ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Uruguay

La bandera, ni trapo ni pretexto

Algunos la tienen subvaluada y otros creen que la pueden usar para poner el patriotismo a su servicio.

Por Alberto Moroy

Los uruguayos  tenemos la historia un poco “subvaluada”. Los gobernantes  tal vez con la necesidad de subirse en ella en forma funcional, fueron los responsables de que muchos la tengan pegada con alfileres y otros, cambiada. Seguramente este 18 de julio pasara “sin pena ni gloria”, o al menos sin el brillo del pasado, no obstante una frase de Napoleón Bonaparte dentro de las muchas que dijo, nos sirve como advertencia  “Quien no conoce la historia está condenado a repetirla” ¿Sera ese nuestro destino? Como aporte a este nuevo aniversario de la Jura de la Constitución, le traemos un artículo referente a las distintas banderas usadas desde los albores de la Patria y quienes fueron los artífices. En la portada una maqueta  de la Plaza de Armas de la ciudadela, baluarte norte, donde fue izada la bandera oriental en 1829, y abajo un link  donde podrá escuchar la marcha “Mi bandera” como para ponerse en clima y recordar con nostalgia el pasado escolar.

Mi bandera (Bicolor)

Imagen de previsualización de YouTube

http://www.youtube.com/watch?v=OMxCU2NsEuQ&feature=related

 

Enero 13 de 1815; este en oficio de 4/II/1815 al gobernador de la provincia de Corrientes, Teniente Coronel José de Silva, había dispuesto los colores a utilizarse en la bandera de los “Pueblos Libres”, “…la bandera que se ha mandado levantar en los pueblos libres debe ser uniforme a la nuestra, si es que somos unos en los sentimientos. Buenos Aires hasta aquí ha engañado al mundo entero con sus falsas políticas y dobladas intenciones. Estas han formado siempre la mayor parte de nuestras diferencias internas, y no ha dejado de excitar nuestros temores la publicidad con que mantiene enarbolado el pabellón español si para simular este defecto ha hallado el medio de levantar en secreto la bandera azul y blanca; yo he ordenado en todos los pueblos libres de aquella opresión, que se levante una igual a la de mi Cuartel General, blanca en medio, azul en los dos extremos, y en medio de estos unos listones colorados signo de la distinción de nuestra grandeza, de nuestra decisión por la República, y de la sangre derramada para sostener nuestra libertad e independencia…”. (Archivo Artigas Tomo Vigésimo)

Liga Federal, también conocida como Liga de los Pueblos Libres

Bandera correntina / La que quería Artigas/ La que diseño José María Roo

Una perlita 

Dicha insignia federal de soberanía ha sido mal llamada “bandera de Artigas”, puesto que la que pretendió establecer Artigas era distinta. Según una comunicación del “Protector de los Pueblos Libres” al Intendente de Corrientes, fechada el 4-V-1815, “la bandera que se ha mandado levantar en los pueblos libres debe de ser uniforme a la nuestra… blanca en medio, azul en los dos extremos, y en medio de estos (de los campos azules) unos listones colorados, signo de la distinción de nuestra grandeza, de nuestra decisión por la República y de la sangre derramada para sostener nuestra Libertad e Independencia”. Esta bandera proyectada por Artigas no llegó a materializarse nunca; en cambio la otra, la ideada por Roo, vino a resultar, en definitiva, el histórico pendón guerrero de la Patria Vieja de los orientales.

 

El 27 de febrero de 1815 los revolucionarios entraron por primera vez en Montevideo Al día siguiente Fernando de  Otorgués  vestido de gran gala, compareció ante el cabildo para tomar posesión del gobierno en nombre de Artigas. Durante tres días la ciudad vistió de fiesta, y las luminarias y Saraos dieron fe al inicio de la vida independiente La organización de nuevo Estado preocupo de inmediato a los patriotas y una fue una de las primeras  preocupaciones de Artigas  y de los hombres de Montevideo, la adopción de una bandera nacional

 

La 1ª bandera 

La bandera azul y blanca con la diagonal roja, fue el símbolo adoptado sin discusión Las autoridades de Montevideo confiaron la misión de facturar el dibujo a Don José María Roo (José María Hermenegildo de Roo y Cabezas) funcionario de la época colonial, contador de aduana y regidor del cabildo de la ciudad Roo dibujo y pinto la bandera y su proyecto fue aprobado ordenándose que de inmediato fuera puesto en ejecución

José María de Roo / Dibujo de Roo que sirvió de modelo

¿Quién era Roo?

