ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » America del Norte y Central

Loreto, el oasis desconocido

 

Montañas, desierto, misiones jesuitas en ruinas y la vida que fluye en el mar de Cortés fueron motivos suficientes para nombrarlo Pueblo Mágico

Por Jimena González Bernal | El Universal (GDA)

 

Todo el año en la isla Coronado un grupo de 40 lobos marinos descansa y se refresca en el mar de la península de Baja California. Es una de las especies marinas que protege con recelo el municipio de Loreto a través de su parque marino, a donde también llegan ocho especies de ballenas. Las mejores estaciones para verlas son el invierno y la primavera, cuando se mantiene una temperatura adecuada para ellas.

Se puede navegar en un bote o yate para hacer avistamientos y saber de su comportamiento o nadar al lado del tiburón ballena, sin importar que el mar esté frío para nosotros.

Recientemente la Secretaría de Turismo otorgó a Loreto el nombramiento de Pueblo Mágico (14 de junio de 2012), por combinar varias características: la misión jesuita de Nuestra Señora de Loreto que partió a evangelizar a los nativos que ellos llamaban “californios”, hacia la Alta y Baja California; los monumentos coloniales como la iglesia de la Misión de Nuestra Señora de Loreto, con arquitectura neoclásica; el Parque Nacional de Bahía de Loreto, en el mar de Cortés, y la sierra de La Giganta que esconde ruinas y pinturas rupestres.

El municipio no ha estado exento de problemas en cuanto a su desarrollo turístico y captación de paseantes nacionales, que representa apenas 15% de los viajeros, por falta de conectividad aérea, principalmente, sin contar las fallidas puestas en marcha del megaproyecto Escalera Náutica y más recientemente de Loreto Bay (proyecto inmobiliario), entre otras cosas.

Mario Hurtado de Mendoza, presidente de la Asociación de Hoteles de Loreto, dice que desde hace más de cuatro años no hay una aerolínea nacional que vuele a la localidad; la última fue Aeroméxico, que suspendió la ruta por ser poco rentable.

En la década de los 80 el destino comenzó a operar como un Centro Integralmente Planeado (CIP) de FONATUR, pero su desarrollo ha quedado estancado. Ahora, con el actual reconocimiento de la Sectur se espera un resurgimiento de la zona.

Debido a la falta de infraestructura turística, este municipio no se presta para entretenimiento infantil, pero sí es un lugar ideal para un segmento de personas de 40 a 60 años que gusta de su tranquilidad, seguridad y naturaleza.

También es visitado por mochileros, encantados por el paisaje y las actividades de aventura que se realizan en el mar y en la sierra, aunque no suelen permanecer mucho tiempo porque la oferta nocturna es limitada. Además, en agosto llegan italianos de 25 a 60 años, dispuestos a vivir las actividades extremas y explorar los antecedentes del origen de ésta, que es considerada la primera California.



La madre de las Californias

Caminar en el centro histórico de la ciudad es comenzar a conocer la historia y el desarrollo del municipio, porque este espacio es el que aprovechó el padre Juan María de Salvatierra para fundar la Misión de Nuestra Señora de Loreto, en 1697. Fue la primera de las misiones que se estableció en la península y punto de partida de la labor evangelizadora de jesuitas y posteriormente de franciscanos y dominicos, por eso se le denomina ‘la madre de las Californias’.

Según Rafael Quijano, promotor turístico de la ciudad, se debe visitar la iglesia de la Misión de Nuestra Señora de Loreto y el Museo de las Misiones, este último con exposiciones permanentes que explican las costumbres de los indígenas guaycuras (pueblo nativo que se cree extinto desde principios del siglo XIX), el desarrollo de las misiones y otros temas. Exhibe temporalmente una serie de mapas creados desde el siglo XVI hasta la actualidad.

Después, hay que ir a la avenida principal, Salvatierra, para comer en uno de sus restaurantes de cocina tradicional o internacional, o para comprar, en una de sus tiendas, la playera, la gorra o el cenicero con la leyenda de ‘Loreto’, de ‘Pueblo Mágico’. Para conseguir piezas más originales, conviene ir a la cooperativa de artesanos, que venden artículos decorativos hechos de mezquite, cactus o palo blanco. Los precios van de los 100 a los 500 pesos.

La misma calle luce una arquitectura antigua. Hay que hacer una parada en algunas casas para contemplar sus fachadas, como la Casa de Piedra, o la Romanita, la de la Abuela, actualmente ocupada por el restaurante Canipolé, de comida típica mexicana. Todas datan del siglo XVIII y XIX, menos el palacio municipal que se construyó en el siglo XX. La característica de estas viviendas son propias del lugar: hechas de adobe, de piedra y el techo de palma.

A una cuadra del centro se ubica el malecón costero con dos kilómetros de largo, que se recorre a pie para disfrutar el panorama que ofrece el Parque Nacional Bahía de Loreto que abarca las islas Coronado, Carmen, Danzante, Monserrat y Catalina.

A siete kilómetros de Loreto se encuentra el pueblo de Nopoló que cuenta con un campo de golf de 18 hoyos. Aquí también se ubica la casa de John McEnroe, el tenista de los 80 que llegó a jugar en la única cancha profesional, de las 10 que ofrece este club.

