ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Europa

Capri, para emperadores


¿De verdad querés darte auténtica vida de bacán? No vayas a lugares cholulos, probá con Capri.

En la tardecita andá con tus mejores pilchas a la piazzetta central de Capri que está llena de tiendas y restaurantes tan lujosos como caros. También allí están los paparazzi a la caza de celebridades que deseaban pasar inadvertidas. Además lo de caro es relativo, pues a menos que tengas mucho apetito, lo podés arreglar razonablemente con una ensalada “caprese”, servida como se debe servir en el lugar donde la inventaron. Y la preparan con muchas variedades que deberías probar.

En verano la isla está repleta de turistas que llegaron desde Nápoles y Sorrento en los frecuentes servicios de trasbordadores. No estaría mal para un uruguayo; pero si realmente tenés resto, lo ideal es zafarte del invierno uruguayo y dedicarle al menos quince días a una isla en la que no te podés aburrir y quizás no quieras abandonar.

Si llegás en barco, seguramente te dejarán en Marina Grande desde la cual se puede ir en funicular hasta la ciudad de Capri. Lo cual es mucho más cómodo de lo que hacían los griegos desde Ulises, que llegaban remando como cretinos, maldiciendo a Circe y mirando desconfiados por si aparecía Polifemo mirándolos con su único ojo, el muy taimado. Así de antigua es la fama de Capri, ya mencionada como una maravilla por Virgilio.

El Mediterráneo, un mar compartido por tres continentes (lo cual no es poca cosa) tiene estas sorpresas maravillosas y las rodea de aguas de color turquesa. Sobrado de ingenio, el mar donde todo comenzó le encaja montes, colinas y acantilados; hasta le sobra creatividad para ornamentarla con una Gruta Azul. Concretamente, la isla de Capri pertenece a Italia y está localizada en el mar Tirreno, al sur del Golfo de Nápoles, otra maravilla que no te podés perder.

La ciudad tiene dos puertos, la Marina Piccola y la Marina Grande; al oeste está Anacapri, igualmente bella y entre ambas y por toda la isla, encontrarás increíbles villas romanas donde aquellos tipos se daban la gran vida como turistas pioneros, además de sembrados y granjas que solo de mirarlos te enloquecen las papilas. ¡Qué bien que comen los tanos! A todo eso lo podés ver a la disparada en el paseo panorámico que denominan el Belvedere de Tragara, aunque si pudiste darte el lujo de tomar quince días, esta vueltita es solo un punto de partida. Para que te orientes, publicamos el mapa al final de este artículo.

Imagen de previsualización de YouTube

http://www.youtube.com/watch?v=kzIshcgMDhc

 

En quince días deberías conocer en detalle la Villa San Michele, la Grotta Azurra, Villa Lysis, Villa Jovis, La Piazzetta, Via Krupp y el Arco Naturale que sale en todas las postales pero no es lo mismo que pasarle por debajo de verdad.  También la Villa Malaparte, Torre Materita, Certosa di San Giacomo, Faraglioni, Monte Solaro y Punta Carena, aunque seguro que estando allí, alguien te recomendará algunos lugares más, tanto o mejores que estos clásicos.

Hay dos compañías de autobuses y desde hace un tiempo están integradas de manera de ofrecer abonos para ambas, incluyendo al funicular. También podés alquilar auto, embarcación y, naturalmente, tomar algunos de los cómodos paseos que te ofrecen los locales.
Lo fantástico es que podés realmente alquilar una villa romana, como en su momento hizo Axel Munthe, el escritor sueco que se enamoró de la isla y tuvo la audacia de comprarse la villa que ocupaba el emperador romano Tiberio, pavada de casa de veraneo. La denominó San Michele y todavía está allí, transformada en museo para que la veas y la disfrutes un ratito. También abajo te incluimos un hipervínculo para elegir y alquilar una villa. Y como no escribimos para tan pocas personas, también información para conseguir hotel.

Verás que los servicios de la isla son bastante mejores que lo usual en Italia. Eso se lo debemos también a Tiberio quien, además de la villa mencionada, tenía otra enorme, llamada Villa Jovis, con un área construida de 5.500 metros cuadrados, con termas, jardines y granjas. Al final de la avenida que conduce a la villa se encuentra el famoso “Salto di Tiberio”,  lugar que según la tradición popular citada por un blog que recomendamos, era utilizado por el emperador para lanzar a los sirvientes desobedientes o que no hacían las cosas como es debido. Y una aclaración, si los invitados se portaban mal, también los arrojaba por el precipicio, saludable costumbre que las autoridades locales están analizando restaurar para castigar a los turistas que arrojan desperdicios y a los que alborotan. A los que les gusta andar desnudos no les hacen nada, son bienvenidos … pero solo en algunos lugares.

Ya te recordamos la ensalada caprese, pero no es lo único nativo que podés disfrutar en alguna mesa al aire libre, mientras contemplás el mar Tirreno tan transparente que las embarcaciones a la vista parecen levitar en lugar de flotar. Deberías probar los Totani (calamares) con papas y al menos  el “pezzogna” un pescado típico del golfo de Nápoles que se cocina a fuego lento.  Pero además, aprontá la copa para probar de a uno, los vinos de la región con los cuales se regalaban los emperadores romanos, hechos con uvas Aglianico, Biancolella, Fiano y Greco. Al final, dale de punta a la torta caprese de inspiración árabe, con almendra y chocolate. ¿Y para rematar? Naturalmente el limoncello, que acá lo preparan de manera excelente.

Para hacer la digestión, andá a los Farallones, que son tres picos de piedra tallados por el viento y el mar. Tienen una altura de cien metros y el paisaje te resultará conocido, pues fue escenario de muchas películas románticas.

En fin, así podríamos seguir hasta aburrir al más interesado, pues Capri es pequeña pero está repleta de lugares y lugarcitos fantásticos, así que te remitimos a los siguientes sitios web donde podés encontrar tanta o más información que la necesaria. ¡Ah! ¿Querías saber sobre las playas de blanca arena? Sonaste, Punta del Este hay una sola. En Capri tendrás que averiguar, porque los lugares donde la gente va a disfrutar de este mar increíble, suelen estar rodeados de acantilados desde los cuales puede haber desprendimientos. ¿Lo mejor de lo mejor además de la piscina del hotel o de la villa? Alquilar un barquito o tomar un paseo de esos donde el Mediterráneo puede disfrutarse en profundidad. ¡cómo privarse de un zambullón en estas aguas!

Finalmente y antes de los links, algo para destacar, como es el caso del aprovechamiento de Facebook para promover un sitio turístico. Miren este hipervínculo, del cual hemos provisto algunas de las imagenes: http://www.facebook.com/album.php?aid=243201&id=117959655662

http://blog-italia.com/espacios-naturales-de-italia/isla-de-capri
http://es.wikipedia.org/wiki/Isla_de_Capri
http://www.initalia.it/listing.php?pty=1&pid=1439?=aes&search=Capri&src=24209576f97&ida=1000&advm_idtk=2513&advm_idtgk=112&gclid=CLeSkeGs8KMCFQ5O2godCE4j3g
http://www.summerinitaly.com/eng/rent/villas.asp?idarea=2&src=google1&gclid=CPrW-7es8KMCFcLt7QodYgNldQ