ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Destacado

¿No sabés pinear? ¡Qué atraso!

Están inventando un mundo nuevo, de manera que no debería asombrarnos que inventen palabras para manejarse en ese universo paralelo.

Siempre es mejor inventar desde cero, que tomar una palabra existente y darle otro significado que no tiene nada que ver con la palabra original, como es el caso de “arroba”. Fueron los árabes quienes inventaron esta palabra cuando necesitaron cuantificar nada menos que 11,502 kilogramos actuales, una medida cómoda para estibar en barcos… generalmente moviendo con lingas. Y mirá que curioso: la Real Academia ya aceptó la tergiversación de la “arroba”, pero resiste atrincherada  esta palabra que usan todos los navegantes y mecánicos hispanohablantes.

Bien, tratemos de no salirnos demasiado del tema porque como ya habrán advertido, el objetivo de este artículo es mostrar las preciosas fotos “pineadas” por la gente de este mundo nuevo, todavía tan resistido por unos pocos. Quizás convenga valorar un poco más la utilidad y el razonamiento y un poco menos la sumisión a una Academia, por más Real que sea.

Una media arroba para medir aceite, y una linga. Es tan discutible inventar palabras nuevas, como ignorar algunas necesarias, pues “linga” no significa lo mismo que cable.

Entonces, ¿qué significa pinear?. Charlie, autor de un blog donde trata este tema, la define así:  “Dícese de la acción de postear una foto o un artículo a través de la red social Pinterest”. ¡¡Ajaaa!! De paso nos metiste “postear” otro verbo escandaloso, con evidente origen en Silicon Valley  ese antro de “nerds” (¡otra más!) donde inventan cosas como éstas. Si querés más seguila con Charlie Torres en http://www.tinkle.es/blog/pinear-esta-de-moda-pinterest-y-otras-adicciones-y-acepciones/ .

Aunque ahora “pinear” comienza a utilizarse para múltiples propósitos, el verbo se originó en la red social Pinterest, otra pescadora de usuarios que propone cosas muy parecidas a las restantes, pero tiene la inquietante ventaja de que no te fastidia con las exigencias y amenazas referidas a los derechos de autor. ¿Y cómo puede hacerlo? Bien fácil: te traslada a vos las responsabilidades.

A la primera la “pineó” Nina Fassoth y a la segunda la “pineó” una rusa y no me pidas que descifre el cirílico; pero el gatito es amoroso.

Y la gente, o es inconsciente, temeraria o simplemente, sabe que en la descomunal baraúnda de internet, sería casi imposible ponerse a discriminar y sancionar cada caso de violación de copy right. No solo por la cantidad, también porque el autor tampoco inscribe y porque aunque inscriba, no siempre queda claro que sea el autor. Siempre vigente aquello de los “cien años de perdón”.

Pues bien, en ese entorno ultrapermisivo, a mucha gente le resulta atractivo sacar de acá y de allá para organizar una colcha de retazos (tableros, admiten categorías) de cosas que le resultaron interesantes y luego invitar a sus amigos a que miren sus hallazgos y tomen lo que quieran para armar su propio sancocho. Lo que seguramente encuentran atractivo, es que los “post” admiten comentarios y, como en Facebook, son recibidos por otros “pineadores”. Y digo así porque, si vamos a aceptar el verbo, usémoslo para todo.

Original enfoque de nuestra archiconocida Montevideo, “pineada” por Shelley Koehler

La Wikipedia nos explica que Pinterest fue inventada por Ben Silbermann, Paul Sciarra y Evan Sharp. Está fresquito este sitio, pues quedó habilitado recién en el 2010 y nueve meses después solo tenía 10.000 usuarios, una porquería de tráfico. Pero se les ocurrió hacer una aplicación para i-phone y en el 2011 ya tenía 11:000.000 de visitas por semana. La misma fuente asegura que ya condujo más tráfico de referencia a los minoristas que Linkedin, Youtube y Google. Es el sitio que en toda la breve historia de internet, tuvo el crecimiento más vertiginoso.

¡Mirá qué fácil que es hacerse multimillonario! Actualmente funciona con todos los equipos móviles, logrando que los “tableros” o “pinboards” que arman los usuarios, sean fácilmente visibles y manejables tanto desde una tablet como de un teléfono inteligente. Se acabaron las esperas aburridas en un consultorio o los viajes interminables en avión o autobús. Te conectás, buscás la categoría de tu interés y entonces mirás, o robás lo que se te antoje; te podrán rastrear y eventualmente podría ocurrir que te enfrentes a un reclamo. Pero al parecer, no es lo habitual, habrá que encontrar otra manera de sacar provecho de la creatividad propia.

Una gigantesca amatista “pineada” por Joan Parsons y la iglesia de Dieste en Atlántida que colgó Ginette Domena. No es lo lógico, pero podría ocurrir que ninguna de estas dos señoras tengan claro dónde queda Uruguay, pero les encantaron las fotos.

¿Qué utilidad le podés encontrar a Pinterest? Las mujeres, que son mayoría, se chusmean hasta los lugares donde hay liquidaciones o donde se está lanzando una moda, los hombres hacen cosas parecidas con el deporte. No es necesario que te diga que no es una web intelectual, pero no es superficial en todos los casos.  Es lo que vos quieras y ahí quizás está su mérito.

A mí por ejemplo, se me ocurrió ver qué habían “pineado” sobre Uruguay y sobre Montevideo y el resultado son las hermosas fotos que acompañan este artículo. Natualmente, me limito a poner el nombre de algunos de los que “pinearon” o “repinearon” contenidos, lo cual si uno lo mira con ojos de estos tiempos, es en todo semejante a lo que hace la gente en el mundo real cuando le muestra fotografías a otro  o cuenta cosas que no son suyas, que simplemente las vio por allí, se las contaron o las encontró en alguna revista.

La hermosa foto de nuestros dos paisanos y sus rastras a la cintura, capturó la atención de Verónica  Hunziker.

Cuenta la Wiki, que en las elecciones presidenciales del 2012 en Estados Unidos, las esposas de ambos candidatos crearon sus propias cuentas. Ann Romney estrenó su cuenta Pinterest en marzo y la primera dama Michelle Obama anunció en junio la de ella. Los comerciantes están anunciando sus productos en “tableros” que encomiendan a diseñadores especializados… y así seguimos.

No le des más vueltas; el mundo está cambiando radicalmente, ponete al día y si sos autor, si sos original y creativo, aprovechá esa capacidad que tenés para inventar alguna manera de sacar provecho de tus ideas en la primera oportunidad, pues parece que no tendrías una segunda. Ya te habrían “pineado” y “repineado”.