ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Europa

Mujeres envenenadoras

pp

Como el divorcio era religiosamente impensable,  las esposas se liberaban de un mal marido con “manna de San Nicolás” u otros menjunjes. Una de estas mujeres asesinó o contribuyó a asesinar como “farmacéutica” a 600 maridos indeseables o heredables. … Claro que esa confesión se la arrancaron bajo espantosa tortura.

¿Qué hacían con una envenenadora allá por el 1600? Primero la torturaban, luego la ahorcaban y para rematar, la descuartizaban. Durante la tortura, la mujer presuntamente asesina, implicaba a cómplices, que también terminaban descuartizados… lo que no les ahorraba la tortura, faltaba más. Y aún así, las mujeres no paraban de envenenar y la gentuza no paraba de acusar con razón y sin razón.

Por Alberto Moroy

Hace pocas semanas (18 de febrero) salió en un diario de Buenos Aires la noticia de la muerte de Yiya Morano: fue la primera mujer asesina serial de la historia Argentina. Entre febrero y marzo de 1979 puso cianuro en el té para matar a dos amigas y a una prima a las que les debía dinero. En estos dias, una mujer de 32 años oriunda de la ciudad de La Plata (Arg.) fue aprehendida por darle gaseosa envenenada a su concubino preso por robo. Un penitenciario también resultó intoxicado. Encontraron pesticida de jardín y líquido para frenos en un allanamiento en su casa. El preso quedó en terapia intensiva.

Una digresión

Seguro habrá igual o más cantidad de hombres envenenadores. Solo basta ver el caso de los rusos en Londres, aunque con otras técnicas e ingredientes bastante más sofisticadas como “Yulia Skripal”, que el liquido de frenos en la bebida. Vale la pena como introducción escuchar el rap de Toffana (link  a continuación): les servirá de marco para las historias que siguen a continuación, donde Thofania d’Adamo su hija y su nieta son las protagonistas de esta increíble historia de “divorcio a la italiana”. Muchos de los datos son controvertidos y difusos por el paso del tiempo, así como tambien las ubicaciones geográficas en relación a que ciudades de Italia. No obstante, los nombres de las protagonistas, los hechos y la época todo coincide.

IRA – La ira de Toffana ¡¡Rap increíble!!

Imagen de previsualización de YouTube

¿Por qué mujeres?

Eran famosas las mujeres envenenadoras de la antigua Roma,  se creía que el envenenamiento era un acto típico de las mujeres. Esto se debía a que eran ellas quienes más familiarizadas estaban con el manejo de las plantas que se empleaban en la preparación de menjunjes medicinales. Además, en la mentalidad romana se les achacaba a las mujeres un carácter retorcido y vengativo. Por ello, si el arma de los romanos era la espada, las romanas se servían de los venenos. A lo largo de la historia de Roma se conocen episodios de envenenamiento protagonizados por mujeres envenenadoras tanto de forma individual como colectiva.

La más famosa hasta nuestros dias

Lucrecia Borgia  (Subiaco, 18 de abril de 1480-Ferrara, 24 de junio de 1519)

Hay mujeres malas y luego está Lucrecia Borgia, mucho más mala… quizás. Asesina, ninfómana, incestuosa, loca y sobre todo hermosa. Una de las primeras femme fatales de la historia. Lucrecia Borgia, hija del papa Alejandro VI (Antes Rodrigo de Borgia) es una de las figuras más conocidas del siglo XV, pero no por buenas razones. Se decía que tenía un anillo hueco que contenía veneno, que utilizaba para envenenar las bebidas ¿Habrá sido así? ¿No habrá sido ella también una víctima de las tergiversaciones?

Los venenos de los Borgia y Leonardo da Vinci

https://www.historiacocina.com/gourmets/venenos/borgia.htm

f1  ok (4)

Supuesto retrato de Lucrecia Borgia (Frankfurt, Städel Museum)

Otro supuesto Sala de los Santos de los Apartamentos Borgia del Vaticano

f2 (77)

Anillo con depósito / Anillo plata Borgia (??)

 https://www.pinterest.es/terrysutherlan/fantasy-medieval-poision-rings/?lp=true

LUCRECIA BORGIA, hija de un Papa de Roma.

Imagen de previsualización de YouTube

Origen de los anillos con veneno

Originario de la antigua India y el Lejano Oriente, el anillo de veneno eventualmente llegó a Europa. El anillo venenoso tradicional tenía un contenedor muy pequeño escondido debajo de una cubierta con bisagras. Los antiguos romanos a veces usaban anillos venenosos para suicidarse cuando una muerte dolorosa era inevitable. El historiador Plinio, el Viejo (23-79 EC) cuenta cómo un funcionario del gobierno romano escapó de la tortura al darle un mordisco a su anillo venenoso (una delgada concha era el contenedor del veneno). El joven emperador Heliogábalo (203 CE – 222 d C.), temido por su crueldad y notorio por su libertinaje, llevaba un anillo de veneno, pero fue asesinado antes de poder ingerir su contenido.

