ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Destacado

La extraña historia del gato doméstico

p (90)

Si los griegos no les hubieran robado seis gatos a los egipcios, quizás los europeos no los hubiera conocido. En Europa primero los adoraron como una curiosidad carísima… pero luego cometieron con ellos las peores atrocidades.

Si no hubieran sido tan aprensivos y supersticiosos con los pobres gatos, quizás Europa se hubiera salvado de las pestes que mataron por millones a sus habitantes. He aquí una sorprendente investigación de Alberto sobre el gato, un animal en el borde de lo místico.

 

Por Aberto Moroy

De chico les tenia aversión, quizás por algún arañazo o mordida. No me sucedía lo mismo con los perros pese a que más de uno me mordió; tal vez la mala prensa que traían era parte del problema. Se dice que las mascotas se parecen a su dueño, y que muchas veces son  las proyecciones de nuestra personalidad, quizás por eso siempre tuve perros, no obstante los gatos me llaman la atención. Hoy vamos a conocer un poco más de un animal no muy comprendido y en muchos casos odiado, que a saber en cuanto a sus afectos difiere poco de los perros, solo que lo demuestra en forma diferente. El cerebro de los gatos es biológicamente más parecido al de los humanos que el de los perros. Tenemos regiones idénticas que controlan las emociones y quizás esto es el motivo de la empatía que nos provoca ver un gato triste como el de la portada, cara y mirada repetida en muchas crías de gatos callejeros

Porqué hay gatos tristes

Los gatos, al contrario de lo que se opina, son animales sociales y afectivos, que necesitan estar en contacto humano y poder desarrollar sus rutinas habituales. A veces la llegada de un bebé, la presencia de una nueva mascota, o la pérdida de un ser querido, son motivos para que tu gato se pueda sentir desplazado, y adopte comportamientos de depresión.

f1 (83)

La Canción de los gatos

https://www.youtube.com/watch?v=2GG7rVs3HOg

Gatos revoltosos ¡¡Muy bueno!!

Imagen de previsualización de YouTube

 

El lenguaje corporal de los gatos

f3 (87)

f4 (81)

f5 (77)

100 Curiosidades  de los gatos que no sabias

Imagen de previsualización de YouTube

El miedo a los gatos (Ailurofobia)

Se define como un persistente, anormal e injustificado miedo a los gatos. La persona con esta fobia no soporta tener cerca a uno de estos animales. También se conoce como elurofobia. Durante la Edad Media, los gatos eran asociados a lo sobrenatural, las brujas y al demonio. Hay una creencia que dice que los gatos pueden predecir el tiempo, dándole un aspecto sobrenatural al gato. En algunos casos, la fobia se limita a los gatos negros, que se creían que eran brujas transformadas. Frente a un gato, las personas con ailurofobia pueden comenzar a sudar, tener dificultades respiratorias e incluso tener un ataque de pánico. Mucha gente sufre de este tipo de fobia y se siente incomprendida, ya que los gatos son animales normalmente inofensivos y gran cantidad de gente disfruta con su compañía.

Alergia a los gatos

Las alergias a los animales domésticos con piel o con plumas son comunes, especialmente entre las personas que tienen otras alergias o asma. Entre el 15 y el 30 % de las personas con alergias tienen reacciones alérgicas a los gatos o a los perros. Las alergias a los gatos son aproximadamente dos veces más comunes que las alergias a los perros. El más común de estos alérgenos es la glicoproteína Fel d 1, secretada por las glándulas sebáceas del gato  y la Fel d 4, que se expresa en la saliva. Una reacción alérgica es una reacción de la histamina que generalmente se caracteriza por tos, sibilancias, opresión de pecho, picazón, congestión nasal, erupción cutánea, ojos llorosos, estornudos, labios agrietados, y síntomas similares. Cinco alérgenos de gato se han descrito en la literatura médica. Fel d 4 es el principal producto del gen de proteína urinaria del gato. Se expresa principalmente en la glándula salival submandibular y se deposita sobre la caspa cuando el gato se lame.

