ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Destacado, Portada El Pais

Planeta Nibiru, último viaje

Esto no es de los avivados que bocinan que se acaba el mundo o se acaba la yerba con propósitos inconfesables.

No señor, esto viene de la época cuando en Babilonia andaban construyendo jardines colgantes, escribiendo la Epopeya de Gilgamesh o inspirando lo que sería la Biblia y el Corán, sin ir más lejos.  Y si querés más, andá por el lado del Ramayana y los Vedas. Pero ¡si hasta tuvo de cabeza a los pitagóricos que se la daban de científicos!

Ese es un buen punto de comienzo, pues aunque ahora se habla hasta percudir la glotis del Planeta Nibiru, resulta que en el 450 antes de Cristo, Files y los pitagóricos te soltaban sin que se les moviera la túnica, que entre la tierra y el “fuego central” había un planeta o un contra planeta idéntico pero inverso a la tierra. Aseguraban que Antichton  era invisible desde Grecia porque giraba esquivando ese hemisferio, de vergonzoso que era, nomás. Decí que esa gente después se mandó el Teorema de Pitágoras y ganaron mucho respeto. Ahora vas a ver que capaz que hablaban de esto mismo.

No se a vos, pero a mí me da cosa, tanto el planeta como la anunnaki.

Resulta que si ponés en Google “Planeta Nibirus”, te devuelve casi un millón de resultados (en 0,17 segundos cosa que debería resultar más asombrosa que lo del fin del mundo en el 2012). ¿Qué ni la Nasa ni ninguno de esos imponentes telescopios ni ningún astrónomo académico avale lo que todo el mundo esotérico sabe? ¿Y eso que tiene que ver? ¿Acaso no son los mismos que niegan la existencia de los platos voladores?

Andá mirando http://es.wikipedia.org/wiki/Nibiru_(planeta) y http://www.taringa.net/comunidades/expedientess/ . El blog “Expedientes S” de Taringa asegura que la NASA oculta la información que tiene del Planeta X, también conocido como Nibiru, aunque históricamente hay otros nombres para él.  El autor del blog aclara para mayor tranquilidad que no se trata de un planeta sino de una estrella enana marrón y que la NASA la habría descubierto hace un año pero se hace la distraída o directamente miente, porque esos objetos solo pueden detectarse con telescopios infrarrojos de alta potencia.  También podría ser un planeta gaseoso gigante.

Y no me vengas con que es un disparate porque anduve rejuntando fotos que no solo te lo muestran clarito clarito, sino que hasta le sacaron fotos a los habitantes, conocidos como “annunakis”, unos tipos que se entretienen secuestrando humanos y devolviéndolos después de un tiempo, para que den testimonio y tranquilicen a los humanos en el sentido de que no tienen ningún propósito lascivo.

Además no te me pongas tan cáustico con la fantasía porque te saco a relucir muchas cosas que aceptás como reales y solo existen en tu imaginación. Como lo inteligentes y racionales que nos creemos, por ejemplo. Además ¿qué sería el mundo sin un poco de fantasía? Para sobrevivir mucha gente necesita a Harry Potter y al Señor de los Anillos; al materialismo dialéctico y al capitalismo salvaje.

Ahí está, no me lo podés negar porque lo ví en Internet.

Mirá lo que dice haber averiguado de buena fuente Vetoxbichi, autor del blog Expedientes S:  “Deltoyax nos muestra esta información como si fuese reciente, cuando realmente hace referencia a una publicación del Washington Post de diciembre de 1983. En aquel artículo se decía que dos científicos llamados Neugebauer y Houck, usando el satélite astronómico infrarrojo (IRAS) encontraron un planeta del tamaño de Júpiter a unos miles de millones de kilómetros del sol”.  “En respuesta a una consulta que le realizó por correo Phil Plait (Bad Astronomy), el propio Gerry Neugebauer contestó que el satélite IRAS estaba diseñado para realizar observaciones en radiación infrarroja. Como el ojo humano no puede ver en esta longitud de onda, no se sabía muy bien qué era lo que se iba a poder obtener de estas observaciones. Para sorpresa de todos, se detectaron varios puntos luminosos que no habían sido vistos antes en los telescopios ópticos. En la conferencia de prensa que se dio, ambos científicos dijeron que esos puntos podrían ser casi cualquier cosa, desde el décimo planeta en nuestro sistema solar, hasta una galaxia lejana. Adivinen qué pasó entonces”.
“Posteriores observaciones ayudaron a averiguar que esas luces eran en realidad nubes de denso gas dentro de nuestra galaxia, y en otros casos las emisiones infrarrojas provenían de galaxias muy lejanas. De hecho esas observaciones provocaron el descubrimiento de un nuevo tipo de objetos: las galaxias ultraluminosas en infrarrojo (ULIRGs). Se trata de galaxias en las que eclosionan nuevas estrellas”.

Si tienen que sumar doce, tenemos que inventar un planeta con órbita alocada

Ahora aflojen la risita y atiendan a los babilonios
Para ellos, Nibiru era un cuerpo celeste asociado al dios Marduk. Según la Wikipedia, Nibiru signifca “Lugar que cruza” o “Lugar de transición”. En algunos textos babilónicos se lo identifica con el planeta Júpiter, aunque también lo señalaron como la Estrella Polar, a pesar de que a ésta la llamaban Thuban. No olvides que fueron los fundadores de los signos del Zodíaco y de la influencia que esas constelaciones tenían sobre la vida cotidiana de los hombres y sobre las pérdidas y ganancias de la Banca de Quinielas.

