ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Destacado, Portada El Pais

Paraguas 1705, el lujo de no mojarse

p (45)

Si nos atenemos a lo que aseguran los chinos, en ese país había paraguas en los tiempos en que los europeos todavía andaban librando la Guerra de Troya. Pero fue un británico quien democratizó al paraguas, resistiendo la indignación de los conductores de carruajes.

Por Alberto Moroy                                               

En la portada “Calle de París en un día de lluvia”, de Gustave Caillebote (1877). Hoy te llevaremos a Francia a principios de 1700 para conocer a un maestro artesano que cambiaría para siempre la historia del paraguas. Era el reinado de Luis XIV, existían sombrillas, pero eran pesadas e incómodas y, por lo tanto, no eran de uso general.

Monsieur Jean Marius, un maestro fabricante de ”bolsos de la barrera” (Paraguas) parisina de Saint-Honoré, señaló que en los días lluviosos, las pelucas de moda de muchas clientas que visitaban su tienda se arruinarían. Se dio cuenta de que los paraguas eran la respuesta, pero que en su forma actual las damas de moda no se atreverían a ser vistas portándolas cuando no se usaban. Después de muchos intentos, en 1709 Marius creó una sombrilla “de bolsillo”. Pesaba menos de un kilogramo y tenía costillas plegables para que pudiera doblarse y almacenarse en una funda, como un paraguas moderno. También tenía un eje articulado, que podía desmontarse en tres secciones, lo que lo hacía lo suficientemente pequeño como para ser transportado.

f1 (38)

Jean Marius

Antes de entrar en tema les dejo unos links que podrán visitar para conocer por donde pasa la calidad y el buen gusto de este objeto casi imprescindible para los dias de lluvia, sobre todo si transita por las veredas o se mueve en transporte público.

Quilter Cheviot Presents Fox Umbrellas

 

http://www.foxumbrellas.com/images/pdf/fox_catalogue_2011.pdf

 

Principales fabricantes de paraguas en el mundo:

http://paraguascarballo.com/files/6814/9252/3065/Catalogo_Carballo_1952.pdf

https://www.regenschirme.de/

http://www.ayrens.com/fr/

Un viaje al pasado

Sus orígenes, asociados con los chinos en tiempos remotos. Parece ser que el paraguas existe en China desde el siglo XI a.C., y el primer intento de paraguas plegable data del siglo I d. C. Se extendió su uso gracias a las rutas comerciales de la seda, incluyendo Japón, Corea, Persia, y posteriormente a  imperios como el griego, el romano o el egipcio. Tan sólo en los países asiáticos era utilizado también como paraguas; en otras zonas se utilizaba más como parasol entre las clases altas,

f2 (36)

Paraguas (sombrillas) de sol chinos 1725 1770

Francia, los primeros paraguas para lluvia

Hasta principios del siglo XVIII, la lluvia obligaba a “los caballeros” a caminar cubiertos con un sombrero de cuero de ala ancha y una capa que protegía sus ropas, pero no impedía que se mojaran. En cuanto a las damas, se quedaron en casa o, se, exponían al mal tiempo adoptando las mismas capas que los hombres.

Distintos modelos de paraguas aparecieron en Italia en el siglo XVI, cuyo tejido estaba impermeabilizado con ceras o aceites. Pero solo Jean Marius logró en 1705 poner fin al confinamiento al que forzaba la lluvia. Para esto, utilizó su experiencia como fabricante de carteras, un accesorio que tenía en ese momento complejos cierres de metal.

Su paraguas estaba hecho de una tela verde de tafetán que se hizo impermeable y se colocó sobre una estructura de metal que se asemejaba a la de los paraguas actuales, lo que le permitió abrirla, cerrarla y doblarla. Pesaba entre 140 y 170 gramos y cuando se doblaba podía meterse en su bolsillo o atarse a su cinturón. Para cerrarlo, presionó un botón, y fue suficiente para abrirlo para estirar el mango de acero, madera y cobre. También tenía una cuerda que evitaba que el viento lo retorciera y una funda para mantenerla doblada.

El 1 de enero de 1710, Jean Marius obtuvo un privilegio real de cinco años por su invención de una “sombrilla plegable de bolsillo”. Durante este período, todos los paraguas hechos en Francia debían llevar su marca y cualquier imitador era penado con una multa de 1,000 libras, (50,000 dólares de hoy). En una carta del 18 de junio de 1712, la Princesa Palatina hizo mención de este invento extraordinario. La ‘sombrilla rápida que se puede llevar a todas partes, en caso de que te atrape la lluvia mientras caminas. El museo tiene dos de estas extremadamente raras sombrillas del sistema Marius que datan de principios del siglo XVIII. Como ninguno lleva la marca de Marius, podemos suponer que fueron hechos después de 1715.

f3 (36)

Paraguas de Jean Marius, plegable, prototipo de los actuales, con cuerda anti-voladura

 

Musée de la #Mode de la Ville de Paris! Dosel de seda verde, marco de metal con bisagras de 8 costillas, varilla central metálica telescópica, mango de roble torneado con base de cobre atornillad

f4 (35)

Comerciante francés  ofrece paraguas 1715 / Isabel Carlota del Palatinado.

