ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Destacado

¿Y si vamos en patines?


Ponele ruedas a tu sensibilidad ahora que hay sendas para ciclistas y peatones. 

Además de económico, paisajístico y saludable, el patinaje te da la certidumbre que jamás padecerás de várices y que tus piernas continuarán bien torneadas y fuertes  por muchísimo tiempo. Es cierto que no te puede llevar muy lejos, pero basta y sobra para conocer una ciudad en profundidad. La tuya propia o cualquiera otra del mundo.

Alberto Moroy nos mete en la máquina del tiempo para explorar este medio de locomoción. Buscá los viejos patines donde los hayas dejado y poneles aceite a los rulemanes. O comprate alguno de esos modernitos, eficientes y silenciosos.

————————-

La foto de la portada es del año 1849  y pertenece a un afiche parisino de la opera “El Profeta” de Giacomo Meyerbeer, al costado otro afiche de un salón de patinaje en 1863,  (Plimpton skates ), en el medio el inefable “Carlitos” en la película “Tiempos Modernos” (1936). Comenzaremos con un extracto de esta (abajo), en las escenas de patinaje, como para que le agarre nostalgia por ambos. Les aconsejo que acompañen este articulo con el vals “Los patinadores” (abajo) compuesto por Émile Waldteufel en 1882 y inspirado en el Cercle des Patineurs o “pista de los patinadores en el Bois de Boulogne en París y grabado por Arturo Toscanini con la Orquesta Sinfónica de la NBC el 28 de enero de 1945, en el Carnegie Hall de RCA Víctor. Lo demas es un raconto histórico de sucesos ya conocidos por  pocos, que intentaremos desarrollar en forma cronológica para que se ubique en tiempo-espacio y al final, si quiere cuéntenos sus experiencias por Facebook, la platea lo aguarda.

Vals “Los patinadores”

Tiempos modenos (escena de patinaje)

Película “The Rink (La pista)

En Carrasco hace años

Era el sitio ideal para patinar.debido sus calles de cemento y poco transito, su uso no era solo por placer, tambien servia para viajar cuando otras alternativas fallaban. Existian  dos líneas de ómnibus en las inmediaciones de la Av. Arocena, el 105 que pasaban cada 3/4 de hora y  el 104. La bicicleta era la locomoción preferida, no obstante se pinchaba seguido y eso hacia que algunos, entre los que me encuentro, usase los patines pàra ir al colegio, a la casa de amigos y hasta la playa. Los primeros que tuve fueron unos americanos marca Wichester (igual a los de abajo), los hacia “de goma” dejando las ruedas metálicas mal gastadas debido a la forma de frenar, que era haciendo un circulo cerrado, no importa con que velocidad viniese. Mas tarde tuve otros de la misma marca pero con dos ruedas (abajo) imagínese lo que significaba patinar con estos atados a zapatos de calle, mediante una correa o a las viejas zapatillas Funsa con suela de goma, sobre todo cuando habia que apretar el tornillo de adelante para fijarlos.


Modelos “vintage” comienzos de la década del 60

La historia

El primer modelo de patín en línea fue desarrollada a principios de 1700 por un holandés llamado Hoans Brinker, que construyó la primera rueda metálica para patines Estas ruedas iban sobre un patín rudimentario con llanta metálica y preparado por el zapatero Belga Joseph Lundsen. El modelo quedó  olvidado durante mucho tiempo debido a que su diseño era bastante malo.  En 1760  un fabricante de instrumentos de Londres, Joseph Merlin, de origen Belga decidió hacer una entrada a una fiesta de disfraces celebrado en Carlisle-House, Soho Square, en el centro del Londres, sobre patines con ruedas y botas mientras tocaba el violín. Como no pudo frenar fue a dar contra un espejo ubicado al final del salón de baile, lo que provocó la rotura del mismo y la de su violín,  ademas de  lastimarse severamente.

Joseph Merlín, Carlisle-House

  • En 1790, un belga llamado  Maximiliaan Lodewijik Van Lede, en Francia inventó un patín sobre ruedas llamado “patín-a-terre”. Van Lede usó ruedas de madera
  • En 1813 el inventor Jean Garcín, construye unas ruedas en madera; las cuales fueron patentadas. Después  fundo una escuela de patinaje la cual abrió sus puertas a innumerables aprendices de este deporte, pero por los accidentes que se presentaban tuvo que cerrar posteriormente la escuela y todas sus actividades
  • 1818 -Un alemán Der Maler, hizo conocer públicamente los patines de ruedas a gran escala. ya que no era posible producir hielo en el estado para que los artistas utilizaron patines de hielo
  • 1819 Francia La primera patente de un patín sobre ruedas fue presentada por M. Petitbled en Francia.  Estos patines consistían en ruedas de metal, madera o marfil, montadas bajo una base de madera con correas para sujetarlos al pie. Los patines eran de un único tamaño y como las ruedas eran fijas, era imposible desplazarse por una línea curva.
  • 1823 – El Rolito en Londres, Robert John Tyers patentó el modelo “rolito”. En la oficina de patentes británica, el “rolito” era descrito como un “aparato para ser adosado a los zapatos, botas u otro elemento que cubra el pie con el propósito de desplazarse por necesidad o placer”. Este modelo estaba hecho con 5 ruedas fijas en línea y fue un suceso que atrajo la atención del público. Pronto surgieron muchos modelos patentados, cada uno un poco más sofisticado que el modelo anterior.



