ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » America del Norte y Central

Redescubriendo indios Caribe

Los exterminaron, sí; pero no del todo. David & Angelina Paz descubrieron sobrevivientes viviendo en un paraíso para viajeros.


Los encontraron en la Isla de Domínica, fotografiaron su vergel, admiraron su cultura y artesanía y nos explican cómo llegar hasta ese lugar con paisaje sublime. Corresponde resaltar que según la Wikipedia la etnia Caribe (formidables navegantes) desplazó a los Arawak en el siglo XIV antes de sufrir a su vez el holocausto al que los condenaron los descubridores españoles. Así de masacrador es el ser humano cualquiera sea su etnia. La foto de portada es de la Wikipedia, todas las restantes son de nuestros amables corresponsales. Lo que sigue es el artículo enviado.

Una de las cosas que más me acuerdo de los pasajes literarios y de la historia son las crónicas y comentarios de las grandes masacres cometidas por los españoles contra los pueblos indígenas. Luego haciendo mis estudios terciarios en países de habla inglesa el concepto no hizo más que agrandarse a la décima potencia. Después de todo,  en este mundo lleno de ironía y andróminas, el argumento más usado por los ingleses (y otros) para desbancar a los españoles de sus posesiones era justamente “la crueldad” española ante los nativos.

Unas de esas culturas indígenas representadas como de las más asediadas por los españoles es la de los indios Caribe. ¿Indios Caribe?  Si, los famosos territorios paradisíacos a los que todos cómodamente nombramos “El Caribe” son nombrados así en alusión (más que en honor) de esta nación indígena. Si bien nadie puede negar su propio holocausto, tantas veces redactado y repetido, quien ha sido más exterminante ha sido sin lugar a dudas la Historia.
Y es que la Historia general los ha dado por muertos, exterminados, aniquilados y desaparecidos por el más grande de todos los demonios…los españoles. Afortunadamente para el mundo, para el curioso, para el amante de la cultura y este maravilloso mundo, la Historia ha cometido un error que raramente comete. Ese error ha sido pecar de ignorante.

 David y las cascadas, que alternan con increíbles acantilados

Los Caribe talvez no tengan la expansión geográfica que alguna vez tuvieron, pero no por eso están muertos. Ni eso ni mucho menos. Yo he sido uno de los afortunados que los ha visto muy vivitos y coleando. No solo que están vivos pero además tienen su gobierno independiente y se mueven libremente. Tienen sus territorios pero no están confinados a reservas como en los Estados Unidos. Tienen sus jefes, tienen sus leyes, tienen sus danzas, tienen una cultura vibrante y a todo le dan vida cada día del año.

¿Adónde están estos ‘exterminados’?
Están en la isla de Dominica. No la confundan con la República Dominicana. Dominica es su propia nación luego de ser tironeada a través de la historia por tres imperios e influenciada por tantas culturas.  En un principio Dominica era territorio de los Ortoroid, luego de los Igneri, que era una tribu parte de la nación Arawak. Más tarde llegaron los Caribe, que eran el “super poder” de las Antillas en su epoca. Así todo hasta 1493, cuando el Domingo 3 de Noviembre, Don Cristóbal Colon decidió nombrar la isla según el día en que la descubrió (Dominica es Domingo en Latín). Contrario a lo que se supone, con la llegada de los españoles a Dominica, muchos de los indios Caribe que habitaban otras islas huyeron al cobijo de los españoles luego de ser perseguidos  por otras potencias en sus propias islas. Enfin, ni tan santos ni tan pecadores.

 Quizás fue lo agreste de la costa lo que los salvó del exterminio
 La idea original de los españoles era usar la isla como central marítima de la flota, adonde todas las embarcaciones ibéricas en las Américas llegarían, haciéndose allí el trasiego de mercaderías para luego ser enviadas a España.  Por diferentes motivos este plan no fructifico, convirtiéndose Puerto Rico en dicho centro, perdiendo España interés estratégico en la isla. España estaba para el oro, pero Francia estaba para otras cosas y así eventualmente Francia tomó control de la isla, bautizándola ‘Dominique.’

Los ingleses, grandes enemigos de los franceses, arrebatarían la isla mas tarde. Este fue el comienzo de un ping-pong posesorio que duro cientos de años. Finalmente serian los británicos quienes reirían último, hasta que en 1978 otorgó la independencia a Dominica. Durante todas estas épocas los Caribe fueron sometidos y acribillados, tanto así que uno de los principales ríos de Dominica se llama “Massacre” en alusión a que el rio se torno rojo por días y días con la sangre de los Caribe. Esto todo arte de los británicos y franceses, y no de esos irredimibles demonios…los españoles.

