lugar de Uruguay y uno de los pocos del mundo, donde uno puede ser el único en kilómetros a la redonda. Yo sé que muchos demógrafos rebuznan indignados ante nuestros índices de natalidad; cualquiera diría que se sentirían encantados con una superpoblación y hambre endémica como hay en tantos tristes lugares del mundo. ¡Que no joroben! Al paisito lo queremos holgado como el primer traje de quince, como para que el nene pueda crecer todo lo que quiera sin que nada le apriete.

Seguramente asiste razón al lector que en los “Comentarios” deplora una foto como ésta, al parecer tomada en Chihuahua, no en La Sirena. Nuestras disculpas. Nuestro propósito fue el de dar a conocer este singular balneario, para lo cual nos basamos en webs oficiales y en el excelente abanico de webs promocionales que existen en Rocha. Como siempre, a todas las fuentes las citamos con hipervínculo, al final de la nota.

——-

Entonces te vas hasta Aguas Dulces, estacionás el auto en el último extremo hacia el este de “Gorlerito” y te ponés a caminar y caminar… no hay otra manera de llegar a La Sirena. A mi me parece que con esto es suficiente, pero al final de este artículo de copio lo que aconsejan en las webs locales. ¡Ese es el encanto! Al cabo de dos kilómetros por la orilla del mar, levantando bandadas de gaviotas y chorlitos, te encontrás con un cartel como este, todo coqueto.

O como este otro, más en la onda despreocupada de los balnearios salvajes de Rocha, hecho con palitos y buena voluntad, que también sirven y comienzan a dar una idea de la cosa.

¿Comienza  La Sirena? ¿Y que tiene de diferente este lugar con todo el paisaje desértico que veníamos recorriendo? Bué, empecemos con la monserga naturista, ¿desierto de qué?. Desierto de casas, de vitrinas, de música de cumbia rompiéndote los oídos, de diarios explicándote que el día de hoy es todavía peor que el de ayer, de gente que te mira los championes para saber si son de marca… en fin, desierto de todo eso que ya sabés.

Y repleto de naturaleza, que no es la nada ni remotamente, que también podría ser el todo. Con el rugir de esas olas rochenses que vienen como para comerte con mochila y todo, para de golpe tranquilizarse y retirarse susurrando millones de granos de arena que se retiran en tropel hasta esa garganta que siempre se forma a la orilla del océano, solo allí, donde la ola que se retira se encuentra con la ola que está llegando.

Imagen de previsualización de YouTube

http://www.youtube.com/watch?v=XD0PuEfW1ME

La nada puesta en un video…

Me detengo un poquito, solo para exhortarte a que mires detenidamente esa ola que vuelve al mar, para poder descubrir los berberechos que se dejaron llevar para salvarse de los tatucitos que también andan por ahí a los tumbos hasta que, unos y otros, logran enterrarse nuevamente en la arena, pues por ahí andan las gaviotas y hasta algún tero orillero, con apetito de mariscos frescos. No te digo berberechos, pero ¿alguna vez probaste tatucitos saltados con un poquitito de aceite, ajo y perejil?

¿Desierto de qué? Si en la línea de resaca hay desde botellas que se escaparon de una noche de francachela en un barco que andaba pirateando pesca. Luego de comprarla podría ser en Estocolmo, la habían vaciado pescadores coreanos, o marinos griegos que tripulan barcos de todas las banderas. O quizás encontrás un cartón de leche o de refresco, con etiquetas escritas en idiomas intrincados.  Levantá cosas de las resaca, hacelo sin miedo porque el noble océano ya te las desinfectó por completo. Y hacé jugar la imaginación, que está mucho más a la mano que cuando estás cruzando con la roja entre el loco tránsito de Montevideo… o de Nueva York… o de Tokio y no podés pensar en otra cosa que en esquivar al bólido.

Porque al balneario La Sirena no lo inventaron para los veraneantes que quedan hipnotizados con las vidrieras de las tiendas de la Calle 20 de Punta del Este, sino para aquellos a los que hasta Aguas Dulces les parece poco natural, demasiado llena de gente.

Ahora te voy a confesar que me causa un poco de decepción que casi todos consideren que decir “Naturista” equivale a decir “Nudista”. Personalmente no tengo nada contra el nudismo y entiendo que está muy bien que tengan playas donde puedan despojarse de toda vestimenta y no mirar a los demás, o mirarlos a todos, en la medida que no fastidien a nadie. Pero no era eso lo que personalmente quería para una playa absolutamente desierta, donde uno puede disfrutar la soledad y aunque está bueno liberarse de la corbata y de los prejuicios, no sé qué necesidad hay de quedarse en pellejo puro. En fin, que lo disfruten quienes lo disfrutan.

La desnudez que podría ser algo en la frontera con lo sublime (o lo patético, en algún caso), suele atraer gente que renguea por varios lados. Que yo sepa, todas las religiones reniegan de la desnudez, como si Dios hubiera cometido un horrible pecado al no pasar los bebes por Tiendas Montevideo antes del parto.  Digas lo que digas, aunque hay naturistas muy respetables, con mucha frecuencia no pueden evitar que aparezcan mirones, sexistas desacatados, falsos nudistas que solo practican el desafío al pudor o gente un poco rarita.

