ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Europa

Barcelona, una ciudad con personalidad


El mundo tiene muchas ciudades maravillosas, pero pocas como Barcelona, una ciudad con personalidad propia, donde todo se da a su aire y el arte tiene una presencia muy fuerte. Recorriéndola nos topamos con pedazos de su larguísima historia que alternan con modernos edificios, en una atmósfera joven,  alegre y muy activa.

 Por Bari Monzeglio

Se trata de una ciudad muy abierta que se caracteriza por su diversidad, basta con salir a la calle para encontrarse con gente proveniente de distintos puntos del planeta, con sus atuendos, idiomas y costumbres, que hacen de ella un lugar único e inolvidable.

Barcelona es una ciudad histórica y cuenta con un casco histórico conocido como el barrio Gótico por sus construcciones, que es casi como si pudieras transportarte en el tiempo, aunque siempre nos traiga a tierra algún edificio moderno que se cuela en el paisaje.

Comenzando por la Catedral ( http://www.catedralbcn.org/ ), una construcción gótica del año 1300 aproximadamente, rodeada por la Plaza de Seu y numerosos edificios importantes, como el Palacio Real, con su encantadora Plaza del Rey.

Es que las plazas de Barcelona son todo un tema, porque las tiene en abundancia y cada una con un atractivo particular. La Plaza Real, también en el barrio Gótico, tiene de especial su parecido con nuestra Plaza Independencia, donde se ubican animados restaurantes que se llenan de turistas y que por las noches cambian su aspecto con bulliciosas fiestas, atrayendo a un gran número de jóvenes locales y visitantes.

Barcelona es la ciudad de Gaudí ( http://es.wikipedia.org/wiki/Antoni_Gaud%C3%AD ), el genial arquitecto del modernismo y uno de los responsables de que la ciudad tenga esa fisonomía tan particular. Sus construcciones son visitadas por miles de turistas cada año que llegan para ver en persona la Casa Milà, la Casa Batlló y el Parque Güell, junto al monte el Carmel, donde Gaudí da rienda suelta a su imaginación en edificios que no se parecen a nada que hayas visto antes.

Pero la obra culminante de este arquitecto fue su catedral inconclusa, La Sagrada Familia, comenzada en 1882 en estilo neogótico y que todavía no ha sido terminada. La Sagrada Familia es el monumento más visitado de España y se encuentra en la calle de Mallorca, frente a la estación del metro de la Línea 2, de modo que no tendrás problemas para llegar.

A propósito del transporte metropolitano ( http://www.tmb.cat/es/home ), el metro de Barcelona es muy eficiente y barato, y cubre toda la ciudad. La red de autobuses también abarca toda la ciudad, utilizando un sistema de trasbordos que te permite llegar a todos los rincones por muy poco dinero, aunque tenés que pensar bien tu recorrido antes de salir del hotel, para no perderte después. Pero si planificas bien tu alojamiento, podes realizar muchas de tus recorridas a pie, ya que la ciudad se presta para paseos tranquilos y agradables.

Si vas a alojarte en Barcelona, tenés lugares para todos los gustos y bolsillos. Los jóvenes están de parabienes porque la ciudad tiene algunos hostels excelentes y muy bien ubicados, como los Be Hostels, que están junto a Las Ramblas, al mar y en el centro, como para que elijas el que se ajuste a tu itinerario. Pero si buscás un alojamiento con un ambiente nocturno excitante, el Kabul Hostel (http://www.kabul.es/ ) no te defraudará, es el lugar de moda entre los viajeros jóvenes. Si preferís alojarte con estilo, las principales cadenas hoteleras te ofrecen lujosas instalaciones como para pasar unas vacaciones realmente de película.

Sin tener la espectacularidad de las playas tropicales, a pocos minutos del centro podemos encontrar magníficas playas urbanas como La Barceloneta ( http://www.hotelenbarcelona.org/la-barceloneta/ ) que resultan una perfecta excusa para darse un chapuzón y hacer un poco de sociabilidad en alguna de las divertidas fiestas que se arman al caer el sol y que suelen durar hasta que sale nuevamente. Si te querés mantener en forma durante tu viaje, las playas te ofrecen un espacio para practicar deportes, que después de todo es una excelente forma de hacer nuevos amigos.

Barcelona es un perfecto punto de partida para unas vacaciones de sol, muy cerca de la Costa Brava con sus paisajes agrestes y sus aguas cristalinas, que concentran la más interesante movida joven, sobre todo en el balneario de Lloret de Mar, al norte de Barcelona, pasando Blanes, con sus playas de arena granulada, donde además del bullicio juvenil, te deleitarás con vistas espectaculares del castillo medieval, ubicado en un extremo de la playa asomando entre la vegetación.

Imagen de previsualización de YouTube

Aunque para nosotros “rambla” es sinónimo de avenida costanera, las famosas Ramblas de Barcelona se despliegan dentro de la ciudad y corresponden a antiguos arenales que se extendían fuera de las murallas de la ciudad, que se convirtieron con el tiempo en uno de los paseos más populares y animados, y en una cita obligada para turistas.

Pero Barcelona es también conocida por el fútbol, basta con googlear su nombre para que a la cabeza de la lista de sitios, aparezca el sitio oficial del Fútbol Club Barcelona, donde actualmente juega Luis Suárez y por ser dueño del mítico Camp Nou ( http://www.fcbarcelona.es/camp-nou ), ubicado en el barrio de Les Corts, frente al Palau Balugrana y junto al campus universitario, los Jardines de Bacardi y el Cementerio de Les Corts. El Camp Nou es el quinto mayor estadio del mundo y fue inaugurado en 1957.

No podíamos irnos sin salir de compras en la ciudad del diseño y las tendencias, con sus tiendas elegantes concentradas principalmente en el casco histórico que resulta el punto más interesante para el visitante. Tiendas como Custo o Zara resultan sitios obligados para todo comprador que se precie.

Dejamos la gastronomía para el final porque Barcelona tiene muchos y excelentes restaurantes donde saborear toda la cocina del mundo, esto es porque los barceloneses acostumbran comer fuera, lo cual beneficia al turista con precios un poco más moderados que los de otras ciudades de Europa. Esta es una buena razón para probar la cocina catalana en todas sus vertientes, desde la tradicional hasta la más vanguardista y coronar unas vacaciones espectaculares en Barcelona, con una recorrida por todas sus tapas y sabores típicos.