ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Destacado

Niños abandonados, viejas crueldades, nueva piedad

 Hasta 1779 se los comían los perros. Ahora vuelve el “torno” de los expósitos, créalo o no.

Es fácil juzgar a las madres  que los abandonaban haciendo como que se ignoran las terribles circunstancias en que vivían las madres solteras en aquellos tiempos. Es difícil entender que se los tirara como basura comestible o que, aún recogidos en iglesias, solo un 40% no lograra sobrevivir. Aún así llevaban consigo el estima de un apellido.  ¿Qué otra cara debería poner un bebe si entendiera todo esto y supiera que la historia vuelve a repetirse? Ya no hay perros que se los coman, ni hospicios que los cuiden mal; pero hay una sociedad de drogadictos y hedonistas para los cuales la maternidad y la paternidad pueden ser un fastidio. Y no pongas tanta cara de repugnancia pues siempre es mejor eso que encontrarlos tirados en un contenedor de basura o en una cuneta. O que terminara su opción de vida en un parto clandestino  ¿o no sabés que todo eso también ocurre acá?. Entonces, los buenos sentimientos acudieron a viejas recetas. La piedad también se moderniza.

Esto es lo que encontró Alberto Moroy; un viaje a las peores profundidades del ser humano.

————————————

Los dos bebes de la portada muestran su peor cara ¿Como seria las de los abandonados en “El Torno” durante el Virreinato del Rio de la Plata? Antes de continuar, déjeme contarle que hasta 1780 en America, los niños abandonados eran tirados en las calles, donde los perros o cerdos se los comían.

En 1779 alguien se apiado de ellos y creo el llamado “Torno”, ya usado en Europa en la edad media. Consistía en un cuadrado, con su respectiva puerta, instalado en alguna iglesia o convento (ver foto mas abajo) del tamaño de un montacargas,  adentro un medio circulo de madera, dividido en dos mitades, permitía abandonarlos “con discreción”  ya que al girarlo quedaba oculta la cara de quien lo depositaba.

En el año 2000 resurgió en Europa esta modalidad, extendiéndose en la actualidad a varias ciudades europeas, con el sugestivo nombre de “Baby Box”.

Buzones-bebé en Europa

watch?v=l7Qq6Cf8_3Q&feature=player_embedded

Video http://www.youtube.com/watch?v=l7Qq6Cf8_3Q&feature=player_embedded

El torno

El torno para depositar bebés, parece común en toda America hispana. En Buenos Aires  funcionó hasta 1891. Consistía un nicho con puerta de madera y una campana donde en su interior habia una especie de noria dividida en dos mitades, para permitir poner al niño en una y al hacerlo girar, permitiendo el anonimato del depositante. Casi todos los niños alli depositados llevaban despues el apellido Expósito (o Espósito), lo mismo  las instituciones que les daban albergue. El orígen del nombre y su uso podrá verlo en el link de abajo.

Ver distintas acepciones del apellido Esposito-Exposito

http://www.misapellidos.com/ver_datos.phtml?cod=19092

Torno exhibido en la  casa de Lavalleja  (idéntico al de Buenos Aires) – Baby Box Alemania /Hospital de la caridad (Montevideo) – Hospital de la Caridad 34°54’29.40″S 56°12’44.42″W

En Montevideo

Resulta notable la frase que tenia “El Torno” virreinal “Mi padre y mi madre me arrojaron de si, la caridad divina me recoge aqui”

En 1812 se funda la Casa de Expósitos para recoger a los niños abandonados. Esta tuvo su emplazamiento en algunas habitaciones del Hospital de la Caridad. Aunque “el torno” que esta en la casa de Lavalleja es igual al  de La Casa de Niños Expósitos en Buenos Aires, incluso el texto en la parte superior, por lo que podemos diferir que el mismo, es de origen virreinal y seguramente de una época parecida (1779)  y mas que probable, estuviese instalado en el  Hospital de San José de la Caridad  (1788)

En Buenos Aires 

El 7 de agosto de 1779 el Virrey Vertíz fundó una Casa de Niños Expósitos, “expuestos” (del latín ex-posĭtus) en la Manzana de las Luces, con pocos fondos, algo que parece que en la historia no cambió mucho para este tipo de entidades y sobreviviendo gracias a alquileres de 9 locales que tenían, una imprenta, funciones a beneficio en el Teatro de La Ranchería, venta de Bulas para poder comer carne en la cuaresma y donaciones.


El Teatro de la Ranchería, (óleo de Léonie Matthis) – Bula de pío VI para comer carne, año 1795

Ubicacion en Buenos Aires 34°36’38.06″ S  58°22’28.41″ W

Después que los niños abandonados sufrieran tremendas atrocidades (generalmente eran comidos por los perros), un grupo de vecinos, apoyando la idea del procurador general, Marcos José de Riglos, peticionan ante el virrey el 17 de junio de 1779, la apertura de una casa-cuna, para evitar esas muertes.

