ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » America del Norte y Central

Misterios del Castillo de Montezuma

David y Angelina Paz son aventureros y como buenos uruguayos, no asumen como verdades absolutas nada de lo que les dicen ni  leen. La imagen resultará familiar pero el viaje del colaborador es único. (Artículo en reiteración, a pedido de un usuario)

A pesar de que vivimos en un mundo lleno de conocimiento y descubrimientos, hay aun muchas cosas por conocer. Ese vacío de conocimiento que aún existe es un aliciente para aquellos de nosotros que todavía poseemos ese espíritu de aventura y exploración. Lamentablemente, a pesar de toda la literatura que abunda en esta tierra, todavía hay cosas que porque no se conocen se las generaliza. Dentro de estas cosas generalizadas se encuentra Arizona. Generalmente no se escucha mucho (o casi nada) de Arizona, a no ser de algunas pocas cosas: el Gran Cañón, el desierto y el gran calor. Todo cierto sin lugar a dudas, pero Arizona encierra tesoros de la naturaleza y la historia humana que van mucho más allá de un territorio harto caliente con un semejante agujero en el medio. Abajo adjunto la información necesaria para quienes quieran repetir mi experiencia.

Me gustaría, con el permiso del lector, introducir cosas de esas tierras que tal vez lo deslumbren, que tal vez lo apasionen, o tal vez no. Puedo prometer, eso sí, que serán cosas fuera de las generalizaciones cotidianas. Llevaría varios escritos hacerlo, pero la más larga de las caminatas empiezan con el primer paso y el mío es El Castillo de Montezuma.

El Castillo de Montezuma tiene una peculiaridad importante, es un castillo “flotante.” Me atrevo a llamarlo castillo flotante porque la verdad es que no tiene cimientos. Este castillo está construido, o mejor dicho excavado roca adentro, en uno de los costados de la montaña. Así como lo escucha, es un castillo que ha sido excavado a base de primitivas piedras afiladas, incrustándolo perennemente en la roca. No tengo conocimiento fehaciente de si es el castillo más viejo del mundo, pero si no lo es, de seguro es un serio contendiente al título. Los arqueólogos estiman que este castillo tiene como mínimo 700 años, pero hay quienes disputan esa cifra, ya que quienes se supone lo construyeron ya “andaban en la vuelta” por el año A.D. 500. Esta disputa es una de las tantas que existen en varios aspectos de estas culturas y su historia, y que asimismo le da a la historia un enigma y un drama sabroso. También da ciertas libertades al visitante, como la de usted crea lo que le parezca mejor. Enfin, ni la Globo puede hacer novelas más complicadas y dramáticas que la Historia.

El nombre del castillo viene de un mito, o capaz no, o quizás a medias. Se dice que durante el reinado de Montezuma II, este acumulo muchas riquezas, principalmente a través de invasión, asalto, violación, robo y esclavización de varias culturas indígenas. Si, así como lo lee estimado lector. Estos talentos no eran, ni son, exclusividad de los europeos…o de nuestros políticos ya que estamos. Y me quedé corto, Montezuma también salía a otros países (tribus-naciones) a secuestrar gente para los sacrificios de su modificada religión. Enfin, Montezuma es un capítulo aparte, pero volviendo al tema, digamos que Montezuma era el Bill Gates o el Carlos Slim de su época.


Basado en esto a Cortés le entro una picazón grandota para descubrir los lugares donde los aztecas escondían la mayoría de su oro. Estos serian, según los españoles de la época la famosa Cíbola (El Dorado de Norteamérica), conocida así en los libros de historia. En la práctica, los españoles nunca encontraron Cíbola, también conocida como “Las Siete Ciudades de Oro,” pero que las buscaron…las buscaron. Es que los españoles creían, o los Aztecas les hicieron creer, que Montezuma tenía los tesoros Aztecas escondidos en varios lugares secretos, entre estos el Castillo de Montezuma.

Acá es donde el melodrama se desata. Porque muchos dan responsabilidad por la etimología del castillo a un grupo de mineros que deambulando por el desierto se encontraron con este. Es posible que así sea, porque nadie estaba allí en esa época como para decir que “no.” Así todo es bastante improbable que los mineros de la época tuvieran muchos conocimientos acerca de los aztecas, Montezuma, los indígenas, etc. Digamos que los mineros por algo eran mineros y no maestros de la arqueología o la historia universal. Lo que ahonda mas esta improbabilidad es que quien responsabiliza a los mineros por el bautismo de la estructura fue un arqueólogo llamado Harold Colton.

