ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Uruguay

Punta del Este, 17 de noviembre en 1853

firmado 2

 Los secretos que encierra la Torre del Vigía de Maldonado y la heroicidad de 400 gauchos fernandinos que no dieron paz a los invasores ingleses.

 Por Alberto Moroy  

En la portada un dibujo del norteamericano Frank Vicent fechado en 1853, se encuentra en el museo Histórico Nacional (Rincón 437 Montevideo). El artista se ubicó en las cercanías de la actual Liga de Fomento y Turismo de Punta del Este, comienzo de la Rambla Gral. Artigas, mirando hacia Maldonado. Pocos vieron este dibujo y los que sí, menos se dieron cuenta que lo que sobresale sobre una lomada a la izquierda es la Torre del Vigía de Maldonado.

Sin duda un documento muy poco conocido  que muestra lo que era la zona y el protagonismo visual que tenia la torre hace 167 años, el mismo que tuvo desde su inauguración alrededor de 1800. Este marco sirve para referirse  a las defensas de la bahía de Maldonado y a practicar un poco el revisionismo histórico

f1 (47)

Dibujo 1853 / Foto de la torre del Vigía 1890

El rancho que figura en el dibujo, más que seguro era de pescadores. Si lo amplían verán algo parecido a redes. El bote a vela más cercano  es de pescadores y el de atrás de dos palos una Sumaca o Pailebote. La torre desde la ubicación del artista queda a 5.400 m hacia el NO. Este entorno prístino  en cuanto al paisaje, debió ser el mismo que vieron los que los navegantes de un pasado distante: un paramo de médanos rodeando por una bahía con buen calado, y una isla más o menos implantada con palmeras cuyas semillas trajeron los pájaros y posiblemente una rala flora nativa.

 

Remodelación Torre del Vigía 2019

Imagen de previsualización de YouTube

 

La mirada del vigía de la torre

Con esta visión podemos imaginarnos que veía el vigía de la torre, y resulta claro que de día todo, un poco más allá de Punta Colorada en Piriapolis, Punta Ballena por el Oeste, un poco más allá de la isla de Lobos al SE., según el tamaño del objeto a ver. Una horizonte importante se divisaría hacia el NE. y NO. La sumatoria de la altura del suelo de la torre, mas sus 13 m. de altura la ubicaban a 50 m. sobre el nivel del mar. Sin duda con el catalejo cualquier navío distante a 30 km., lo tendría visible 2,5/3 hs. antes de que fondease en la bahía de Punta del Este.

Las torres de vigías  costeras en España y otros países no superaban los 15 m. de altura y fueron construidas en el Mediterráneo para prevenirse de los piratas. La de Maldonado además de ser de observación, por su forma es distinta a las españolas de siglos anteriores, todas circulares y de piedra. Parecería que su arquitectura, por no tener que ser defensiva, encaja más con las que vendrían por cientos, unas décadas más tarde en Francia España y otros: las torres de telegrafía óptica cuyo desarrollador en Francia (1795) fue Claude Chappe.

f2 (44)

Visión del vigia Torre de Maldonado

Desde los inicios de la Historia, el ser humano se ha servido de medios ópticos para transmitir mensajes a gran velocidad. Ya en “La Orestíada”, (458 a. C.) Esquilo narra cómo Agamenón envía noticias a los palacios del Átrida mediante hogueras durante la guerra de Troya.

A finales del siglo XIV, Pedro IV de Aragón usa un sistema de ahumadas para comunicar movimientos de flotas o ejércitos enemigos a sus propias tropas, y Enrique III de Castilla envía un mensaje desde Toro a Segovia (115 km.) para anunciar el nacimiento de su heredero. Seguramente nuestro vigía de Maldonado haría malabarismos para comunicar lo que veía cuando vio pasar diez barcos de guerra  de las invasores inglesas que arribaron a la isla de flores 10/12 hs después y cuando 45 días más tarde, venían tres de ellos sobre Maldonado

f3 (45)

Torre telegrafía óptica línea Madrid-Valencia.

 

El día que los ingleses atacaron a Maldonado un testigo presencial contaba, «que llegó» junto a la torre del Vigía, donde el gentío agrupado comentaba asombrado todo cuanto hallábase presenciando… : «En seguida subí para desengañarme y poder observar mejor desde la altura.  En ella el piloto del puerto con su anteojo observaba y escribía…» (Seijo)

Comentario

Queda en claro que los vigías veían casi todo, que además disponían cohetería para usar en las noches y banderas para trasmitir mensajes. Las que tambien interpretaban los barcos con la visión de sus catalejos, aunque no había un código internacional para esa época. No parece que hacían señales con fuego como las españolas diseminadas por el Mediterráneo desde el siglo XV, generalmente con torres de piedra. Sí tal vez señales de humo, pero desde la base ya que su azotea no mide más de 3,70 x 3.70 m. y una fogata importante no dejaría espacio para los fogoneros, además de arruinar todo.