Funcionaba en lo que hoy sería Perú y Alsina (Manzana de las Luces, Buenos Aires); en el frente del edificio había un armazón giratorio de madera que, colocado en un hueco de la pared, servía para recibir niños manteniendo el anonimato.  La primera niña admitida en la institución era negra y fue bautizada Feliciana Manuela, había sido admitida el 9 de junio de 1780, pero murió al poco tiempo. En los siguientes diez años, la institución recibió a más de dos mil niños. En 1786 viven en la casa 150 niños y se establece un Reglamento General de Funcionamiento que se imprime en la Imprenta de Niños Expósitos. (1852, en que pasó a conocerse como Imprenta del Estado). Los lactantes estaban a cargo de “amas de leche” y el resto bajo el cuidado de “amas de cría”.

Amas de Cría (interesante)

http://www.ayto-selaya.com/index.php?a=vcria

Mala leche

“ La leche de mujeres pelirrojas cuyo temperamento agrio y proclive a la maldad era indudablemente perjudicial”

http://www.maynet.es/tag/nodriza/

En los 59 años que dura esta primera etapa de la Casa de Expósitos de Buenos Aires, se atendieron a 6.682 niños, alcanzando un promedio de dos por semana hacia fines del siglo XVIII y en la primera mitad del XIX (…) la incidencia de abandono era del 5 por ciento sobre el total de nacidos vivos. De los 1200 primeros expósitos sólo sobrevivió el 40 por ciento. En la Casa vivía el 25 por ciento de los niños asistidos y tres de cada cuatro eran cuidados por particulares a cambio de los servicios domésticos que los prestaban los niños.

 Casa de Expósitos en Buenos Aires – Manzana de las luces / Ubicacion  34°36’38.06″S  58°22’28.41″W

Torno de huérfanos  Casa de Niños Expósitos (Buenos Aires) – Idem  C. Carmelitas Descalzas  (Buenos Aires)

 En España

Hospicio de Leon (España) / Madrid 1861 (Torno para huérfanos)

Niños abandonados en el Torno  Est.1780/84  (200) / 1830/34 (220)

1880/84 1930 /34 (3)

 El agujero del torno de los huérfanos (Barcelona)

Algunos países europeos como la República Checa, Austria, Suiza, Alemania, Hungría e Italia ya tienen buzones-bebé, unas cajas incubadoras en las que los padres pueden abandonar a sus hijos no deseados de forma segura. El buzón-bebé se introdujo por primera vez en Hamburgo en el año 2000. Los defensores de la medida creen que así se evitan muertes indeseadas.

Características técnicas

  • Una vez que dejan al bebe, la cámara de incubación se cierra inmediatamente, evitando que el niño sea “tomado” por un extraño mientras llegan los médicos.
  • Sensores térmicos miden las condiciones del bebe y del ambiente para proveer un entorno caliente y seguro
  • Una cámara de video enfoca a la cuna, promoviendo así el anonimato y evitando que la gente meta “cualquier cosa” dentro de la incubadora.
  • El botón es un enlace con un sistema de alarma que alerta al personal medico.
  • El lugar tiene almohadillas especiales para que la madre pueda tomar las huellas del bebe y llevarlas “impresas”, de modo que si se arrepiente, pueda mostrarlas y recuperarlo. Esto, en un plazo de 8 semanas.

A pesar de lo raro y polémico que puede sonar, en realidad han bajado las muertes o enfermedades graves en bebes por ser abandonados. Puede que haga más fácil el proceso de “abandonar niños”, pero la verdad es que de todas formas lo iban a hacer.

Austria

Los “buzones” para entregar bebés en condiciones seguras, cumplen 10 años de existencia en Austria como uno de los instrumentos, junto al parto anónimo, para evitar el abandono descontrolado e incluso el homicidio de recién nacidos. Como los centenarios tornos de los conventos, estos buzones permiten abandonar niños pero con más garantías, médica para los bebés y jurídica para las madres. En 2001, una modificación legal despenalizó el abandono de niños en estos “nidos” y permitió a las mujeres dar a luz sin informar de su identidad y entregar a sus hijos. Desde entonces, 15 hospitales austriacos han puesto en marcha estos “babynest”, y en la mayoría de las grandes clínicas se ofrece la asesoría y la atención médica para un parto anónimo.

La “babyklappe” vienesa es un pequeño cuarto en una discreta esquina del hospital, con una ventana que se abre desde fuera y que da a un cuna climatizada y vigilada por una cámara. Al abrir la ventana suena una alarma en la unidad de cuidados intensivos de pediatría, desde donde el personal médico apenas necesita de unos minutos para recoger al niño.