¿Cuál es mi problema con Harold?

Harold es una persona prominente en la historia del Lejano Oeste norteamericano, y también un pionero en lo que se refiere a la arqueología por estos lados. Por sus contribuciones tiene mis respetos. Aun así también tengo mis dudas, y como verán, son bien fundadas. Es que Harold dijo que allí nunca pudo haber estado Montezuma, ni que había tesoros, ni castillos, ni ningún tipo de relacionamiento con la nación indígena de México. Continuó su explicación diciendo que el nombre de Castillo de Montezuma no era más que una invención de unos mineros que llegaron a establecerse en el área. La macana de Harold es que continuó eruditísimo en decir que quienes vivían en esa área eran en realidad la tribu Sinagua. Obviamente, para aquellos con el espectro lingüístico limitado al inglés, esto era toda una revelación. Lamentablemente para Harold, habemos quienes hablamos español, y sabemos que la tribu Sinagua no es más que “sin agua.”

A partir de “sin agua” muchos ‘eruditos’ sacan muchas conclusiones, entre ellas que esta gente vivía sin el preciado elemento.  En realidad el nombre ‘Sinagua’ no se lo dio Harold a los indios, sino que fue un montón de curas franciscanos que llegando al área la llamaron “La Sierra de San Francisco sin agua.” Es que para los curas era extremadamente raro que tamaña sierra no tuviese una gota de agua, tal como la tienen en España. Harold, me imagino yo, lerdo para el español y la historia, les encajó de una el nombre de Sinagua a los indios. Hoy las montañas se llaman “San Francisco Peaks” y están a la salida de la ciudad de Flagstaff.

Harold muy bien le pudo haber errado al bizcochazo pero… ¿hay algo mas para la polémica?

Claro que sí. Primero que nada,  los ‘Sinaguas’ eran en realidad Anasazis, una nación prehistórica. Segundo, estos que vivían en el castillo tenían agua en pila, no solo eso sino que hasta el día hoy se mantiene un sistema de aguas creado por ellos donde el agua entra barrosa y sale cristalina del otro lado (tema para otro escrito). Tercero, se fueron por guerras con otra nación autóctona, llamada Yavapai. Por último, la historia, la verdadera historia, cuenta que los españoles si anduvieron por acá buscando los tesoros de Montezuma, esos que Cuauhtémoc se rehusó a revelar años antes.

Quien anduvo de paso por el área no fue ni más ni menos que Francisco Vázquez de Coronado y Luján. Persona esta de casta noble, nacido en Salamanca en 1510, más conocido como el conquistador que salió a la búsqueda de Cíbola, las siete ciudades de oro. Pasaron 19 años después de la muerte de Montezuma, y don Francisco de Coronado mandó al fraile Marcos de Niza, a su ayudante Esteban el Moro y dos más, a explorar el suroeste de lo que hoy es Estados Unidos.

Es sabido de los anales históricos que tanto el fraile Niza como Francisco de Coronado usaron Arizona como entrada hacia el norte en su camino a lo incierto. De hecho el fraile y su ayudante, un moro bastante ‘jetón’ partieron en marzo de 1539. Ese mismo año el propio cura es quien ve las ciudades de oro, la famosa Cíbola. Aunque usted no lo crea lector, la leyenda de “Cíbola” están basada en la historia misma, pero con algunos “arreglos” en la partitura. Quienes vivían ahí era la nación Zuñi, los cuales continúan viviendo allí. Al llegar son bien recibidos, pero Esteban (alias Estevanico) se empeña en desdeñar e insultar a los Zuñi. Es así entonces que los ‘cibolenses’ se enojan con Esteban y ‘lo pasan para la cueva’, convirtiéndose así en la primera persona documentada en la historia americana al que lo matan por “jetón.”