En cuanto  a si es el sitio más alto de la ciudad de Maldonado, no lo es. En las cercanías hay al menos dos con cuatro metros más, por lo que se puede inferir  que el lugar fue elegido por conveniencia y cercanía de un poblado que para el momento de la construcción de la torre no tenía más de 150 casas… y pocas con tejas. Además no servía una mayor altura cuando la visión era despejada como se puede apreciar en el cuadro de la portada, y los catalejos no podían escudriñar más lejos 7/12 aumentos de la visión humana por lo que la altura no les mejoraba la condición.

Los catalejos

Cualquiera que haya practicado fotografía sabe que los tele-objetivos más allá de los 350 mm son difíciles de maniobrar (movimiento). Con un trípode la situación es distinta. Los telescopios marinos de 1790 tenían un acercamiento de 10/15 veces la visión del ojo humano, por lo que un barco detrás de la isla de Lobos, mirándolo desde la torre (17 km.), el vigía lo tendría a 1000/1700 m. Con claridad vería Punta Ballena distante a 8 mil metros, a 500/ 800 m. La isla Gorriti la veía “como en el cine”, la batería de la Concepción, ubicada en el extremo N, a 4.500 m. de la torre, era como el patio trasero, a 450/300 m y al de la Aguada o Trinidad  a 2300 m., con catalejo a 200 m. Seguramente  existían catalejos con apoyo de mayor alcance pero parece poco probable que los usasen en un entorno agresivo de clima marino y trepando por escaleras, menos dejándolos a la intemperie.f4 (44)

De un marino en las invasiones inglesas

f5 (45)

 

Catalejo de marina de cuatro tramos. Mercado “WILSON LONDON DAY AND NIGHT”, made 86 cm. extended y 26 cm. recogido. El diámetro exterior del tubo es de 60 mm.

En 1816, el vigía, hallándose sin lo más necesario, sin un de larga vista y también sin «genero para el pabellón de la provincia, ha dispuesto este Cabildo que se traiga  de Buenos Aires el género para hacer la bandera por no hallarse en esta, y con respecto al mencionado anteojo, se compre y se envíe en primera oportunidad… (Seijo)

El día que los ingleses atacaron  Maldonado un testigo presencial contaba, «que llegó» junto a la torre del Vigía, donde el gentío agrupado comentaba asombrado todo cuanto hallábase presenciando… : «En seguida subí para desengañarme y poder observar mejor desde la altura.  En ella el piloto del puerto con su anteojo observaba y escribía…» (Seijo)

La torre del vigía

f6 (35)

Torre del vigia recientemente puesta en valor

 

La torre vigía de la foto está situada en la ciudad de Maldonado, era un puesto de vigilancia para el control de los barcos que se acercaban a la costa del Río de la Plata. Fue edificada por orden del Virrey del Río de la Plata, Don Gabriel de Avilés y Fierro. La obra fue dirigida por el Ministro de la Real Hacienda de Maldonado, Don Rafael Pérez del Puerto. En documentos de 1803 consta: “…edificada de ladrillo y cal que la llaman de la Vigía pertenece a la Corona, siendo avaluada en $ 5.500” La  orientación de sus vértices  apuntando a los 4 puntos cardinales, la de sus ventanas al N/S, E/W por lo que la del W apunta a Punta Ballena y la del Sur a la boca chica entre la Isla Gorriti y Punta del Este. Su ubicación es  34°54’38.72″S 54°57’40.86″W (Google Earth). En su asta flamearon nuestro pabellón nacional. Antes, el español, el inglés, el artiguista, y el portugués

En 1852 el gobierno de la metrópoli autorizó al receptor de aduana  para que procediera a realizar cierta reparación. La refacción citada consistía en una baranda para su escalera, construcción de un piso para sus balcones y puertas para los mismos Esta destrucción se debió a un temporal y a una granizada tan grande, que no dejó más que las barandas de los balcones

Los cañones

Según un Oficio enviado desde Maldonado, por Lucas Infante a Pedro de Cevallos, «El alférez de artillería Juan Antonio Carbajo quedaba comisionado para construir dos baterías: una en  el arroyo de la Aguada y otra en Punta del Este, cada una con cuatro  cañones de a seis.

