ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Europa, Portada El Pais

Gran Bretaña y sus enigmas

Gran Bretaña no se limita a los misterios de Stonehenge; tiene otros que nos revela Graziella Otero en este artículo que reiteramos a solicitud de un lector.


Los caballos blancos. La famosa marca de whisky “White Horse”, lleva una etiqueta con el logo referido a unas figuras de origen misterioso que se encuentran en el centrosur de Inglaterra y cerca de los megalitos de Stonehenge. Allí los viajeros desprevenidos se ven sorprendidos por la visión de inmensos caballos blanquísimos, que parecen dibujados en las laderas de varias colinas, destacándose entre su verdor. En un primer viaje los vimos desde un tren, pero fueron lo suficientemente intrigantes como para llevarnos a acercarnos en auto en otra oportunidad.

 

El caballo de Uffington. Uno de ellos, en la región de Oxfordshire, mide 111 metros de la cabeza a la cola. Está en posición de carrera y diseñado en forma estilizada, como podrían haberlo hecho dibujantes de la actualidad; como que hasta tienen semejanza con dibujos de Picasso.
¿Cómo los hicieron? ¿Quiénes los hicieron?
La primera pregunta es de fácil respuesta. Sin duda raspando el pasto (de poco espesor) que cubre la piedra caliza (por lo tanto bien blanca), que cubre la colina. Ascendiendo por una senda lateral, pudimos situarnos en uno de sus lados y comprobar que el pasto sobre la piedra no tiene más de 10 centímetros de espesor. Por supuesto que para mantenerse tan perfectos durante tantos siglos han tenido que conservarlos evitando que las hierbas invadan al dibujo, pensamos que tijeras en mano.
Misterio añadido: dado que el que recortaba estaba subido a la colina le sería imposible tener la imagen completa de lo que estaba creando ¿cómo lo lograba para darle tal perfección? Imaginamos que previamente demarcaría los bordes y luego se dedicaría a vaciar el interior, pero… ¿no precisaba de otro que desde abajo lo fuera guiando? ¿A los gritos?
Y ¿con qué propósito?
No nos pregunten porque ni los ingleses lo saben.
La segunda pregunta: ¿Quiénes fueron los autores?
Otro enigma insondable. Lo cierto es que se cree que fueran anteriores ¡a los celtas!, es decir, más de 100 años antes de Cristo, ya que esas tribus antiguas que llegaron a las islas (como los pictos, los anglos, los normandos, etc.) ya los conocían y los veneraban como imágenes de origen divino.

El caballo de Westbury. Al borde de la llanura de Salisbury, en Wiltshire, se encuentra otro caballo en este caso en posición de descanso. Tiene un ojo grande y cola fina. Desde lejos, si la niebla tan común no lo vuelve borroso  se ve como pintado. En el siglo XVIII estaba bastante deteriorado y un noble local ordenó su restauración. Ahora es una magnífica imagen.
No son los únicos, son solamente los que casualmente vimos, pero sabemos de la existencia de 4 o 5 más.

Otro mayúsculo enigma inglés

El gigante de Cerne Abbas. Se trata de una gigantesca efigie de un hombre desnudo. Similar a los caballos sólo que no está más que delineado sin el vaciado interior. Se encuentra cerca de la población de Cerne Abbas, en el condado de Dorset, de ahí el nombre por el que se le conoce. El diseño tiene unos 55 metros de altura y en la mano derecha sostiene una maza de 37 metros de largo; el brazo izquierdo está extendido y quizás tuviera algún objeto que el tiempo ha borrado. (Hace un tiempo algunos traviesos estudiantes extendieron a su lado cintas blancas dándole una forma femenina que vino a quedar de la mano del gigante). La figura recuerda la de un Hércules que aparece en una cerámica de la época romana encontrada también en Inglaterra. Quizás el gigante fuera la del equivalente celta de Hércules. ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? Es posible que nunca se sepa. Otro de los  enigmas de esa Gran Bretaña tan curiosa como atractiva.