Imagen de previsualización de YouTube

En Septiembre de ese mismo año, el fraile Marcos de Niza vuelve solo a Nueva Galicia donde le cuenta a Francisco de Coronado acerca de las ciudades de oro. Es entonces que don Francisco, pone todo el dinero que tiene y hasta casi vende los calzones de la mujer (no es broma) para financiar una expedición al oro. En Noviembre de 1539 parte la expedición desde Compostela, Nueva Galicia (todavía existe la ciudad) hacia Cíbola. Todo lo que pasa después es otra cosa aparte, pero lo que sí es histórico de relevancia en esta historia es que Cíbola es el pueblo Zuñi. Hoy está localizado a 60 kilómetros de Gallup, capital indígena de Norteamérica, y a 340 kilómetros del Castillo de Montezuma. Esta nación aun existe y es parte del estado de New Mexico, en la frontera con Arizona, formando parte de un condado llamado oficialmente… Cíbola.

Sabiendo que don Francisco de Coronado subyugó todo a su paso, desde el sur de Arizona hasta que llegó a la frontera con New Mexico al norte de ambos estados, no sería tan descabellado pensar que en su camino no haya pasado por el castillo. En términos de perspectivas, Francisco de Coronado salió, digamos, desde nuestro San José y llego hasta Rivera. En comparación no rígida, el Castillo de Montezuma estaría por Salto o Paysandú. Quizás así le haya llegado su fama al castillo. No contare la perspectiva Yavapai, porque ya me quede sin espacio hace rato.

Para rematarla, en 1905 llega a oídos del presidente Theodore Roosevelt reportes del Castillo de Montezuma. Acto seguido, en Diciembre de 1906 el castillo y toda el área circunvalente se transforman en área protegida por el gobierno de Estados Unidos. Es así que el Castillo de Montezuma pasa a ser uno de los primeros 4 parques nacionales, inaugurados ese mismo día. Teodoro dijo ese dia “…[el castillo de Montezuma] of the greatest ethnological value and scientific interest.” (El Castillo de Montezuma es del más grande valor etnológico e interés científico.)

Como les decía al comienzo, los dramas de la Historia son más interesantes que los de las novelas mismas. Este castillo es sin dudas prehistórico, excavado a base de piedras afiladas en el costado de la montaña. Tiene 50 cuartos y es el centro de las especulaciones históricas (y prehistóricas) más notables. Considerado por algunos eruditos sin mucha relevancia histórica, pero protegido y preservado por el gobierno más poderoso del planeta. Fue casa de una civilización prehistórica esquiva y continuó siéndolo de otra cultura milenaria. Tal vez Harold sabía los antecedentes hispánicos, tal vez no. Quizás la simpleza rudimentaria de los mineros escondía la repetición de mitos y leyendas aprendidas en la región misma. Tiene secretos aun, ya que se ve una de las estructuras, pero hay que ser muy uruguayo e intrépido para salir a buscar la otra, la más grande, la escondida. Todo esto en 3 hectáreas en el camino de Phoenix a las Siete Ciudades de Oro y también hacia aquel otro semejante agujero en el medio del estado, el Gran Cañón. A continuación, los datos para llegar y para quedarse.

Llegando al Castillo de Montezuma

Comencemos por recomendar que vengan entre marzo y octubre, por el problema del calor excesivo. El Castillo de Montezuma esta en la ruta Interestatal 17 (I-17) que ironicamente esta totalmente incluida dentro del estado de Arizona, siendo realmente intraestatal. Enfin, esta de pelicula la ruta, es una de las mas escenicas de EEUU. La ruta en su mayoria son un 2-en-1, es una ruta de dos carriles al norte y otra ruta, separada por hasta dos cuadras, de dos carriles al sur. Al llegar al area periferica de Phoenix tiene 5 carriles al sur y 4 al norte. Si tiene libreta de conducir internacional; o vive en EEUU o Canadá, le recomiendo que la maneje, no se arrepentirá.

Por Avion

La manera mas común de llegar es a traves del aeropuerto de Phoenix (PHX). Se puede llegar a través del aeropuerto de Flagstaff (FLG) pero le costaria uno y medio de aquello, y para rematarla se perdería las maravillas de los panoramas. En Phoenix alquile un auto, en el aeropuerto hay 11 compañías que ofrecen sus servicios, por ende los precios pueden llegar a ser tan baratos como $12 al dia.

Una manera de encontrar autos a precios baratos es usar los siguientes sitios:

- hotwire.com
– carrentals.com
– priceline.com (aqui usted puede hacer su propia oferta de cuanto quiere pagar)

 

Excursiones

Es raro encontrarlas, porque generalmente las excursiones estan mas destinadas a llevar a la gente a los lugares mas transitados, y a los casinos para que la gente pierda plata. Otro problema con las excursiones es que tienen los tiempos acomodados a rajatabla. Es preferible manejar, y si no puede manejar hacer contacto con algun conocido que le de una mano.