Austria

 Roma

Está ubicado en las puertas del Policlínico Casilino  (calle Via  Casilina) . Parece una cabina de teléfono, pero con la diferencia de que el cartel con la foto de un bebé y la frase “No lo abandones, confíanoslo a nosotros” en varios idiomas indica que allí se puede dejar al recién nacido no deseado. Tremendo, ¿verdad?

 Roma Ubicacion Roma 41°52’4.71″N 12°35’21.67″ E – Alemania

Existen alrededor de 80 en toda Alemania y están supervisadas por organizaciones de beneficencia, Iglesias y hospitales con el propósito de salvar vidas evitando que madres desesperadas o desorientadas tomen malas decisiones sobre los pequeños. Sin embargo, no pocas controversias ha causado y ya en noviembre de 2009, el Consejo Alemán de Ética exigía al Gobierno que las clausurara por considerar que este método sirve para que los padres en cuestión se desembaracen más fácilmente de su responsabilidad cuando bien podrían optar por la entrega en una adopción regular.

 Corea  de Sur / Sud Africa

Bélgica

“Caja para los abandonados” se puede leer en la BabyBox para bebés abandonados de Bélgica instalado por una ONG. Éste se encuentra en el interior de un portal, donde hay una cuna. Antes de abandonar al bebé, la madre deberá imprimir la huella de su pie en un papel por si se arrepiente y quiere recuperar a su hijo. Después, una vez que cierra la puerta de este portal, suena la alarma en la ONG, y tras un tiempo prudencial para conservar el anonimato de la madre, un médico se traslada a recoger al bebé.

Opinión de la gente

http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/forums/newsid_4792000/4792864.stm#

 Checoslovaquia

Ahora es fácil abandonar bebés en ciertos sitios de Europa: un nuevo sistema llamado “Baby box” está causando gran controversia en las sociedades del viejo mundo, especialmente en República Checa, donde apenas hace tres semanas fue abandonado el primer infante. Se trata de un mecanismo de incubación, una “caja tibia” a la que las madres pueden acudir en absoluto anonimato para depositar …

 Dos opiniones

  • No es la primera vez que se instalan las “Baby box”: hace 200 años los conventos de Antwerp, Bélgica, contaban con canastas conectadas a campanas para el abandono anónimo de recién nacidos, lo mismo en Praga, República Checa.
  • “Creo que en esta sociedad, la “Baby box” es más una necesidad de lo que solía ser; las mujeres que abandonan a sus hijos están solas en la mayoría de los casos, pues no le han informado a su familia, amigos o compañeros de trabajo sobre sus embarazos no deseados; por eso es que dejan a sus hijos en la calle, sin ninguna supervisión médica”, indicó Katrin Beyer, la cofundadora de la asociación belga “Las Madres por las Madres”.

Sudáfrica

Expertos de todo el país han criticado una nueva iniciativa en Ciudad del Cabo, que permite a los padres a deshacerse de sus bebés no deseados de forma anónima en un lugar “seguro bebé” montado en una pared de un centro comunitario. Esta bien intencionados pero controversial esfuerzo por la caridad de los trabajadores Kim Highfield coincide con las reclamaciones que ha habido un incremento en el abandono del bebé. Steven Otter, portavoz de Western Cape MEC para el desarrollo social Patricia de Lille, estima que unos 500 bebés son abandonados en la provincia cada año. “Todo lo que quiero hacer es salvar la vida de ese bebé”, dijo Highfield, director de la salida de África del Fondo para la Infancia

Corea

Cientos de bebés no deseados son abandonados en las calles de Seúl, Corea del Sur, cada año. Muchos de ellos no sobreviven. Esta trágica pérdida de vidas movió a un pastor religioso a buscar una forma de salvar a estas criaturas. En una calle residencial de Seúl, Corea, un letrero dice “Lugar para dejar bebés”. Allí se encuentra una caja para bebés. Una gruesa toalla cubre el fondo, y luz y calefacción mantienen al bebé cómodo. Una campana suena cuando alguien pone a un bebé en la caja. Entonces un voluntario viene de inmediato a llevarse al bebé. En el último año, 6 niños pequeños fueron rescatados aquí. Son discapacitados física o mentalmente, o bebés de madres solteras, que no pueden cuidar de ellos: “Su cráneo está deforme. Esta nota dice “tiene esta discapacidad, lo siento pero no puedo criar a este bebé, así que lo dejo a salvo en la caja de la Iglesia Jesús de Amor”, dice el Reverendo Jong-Rak Lee. Reportes oficiales dicen que unos 600 niños son abandonados en las calles de Seúl cada año, pero el número probablemente es mayor. Sólo un 20 por ciento de los niños abandonados son rescatados y llevados a centros de protección temporal. Se dice que cientos mueren en las calles.