José María Hermenegildo de Roo y Cabezas, baut. de 6 días, en la Catedral de Bs. As. el 18-IV-1756. Inició su carrera administrativa como Oficial de pluma de la Contaduría de la Real Hacienda, en 1776. Luego quedó radicado en la vecina orilla, donde desde 1781 fue Contador de la Aduana de Montevideo, para retirarse de Administrador de esa repartición en 1814. Era muy aficionado al dibujo y tenía nociones de heráldica. Colaboró con Antonio Acosta y Lara, antiguo marino y jefe de la Capitanía montevideana, en la preparación de un telégrafo de señales por medio de banderas de colores, que permitieran a la distancia la comunicación con los buques surtos en aquel puerto. Producida la revolución rioplatense, al separarse Artigas de Buenos Aires, la provincia Oriental se dio su propia bandera; y José María de Roo, experto en diseñar tales emblemas, fue quien la creó con estos colores; blanca en el medio, azul en los dos extremos, y cruzada por una roja diagonal. Así la izó por primera vez el Secretario del Cabildo de Montevideo, Juan José Aguiar, a la salida del sol, el ¿25-V-1815.’?

 

Gigantesca bandera de 15.8 ms. x 7,5

Bajo la dirección de Roo se hizo la primer bandera en grandes proporciones, media 19 varas de largo (15,8 ms.)  por 9 de ancho ( 7,5 ) El 25 de mayo de 1815, aniversario de la revolución de 1810, el cabildo y demás autoridades presididas por el gobernador, delegado Otorgués  y el clero, con una cruz parroquial a la cabeza se dirigieron a la matriz, donde después de cantarse el Tedeum se procedió a la bendición de la bandera En seguida el sequito se dirigió a la ciudadela, en cuya plaza de armas esperaba formada en cuadro de guarnición La autoridad ocupo el centro de la plaza, y desplegada que fue la bandera, funcionarios militares, civiles y pueblo juraron mantener sin mancilla el pabellón bicolor Enseguida fue izada la bandera en el baluarte norte de la Ciudadela, mientras tronaban los cañones de mar y tierra

Con la invasión portuguesa nada quedo, después de 1820 de aquella primera independencia y sus símbolos. Cuando la nueva patria, surgida de la cruzada de 1825, las derrotas habían borrado el recuerdo de la primera bandera Oriental

La 2ª bandera, diseñada por un joven de 17 años

En 1828 la constituyente había fijado su sede en Canelones, cuyo amplio edificio comunal, hospedaban a la asamblea. Formaba parte de la asamblea don Juan Benito Blanco, prócer que había iniciado su vida pública en las jornadas de la reconquista de Buenos Aires, soldado del Cerrito en 1812 y cabildante en la época de Artigas. Su hijo Juan Ildefonso se ejercitaba en ese momento en dibujo y pintura, y a pesar de sus 17 años había ejecutado ya algunas miniaturas de mérito. Cuando se trato en la constituyente la adopción de la nueva bandera y escudo para el nuevo estado, Don Juan Benito Blanco encargo a su hijo que proyectase y ejecutase el dibujo, lo que hizo este poniéndole nueve franjas azules sobre un campo blanco y el sol en el ángulo superior, que por ley del 16 de diciembre de 1828, y promulgada por don Joaquín Suárez, la adoptó la asamblea.  En cuanto al proyecto del escudo fue desechado para adoptar el de Juan Manuel Besnes Irigoyen, quien había presentado también un proyecto. La constituyente dio satisfacción a ambos, adoptando la bandera de Blanco y el escudo de Irigoyen. El autor de la bandera fue luego personaje de figuración, Alcalde ordinario, diputado, ministro de hacienda y por sobre todo excelente caballero.