Continúa

http://www.nekovet.com/alergia-a-los-gatos-que-hacer/

¿Cómo ven los gatos? Siete misterios que debes conocer

http://www.consumer.es/web/es/mascotas/perros/convivencia-y-psicologia/convivencia/2014/11/25/220961.php

Origen del gato doméstico

El linaje de pequeños y grandes felinos aparece hace cinco millones de años; originarios de Asia, se dispersan por todo el mundo en el plio-pleistoceno, excepto en Australia y Madagascar. El gato doméstico pertenece al género Felis desde que Carl von Linneo describió por primera vez en 1758 como Felis catus en la trigésima edición de Systema naturae.

En 2006 se realizaron trabajos sobre los cromosomas sexuales y el ADN mitocondrial de todas las especies de felinos, conjugados a investigaciones paleontológicas, que revelaron que el linaje del gato doméstico (Felis catus) ha divergido verdaderamente hace 3,4 millones de años, en el plioceno, en los desiertos y bosques densos de la cuenca mediterránea. En el 2007 se llevó a cabo otro estudio molecular sobre 979 individuos de gato de las arenas y de gatos salvajes de diferentes sub-especies en el que el gato doméstico ha permitido mostrar los vínculos entre el gato salvaje africano (Felis silvestris lybica) y el gato doméstico: éstos se habrían separado hace alrededor de 130.000 años.

f6 (75)

Felis silvestris lybica / Grupo de gatos monteses Africanos

 

Se cree que la domesticación del gato comenzó entre el 7500 a. C. y el 7000 a.C. La visión  que el hombre tiene del gato difiere totalmente de una época a otra, siendo desde La antigüedad, cuando lo veneraban, hasta la Edad media, cuando los quemaban en las hogueras, pensando que era un animal diabólico.

La Guía Máxima de los gatos Discovery Channel) Documental

Imagen de previsualización de YouTube

En el antiguo Egipto

Al macho se le llamaba myeou en el Alto-Egipto, haciendo referencia a la onomatopeya de su maullido, a las hembras las llamaban techau, nombre que ha encontrado grabado en muchas tumbas de mujeres. De este término deriva el nombre chaus, que ahora denomina a un gato salvaje de Egipto y de Asia, Felis chaus

Desde tiempos remotos el gato ha sido considerado un animal mágico. En la Mesopotamia y en oriente se admiró al gato pero donde se lo elevó a la categoría de deidad fue en el antiguo Egipto. Tal era el respeto y la adoración que se tenía por este animal  que hay una Diosa que posee cabeza de gato, se llama  Bast o Bastet. Hubo también en una ciudad llamada Bubastis que estaba enteramente dedicada al culto de estos animales. El gato se consideraba allí protector de todas las entidades oscuras, sobre todo las que venían por la noche y, al igual que se utiliza en la actualidad, el gato era considerado un protector doméstico contra los ataques de fantasmas o entidades astrales, ya que según los egipcios antiguos  es un animal que está entre el mundo de los muertos y el mundo de los vivos pudiendo ver ese otro mundo.

Las primeras representaciones de estos felinos no aparecerán hasta la XI Dinastía. Posiblemente sea a partir de entonces cuando el gato ya es doméstico, pero no será hasta la XVIII Dinastía cuando es animal de compañía. Este gato doméstico convertido en mascota de los antiguos egipcios, seguía cumpliendo una importante función práctica en los hogares como disuasor de ratas, ratones y serpientes, e incluso se le puede ver cazando en los pantanos de papiro junto a egipcios en pinturas de tumbas del Reino Nuevo.

f7 (60)

Momia de gato (Periodo Romano)

Figurita de bronce de Bastet (Periodo Tardío) Estatua de Bastet

 

El gato era en el animal preferido de reyes y nobles. Uno de los casos más llamativos y curiosos es el de la gatita Myt, mascota del príncipe Tutmosis, hijo de Amenofis III (no llegó a reinar, y en su lugar reinó Amenofis IV), quien hizo preparar para su mascota un sarcófago de piedra que fue enterrado en la necrópolis de Menfis (en la actualidad se conserva en el Museo de El Cairo). En dicho sarcófago podemos ver como la gatita se convierte en un Osiris. Este sarcófago contenía incluso los ushebtis (figurillas mágicas destinadas a sustituir al difunto en las tareas del otro mundo) aunque con cabeza de gato.