 

f5 (35)

Marius tenía carteles en París. Dos personas sonrientes refugiadas bajo sus paraguas anunciaron la venta de la nueva invención en el establecimiento que Marius poseía la rue des Fosses, cerca del Faubourg Saint-Honoré, que se convertiría durante los siglos siguientes en el buque insignia de la elegancia francesa. El director de Le Mercure Galant, Jean Donneau de Vise, publicó un artículo en el que decía que ya tenía en el bolsillo un paraguas de Marius, y los propios científicos de la Real Academia de Ciencias dieron su aprobación, afirmando que esto instrumento era “fácil de llevar en el bolsillo” y “más resistente que todos sus predecesores”. La promoción fue decisiva, y en pocos años el uso del paraguas se generalizó.

f6 (28)

Vendedores callejeros de paraguas

f7 (22)

En Francia

1705 Jean Marius inventa el paraguas plegable: cubierto con tafetán impermeabilizado, articulado y pliegues.

1710 Marius presenta su invento al tribunal y lo lanza para vender una exitosa campaña publicitaria.

1750-1760 Gracias a su promoción, la invención de Jean Marius conquista el mercado francés de artículos de lujo.

1769 El uso del paraguas se vuelve tan popular que se abre un servicio de “paraguas públicos” en París para alquilarlos por hora

En Inglaterra

Jonas Hanway no fue el creador del paraguas. La historia le conserva un lugar en la humanidad tal vez más determinante: fue el hombre que lo democratizó. Durante 30 años, fue castigado, ridiculizado, vilipendiado por una sociedad que veía con reprobación, estupor e indignación la pomposa marcha de un hombre cubierto por una herramienta insensata, fabricada por costillas de animal y tela extendida. Sufrió insultos, abucheos y tortuosas críticas que nunca llegaron a herir su orgullo. Por el contrario, el repudio parecía reforzar su obstinación, de la que hizo un culto y un estilo de vida.

f8 (16)

Burlas a Jonas Hanway por el uso del paraguas

¡La competencia entre los paraguas y los carruajes!

Los conductores de los carruajes temían que la actitud de Jonas Hanway se extendiera. El negocio se multiplicaba en días de lluvia: los londinenses acudían en multitud a sus vehículos y a sus arcas. El paraguas de Hanway era una vil amenaza a su economía. Los historiadores de la publicación británica Look and Learn recuerdan los actos de violencia de los choferes hacia el “irreverente y femenino” peatón del paraguas. Asevera que comúnmente le arrojaban basura y piedras, rescata el día en que Hanway se defendió de un ataque utilizando el artefacto y concluye que, ya vencidos ante la postura radical, algunos conductores le ofrecían viajes gratis con tal de que no promocionara el uso de su instrumento.

f9 (12)

1780 / 1790

f10 (6)

f11 (4)

Caricatura de voladura de paraguas 1800 y …

 

Joonas Hanway resistió a la hostilidad. Cuando murió, en 1786, el paraguas se había propagado hacia todos los estratos de la sociedad. Londres fue, siempre, la ciudad de los encuentros y la ciudad de la lluvia. Su osadía inspiró también el calificativo de la ciudad de los paraguas

 

Buenos Aires 25 de mayo de 1810

En 1795, el inventario de mercaderías de una tienda porteña constató que había allí 27 paraguas de hule, que se vendían a 4 reales cada uno. Por lo tanto, resulta verosímil la tradicional -pero controvertida- imagen que muestra a los vecinos de la ciudad de Buenos Aires protegiéndose con paraguas frente al Cabildo aquel lluvioso viernes 25 de mayo de 1810. De ahí podemos inferir que tambien habia en Montevideo.

f12 (3)

Imagen del año1936 representando el 25 de mayo de 1810 en Buenos Aires

 

Los paraguas y la mala suerte

El uso del paraguas se fue popularizando, llegando también hasta las clases más bajas, las cuales usaban unos modelos algo rígidos y torpes. Muchas personas, antes de salir de su casa abrían el paraguas y así accedían a la calle sin tener que mojarse e incluso lo hacían a la inversa, accediendo a la vivienda con él aun abierto. Esto ocasionó muchos accidentes domésticos, sacando más de un ojo y provocando múltiples lesiones, lo que llevó rápidamente a la creencia que dice que el abrir un paraguas en un interior trae mala suerte. La popularización del paraguas por todo el continente y el boca a boca hicieron el resto del trabajo, logrando hacer creer a tantísimas personas en esta superstición

Paraguas, como se fabrican

Imagen de previsualización de YouTube