La de la Aguada tenía seis cañones, pero desmontados a la espera de las respectivas cureñas…»  Las explanadas entonces debieron ser como las de la Isla Gorriti, formadas con tablones; pues como  se verá fueron sustituidas por otras de piedras labradas La… de la Aguada, que se compone de los seis cañones de a  doce reforzados, está hecha con el fin de impedir de que ninguno que no sea amigo nuestro pueda francamente tomar agua: con ella se logra al mismo tiempo que cualquier navío que quiera anclarse en esta Bahía lo ha de incomodar a todas horas muy mucho sin que en ella haya temor del más leve descalabro y los enemigos tendrían que padecer muy mucho.» cuando los ingleses en 1806 asaltaron a la ciudad, «tomaron los repuestos de pertrechos, municiones y demás útiles, de que estaban  abundantemente provistas las tres baterías de la costa firme (Seijo)

La batería Concepción estaba equipada con dos cañones de 24 libras El fuego de artillería se cruzaba con el de la batería de la Trinidad o de la Aguada protegiendo la entrada de los navíos por la boca grande a la bahía de Maldonado. El alcance máximo de un cañón del 24 en esa época era de 3.300 m, el efectivo 1000 m. Entre la batería de la Aguada y la de La Concepción hay 3.075 m. difícilmente la batería de la Aguada pudiese ser efectiva en un barco situado entre ambas A la Batería del Medio hay 2.300 m, y si protegía entre ambas la bahía a esa altura

El alcance máximo de un cañón del 24 en esa época era de 3.300 m, el efectivo 1000 m., parecido el de 12  Entre la batería de la Aguada y la de La Concepción en la isla hay 3.075 m. difícilmente la batería de la Aguada pudiese ser efectiva en un barco situado entre ambas por lo que se infiere que su fin era evitar el abastecimiento de agua y la zona de fondeo a ese fin. De la Batería sur de la isla Gorriti hasta la de la Boca Chica de hay 2.600 m y si protegía entre ambas, cualquier ingreso por esta.

7

Localización baterías españolas

Cañón de 24 libras

Peso  2500 kg 470 kg Cureña

Longitud del cañón  9 pies y medio (2,895 m)

Equipo 12 hombres 1 jefe artillero – 10 artilleros – 1 chico de pólvora

Munición Bola de hierro fundido de 24 libras (11,7 kg)

Palanquetas, balas encadenadas y metralla.

Calibre 152,2 mm

Sistema de disparo Carga de pólvora de 8 libras (3,62 kg).

Cadencia de tiro 1 disparo cada 8 minutos aprox.

Alcance efectivo      >1000 m

Alcance máximo      3300 m

Cuando llegaron los ingleses “otra campana”

Cuando llegaron los ingleses en 1806 asaltaron a la ciudad, «tomaron los repuestos de pertrechos, municiones y demás útiles, de que estaban  abundantemente provistas las tres baterías de la costa firme «Arruinaron las explanadas, barbetas y merlones. La artillería toda fue inutilizada: las cureñas deshechas y quemadas.»  El día 29 de Octubre de 1806 se aparece la escuadra inglesa con 1.500 hombres de tropa, empezando a bombardear las baterías de la costa y las de la isla de Gorriti; para luego desembarcar a menos de una legua al sudoeste de la ciudad. De esta maniobra fue testigo un forastero que pudo presenciarla y dar un detalle: «Se avistaron nueve buques procedentes del bloqueo (de Montevideo) con las proas hacia Maldonado. (Seijo)

La historia local se refiere a que los ingleses desembarcaron  en la zona de la playa las Delicias, que a saber comienza en la parada 24. Esto queda a 1400 m. de la Torre del Vigia y a escasos metros de la batería de la Aguada, por lo que podemos inferir que debió de haber sido bastante más hacia el Oeste ¿Cuánto? Seijo dice que un poco menos que una legua, para ese entonces (1801) la legua media 6 mil metros. Una legua  de la Torre del Vigia nos ubica a 1000 m. mas allá de Punta Chilenos, posiblemente por el calado y  medianamente reparado, además el lugar del desembarco que se refiere Seijo debió ser la playa que  forma esta punta en la cara Oeste, en las cercanías del “CAÑO”, además las naves pudieron haber fondeado a 1500 m. de la costa quedando a resguardo de las batería de la Aguada. El día elegido para el bombardeo a la Isla Gorriti fue el miércoles 29 de Octubre de 1806 , si esa misma noche desembarcaron sobre la playa, la luz de la luna los ayudo, dos días antes fue luna llena.

f8 (23)

 

Journal of a Soldier of the 71st, or Glasgow Regiment: Highland Light Infantry, From 1806 to 1815