f8 (47)

Bastet acompañada de gatos/ Sarcófago de piedra (mascota príncipe Tutmosis)

 

Bastet está de pie con las piernas juntas sobre una base bastante baja. Ella usa pulseras de tobillo y un vestido a media pierna hasta la pantorrilla, con cuello en V y mangas que le cubren los hombros; este estilo de vestir no era egipcio, y solo lo usaba esta diosa en particular. Los motivos en la tela, representados por galones incisos y celosías entre bandas verticales, son una reminiscencia de los diseños sirios. La diosa usa un ojo de Wedjat alrededor de su cuello; esto era un símbolo de integridad y un dispositivo de protección. En su mano derecha hay un sistro arqueado, cuya parte superior descansa sobre su hombro. Su mano izquierda sostiene una aegis con cabeza de león en su pecho, mirando hacia afuera. Una pequeña cesta cilíndrica, decorada con incisiones, cuelga de su brazo izquierdo

Diosas y dioses gatos del antiguo Egipto. (Mitología egipcia)

Imagen de previsualización de YouTube

 

Grecia, Roma y los Gatos

f9 (34)

Mosaicos y esculturas de arte romano, pertenecientes al yacimiento de POMPEYA

f10 (28)

Grecia los gatos robados

El gato llegó a Grecia como parte de un robo a Egipto; según la leyenda, los egipcios rechazaban las peticiones apremiantes de los griegos para comerciar con los gatos, a los que veneraban como a dioses. Los griegos decidieron entonces robar los gatos. Cogieron al menos seis parejas y las llevaron a Grecia. Algunos meses después nacieron las primeras camadas, y algunos años después, los criadores pudieron vender gatos a los Romanos, a los Galos y a los celtas.

La especie se extendió poco a poco por todos los países mediterráneos. En Grecia, antes de la llegada del gato, la garduña, la comadreja y la mofeta (Zorrino) se ocupaban de desratizar y proteger las cosechas. La recepción del  gato fue más bien moderada. Aunque no los adoraban como los egipcios, los griegos adoptaron al animal, reconociendo su don como cazador, pero reconociendo también que era más agradable para la convivencia, ya que era más bonito, refinado, dócil y limpio que las mofetas y las garduñas (olor  zorrino). El gato se usaba a veces como animal de compañía, aunque los griegos preferían al perro. El gato era en principio un juguete, un regalo caro traído de Egipto para ofrecerlo a las cortesanas. En las fábulas de Esopo no aparece el gato, sino la comadreja. Se le concedieron propiedades en el cuidado de los campos, ya que mantenía alejadas a las alimañas y roedores que amenazaban los cultivos. Se creía también que esparciendo sus cenizas en las siembras se alejaban a los malos espíritus. Con el tiempo fue considerado como animal de compañía, aunque nunca superó al perro en este sentido, pero su estética, limpieza y su carácter dócil fueron catalogados como un juguete caro que se ofrecía a las doncellas.

La fabula de la  comadreja y los ratones (Esopo Griego 600 a. C. 564 a. C.)

En una vieja casa donde ya no vivía nadie, había una vieja comadreja que no podía alcanzar a los ratones y se escondió en una porción de harina. Un ratón se acercó sin temor, y quedo sorprendido por la comadreja, la cual acabo con la vida del ratón devorándolo, otro sufrió la misma suerte, y el tercero igual.

