ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Asia

Angkor, otra ciudad perdida


Al igual que la ciudad maya de Tikal o la incaica de Macchu Picchu, Angkor estuvo perdida durante siglos, aunque ahora la acosa el turismo.


Si ya conocés las otras, te sentirás tentado a volar hacia Camboya, Tailandia o Laos, pues el complejo urbano de Angkor abarca unos 300 kilómetros cuadrados que se entrometen en los tres países. Lo usual es arrancar de Camboya, en el aeropuerto internacional de Siem Riep.

Tan usual es ese trayecto, que cada año lo recorren más de 400.000 viajeros embelesados con las fotos de este lugar mágico e históricamente confuso. Las autoridades abrieron nuevos caminos para que los turistas vean otras cosas mientras esperan turno para llegar a Angkor Wat, el principal templo y posible centro administrativo del antiguo imperio Jemer. La idea es que los turistas no acudan en tropel y al mismo tiempo; parece que lo han logrado.

Julián Varsavsky, un conocido argentino que escribe imperdibles artículospara Página 12, (http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/turismo/9-1618-2009-09-20.html) anduvo por allí y recomienda llegar vía Bangkok. Demasiado lejos para ver únicamente esta ciudad, pero Julián indica que lo mejor es contratar en Bangkok una excursión de tres días con guía, auto con aire acondicionado y hotel de lujo (unos 250 dólares) desde Siem Riep. Tras esos tres días, lo aconsejable es una recorrida por Tailandia, aunque hay más opciones. Lo sensato es que no te tomes tanto trabajo y vayas a tu agencia de viajes para que te armen todo prolijito.

¿Qué quieren que les diga? La historia que se practica en Oriente a uno le deja sabor a mito, así como la también confusa historia precolombina a uno le deja la sospecha de interpretación europea novelada. Por lo menos aquí nadie te cuenta dónde le arrancaban el corazón a la pobre gente, aunque la crueldad sin límites también llegó aquí en los años 70 cuando Pol Pot y sus Khmer Rojos mataron sin piedad al menos a dos millones de personas.

Hoy Camboya es un reino y la paz está relativamente instalada en una región que padeció tanto o más que latinomérica las violencias de la Guerra Fría. ¿Porqué los habitantes abandonan ciudades impresionantes para que se las devore la selva o se suman en las soledades de una cordillera? Las teorías abundan, pero el misterio resulta más apasionante.

La cuestión es que estos templos budistas e hinduistas que alcanzaron su esplendor por el año 1000, fueron redescubiertos en 1860, cuando las civilizaciones occidentales dominaban, pero no eran capaces de crear tanta fastuosidad y belleza.

Como la vio Varsavsky. Veamos cómo relata Julián su encuentro con Angkor Wat: “La recorrida comienza antes del amanecer, a través de un oscuro camino flanqueado por árboles altísimos, que nos conduce desde el pueblo de Siem Reap hasta la ciudad de Angkor. Casi al llegar, el día desplaza súbitamente a la noche y el sol irrumpe con violencia frente a los templos escondidos en la densidad de la jungla, velada por un manto de neblina. El primer destello solar se refleja en el agua del foso y se eleva para dar a pleno en el templo de Angkor Wat. Quedamos estupefactos ante la aparición de esas inconcebibles torres de piedra gris, que contrastan con el verdor de un mar de árboles. Los murmullos de la selva se encienden como resultado de una orden superior, y segundo tras segundo el reino Khmer parece renacer con toda su gloria. Dahn -nuestro guía-, suspende toda explicación y coloca sus manos en posición de rezo para sumergirse en una entrecortada oración: agradece a los dioses el milagro de colores que nos rodea”.

“Hemos penetrado en la inquietante ciudad de Angkor. Pero conviene ir de a poco: el sol es abrasador. El templo Angkor Wat queda para el día siguiente, y decidimos comenzar por Angkor Thom, el conjunto de templos erigidos en el siglo XII por Jayavarman VII. Aquí se construyó la nueva capital del imperio, donde residieron un millón de religiosos y militares. La rodea un muro color ocre de 4 kilómetros cuadrados y un foso de agua que en su tiempo estaba colmado de cocodrilos. El foso mide 100 metros de ancho y sus feroces guardianes han desaparecido; pero el puente de entrada sigue estando custodiado por 54 macizos guerreros de piedra dispuestos en hilera a cada costado. Entre todos sostienen dos cobras de 30 metros.

“A medida que nos internamos en la selva, aparecen unos monos que nos observan con curiosidad. Pero de golpe, nos topamos con algo inesperado: sobre las copas de los árboles sobresalen centenares de enigmáticos rostros gigantes tallados en piedra, que nos miran desde todos los rincones con una sonrisa inmóvil. Se trata de la cabeza de Buda con cuatro colosales caras “camufladas” por un entretejido de líquenes y plantas trepadoras, que miran hacia cada punto cardinal desde lo alto de las 54 torres del Templo Bayón. Las paredes exteriores del templo están decoradas con 1200 metros cuadrados de bajorrelieves tallados en piedra, que alguna vez tuvieron el color del fuego. Impacta la imagen del rey Jayavarman VII, montado sobre un elefante, conduciendo su ejército mientras enfrenta a los invasores vietnamitas en una batalla que torció el destino del imperio en el año 1181. Estos tapices petrificados exhiben miríadas de ballestas gigantes, catapultas y mortíferas jabalinas”.

Algunos apuntes. Algunas web advierten contra funcionarios turísticos que cometen abusos, al tiempo que rescatan el carácter extrovertido, amable y sonriente de la gente, cualidades doblemente meritorias para un pueblo que sufrió tanto hace pocas décadas. También se señala que en Siem Riep es posible encontrar guías que hablen español y hasta hostales por diez dólares la noche junto a hoteles cinco estrellas. El dólar estadounidense es bien recibido y nunca salgas de excursión sin una botella de agua, pues las temperaturas pueden ser extremas. Evitá el mes de junio, pues en esa época arrecian las lluvias.

Muy posiblemente vayas haciendo centro en Bangkok y un viaje tan largo amerita actividades complementarias. Andá mirando lo que los viajeros y los operadores turísticos ponen en http://www.tripadvisor.es/Tourism-g293916-Bangkok-Vacations.html, pero creeles a medias, pues algunos se pasan de entusiasmo y otros exageran porque ese es su negocio.

Así como recomendamos con énfasis leer los relatos de viaje de Varsavsky, también recomendamos darle un vistazo al blog Tejiendo del Mundo, cuyo singular slogan es “Tantas cosas para contar y tan solo una vida para hacerlo”. De ese blog proceden las fotos y si no nombramos al autor es porque no podemos … no logramos descubrirlo en su impresionante blog http://tejiendoelmundo.wordpress.com/2009/01/15/angkor-wat-resistiendo-al-tiempo/

 

Video de la BBC en Youtube: http://www.youtube.com/watch?v=IN46a_PjKFM