ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Destacado

Si al regresar te sentís mal, quizás Sufrís Síndrome postvacacional

 

Habitualmente uno se toma vacaciones para descansar tras un año de desgaste físico e intelectual. Se supone que uno vuelve con más energías y muchos proyectos, pero eso no ocurre así en un 15% de las personas, al menos en España.

Así se informa en la Organización de Consumidores y Usuarios donde se da cuenta de la identificación del “síndrome postvacacional”, un trastorno estudiado por la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria. En el caso de los niños, este padecimiento afecta a un 8% de ellos.

Los síntomas son variados según las personas, pero generalmente cursan con fatiga, falta de apetito, somnolencia, dolores estomacales o musculares; así como tristeza, desinterés o irritabilidad. Todos o algunos de ellos pueden estar presentes.
Esa sociedad advierte que no se trata de una enfermedad, sino de una serie de trastornos que se manifiestan al reanudar la rutina y que es necesario un período de transición para evitar los síntomas. O dicho de otra manera, esa exclamación de desencanto “¡se terminaron las vacaciones!” es algo más de lo que parece.
La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, integrada por casi 20.000 médicos, hace las siguientes recomendaciones para evitar el síndrome:
• Conviene ir regulando los horarios (acostarse a la hora habitual, moderar la siesta…) los días previos a iniciar el trabajo, para ir ajustando el reloj biológico. Es especialmente aconsejable que los niños inicien el horario escolar cinco días antes de empezar el curso.
• Contar con un tiempo de adaptación ayuda a evitar estas molestias: si es posible, es aconsejable regular progresivamente la intensidad de la actividad.
• Es recomendable incluir en los días laborales actividades gratificantes, de ocio, para no identificar el trabajo con un periodo de malestar.
• Si en dos semanas no remiten los síntomas, semFYC aconseja consultar al médico de familia.