ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Asia

Intimidades de otra proeza japonesa

Inauguraron la torre de comunicaciones más alta del mundo y ¿a que no te sorprende que lo hayan logrado en el día exacto en que lo habían programado?

Seguro que también les costó justito lo proyectado y no un 25% más como es lo usual, acá y en todo el mundo. Eso sí, les tocó un día maldito para la inauguración el pasado 22 de mayo. Hubo tanta lluvia que la torre no se veía desde la calle y tanto fue el viento que tuvieron que detener dos ascensores y dejar varados a 450 metros de altura a unos cuantos compatriotas que querían ser de los primeros en trepar hasta donde se pudiera en una construcción de 634 metros de altura. Porque los nipones no se cansan de sorprendernos y la naturaleza no para de maltratarlos como sea, pero no sabe con quiénes se está metiendo. A pura perseverancia y valentía, hasta ahora van derrotando a los elementos.

Por lo pronto esta torre que no es un alarde sino una necesidad de telecomunicaciones, fue construida con las más modernas técnicas para sobrellevar terremotos y lo más extraordinario desde el punto de vista financiero, es que la inversión inicial (unos sorprendentemente pocos 440 millones de dólares) se recupera con los servicios públicos que brindará la torre, en la cual se prevé un ritmo de visitantes de unas 8.000 personas cada día, cada una con su boletito y sus expectativas, pues hay unas cuantas cosas para hacer en las alturas.

Arriba se observa la amplitud del área de observación y abajo un entorno urbano inverosímil, con una especie de espermatozoide obeso encaramado en un edificio no menos absurdo. Nadie me sacará de la cabeza que los japoneses pusieron eso allí para recordarse a sí mismos que no son tan inteligentes como ellos y los demás suponen. Ahora, si preguntás, te dan decenas de explicaciones sesudas que no convencen a nadie.

El Libro Guinness ya la reconoció como la torre de comunicaciones más alta del mundo, superando a la Torre Cantón de China por 34 metros y no me sonrías sobradoramente pues esa dimensión es la que tiene un edificio de 10 pisos. El rascacielos Burj Jalifa de Dubai mide 828 metros de altura, pero aunque descomunal no es comparable, pues estamos hablando de torres.

Volvamos a esa inauguración celebrada en medio de un temporal de viento y lluvia que ni Torraca hubiera podido detener. La ceremonia de inicio de obras se celebró el 14 de julio de 2008 y un vientito de morondanga no iba a conmover un cronograma japonés, así que el pasado 22, en medio de una lucida celebración con el más auténtico estilo nipón, se procedió a abrir las puertas y permitir que los visitantes subieran hasta las dos torres de observación, una ubicada a 350 metros de altura y otra a 450 metros. Entre ambas corren los dos ascensores que debieron detenerse por razones de seguridad, aunque solo por espacio de 30 minutos, hasta que los ingenieros concluyeran que aunque continuara ese viento y aunque fuera más fuerte todavía, toda la estructura resistiría sin ningún problema.

No te creas que cualquiera podía subir; no señor. La torre es propiedad de un grupo económico liderado por Tobu Railway, que es una impresionante compañía ferroviaria y un grupo de seis emisoras de radio y televisión, las cuales armaron el alboroto necesario para generar una poderosa expectativa. Los canales necesitaban la torre, pero también la necesitaba Tokio, pues la ciudad anda escasa de turistas debido a la mala prensa de los tsunamis y esta construcción es capaz de atraer viajeros no solo del exterior, sino del propio Japón, al cual le sobra gente con necesidad de recreación.

A decir verdad, la Torre de Tokio que funciona desde hace muchos años como repetidora de señales de radio y televisión, ya no interesaba demasiado a pesar de que es una réplica casi exacta de la Torre Eiffel. En la Wikipedia se asegura que la versión japonesa supera a la francesa: 332,6 para Tokio y 324 para la de París. Tuve oportunidad de ver y subir a ambas, y por más admiración que tenga por Japón, la clásica de nuestros sueños me pareció más imponente, quizás por su entorno enjardinado y libre de edificación.

En fin, que no podías ir y comprar tu boleto así nomás porque estaban agotados. Pero podías tener la suerte de Ayumi Nakazawa que se ganó boletos en un sorteo y pudo presenciar la inauguración… aunque se quedó con las ganas de ver su ciudad desde semejante altura, pues la lluvia borró todos los horizontes. ¡Y bué! Los japoneses tampoco pueden organizar todo ni preverlo absolutamente todo.

Imagen de previsualización de YouTube

Por ejemplo, no pueden prever que alguien se les escape y se mande un salto mortal, de esos que denominan “bungee” y que consiste en saltar al vacío, solo para experimentar qué se siente al suicidarse. Eso fue lo que creyó el fotógrafo de un diario local cuando, al procesar fotografías que había tomado a la torre, descubrió en una de ellas un cuerpo que se precipitaba a tierra. Pero no era así, lo que por azar había fotografiado era un ensayo de lo que será otra atracción de la torre, sumada a su restaurante y sus plataformas de observación.

Lo que descubrió el fotógrafo y la torre en su esplendor.

A mediados de junio esta muerte simulada estará disponible pero únicamente para personas que hayan pasado la prueba de un electrocardiograma, que tengan entre 18 y 45 años de edad y que pesen más de 40 kilos. Los cables de seguridad estarán construidos con una fibra de carbono desarrollada por la industria aeroespacial nipona y los saltadores tendrán un equipo de seguridad especial que incluye hasta airbags (como si a esa altura sirvieran de algo).

“Yo desafié a la muerte a 430 metros de altura en la Tokyo Sky Tree”, expresará el diploma que le darán luego del salto, siempre que antes haya llenado un formulario donde expresa que exime a la firma de toda responsabilidad y que él o sus deudores, se conformarán con la cantidad que asigne el seguro de vida que incluye el boleto. ¿Y vos creías que no había nadie más loco que vos?

Por si querés saber qué se siente, acá tenés un video donde se ve a Yui Yokoyama, de 19 años, en el reto del salto bungee a 233 metros de altura en la torre de Macau. Tené en cuenta que en Tokio la altura es casi el doble.

Imagen de previsualización de YouTube

 

Si querés hacerte el camba, en lugar de llamarla Tokio Sky Tree, nombrala en japonés: 東京 スカイ ツリ. Pero la pronunciación corre por tu cuenta. Vivos como un rayo, los responsables del proyecto primero eligieron seis nombres posibles para la torre: Tokyo Edo Tower, Tokyo Sky Tree, Mirai Tree, Yumemi Yagura, Rising East Tower, y Rising Tower; pero no se decidieron por ninguno.

La decisión corrió por cuenta del público en un concurso nacional que contribuyó a despertar la expectativa buscada y de esa manera el nombre oficial resultó el de El Árbol del Cielo.