Canelones  edifico comunal /Juan Idelfonso Blanco (segunda bandera)

Escudo Uruguay/ Juan Manuel Besnes Irigoyen / Escudo de Massini

 

En el Museo Histórico Nacional se encuentraba (¿Encuentra?)’ otro proyecto de escudo Nacional: una acuarela de Ramón Masini que la Asamblea no habría considerado. El catálogo descriptivo de dicho museo, lo detalla así: óvalo dividido en cuatro cuarteles y, en et centro, un segundo óvalo con dos cuarteles. En el cuartel superior izquierdo, sobre campo azul de Prusia, una bandera formada por dos franjas blancas y una roja colocada en el centro, diagonalmente: en el de la derecha, sobre campo bermellón, la cifra 33 en blanco, en el cuartel inferior izquierdo, una bandera formada por dos franjas azules y una blanca, en el centro, en la cual hay un sol rojo.

La bandera de nueve listas flameó por primera vez en la plaza de Canelones, y en 1829 fue izada en el edifico del Cabildo de Montevideo Así lo veían los documentos de época “A las 11 de la mañana del día de ayer, 1º de enero salió de la Casa Consistorial, el excelentísimo Cabildo y dirigiéndose a la iglesia Matriz donde se hallo reunido un numeroso concurso de vecinos, empleados civiles y militares, así nacionales como extranjeros, estando el mismo templo adornado con toda suntuosidad, se entono un Tedeum, y a continuación se coloco el pabellón de Estado en un rico cojín que estaba en una mesa preparada al efecto, lo bendijo el presbítero doctor Bonifacio Pedruello.  Luego este paso en manos del alcalde de primer voto En el mismo pabellón una gran asta de bandera que se  había preparado al efecto, siendo seguido este acto de los vivas y aclamaciones del pueblo, de fuegos artificiales y de las vivas de San José, los buques de guerra de brasileños y los demás de las potencias extranjeras que se hallaban en el puerto

La tercera bandera

La bandera de las nueve franjas fue modificada por ley el 11 de julio de 1830, reduciendo a cuatro listas azules sobre fondo blanco y con ella no se juró la Constitución porque el comandante Fitz Roy  había “tomado prestada” a Lavalleja la única que había y “sin querer”, se fueron con ella.

 

Montevideo sábado  3 de julio  1830 

Para la visita que hizo S.E (Lavalleja)  excelencia a la corbeta de guerra inglesa , estacionada en el puerto se facilitó al comandante de ella la bandera que se enarbolaba en la ciudadela, la que no ha sido devuelta hasta la fecha; y el que suscribe supone que la haber llevado por olvido, en consecuencia de lo expuesto, el que firma se dirige al Estado Mayor General  para que se sirva poner este acontecimiento en la inteligencia de la autoridad para que provea está en la falta, en las próximas fiestas que van a dedicarse al Juramento de la Constitución.

Dice Andrés A Gómez,  (Hermano de Leandro Gómez)

Por ese entonces Sargento Mayor del batallón 1º de Cazadores “que ese día por no tener bandera el batallón mi espada sirvió para formar con un fusil la cruz donde juro la tropa” Como reforzando esta afirmación argumenta que es difícil que el batallón al igual que los otros tuviesen la bandera Nacional  modificada pues la modificación de las cuatro listas azules tenia seis días atrás Y aun cuando no se hubiera modificado la Bandera de 1828, tampoco podía haber llevado la enarbolada en su cuartel porque estaba prestada y posiblemente perdida según el documento que se trascribe.

(Ref. Boletín de informaciones Año VIII Montevideo Agosto de 1937)

Cuando el HMS Beagle se llevó nuestra bandera

http://viajes.elpais.com.uy/2011/07/18/cuando-el-hms-beagle-se-llevo-nuestra-bandera/