“Rolito” / El paso de adonis  “Le vrai Patineur” Jean Garcin

  • Agosto de 1828, Lohner un fabricante de relojes vienés.registra otro en Austria. Hasta entonces  todos los diseños habían sido de patines en línea,  la versión Lohner era como un triciclo, con dos ruedas en la espalda y una en el frente. También añadió un trinquete para impedir el patín rodara hacia atrás
  • En Francia, Jean García obtuvo una patente para el “Cingar”. El nombre fue creado por la inversión de las sílabas de su apellido. El Cingar era un patín en línea, con tres ruedas. García abrió una pista  e incluso enseñó, escribió un libro llamado Le vrai Patineur, el cual fue ilustrado con una serie de posiciones para el patinador (comentarios del autor)
  • “Hombres de toda edad y clase estaban allí, el más experimentados compitieron en la agilidad, mientras que otros se aferraban desesperadamente a cualquiera de sus vecinos o sus criados en un intento de mantener el equilibrio”  García tuvo que cerrar su pista de patinaje debido a la cantidad de patinaje sobre lesiones a los clientes
  • 1840 – Camareras sobre Ruedas, en una taberna de la cerveza conocida como Corse Halle, cerca de Berlín, las camareras sirven a los sedientos clientes. Esta fue una decisión práctica, dado el tamaño de las salas de cerveza en Alemania y  ademas le dio un impulso publicitario.


Corse Halle  / Floral Hall de Covent

  • 1852 El Inglés J. Gidman solicita una patente para patines con rodamientos de bolillas, tuvo que esperar 30 años para verlos en el uso .
  • En 1857 se abrieron las pistas públicas en Floral Hall de Covent y Jardines en el Strand, Londres..Pronto, otros tipos de patines con líneas de ruedas de goma o de metal , estuvieron a la venta  .
  • En 1860 Shaler Reuben, un inventor de Madison, Connecticut, desarrollo un diseño de patín, en un esfuerzo por resolver el problema de maniobrabilidad. Shaler tubo la primera patente de patines emitidas por los EE.UU. Estos patines nunca tuvieron éxito.


Shaler Reuben 1860  / Jackson Haines 1859

  • 1859 El Skate Woodward fue inventado en Londres en 1859. Estos patines venían  con cuatro ruedas de caucho vulcanizado en cada marco, con una mejor tracción que las ruedas de hierro sobre un suelo de madera (pistas). El skate Woodward, fue utilizado por Jackson Haines, el fundador del moderno patinaje artístico para exposiciones.
  • En 1863,  los patines de  Plimpton  (James Leonard Plimpton)  tenía dos series paralelas de ruedas, un par debajo de la bola del pie y el otro par en el talón. Las cuatro ruedas estaban hechas de madera de boj y soportes de goma. Este patín logró lo que los anteriores no pudieron,  maniobrar en una curva con suavidad .El Skate Plimpton fue muy superior a sus antecesores
  • 1867Jean García Cingar  tuvo un breve renacer en 1867 en  la Exposición Universal de París. Pero, en última instancia todos los patines en línea se convirtieron en obsoletos después de Plimpton .


James L. Plimpton 1863/ Prototipo 1860  / Salones de patinaje Nueva York


Park Avenue, New York. (1893)

“Patín Bicycletter” Richard-Choubersky (1896)

  • 1902 -El Coliseo de Chicago abrió una pista de patinaje. Más de 7.000 personas asistieron la noche del estreno (ahora tenían los rodamientos de bolas)
  • 1908, Madison Square Garden fue convertido en una pista, y desde 1909 hasta 1910 cientos de pistas fueron abiertas en los Estados Unidos e Inglaterra, el deporte se estaba convirtiendo en muy popular Diferentes versiones del patinaje sobre ruedas se  desarrollaron : patinaje recreativo en pistas cubiertas y al aire libre, el baile de salón de ruedas  y  el patinaje de velocidad competitiva .


Año 1897-1905


1908   Madison Square Gardens

Nota del Editor:

Carrasco sería un muy buen lugar para patinar, pero Colón, Villa Colón, Sayago y Peñarol no lo eran menos. En nuestras aventuras llegábamos hasta El Prado, a toda velocidad y esquivando tranvías. Un Club llamado Ferrocarril tuvo su equipo de hockey que compitió en el torneo federal, con la temeraria decisión de incluirme como defensa. Dado que en todos los partidos alguien salía fracturado y yo estaba siempre en esas jugadas, resolvieron que lo mío era el patín artístico. No vayan a creer que me lucí, pero en un espectáculo a beneficio de un hospital, nos dimos el gusto mi compañera y yo, de barrer todas las copas que había en una de las mesas. Fue la sanción que les impusimos por estar hablando y no prestarnos atención. Girábamos a toda velocidad, con los patines de ella afirmados en mi cuello, así que nos fuimos acercando más y más, hasta que la larga y rubia cabellera de la partenaire voló todas las copas. Fue mi última aparición pública en el Club Ferrocarril; a la chica le fue mejor porque era la hija de un directivo del Club. Además, la mala idea había sido mía.

Y tené cuidado con las bajadas. Una vez quise saber a qué velocidad máxima podía ir, así que me tiré por la larguísima bajada de Lezica desde Garzón. Cuando quise acordar, los patines vibraban como locos y cada piedrita era una invitación al desastre. Terminé casi ileso abrazado a un eucaliptus antes de llegar a la esquina con Calderón de la Barca, después de pasar raudamente  a un tranvía 41 cuyos pasajeros me miraban sin creer lo que veían. Mis patines eran de hockey, con ruedas de aluminio; nunca me alcanzó la plata para comprar las silenciosas ruedas de fibra.

Soñábamos con Sonja Henie, autora de uno de las figuras todavía más difíciles en el patín sobre hielo. La hacíamos, pero ni remotamente como la gloriosa Sonja. Mirala en el video para que entiendas cómo era posible que en los años 40 y 50 todo el mundo estuviera enamorado de ella (perdón Alberto por haberme colado, pero a veces los recuerdos son ingobernables).