Armese un Intinerario

El viaje al Castillo de Montezuma se puede juntar con otras excelentes paradas, que tambien seran descriptas en esta pagina con detalle. Usted puede agregar en un mismo dia: El Aljibe de Montezuma, Tuzigoot, Jerome y Sedona. Otra alternativa seria agregar: El Aljibe de Montezuma, Sedona, Volcanes de Arizona, Canon de las Nueces. Aun otra es la combinacion con el Gran Canon del Colorado, Williams y Sedona. Por ultimo, aunque no por eso de menor importancia son las estructuras de miles y miles de anos que todavia estan en el norte de Arizona.

Luego de Sedona, pernocten en Flagstaff. Flagstaff tiene muchas opciones para hoteles y moteles (motel en EEUU significa simplemente de menor porte y servicio), lo cual tambien lo hace muy accesibles. Esta tambien en el cruce de la I-17 y la I-40 (una de las mayores arterias de EEUU) por lo que los lugares para cenar abundan, y a precios que cubren todas las gamas. Para los jovenes tambien hay muchos lugares para salir por la noche. Flagstaff es la sede de NAU y los estudiantes salen a divertirse por las noches.

La cosa se pone mejor aun si usted tiene por lo menos 3 o 4 dias, porque lo puede hacer todo y llevarse consigo la mejor de las experiencias: haber estado en lugares majestuosos, alli donde pocos van, pero que usted si estuvo y tiene memorias y fotos para probarlo.

Ya que estamos en el tema, no traer la camara de fotos o la de video…es para darse con un proyectil de plomo en el medio de sus mejores joyas caballero.

Centro de Operaciones

La mejor manera de ver y disfrutar todas las joyas secretas del norte de Arizona es instalarse en Flagstaff. Sedona tambien es una buena opcion, pero con lo que se gasta en hoteles en Sedona usted podria disfrutar de tres o cuatro dias mas de vacaciones.

A modo de ejemplo, esto seria lo que este servidor haria: Llegar al aeropuerto de Phoenix, alquilar un auto (las companias de alquiler obsequian mapas del estado) y salir rumbo al norte por la I-17, que esta a mas o menos 8 kilometros al oeste del aeropuerto. Por la I-17 vaya hasta la salida nro.293. Como dato aparte, ni bien uno sale de la ruta principal hay alli un casino propiedad de los indios Yavapai, no vaya por la timba, vaya si quiere por la comida, disenada a precios irrisorios para que usted se pase el dia entero adentro perdiendo su sueldo.

Una vez que llegue al Castillo le cobraran $5 para entrar por persona. Menores de 16 entran gratis. Esta entrada tambien cubre libre acceso al Aljibe de Montezuma, no pierda el recibo. Si usted tiene planeado quedarse entre 5 y 7 dias, y visitar el Gran Canon de entrada le sirve comprarse el National Parks & Federal Lands Pass (http://www.nps.gov/fees_passes.htm), son 80 mangos de golpe y porrazo pero usted puede entrar a todos los parques y territorios protegidos por un ano entero. Ademas, cubre al vehiculo y no al individuo. Que quiere decir? Digamos que son 4 los viajantes, con el Pase Nacional todos en el vehiculo entran gratis. A modo de ejemplo, entrar al Gran Canon del Colorado sale $25 por vehiculo y $12 por persona.

Despues de ver el castillo, vaya al aljibe. A continuacion vaya a Tuzigoot y Jerome. Jerome es un buen lugar para transportarse en el tiempo hasta 1839 (esta tal cual) y despacharse con un buen almuerzo. Desde Jerome puede ir a Clarksdale y darse un paseo en el lejano oeste y sus minas en trenes a vapor de los 1800’s. Acto seguido vaya a Sedona, ahi si, le recomiendo encarecidamente que se siente bien, a riesgo de caerse de espaldas por desobediencia. Lo que alli se ve es tan maravilloso que inspira asombro. Esta seria mi ultima parada del dia y/o talvez la primera parada de mi dia siguiente.

Bueno estimado lector, hasta aqui les dejo informacion, para poder darme tiempo de comentarle todos estos increibles lugares. Asi sabra de antemano a donde ir y ser el Indiana Jones del siglo XXI.