Ahora sumale que en la Epopeya de Gilgamesh, estos tipos referían a un personaje Utnapisthim o Utnapistum, que había sobrevivido a una inundación descomunal trepado en la cima de una montaña. Cualquier parecido con el bíblico Noé, no es pura coincidencia en absoluto, sino el resultado de que todo siempre anduvo en la vuelta. Y sumale que hasta los mayas describieron un diluvio y anunciaron otro. ¿Acaso no es lo mismo que anuncian los ecologistas cuando nos hablan del calentamiento global y derretimiento de los glaciares? Así que si andás con ganas de creer, tenés base suficiente, aunque no da como para un cataclismo cuyo acontecer ya debería haberse detectado si era de origen astronómico.

Por ahí publicamos la foto de un kit de supervivencia que figura entre ese millón de sitios web identificados por Google y si querés, no creas en nada de nada que no haya sido refrendado por alguna Universidad o por el Libro Rojo de Mao Tse Tung. Mirá que la gente  es muy porfiada para un lado y para el otro.

Primero los dinosaurios y luego los seres humanos; el mundo está reservado a las cucarachas que sobreviven a cualquier cosa.

¿O será un enorme planeta gaseoso al que no le explicaron la ley de la gravedad y la atracción de las masas?
Y ahora viene lo del fin del mundo

Dice la Wikipedia que “en un libro recientemente publicado, titulado 2012: cita con Marduk, el escritor e investigador turco Burak Eldem presenta una nueva hipótesis, sugiriendo que son 3661 años los que duraría el período orbital del supuesto planeta y reclamando que habrá “una fecha de vuelta” para el año 2012. Según la teoría de Eldem, 3661 es un séptimo de 25 627, que es el ciclo total “de 5 años mundiales” según el calendario maya extendido. El último paso orbital de Marduk, añade, sucedió en el 1649 a. C. y causó grandes catástrofes sobre la Tierra, incluyendo la erupción de la isla Thera (en el mar Mediterráneo)”.

Aclara la Wikipedia que a pesar de la belleza de la teoría no calza con la erupción de Thera que fue en 1627 antes de Cristo, ni tampoco con la mitología mesopotámica que lo “habría” visto cinco siglos antes y como sabemos ni siquiera ha sido visible fácilmente el mismo siglo de su regreso.

En 2008, un equipo japonés anunció que según sus cálculos, debía existir un planeta no descubierto a una distancia de unas 100 UA (la unidad astronómica es la distancia media entre la Tierra y el Sol: unos 150 millones de kilómetros) con un tamaño de hasta dos tercios del de la Tierra. Estos cálculos refuerzan la hipótesis de la existencia de un planeta X, pero nada hace pensar que su órbita pueda ser distinta a la del resto de objetos del cinturón de Kuiper.

Tampoco cierra con las hipótesis de quienes vuelven a pronosticar el fin del mundo basados en que el calendario maya completa su ciclo en el 2012, lo que habilitaría suponer que esa gente tan sabia consideró innecesario medir el tiempo más allá puesto que ya no habría humanos para consultar el almanaque. Pero en ningún lugar dejaron estampado ni que se terminaba el mundo ni que se terminaba la yerba. ¿Porqué no  suponer que ya estaban podridos de tallar miniaturas en una circunferencia cada vez más grande para poder abarcar más y más años? ¿Y si un día encuentran un calendario maya que dice: “acá continúa el calendario anterior”?

No hay como el Armagedón y la mística para ganar dinero

Cómo hacer dinero con Nibiru

Por si faltaba información desconfiable para aumentar la confusión, aparecieron los que hacen dinero de la nada y metieron al planeta en los videojuegos.  Siguiendo con la Wikipedia, dicen que en el 2005 fue publicado un videojuego llamado Nibiru: el mensajero de los dioses; es una aventura gráfica de la compañía Future Games, con la producción de The Adventure Company. La historia parte de un supuesto hallazgo de los nazis, al final de la Segunda Guerra Mundial, de la manera de aprovecharse de la tecnología de los habitantes del planeta, pero sin tiempo para conseguir influir en el resultado de la guerra. Sus hallazgos quedarían escondidos y es en el tiempo actual cuando vuelven a aparecer, en esta aventura que destaca por sus grafismos y su ambiente de intriga.

En 2008 se publicó la novela La clave de Leo, de Ricardo Vega, donde se hace referencia al planeta Nibiru (también llamado Marduk por el autor), como un planeta del sistema solar que posea una órbita muy excéntrica con respecto al Sol. Según la trama de la historia, el planeta no pertenecía al conjunto de cuerpos celestes que orbitaban alrededor del Sol, pero en su paso por el sistema solar interceptó la órbita de uno de ellos con la de su luna Tamat, dando origen al planeta Tierra. Luego los ficticios habitantes de Nibiru o Marduk (llamados anunakis) colonizaron el nuevo planeta con sus conocimientos y habilidades tecnológicas. El planeta retorna cíclicamente al sistema solar, y en su recorrido su órbita transcurre cercana a la órbita de nuestro planeta, generando toda clase de desastres climáticos.

La banda polaca de Death Metal Lost Soul compuso una canción llamada Breath of Nibiru en su álbum Inmerse in Infinity.

¿Qué estás esperando? Mirá que el mundo no se terminará en el 2012, pero te quedan pocas semanas para inventar algún curro que te dé para vivir hasta la siguiente ocurrencia mística.