ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Europa

Maledetto Palazzo

También lo llaman “la casa que mata” y por eso, en lugar de valer menos, valió los ocho millones de euros que pagaron por la llave, más todo lo que se gastará para repararla y mantenerla.

Si lo que se pretendía era suicidarse, un buen revólver podía ser más barato y efectivo. Pero, ¿para qué querría economizar un suicida?  Ahora, difícil que sea un suicida, más bien puede ser un inversor muy inteligente, quizás un hotelero que apuesta a la rentabilidad del morbo.

El palacio en sí es bellísimo, está ubicado nada menos que en el Gran Canal y durante cientos de años se empeñó en matar a sus propietarios, aunque parece que se encariñó con el norteamericano que lo compró y prefiere el anonimato. El actual propietario es el primer sobreviviente en siglos. ¿Se agotó la maldición o el Palazzo se rindió ante la fortuna del gringo?  En fin, no me digan que no es una historia fenomenal, digna de tenerla en cuenta para un viaje a Venecia. Con un poco de suerte, cuando vayas ya es un museo que se puede visitar o un hotel donde se puede pernoctar. Porque si uno quisiera morirse, no habría mejor lugar que Venecia.


A continuación reproducimos el artículo que Angeles Pino produjo para El Universal, nuestro socio GDA en México.

—————–

Todos hemos escuchado hablar de ella aunque sea una vez. Está llena de misticismo y romanticismo, dicen muchos.

Hablamos de Venecia, la ciudad al norte de Italia, justo en la costa del mar Adriático, donde el agua toma el lugar del pavimento y las embarcaciones el lugar de los automóviles. Venecia es única, porque está establecida en medio del agua. Está conformada por 177 canales que crean 118 islas, conectadas entre sí por 400 puentes peatonales, formando lo que desde lo alto parece un pez, explica caminandosinrumbo.com.

Pero no sólo los canales y las góndolas son lo interesante de esta ciudad italiana; Venecia, tiene mucho que contar, y es que dicen que nada en el mundo se compara con el Gran Canal Veneciano (equivalente a la avenida principal de cualquier urbe), donde majestuosos palacios deslumbran a propios y extraños.

En el ambiente se respira magia, misterio, puesto que se han creado cientos de leyendas alrededor de las historias de Venecia, donde conspiraciones, asesinatos, guerras, plagas, pestes han llegado, menciona el blog Tejiendo el Mundo.

Entre esa belleza del  Gran Canal Veneciano destaca una casa en particular: el palacio Ca´Dario, al que dicen una terrible maldición asecha. Conozcamos su historia con información del portal mencionado y el blog La Cara Z.

El palacio Ca´Dario tiene la fachada adornada con mármol, está ubicado en el canal principal de Venecia. Fue mandado a construir en 1487 por el senador y comerciante, Giovanni Dario, para que él y su familia se pudieran ubicar ahí. Todo parecía muy normal, pero de repente comenzaron a suceder muertes inesperadas.

La primera fue la del senador, así que Marieta Dario, su hija, ocupó la casa de al lado con su esposo, Vicenzio Barbaro. Pero fue en ese momento que todo empezó a salir mal. De la noche a la mañana los Dario quedaron en la ruina, situación que no soportaron y se suicidaron. Sí, cada uno de ellos decidió acabar con su vida.

A partir de entonces, la familia del esposo de Marieta, decidió quedarse con el inmueble. Todo parecía ir bien, hasta que en el siglo XVII, uno de los sucesores, murió asesinado en circunstancia que nunca fueron esclarecidas.

Al año siguiente, la casa fue puesta en venta y un hombre llamado Arbit Abbdol decidió comprarla, pero parece que eso no fue una buena idea. El también comerciante se suicidó algunos meses después de la compra, porque al igual que los Dario, había quedado en la ruina.

Tantas muertes ya no parecía algo normal, por lo que la gente comenzó a hablar sobre Ca´Dario, como la casa que “mata”.

Sin importar lo que de la casa se decía, Randon Brown adquirió el inmueble. Él era un estudioso y escritor inglés, que al igual que los que antes vivieron ahí, decidió terminar con su vida, al mismo tiempo que también lo hizo su compañero de vida.

Charles Briggs fue la siguiente víctima, compró la casa y “recibió la maldición”. Se dice que  Brigss era acosado por sus preferencias sexuales, así que decidió huir de la presión y dejó la casa para mudarse a México, donde falleció al poco tiempo.

Entre los sesenta y setenta, el escritor Filipo Giordano se hizo propietario, y al igual que los pasados dueños, tuvo un desenlace funesto, al ser asesinado por su propio amante: Raúl, un marinero de 18 años. Quién después de cometer el acto huyó a Londres, sólo para ser asesinado, también.

Las muertes eran demasiadas, la coincidencia o la casualidad también, pero parecía que no a todos importaba, así que Cristopher Lambert, manager de la banda de rock The Who, la compró.

La adquisición se realizó en 1981, sin embargo, él ni siquiera logró entrar a la casa, ya que recibió una llamada de emergencia y fue a visitar a su madre; durante ese viaje falleció al caer de unas escaleras.

El empresario Fabriccio Ferrari, quien también fue dueño, murió en un terrible accidente automovilístico; pero no sólo él, su hermana también fue hallada muerta.

Raul Giardini, otro propietario, se suicidó al quedar en bancarrota; y el tenor Mario del Monaco, justo cuando iba a hacer la compra de la Ca´Dario sufrió un accidente en auto, él no murió. ¿La maldición se acabó?

Nadie sabe a ciencia cierta qué pasa en esta construcción y la razón precisa de todas las muertes, pero es un hecho que desde 1487 hasta 1993 ha acabado con la vida de todos aquellos que intentan ser sus dueños.

Hoy en día, un empresario estadounidense es el propietario, pero al parecer no ha pasado nada extraño. Coincidencia o no, lo cierto es que casi todos sus dueños han muerto y quedado en bancarrota, por algo los venecianos conocen al palacio Ca´Dario como “la casa que mata”.

Las fotos son de www.Panoramio.com y de http://nauplion.net/Ca%20Dario-SGARBI.htm