 En 2003 fui a Dominica por primera vez y los descubrí. Tengo que admitir que fue por accidente, porque no me esperaba encontrarlos. Viven en la costa este de la isla, y no es muy difícil llegar allí. Si llega por avión al aeropuerto Melville Hall los taxistas abundan. El edificio aeroportuario es del tamaño de La Pasiva y desde que usted llega a Inmigraciones ya lo están viendo por la ventana, en pugna todos por ver quién será su chofer. Un taxi desde el Aeropuerto hasta el territorio Caribe cuesta más o menos 15 dólares. Eso sí, si algún joven se ofrece de maletero cuando usted llega a la Aduana (10 pasos para delante de Inmigraciones), diga cordialmente que no. La expectativa mínima de propina son 5 EC (East Caribbean Dollars) y lo único que va a hacer el joven es llevar sus valijas hasta el taxi: un total exagerado de 15 pasos.

Otra manera popular de llegar hasta Dominica es a través de cruceros. Los cruceros arriban a la capital, Roseau, y desde allí hay mucha oferta de taxis como así también de excursiones. En el caso de Dominica le recomendaría que comprara la excursión arriba del crucero para evitarse dolores de cabeza. Es que la confusión en el área portuaria puede ser mucha y hay mucha gente vendiendo servicios a pesar de no estar “autorizada”” para hacerlo.  La otra ventaja de comprar las excursiones arriba del crucero es que si la excursión tiene contrato con el crucero y se retrasa, el crucero no te va a dejar a pata.

 Artesaía, toda la que quieras, auténtica y hasta a la medida

 Cara a cara con los Caribe
El indio Caribe lo sorprenderá por lo amable de sus modales. Son también muy respetuosos, ya que  como cualquier otro artesano buscan vender su arte, pero de ninguna forma lo van a coaccionar, insistirle constantemente o hacerle sentir culpable para que usted compre. Este es un punto muy válido en un área del mundo donde lo opuesto se considera normal. Esto es aun mas cierto en el resto de esta isla. Lo que si no les falta es variedad en las artesanías, además de artesanos son maestros de crear cosas de la nada.

Usan mucho el junco y también una especie de mimbre para hacer todo tipo de artesanía, que va desde una canasta, pasando por el forrado de botellas y llegando hasta trampas para langostas de mar. Usan juncos de múltiples colores, pero no pintan ninguno.

¿Cómo?
Si, así como lo escucha o lo lee: tienen juncos y mimbres de todos colores pero ninguno es pintado. Los colores se los dan sepultando los tallos a diferentes profundidades en el suelo. Dependiendo de la profundidad y del tiempo que estén sumergidos en la tierra es el color que el tallo adquiere. Para agregar más variedad el indio Caribe también varía el tipo de suelo que utilizan. Si eso no fuese suficiente, los artesanos tienen un as más debajo de la manga: cortan los tallos a lo largo. Los tallos, luego de ser “tratados” bajo tierra adquieren colores diferentes en la superficie y por dentro.

 El mar siempre dominante y su nombre que rescata el recuerdo de una cultura en extinción.

Estos tallos luego de teñidos se usan para una plétora de cometidos. Se Los usa para: hacer canastas, trampas para pescados, trampas para langostas de mar, forrado de botellas y vasijas (actúa como amortiguador y hacen que las cerámicas duren mucho más. Además sirven para soportar la presión del continuo llenado de estos), carteras, billeteras, bolsones de feria, sombreros, decorados varios, cuerdas, y hasta–porque no–encuadernados para la Biblia de la dama o el caballero.

¿Se le ocurre algo que los indígenas no tienen disponible para la venta?
No se preocupe. Usted déjeles un dibujo, foto u otro ejemplar de su objeto deseado y cuando termine de hacer su tour ese día su artículo estará completito y listo para ser levantado. ambién son muy buenos en el tallado de maderas. Donde difieren con la mayoría de los artesanos y carpinteros es que generalmente usan ramas y troncos de árboles caídos o aquellos que son arrastrados hasta la costa por el mar. Otro elemento muy usado es el musgo. Por alguna razón, el musgo aquí presente una vez seco tiene una solidez excepcional y por eso también lo usan para la artesanía. En fin, incluyo unas cuantas fotos de artesanías para que se vean ejemplos.

Cultura Caribe
Cuando me refiero a la cultura Caribe me refiero a la de estos magnificentes indígenas y no a la cultura caribeña en si.  A pesar de que son pocos, se esmeran en mantener con vida sus culturas ancestrales. ¿A que se parecen su música y sus danzas? Tienen un parecido sorprendente a las culturas del triangulo polinésico (Hawaii, Fiji, Tahití, Tonga,  Marquesas, Rapa Nui [Isla de Pascua], Aotearoa [Nueva Zelanda] y Samoa).  Curiosamente, durante los años que viví en Polinesia, los ancianos tenían por tradición narrar (casi en canto) que ellos vinieron originariamente desde el “Lejano Este.” Esto es algo que el afamado noruego  Thor Heyerdahl salió a probarle al mundo con su balsa Kon-Tiki en 1947. Heyerdahl navegó desde Perú, usando materiales autóctonos de la región, en su afán por demostrar que las islas del Pacífico fueron colonizadas por indígenas de Sudamérica.  Si bien los Caribe están bastante más al este, y de hecho del otro lado del continente americano, la antropología sostiene que durante épocas prehistóricas los Caribe vivían precisamente al norte de Sudamérica.

