ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Uruguay

Lámparas a querosén

p 

Un artículo que nos ilumina, con datos inesperados, como que alumbrar con querosén era para ricos, en tanto los más pobres usaban aceite. Pesadilla de almaceneros y sueño dorado de pescadores a la encandilada, acá está la historia reciente de una energía perdida en el tiempo.

Por Alberto Moroy                                         

Si usted tiene menos de 40 años y vive en la ciudad, casi no conoce las lámparas a kerosene con mecha de pabilo o de mantilla.  La garrafa chica de gas, tambien con mantilla suplantó a este combustible, dejándolo solo útil para usar en forma ocasional. Antiguamente tambieén se usaba para cocinar, calefaccionar, soldar, desoxidar y hasta para planchar de ropa. El queroseno, querosene, (querosén, kérex, keroseno, kerosene, kerosén, canfín o parafina),​ es un líquido inflamable, transparente, (o con ligera coloración anaranjada, dependiendo de la fracción que se extraiga), mezcla de hidrocarburos, que se obtiene de la destilación del petróleo natural.

f1

Lámpara quinque de mesa año 1909  / Farol a mantilla 1960

 

¿Cómo prender un quinqué?

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Así se prende un farol a mantilla

Imagen de previsualización de YouTube

Comentario

El farol a mecha (quinqué), solo lo usábamos cuando íbamos de campamento y con mochila. Si viajábamos en algún vehículo particular llevábamos el de mantilla alimentado con kerosene. Era un clásico en casi todas las casas en la cocina, toda vez que se cortaba la luz por apagón general o falta de pago. En la zona rural donde no llegaba la energía eléctrica era parte del mobiliario. El kerosene se vendía por todos lados, hasta en el almacén donde habia un taque marca Banchero, enlozado de color verde claro para alcohol, y otro azul para Kerosen, con una bomba manual incorporada arriba. El envase lo proveía el cliente y por lo general era una botella común por eso, muchas veces el que despachaba el kerosén, tambien el queso, las galletitas, el fiambre y otros, dejaba impregnado el olor en lo que tocaba.

f2

A la hora de pescar a la encandilada (de noche con el calderin), el farol alimentado con gas de garrafa lo suplantó, solo que para esta modalidad hay que llevarlo en la cabeza o colgando de las manos lo más alto posible para evitar que se moje el vidrio porque revienta y chau pesca. El de kerosén por ser más liviano, siguió por años dando utilidad. Tengo uno en estado impecable como recuerdo. Le faltaba el cuerito de la bomba (mini inflador), solo lo encontré en una vieja ferretería de Maldonado, donde tenía una caja llena y todos bien engrasados

f3

¡¡Esto era un clásico!!

 

Las primeras de aceite de ballena 1780

Uno de los primeros trabajos científicos que hizo el físico suizo Aimé Argand fue el desarrollo algunas ideas para la mejora de la destilación del brandy a partir de vino. Tiempo después, Argand, con la ayuda de uno de sus hermanos, construyó con éxito una destilería de gran tamaño. En la década de 1780, Argand comienza a interesarse por las lámparas de petróleo, por lo que empezó a inventar mejoras para su desarrollo. La idea básica era tener una mecha cilíndrica en la que el aire pudiera fluir a través y alrededor, aumentado la intensidad de la luz producida. Se utilizó un suministro de combustible líquido, como aceite de ballena. Argand falleció de malaria a los 53 años de edad, el 14 de octubre de 1803.

Nació el kerosén 1850

En 1850, Gesner creó la Kerosene Gaslight Company, que se empezó a instalar alumbrado en las calles de Halifax y pronto en otros lugares. En 1854 se estableció en Estados Unidos, donde fundó la North American Kerosene Gas Light Company en Long Island.

La lámpara quinque a kerosén

Antoine-Arnoult Quinquet, farmacéutico de París que le introdujo  mejoras, como el tubo de vidrio. Era más costoso que la lámpara de aceite pero más efectivo ya  que producía  una  luz equivalente a 6 o 10 velas. Primero fue usado por los ricos,  pero poco a poco se  popularizó y fue lo que se utilizó para alumbrarse hasta mediados del siglo XIX, cuando llegó la lámpara de Kerosen.

f4

Aime Argand /Antoine-Arnoult Quinquet

.

