ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Europa

Podés salvar a Poveglia

¿Se acuerdan de la isla aterradora? Los venecianos no se lo creen y la quieren salvar del turismo acrílico de las cadenas.

Es una cuestión medio artiguista, algo así como “No vender Poveglia al bajo precio de la necesidad”, lo que hubiera sido un formidable slogan, como todas las frases del prócer. Pero como desconocen nuestra historia, escogieron “POVEGLIA 99EUROX99ANNI”, que tiene la ventaja de sintetizar el propósito de la cosa.

Lo bueno de esto es que vos podés contribuir desde cualquier lugar del mundo cotizando que es lo que sirve de verdad o metiendo tu mensaje “dentro de una botella”, es decir, poniendo “Me gusta” en la campaña que desarrollan por internet y por Facebook para ver si forzamos al gobierno a postergar y dar al pueblo lo que es del pueblo. Ya hablaremos de esto, porque antes deberíamos decirte que si sos capaz de tomarte ahora mismo un avión para estar mañana domingo en Venecia, podrías participar de una gran fiesta que programaron los organizadores para mostrar la entidad de su movimiento.

Maurizio Tafani y uno de los grupos rescatistas.

Antes, debemos agradecer a nuestro querido amigo Maurizio Tafani, la avanzada uruguaya en Florencia, donde tiene un restaurante y se luce como sommelier. Fue él quien, tras leer el artículo sobre Poveglia (http://viajes.elpais.com.uy/2014/04/26/poveglia-la-isla-aterradora) , nos alertaba que  los venecianos no solo discrepaban con la información internacional sobre el tema, sino que además, estaban luchando para que la isla fuera un democrático pequeño paraíso, sin fantasmas, sin huesos y sin otra cosa que ese enorme privilegio de una naturaleza desbordante capaz por sí misma, de albergar los más espectaculares acontecimientos del remoto pasado y de ese instante mágico donde comenzó a gestarse el mundo que vivimos a bordo de naves comerciales y con una cultura que ya escapaba de los monasterios.

No nos avergonzamos del error, en el caso de que lo fuera, pues no tenemos pruebas ni de un lado ni del otro. ¿Cuáles son los lados? El primero, que ocupó las planas de cientos o miles de diarios, consignando vía servicios internacionales, que en tren de economía, Italia ponía a la venta importantes bienes patrimoniales entre los cuales figuraba la isla Poveglia, y allí mismo, describían las horripilantes cosas que aseguraban habían ocurrido en ella. ¿Estrategia de marketing? Difícil, porque la misma información, más profundizada, figuraba en la Wikipedia, en investigadores extranjeros que citamos en el artículo, etc, etc.

Su ubicación tan próxima al Lido, la lengua de tierra que se denomina Malamocco, la hace muy apetecida por la hotelería. ¿Se imaginan un “all inclusive” con motos de agua y otros insufribles servicios del turismo adocenado?

Voy a repetir lo que puse en ese artículo “El autor estaba buscando material para un artículo en http://mentalfloss.com , otro muy recomendable sitio web y se encontró con las mismas contradicciones que a mí me dejaron tan vacilante que repito con la condición de que el lector las tenga como algo a comprobar, o algo realmente poco fiable. ¿Qué hacer en un caso así? Siempre cualquier cosa menos censurar y esconder. Y advertir; aunque el lector no debería necesitarlo, jamás debería dar nada por absolutamente cierto, esa es su obligación y la nuestra es ofrecer elementos para que saque sus conclusiones”.

Pues bien, llegó el momento de decir que el amigo Maurizio, cuando vio este parrafito y se puso a investigar, se encontró de frente con la versión contraria.  Le dijeron que toda esa historia de fantasmas vinculada con la peste negra es incierta, pues allí nunca se depositaron víctimas de esa enfermedad. Los llevaban a las islas “Lazaretto Vecchio” y “Lazaretto Nuovo”, que también cito en la nota. ¿Es posible que al emigrar a los grandes centros de información la leyenda urbana trabucara las islas?. Podría ser.

También aseguran que nunca fue utilizado como hospital psiquiátrico como ha sucedido con San Clemente y San Servolo, nos dice Maurizio.  Pero aquí quienes se lo aseguraron se pisaron el palito, porque al investigador Riggs que también fue fuente de mi artículo, cuando le dijeron eso se puso a buscar, y encontró un cartel que inequívocamente identifica la construcción que en algún momento tuvo esa funcionalidad. …Lo que tampoco prueba lo del Director loco y suicida, pero eso es otra cosa.

 Nuestro sommelier, gran componedor y amigo de todos los buenos, sale en defensa de los venecianos. Seguramente es lo que creen con absoluta sinceridad; lo que pasa es que Venecia igual que su gran canal, es un enorme signo de interrogación; tiene vocación de misterio. Por ejemplo, esa lengua de tierra que denominan Lido y también la isla Poveglia, pudieron formar parte de la Venecia original, la que estaba en pie cuando un tsunami barrió con todo. Suponer el volcán de Santorini como el causante, supondría la barbaridad de emparentar esa pre-Venecia con los tiempos minoicos; pero hubo otras erupciones y más sorpresas tiene todavía la historia.  Hay quienes dicen que en ocasiones de bajantes excepcionales se ven restos de esa ciudad mítica y que no hubo tal tsunami, sino que la ciudad fue erosionada por  el canal adyacente a Poveglia.