Vida en el mar

La isla más cercana al muelle es la Coronado; es un volcán dormido con formaciones rocosas que contrastan con la arena blanca y el mar de color esmeralda. Para llegar a ella hay que navegar 25 minutos. Delfines acompañan el trayecto con acrobacias. Al arribar a esta isla una colonia de 40 lobos marinos descansa y uno que otro se zambulle en el mar. Las autoridades del parque permiten aproximarse a tres metros en embarcación, pero al nadar en sus aguas, esta especie marina se acercan sin temor al ser humano. Las horas ideales para vivir la experiencia son de 8 a 11 de la mañana. En la parte posterior de la isla se puede disfrutar de su arena blanca, nadar, bucear y esnorquelear.

La temporada veraniega es excelente para venir a Loreto, pero durante el invierno y la primavera el mar de Cortés ofrece uno de los momentos más extraordinarios con la llegada de ocho especies de ballenas: tiburón ballena, azul, orca, gris, jorobada, piloto, cachalote y aletuda.

La mayoría de las actividades en la reserva se hacen en compañía de touroperadores que ofrecen vivir la aventura a través del buceo, con esnórquel, remando un kayak, o de pie en una tabla de surf (stand up paddle surf), en velero o catamarán, o practicando kitesurfing.

Una de sus atracciones más buscadas es la pesca deportiva, de junio a septiembre.
A 25 minutos de Loreto está Jucalito, una playa con pequeños parajes habitados por familias estadounidenses, que también brindan servicios de pesca, esnórquel y kayak. A 10 minutos de ahí, se encuentra el restaurante Vista al Mar. Para transportarse a Jucalito hay que rentar un auto o un taxi, ambos, con un costo estimado de 500 pesos, ida y regreso.

Al sur de Loreto, a unos 28 kilómetros se encuentra Puerto Escondido. Aquí se construyó la marina.

Senderismo hacia la historia

Cuenta Rafael Quijano, de la Secretaría de Turismo del municipio, que las primeras misiones que llegaron a la parte central de Baja California Sur, en 1683, fueron encabezadas por el jesuita Eusebio Francisco Kino, y se instalaron en la playa Real de Sambruno, a 20 kilómetros de Loreto.
Cuando el viajero conoce las ruinas y su entorno, queda sorprendido por ser una región inhóspita, motivo suficiente para que las misiones sólo se quedaran cinco años en ese lugar. Posteriormente fundaron las que se ubican en el centro histórico.

Los tours que se organizan para conocer estos vestigios, también incluyen los que quedan en el pueblo de San Javier, de 1699. Es una travesía llena de aventura y mucho contacto con la naturaleza porque San Javier se encuentra en la cima de la sierra la Giganta, a unos 50 minutos de Loreto.

El clima es árido, típico de la península, abundan los cardones gigantes, frutos como la pitaya, los árboles de mezquite y rocas erosionadas.

Los recorridos incluyen senderismo y bicicleta de montaña. Así se puede llegar al kilómetro 13 para visitar las pinturas rupestres de las Cuevas Pintas, que abarcan 10 metros de ancho en una de sus paredes, con dibujos abstractos que los arqueólogos siguen tratando de dar interpretación. Se cree que tienen entre 3 mil o 4 mil años de existencia.

Otro trayecto a realizar es el camino misional, donde se encontrarán aguas que bajan de las cañadas, vegetación del hábitat y coyotes, víboras cascabel, liebres, gatos monteses, águilas, halcones y zopilotes.

El rancho las Parras es un oasis dentro de la zona desértica. En su interior crecen árboles de mango, higueras y platanares, una parada obligada para dejarse asombrar por el contraste con el resto del paisaje y refrescarse. Más adelante se llega al Rancho Viejo, también con vestigios misioneros, ahí se practica el turismo rural al ordeñar chivas, hacer tortillas y elaborar quesos.

Finalmente está San Javier, un pueblo pintoresco, famoso por conservar sus ruinas misioneras, que se conocen como las ‘joyas de las misiones’, porque se conservan originales. En este lugar sigue vivo un árbol de olivo, de 300 años de antigüedad.

A Loreto se llega por tierra, desde La Paz, en cuatro horas. Ningún avión mexicano vuela directo. El paraíso que une mar y tierra espera ser descubierto. Los guaycuras decían que este es el lugar “donde las montañas se vienen a nadar”.



LA GUÍA

CÓMO LLEGAR

Vía aérea a la Paz por Aeroméxico o Volaris. Del aeropuerto toma una de las camionetas van, equipadas con internet, televisión y asientos cómodos. Tiempo de recorrido: 4 horas.

HOTEL BOUTIQUE POSADA
15 habitaciones. 01 (613) 1350 971 y 01 (613) 1351 162. www.posadadelasflores.com
LA MISIÓN HOTEL
65 habitaciones. 01 (613) 1340 350. www.lamisionloreto.com
HOTEL POSADA DE CORTÉS
Siete habitaciones y una suite. 01 (613) 1350 258. www.posadadelcortes.com
RESTAURANTE DOMINGO PLAYS
Popular por sus carnes cocinadas con troncos de mezquite originario del desierto, que le da todo el sabor a los cortes finos.
PLATILLO TRADICIONAL
Almeja tatemada que se prepara sobre una cama de piedras; encima se coloca chamizo (tipo de hierba seca) que, al quemarse por completo, le da un sabor especial.
BAR “MIKES”
Av. Miguel Hidalgo, esq. con Francisco I Madero. Centro.
TOUROPERADOR 
Desert& Sea Expediciones. Tels. 01 (613) 1351 979 y 045 (613) 1043 510. www.desertandsea.com Eco Tours Loreto. Tel. 01 (613) 1350 680 www.toursloreto.com
MAYOR INFORMACIÓN
Promoción Turística de la Secretaría de Turismo del Municipio de Loreto. Tel. 01 (613) 1350 411.