En el año 1819 se publicó en Londres un libro de autor anónimo, titulado Journal of a soldier of the 71st or Glasgow Regiment, Highland Light Infantry from 1806 to 1815 (Diario de un soldado del 71 o Regimiento de Glasgow, Infantería Ligera Highland, desde 1806 a 1815).  Probablemente había aparecido antes en forma de folletín en un periódico.  Su autor parece ser un tal Thomas Howell, nacido en Edimburgo en 1790

 

Llegamos al Río de la Plata en octubre de 1806

Cuando se nos informó que los españoles habían recuperado Buenos Aires y capturado al Coronel Beresford. Nuestras tropas solo poseían Maldonado, un lugarejo en la boca del río, a unas sesenta millas de Montevideo. Al desembarcar encontramos a los restos del ejército carentes de todos los materiales necesarios y con la moral muy baja.  Por el lado de tierra, nos rodeaban unos cuatrocientos jinetes, que atacaban a todas nuestras patrullas e impedían la llegada de abastecimientos.  Estos jinetes no eran soldados regulares, sino habitantes de la tierra que se habían presentado para defender sus hogares contra nosotros.

Poco después de nuestra llegada a Maldonado, los españoles salieron de Montevideo para atacarnos.  Eran alrededor de seiscientos y contaban con cierto número de grandes cañones. Vinieron hacia nosotros en dos columnas, a la derecha la caballería y a la izquierda la infantería, atacando tan vigorosamente a nuestra vanguardia de cuatrocientos hombres, que obligaron al Coronel Brown quien comandaba nuestro flanco izquierdo, a enviar en su apoyo al Mayor Campbell con tres compañías del Regimiento 40.

Este refuerzo chocó contra la cabeza de la columna de infantería española, la que se mantuvo firme, luchando con coraje.  Se produjeron bajas en ambas partes, pero los valientes del 40 los rechazaron a punta de bayoneta.  Sir Samuel Auchmuty ordenó a los cazadores y al batallón ligero que los atacasen por la retaguardia, lo que ejecutaron con el mejor espíritu.  Tres hurras fueron la señal del ataque.  Los españoles huyeron y la columna derecha, viendo la suerte que había corrido la de su izquierda, picó espuelas y se retiró sin haber entrado en combate.  Quedó en nuestro poder un general y un gran número de prisioneros, además de uno de los cañones.  Dejaron aproximadamente trescientos muertos en el campo.  Muy pocos prisioneros estaban heridos, y estos fueron tomados durante la persecución. Yo lo vi llevar a su gente a la ciudad apenas eran heridos. Nuestras pérdidas fueron mucho menores.

Después de este combate, ya no vimos a nuestros incómodos huéspedes, los jinetes, que constantemente habían estado desafiándonos e incluso atacando a nuestra gente dentro del campamento. Esta fue la primera vez que vi sangre derramada en un campo de batalla; fue la primera vez que escuché tronar al cañón con su carga de muerte.  Yo no tenía aún diecisiete años y hacia seis meses que había dejado mi hogar…Hasta el 2 de noviembre tuvo mucha faena. Estábamos obligados a trabajar día y noche para construir baterías y otras obras.

Las Invasiones Inglesas – Capítulo 9: La Invasión de Maldonado

Imagen de previsualización de YouTube

Una digresión

Hace unos años (2013) publicamos una nota en Viajes donde me hacía eco del abandono que presentaba la isla Gorriti y de sus posibilidades turísticas “Poner las baterías de la costa en valor y la isla Gorriti es prioritario, con senderos ordenados conforme al interés de los visitantes, con cartelera discreta pero interesante que relate la historia de la región. ¿Cuanto costaría? ¿Sería mucho trabajo entregarle a cada visitante  ya sea a su ingreso al Uruguay un pequeño folleto donde se la explique su historia y los ubique en tiempo y espacio? Seguramente la publicidad pagaría el esfuerzo.

Por suerte estos ultimos años y más recientemente se están preocupando por la isla Gorriti  y demás hitos históricos como la torre del vigia y otros. Solo falta el marketing necesario más allá de las fronteras para darle visibilidad a esta puesta en valor de un rico pasado que tiene que ver con todo el Rio de la Plata. Desde este espacio habitualmente cumplimos con la difusión de la identidad uruguaya sin banderías políticas, ni oportunismos, por eso cuando pueda agréguele valor a su veraneo visitando lo que el departamento de Maldonado tiene para ofrecerle.

Isla Gorriti, la de los piratas

http://viajes.elpais.com.uy/2013/11/13/isla-gorriti-la-de-los-piratas/

Puesta en valor de la Isla Gorriti colocación de cañones y cureña

Imagen de previsualización de YouTube