Hubiera preferido que los berberechos no tuvieran que ruborizarse ante algunas desviaciones humanas y que las gaviotas no tuvieran que lanzar esos gritos de advertencia que tampoco asustan a los que se sobrepasan con el sacro pellejo. Quizá lo que hubiera preferido, pero es pedir mucho, es que no se necesitara un cartel para desnudarse ni instrucciones para saber qué hacer si uno se encuentra con gente desnuda. Es decir, hubiera preferido que el ser humano fuera un buen bicho porque está en su naturaleza y no por las imposiciones que le hacen.

Bien, nadie te obliga a que te desnudes, pero para hacerlo debés esperar a encontrarte con  alguno de estos carteles que puso la Intendencia de Rocha en sustitución de aquellos primitivos que habían colocado los vecinos de Aguas Dulces, inventores del balneario. Todo comenzó en el 2004 cuando un grupo de vecinos se mandó la patriada de este balneario insólito que no tiene nada salvo carteles.  Y de inmediato tuvo la complicidad de la Dirección de Turismo y la Intendencia de Rocha.

Que se sepa, todavía no hay loteo de solares… si es que puede haberlo, porque en Rocha las cosas no funcionan como en el resto del país, ¡demos gracias a Darwin! Todavía más, andá a saber cómo se comunicaron con un directivo de la Federación Española de Naturismo, el Sr. Carlos Gil, quien llegó vestido, igual que Carlos Lucas, Presidente de la Asociación Nudista de Chihuahua. Ambos trajeron buenos consejos y experiencias para todos los que quisieran colaborar con las regulaciones y desarrollo de  “La Sirena”.

En Uruguay solo tenemos el balneario “Chihuahua” de Punta del Este como naturista, al que ahora se le suma este otro en Rocha. Ambos son playas públicas, en las cuales desnudarse no es obligatorio; lo que es obligatorio normativa y moralmente, es no molestar a los demás, no tomar fotografías sin autorización, comportarse decentemente (los vestidos y los desnudos) y muy especialmente, no agredir a la naturaleza dejando desperdicios en la playa o dedicarse a la caza. La pesca está permitida y hay buen pique, pero entre los médanos hay pequeñas lagunas y luego de ellas aparecen los montes de pinos y acacias,  donde se refugian algunos carpinchos, zorros y otros animalitos que deberían ser los propietarios naturales del lugar.

¡No los mates! ¡No los espantes!  Ellos, junto con las aves de bañado y las aves marinas que verás en abundancia, son los que se toman el trabajo de cuidar este ecosistema en el que vos sos un intruso. Lo mejor que podrías hacer, es tirarte en la arena y pensar un poco sobre estas cosas. Cuando estés a unos centímetros del suelo, descubrirás que era falso que tus huellas eran las primeras del día o de la semana, muchísimos otros seres estaban disfrutando de esta soledad hasta que llegaste.

Fijate en esa sinuosa línea de huellas paralelas que algún ciempiés dejó allí para que te asombraras de ese dibujo que no hubieran podido imitar los mejores artistas del mundo. Y descubrí todo lo demás que no te lo cuento porque sería como decirte cómo termina la película.

Algunos consejos:

–Nadie te impedirá acampar, pero tené en cuenta que no tendrás nada-nada-nada de agua, ni de comida, ni de refugio.

–Todo lo que te olvides, deberás irlo a buscar a Aguas Dulces, a dos kilómetros al rayo del sol.

–¡Cuidado con la playa! No hay guardavidas y esas playas de Rocha siempre son peligrosas.

–Si realmente te gusta la soledad y el paisaje salvaje, aprovechá a ir este año o el próximo. El año pasado llegaron tantos uruguayos, argentinos, brasileños y algunos europeos, que es seguro que alguien ponga paradores (con parlantes, no, ¡por favor!), cabañas y probablemente alguna despensa.

–PARA LLEGAR.  Te transcribo lo que dicen las webs locales: Para acceder a la playa desde el sur de Rocha, tomar la ruta 10 hasta Aguas Dulces, o bien la ruta 9 hasta Castillos y girar a la derecha (hacia el mar) por la ruta 16 en dirección a Aguas Dulces. Si viene desde el norte deberá tomar la ruta 9 hasta Castillos y tomar luego la ruta 16 hacia Aguas Dulces.

Al ingresar al balneario dirigirse hasta la avenida Cachimba y Faroles y girar a la izquierda en dirección norte hasta el final de la calle. Desde allí la distancia a la playa es de dos kilómetros por la playa o a través de las dunas. En la intersección de ruta 16 y Cachimba y Faroles está ubicada la oficina municipal de información turística donde podrá realizar cualquier consulta que considere necesaria en el momento.
MAS INFO:

http://www.turismoenrocha.com/playa-la-sirena/

http://www.vivirocha.com.uy/playa-naturista-la-sirena/

http://www.aguasdulces.com.uy/modules/noticias/playa-naturista-la-sirena/217/

http://www.turismorocha.gub.uy/index.php?option=com_k2&view=item&id=181:la-sirena-primer-playa-naturista-del-departamento-de-rocha&Itemid=157