Notable lámparas mecánicas: con forzadores de aire de relojería

http://rasgandolaoscuridadhistoriailuminacio.blogspot.com/2017/10/las-lamparas-de-petroleo.html

Imagen de previsualización de YouTube

 

f5

Quinque de barco / De pared / De mesa de lujo Lempereur & Bernard / inglesa 1890

 

En 1909, el departamento de lámparas de mecha de Edward Miller & Company USA creó una división separada de Miller para centrarse en la fabricación y venta de lámparas de manto incandescentes de queroseno. Las primeras lámparas de manto que fabricaron fueron Sundart, Contrataco y Lumo. Utilizando cuerpos de lámpara que se adaptaron a las de mecha redonda.

f6

Lámparas de mesa Miller/ De colgar Logotipo Edward Miller &Cº, USA, hacia 1895 / Mecha

f7 (98)

Ehrich & Graetz Of Berlin / La mecha

 

Lámpara A Gas De Keroseno

La lámpara a gas de kerosen era común hasta la década de los sesenta. Desde entonces existen los faroles de gas butano. Su funcionamiento se basa en la luz que emite una camisa (mantilla) incandescente.

 

La 834  de Petromax

Petromax es una  de marca de lámparas que funcionaban quemando parafina, fueron desarrolladas gracias al comerciante de Berlín Max Graetz de la empresa “Ehrich & Graetz” en 1910. El nombre de la lámpara proviene del propio nombre de Max Graetz que era apodado por sus amigos como: “Petroleum-Maxe”, con el tiempo la lámpara Petromax desarrollada por él adquirió este nombre. La primera lámpara petromax en una versión dispuesta para funcionar en un hogar se desarrolló en 1922. La lámpara era considerada como una de las más luminosas a comienzos del siglo XX.

La Petromax 834, tiene como principio de funcionamiento la combustión de mezcla de aire con kerosen, que mediante una pequeña bomba manual de aire (inflador), alcanza en el depósito, una presión de 2 bares (casi 2 kg.) La lámpara se enciende cuando el carburador, previo precalentamiento mediante la quema de alcohol, alcanza una temperatura de 250ºC. Una de sus peculiaridades es que la mezcla del aire con el kerosen alcanza en la cámara de combustión una velocidad de 300 m/s lo que le da ese sonido tan peculiar a la hora de iluminar. Una vez que la mezcla evaporada sale por la cámara de combustión golpea una mantilla que al quemarse proporciona una luminosidad muy intensa.

f8 (84)

Petromax de colgar

 

Reconstrucción de  LA 834 DE PETROMAX

http://larestauraciondeobjetos.blogspot.com/2014/05/la-834-de-petromax.html

f9 (56)

 

Aleman Petromax /  Volcán Argentino / Coleman Usa a nafta (1960)

 

 

Marcas que habia en Uruguay

http://primuseum.com/historia

 

En el pasado se llamaron manguitos, también camisetas y en ingles se conocen como mantles. Se trata de bolsitas de tejido impregnadas de una sustancia que, una vez quemada la tela, se pone incandescente desprendiendo luz intensa.

 

¡Eran radioactivas! 

Hasta hace muy poco tiempo, la sustancia era el torio en un 99% y el cerio en 1%. Ambos elementos, son radioactivos, por lo que las camisas desprendían una pequeña cantidad de radioactividad.

El torio

https://www.lenntech.es/periodica/elementos/th.htm

F10 (48)

Mantilla De 300 y 600 Bujías / Alcuza para el alcohol /Destapa oidos (chicler)

 

Bujía:

Antigua unidad de medida que se empleaba para medir la intensidad de un foco de luz artificial. Una bujía decimal equivale a la intensidad luminosa producida por una vela de 2 cm de diámetro, cuya llama es de 5 cm de altura. Carl Auer Von Welsbach, discípulo de Bunsen (el del mechero), confeccionó en 1885, la primera camisa funcional. Con posterioridad, desarrollaría filamentos para lámparas eléctricas.