Continua

Imagen de previsualización de YouTube

Las brujas y los gatos

Es durante la Edad Media, cuando se desarrolla la aversión sobre los gatos. Esto se debe a las creencias y practicas paganas de la mitología nórdica, en la que se adoraba a una Diosa llamada Freyja, proveedora del amor y la belleza, quien al ser representada se veía como su carro era tirado por gatos. En esa época, todo lo relacionado con prácticas no católicas, eran temas oscuros, por tal motivo al gato se le consideraba un animal  demoníaco, fiel compañero de brujas quienes según las leyendas, se servían de sus poderes para hacer conjuros y maleficios. Durante la caza de brujas, se contaban historias terroríficas sobre los gatos y se les atribuían poderes mágicos. Como resultado de la persecución y ejecución de estos en Europa, estuvieron cerca de extinguirse. Lo que más tarde favoreció a la peste negra.

f11 (12)

Freyja Goddess Of Love In Norse Mythology

 

Creencias con respecto a la relación del diablo con el gato.

Satanás se transforma en un gato negro para tener  relaciones sexuales con las brujas. Las brujas se transforman en gatos por su magia y las lesiones que se provocaban a los gatos, luego aparecen  en el cuerpo de las brujas. Al estar relacionados con la brujería eran perseguidos, torturados, cazados. Los quemaban VIVOS en  hogueras, y les cortaban las cabezas.

 

–Francia, 1344: quemaban 13 gatos vivos en la hoguera popular, se mantuvo hasta 1733.Bélgica: se lanzaban gatos vivos desde la torre de la catedral a las llamas de una hoguera en la plaza, (hasta 1817).

–Alemania: se cazaban por 4 días y 4 noches para asarlos. Se quemaban vivos en la hoguera de San Juan.

–Inglaterra: durante la coronación de Isabel I, se quemó un cesto de mimbre lleno de gatos, por ser la representación del Papa enemigo de la iglesia Anglicana.

–Escocia, siglo XVII: en una ceremonia llamada Taghaim o La cena del diablo, los gatos eran empalados vivos y asados durante 2 días en forma consecutiva para oírlos gritar durante todo el tiempo.

Un dato curioso fue el solo hecho que las primeras cuerdas utilizadas para el violín, eran fabricadas con tripas de gato. Al asociarse los gatos en aquellos tiempos con la magia negra, estaba prohibido utilizar este excepcional instrumento, dentro de las Iglesias

Continúa ¿Gato o demonio?

https://alegatodelosgatos.wordpress.com/2012/10/30/55/

Los gatos y la peste negra

La Peste Negra de 1348, que se extendió por dos o tres años aproximadamente, se llevó consigo a la cuarta parte de la población europea, 25 millones de habitantes de los 100 que por ese entonces habitaban el continente, lo que representa en las familias extendidas de la época, a más de un muerto por núcleo familiar.

La costumbre de quemar a los gatos tuvo mucho que ver con la rápida propagación del mal. Hoy en día, el sospechoso más seguro de haber desatado la Peste Negra es un bacilo llamado Yersinia Pestis, cuyo vector natural, o sea, el medio de transmisión al hombre, es la pulga de la rata. ¿Y quién mantenía a raya la población de ratas en la Europa de la Edad Media?

Cuando estalló la Peste, no pocos opinaron que aquello era asunto de brujas, y las quemas de gatos recrudecieron, con lo que el problema se hizo incluso peor. He ahí las funestas consecuencias de maltratar  a los gatos. Había recompensas económicas por la entrega de gatos para ser quemados en hogueras, incluso en algunas ciudades existía un dia especial dedicado a este rito. En Inglaterra, Francia y Alemania, en el dia de Todos Los Santos, se iniciaban las fiestas populares con la quema de cajas y sacos llenos de gatos vivos. Justificaban que cuando los gatos eran arrojados desde lo alto de las torres de las iglesias y no se mataban porque caían de pie era que fueron salvados por el diablo

En Escocia eran empalados y asados vivos durante dos dias, en una ceremonia llamada “La Cena al Diablo”. En Paris, durante la noche de San Juan, se quemaban gatos vivos en presencia del Rey, hasta que Luis XIV prohibió estas hogueras. En las ferias de los pueblos se incluía el tiro al gato como entretenimiento, metían al gato en un canasto y habia que atravesarlo disparándole flechas.

Gatos desconocidos y no tanto

http://viajes.elpais.com.uy/2015/11/14/gatos-desconocidos-y-no-tanto/