Frescos en la iglesia de la isla, a la espera de que alguien se acuerde de restaurar las cosas.

En fin, para Maurizio Tafani, que ya se anotó como rescatista de Poveglia, la desgracia de la isla no proviene de fantasmas, ni médicos locos, sino del abandono por parte de las autoridades y los emprendedores privados. No serían las únicas cosas que sufren abandono en este bellísimo país y extraordinaria gente, dice, es penoso ver el estado de algunos monumentos y restos arqueológicos.

Los proyectos recientes fueron varios, recuerda Maurizio. Propusieron recuperar el edificio grande y transformarlo en albergue juvenil, Ostello en italiano. La iniciativa tomó cuerpo y se sumergió en la burocracia italiana, que no es diferente a la uruguaya. Pasó por el Arsenale di Venezia, de allí al Demanio que es el ente que se ocupa del patrimonio y de allí al CTS, una organización que se ocupa de los proyectos benéficos. Todo naufragó en la laguna.

Mientras tanto, hacían cola multimillonarios rusos y árabes para hacer sus mansiones y también algunas cadenas que prometían un hotel para millonarios.  En medio de todo eso, como si fuera un lote de ganado, el estado italiano anunció que lo pondría en subasta.

Los venecianos se indignaron como se hubieran indignado los uruguayos si nos ponen bandera de remate en la Isla de las Gaviotas. ¿De qué universidad o qué partido político o qué organización religiosa surgió la idea de resistir? De ninguno de esos lugares, sino de uno que es sagrado, laico y apolítico para los tanos como lo es para los montevideanos: un boliche, un bar, ubicado en la Giudecca, unas islas del otro lado del Gran Canal, de esas que como hay tanto para ver, pocos visitantes las recorren. ¡Mirá qué gente que hay ahí! Les observás las caras y las expresiones y, si les ponés un termo bajo el brazo, parece una reunión de vecinos en cualquier barrio de Montevideo.

Un boliche en la Giudecca, buen lugar para oponerse a lo que sea y por el tiempo que sea.

Así que fundaron la asociación “Poveglia para todos” (http://www.povegliapertutti.org ), la cual básicamente se propone impedir que la isla se extranjerice o privatice y que, por el contrario, quede en manos de una asociación que asegure durante 99 años (al menos) que la isla sea abierta (ahora está prohibido el acceso, aunque nadie lo impide), que todos sin restricción puedan ingresar, que se preserven sus riquezas patrimoniales y que, de alguna manera, identifique ese espíritu libertario que caracterizó a los venecianos desde el comienzo de los tiempos.

En menos de tres semanas, la asociación había reunido 3.000 suscriptores de 99 euros cada uno; algunos pusieron bastante más y otros pretenden un poco menos, pero muchísima gente quiere colaborar. Las suscripciones siguen aumentando auspiciosamente, particularmente luego de que medios como The Guardian, BBC y, naturalmente, muchos diarios, radios y televisoras italianos se hicieron eco del proyecto, al que nos sumamos. Pero no es fácil conseguir los resultados, pues hay que llegar a entre 350.000 y 400.000 euros para ser admitidos en la segunda fase de la subasta, que se inicia el martes 6.

Lo que quieren, y no me pidas que lo traduzca porque seguro tenés ascendencia o al menos algún vecino de origen italiano ¡y a mucha honra!

Más fácil sería que, mientras se llega a esa cantidad, la gente de todo el mundo ponga un Me Gusta e invite a todos sus amigos a hacer lo mismo en la página de Facebook https://www.facebook.com/povegliapertutti , donde, además, podrás enterarte día por día y hora por hora, de todos los avances de esta campaña. Porque hay más de cien voluntarios venecianos colaborando activamente en la organización y en toda la tarea previa. Si… ya se lo que vas a decir… pero mirale las caras, mirá los propósitos, a esta buena gente da para creerles, ¡no es posible ser tan cínico como para desconfiar de todos!

 Imagen de previsualización de YouTube

“Hemos recibido cartas de todo el mundo, y de todas partes de Italia y de Europa “, le explicaba el responsable a Maurizio. “Son  cartas de personas que aman a Venecia , que apoyan nuestro proyecto para transformar a Poveglia en una zona verde y amigable con el medio ambiente , y sobre todo los que quieren jardines en lugar de urbes apretadas.  Las cartas más conmovedoras para nosotros son las de los descendientes de emigrantes  y  nietos de los antiguos guardianes de la isla, la cual ha funcionado en el pasado con muy diversas administraciones.

La Asociación desarrolló una plataforma on line, asociada a www.message-in-a-bottle.org , donde figuran todas las instrucciones para colaborar bajo la consigna “Poné la botella en el mar y ayudanos a mantener la isla por 99 años con 99 euros”.  Si falla la subasta, dicen, devolveremos el dinero.

Nuevamente: para ponerse en contacto con la Asociación en [email protected] y en la página de facebook: https://www.facebook.com/povegliapertutti?ref=ts&fref=ts. Todos los datos y los propósitos están ahí.

 En cuanto a Maurizio, si a la vuelta de Venecia querés ir a Florencia y almorzar o cenar con estilo toscano, o si querés charlar o comunicarte con él:

 Maurizio Tafani

ENOTRIA

enoteca & ristorante

Via delle Porte Nuove, 50

50144 FIRENZE

055 354 350

[email protected]

www.enotriawine.it

http://enotriawine.wordpress.it/

 

 

 Guillermo Pérez Rossel