 Chozas indígenas y restos de su colonización cultural. los Caribes son católicos.
¿Qué hay además de la similitud de música y danza?
Hay bastante más. La danza y música en si son poderosos argumentos. De hecho la mayoría de la música indoamericana difiere bastante de la de la de los Caribe. Se podría decir que hay una versión continental y otra versión insular de las culturas prehispánicas.  Así todo, noté que había otras cosas que le daban mucha similitud a los Caribe y a los Polinesios.  La primera es la construcción de sus hogares. El quinchado utilizado es muy reminiscente de las chozas con quinchado de “Pili grass” de los Hawaiianos. Sin embargo, la organización de la villa y la mayoría de las estructuras de las chozas lo hace sentir a uno como si estuviera en medio de un “Fale” samoano.  Uno se sienta en una de estas edificaciones y no le costaría mucho imaginarse una Taualuga esta a punto de empezar. La única diferencia siendo que las danzas se parecen más a un Tamuré tahitiano que a la Taualuga samoana.  

También están las comidas preparadas, que usan como punto de partida el coco y el Taro. Muy abundante entre los Caribe y los Polinesios. Esta también el Noni, una planta de propiedades de cura casi milagrosas. Al Noni se le atribuye desde la cura de ulceras hasta la cura del cáncer. El Noni también es usado para otros fines, ya que el producto es usado en forma fermentada. Considere que el Noni es una fruta…y con eso le tengo todo dicho.
Las coincidencias van más allá de los materiales tangibles de la cultura, porque no es solo que tienen las mismas plantas…también las plantan de la misma manera a miles y miles de kilómetros de distancia y sin tener contacto entre ellos.

Finalmente, y antes de anestesiarlos con tanto palabrerío, les hago dos comentarios anecdóticos involucrando nuestras costumbres uruguayas. El primero es que los Caribe también tienen cumpleaños de 15, o Quinceañeras como se le dice en México. La diferencia es que en Uruguay la fiesta se hace para la joven, pero aquí la joven se hace para la fiesta. Permítanme explicar. En la cultura Caribe, cada año hay una fiesta de inauguración del año (que poco y nada tienen que ver con nuestro calendario), en esta fiesta aparecen, se presentan y bailan las jóvenes que ya han dejado de ser niñas para ser mujercitas. Es la manera que tiene la nación Caribe de anunciar que hay nuevas damas disponibles para el casamiento. Esto no quiere decir que las casen enseguida, o que los padres acepten cualquier indio de media pluma, no, ni eso ni mucho menos. Simplemente quiere decir que la ahora señorita esta en edad de responsabilidades mayores y es presentada como adulta (y respetada como tal) enfrente de toda la comunidad.

Cartelería, también artesanal, para captar al turismo globalizado. Infraestructura rudimentaria, quizás otro atractivo.

El último dato anecdótico (tengo muchos, pero hoy me da y me sobra con dos) es que a pesar de que la isla de Dominica cambió de manos muchísimas veces (más de 10) y que los británicos son los que ejercieron dominio con rigor la mayoría del tiempo…los Caribe son Católicos y siguen los ritos tal y cual les fueron enseñados por aquellos primeros españoles. De hecho, la primer capilla construida por los ibéricos a pocos metros de su punto de desembarco esta allí. Hoy por hoy no se usa, claro está, porque ha pasado algún año que otro y esto trae detrimentos a cualquier estructura. De todas formas, está de pie, no tiene techo, pero las paredes aun están. Cualquier gaucho puede llegar hasta la ruina y ver los delicados e intricados diseños tallados en cada piedra de cada pared. Hoy por hoy la misa se hace al lado, en una capilla mucho más simple y más grande que la original; pero la capilla vieja sigue siendo parte de la cultura, de la historia de los Caribe. Al lado de la capilla, hay un cementerio varias veces centenario, donde todos sus moradores mirando al este amanecen con el sol en la cara cada dia. Costumbre esta que es mucha más vieja aun que los propios españoles.

En fin, he dicho mucho y me queda aun muchísimo más para decir de este grupo sin igual de gente. Es sin lugar a dudas demasiado material, y la demasía es muchísima más cuando se considera que la historia trata de exterminados.