ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Uruguay

El Glamping llegó a Uruguay

Acampar tiene su mérito, pero hay una pérdida importante de confort. ¿Es posible convivir con la naturaleza sin padecer privaciones? Si señor.

Próximo a La Pedrera, junto al mar, Uruguay ya tiene lo que parece ser el segundo “Glamping” de América Latina. El pionero continental se llama Patagonia Camp y está en Chile. Es difícil definir al glamping; podría uno conformarse con la idea de un campamento de lujo, pero es bastante más que eso cuando se lo concibe en toda su magnitud.

Lujos mogoles en el segundo milenio

La idea es no separarse demasiado de la carpa convencional o de la sencilla cabaña; pero hay extremos como el Aman-i-Khas, en Rajastán, que tiene tiendas de cien metros cuadrados y una ambientación tal que a uno lo trasladan a los hábitos de los jefes mogoles o los jeques árabes. Dicen que aún así no pierde autenticidad. Otros glamping se derraman desde acantilados, otros descansan junto a una remota catarata, algunos están en la nieve y otros junto al mar como el de La Pedrera.

Antes de que te hagas alguna idea equivocada acerca de qué se trata, convendría que contemples el video que sobre el tema alguien instaló en Youtube: http://www.youtube.com/watch?v=MordHEUJ6O8

El glamping chileno en la Patagonia y una cabaña glamping para climas bien fríos.

“Entre los cincuenta campamentos más lujosos del mundo está el Khwai River Lodge (Reserva Natural de Moremi, Botswana), Damaraland Camp en Namibia, The Resort at Paws Up (Montana, USA). En Australia destaca el Kangaluna Camp y, en América del Sur, el único campamento de lujo es el Patagonia Camp, en Chile” asegura un entusiasta en Viajeros.com. Pero pronto habrá muchos más pues parece una tendencia ya irreversible y tentadora, pues con menor inversión que la exigida por un hotel cuatro estrellas, se obtiene rentabilidad semejante… si aparecen los clientes.

La tarifa del gampling “Pueblo Barrancas” para las lujosas carpas Yurt  para dos personas asciende a 150 dólares en lo más alto de la temporada, hasta 70 dólares en baja temporada. Incluye desayuno, mucama y lujos tales como Sommier, baño con ducha, alfombras, frigobar, ventilador y hamaca, como puede verse en la web http://www.pueblobarrancas.com.

Chozas y cabañas, todas elevadas en palafitos y con vista al mar

La periodista de El País Viviana Ruggiero realizó un reportaje sobre este interesante tema. Antes de descartar esta opción o armar apresuradamente las mochilas, te conviene leerlo con atención.

ROCHA | VIVIANA RUGGIERO
Acampar dejó de ser sinónimo de abandonar las comodidades, viajar cargado y compartir el baño con desconocidos. Pueblo Barrancas, un proyecto ecoturístico en San Sebastián de La Pedrera, incorporó el concepto de glamping en Uruguay. Vivir unas vacaciones en contacto directo con la naturaleza y disfrutar las comodidades de un alojamiento de alto confort definen la cultura glamping (camping de alto lujo). Pueblo Barrancas incluyó el concepto en Uruguay, y junto a Chile son los únicos países de América del Sur donde se puede acampar con glamour.

Pueblo Barranca es un predio de cinco hectáreas y media, ubicado a 400 metros de la playa, donde los autos no pueden entrar. Para ingresar hay que caminar por un puente colgante de madera que une la entrada con un deck circular llamado Pueblo Bar. En el centro hay una piscina rodeada por quinchos y mesas y a la derecha una barra, donde se preparan las especialidades culinarias. En medio de cárcavas y vegetación en estado puro, hay 25 tiendas de campaña y 10 cabañas de madera y quincho.   

Lujos a la uruguaya en un Yurt de Pueblo Barrancas

Las carpas, de tres estilos diferentes, están instaladas a cuatro metros del piso sobre un deck de madera. Fueron armadas con estructura de hierro y una lona gruesa aislante. Tienen luz eléctrica, baño completo, frigobar y un sommier. Los Yurt son las tiendas de campaña más sofisticadas: circulares y con un lucernario en el centro por el que se filtra la luz solar y lunar. Además, cuentan con una puerta de madera. El terreno no está parcelado, por lo cual cada carpa está aislada y rodeada de barrancos y vegetación. Un monte nativo es “la línea divisoria” entre las tiendas y las cabañas hechas en madera y palafito.

A pesar de que hay cabañas y tiendas de campaña para tres o cuatro personas, uno de los responsables del emprendimiento, el chef Jorge Oyenard, asegura que en esta primera etapa el lugar fue diseñado para parejas. “El proyecto no está pensado para niños, básicamente por las características del terreno. Quizás el año que viene desarrollemos algo para familias, siempre cuidando el entorno porque es nuestro principio “, señala.
El servicio gastronómico apunta a una cocina sencilla con productos uruguayos. “No queremos ofrecer grandes platos, con buena presentación y poca comida sobre todo porque eso no es Rocha”, comenta el chef y agrega: “Creo que es más difícil sorprender con unos ñoquis bien hechos que con platos extravagantes. Más de cuatro ingredientes marean”.

 AVENTUREROS. El emprendimiento comenzó con un grupo de uruguayos que tenían en mente realizar un proyecto en Rocha. Poseían un terreno en San Sebastián de La Pedrera, pero era Área Protegida e intransitable por la vegetación. Instalar un camping era la única opción aparente de proyecto viable. Pero no conformes, plantearon a las autoridades municipales el concepto de glamping y un plan de trabajo para no perturbar el ecosistema y la biodiversidad del lugar.

El 29 de septiembre recibieron la autorización de parte de la Junta de Rocha para comenzar a trabajar y el pasado 31 de diciembre inauguraron su mágico pueblo. “Este es un lugar que tiene un plan de desarrollo de cuatro años. Recién vamos por el primer 30%. La idea para el 2010 es hacer casas de playa y construcciones de bioarquitectura”, afirma Oyenard.

Para la construcción del pueblo no se empleó maquinarias y todos los materiales utilizados son livianos y rústicos. El saneamiento está hecho con un sistema americano de aguas residuales y la iluminación se hizo bajo tierra para evitar cambios en el paisaje.
i Pueblo Barrancas. Ruta 10 kilómetro 227,5. Tel. 098 250 019