Ciento veinte años después de Lucrecia Borgia

En dos pasajes de El Conde de Montecristo

El protagonista de la novela de Alexandre Dumas menciona la famosa agua-tofana, cuyo secreto conservan en Perusa algunas personas. Este personaje literario se refería al veneno se vendió tanto en la ciudad italiana de Perugia como en Palermo, Nápoles y Roma; los cuatro escenarios principales donde se desarrolló la actividad criminal de unas célebres envenenadoras a las que, genéricamente, se denominó Tofanas por el nombre de la primera de estas asesinas.

f3 (78)

Palermo en esa época

Thofania d’Adamo

Adamo fue denunciada por una mujer que compró sus ponzoñas para envenenar a su marido, mezclando con el agua tofana la ensalada, pero esas casualidades de la vida, ocurrió que, desconociendo las intenciones de su esposa, el hombre con el fin de gastarle una broma, cambió su plato de ensalada por el de ella. Así es que al final fue la esposa la que terminó envenenada y, al sentir que se moría, confesó su crimen y delató a su cómplice. Tuvo sobrevida como para ser ejecutada el 12 de julio de 1633: torturada, ahorcada, descuartizada.

f4 (72)

El Campo di Fiori de Roma en donde dicen fue ejecutada Thofania d’Adamo

Los cómplices

Tenía dos cómplices que cometieron los envenenamientos: Francesca ” la sarda ” Rapisardi (detenida y decapitada el 17 de febrero de 1633) y Pedro ” Plácido ” de marco (torturado y descuartizado en cuatro partes en público el 21 Junio de 1633). Cuando fue torturada, implicó a otros y muchos fueron ejecutados. Algunos huyeron. Algunos fueron encarcelados, luego estrangulados silenciosamente en sus celdas. Algunos de sus cómplices estaban amurallados en las mazmorras del Palazzo Pucci. Mientras que la más rica de sus clientes fue estrangulada silenciosamente en prisión para evitar el escándalo tanto como sea posible.

f5 (67)

El recuerdo

 

“Los dispensadores de la muerte”.  20 Piazza Marina

Desde principios del siglo XVII hasta casi el final de los 700, un rastro de muertes aparentemente inexplicables y naturales trastornó Palermo, empujando hacia Nápoles y Roma. ¿Qué hay detrás de este misterio? Tres nombres, tres nombres de mujeres, Francesca, Giulia, Giovanna, todavía hacen temblar a los palermitanos más jóvenes. Tres mujeres que, con la complicidad de generaciones de madres e hijas, pero también de algunos hombres, resolvieron los problemas sentimentales y el deseo de venganza gracias a poderosos venenos invisibles que mataron en pocos minutos sin dejar rastro. Siguiendo el relato de El vinagre viejo de Luigi Natoli, seremos testigos de la evolución de un negocio que trajo una siniestra fama a las tres mujeres en una parábola ascendente, y el respeto de quienes las temían. Pero la larga mano de la justicia también vino a ellos: de hecho, el Vicario dice: “¡Corre tanto como quieras, aquí te miro!” Las tres mujeres fueron sometidas a prisión, la tortura más brutal, y finalmente una condena a la muerte ejemplar y espectacular que, para todos los que la presenciaron, fue una advertencia inquietante. Pero también un evento imperdible que atrajo espectadores ciudadanos, con el inevitable pasatiempo de “calia e simenza”. “Desde Piazza Marina con las terribles prisiones de la Inquisición, hasta Piazza Vilena, lugar de la espectacular ejecución de la Vecchia, a través de las iglesias más importantes de Cassaro, Progetto Zyz te arrastrará al tenebroso mundo de los envenenadores de Palermo”.

Fuente http://www.palermotoday.it/eventi/dispensatrici-morte-passeggiata-chiese-cassaro-.html

Las mujeres en Italia durante ese tiempo

Si no querían entrar en un convento, tenían solo tres formas de ganarse la vida; se casaban, suplicaban o se prostituían. Si bien las dos últimas opciones tenían sus propias deficiencias obvias, había muchas mujeres casadas sin poder, muchas de las cuales también estaban en riesgo. Las mujeres morían frecuentemente durante el parto, incluso Lucrecia Borgia, una mujer de una familia inmensamente poderosa, murió por complicaciones después del nacimiento de su octavo hijo. Las mujeres fueron golpeadas, maltratadas e impotentes, y algunas mujeres simplemente odiaban a sus maridos. En estas circunstancias, una opción mucho mejor era quedar viuda.

El Agua Toffana

Dicho veneno funcionó como una herramienta de “autodefensa” y como un boleto hacía la libertad para las mujeres de esta época. Años después, fue nombrado con el apellido de su autora: “Agua Toffana” y se componía de lo siguiente: arsénico, plomo y arbusto belladonna, una planta que se utilizaba en el antiguo Egipto como narcótico y fue utilizado por las “brujas” de la Edad Media. El veneno era indetectable, no tenía sabor y no dejaba rastro alguno en el cadáver.

Su hija

Giulia se percató que había un gran mercado ansioso por obtener unas gotas, así que instruyó a su hija para la venta y fabricación de la pócima y se mudaron a Roma, donde reclutó a más gente. El negocio funcionaba a través de una compleja red de distribución: el veneno viajaba en recipientes de maquillaje o en pequeños frascos para almacenar agua bendita, los cuales decoraban con la imagen de San Nicolás.

f6 (64)

Una probadita del ”Maná de San Nicolás”… y al inframundo

Su obra de muerte continuó. El arma usada para matar era un potente veneno incoloro, inodoro e insípido, ” el agua tofana “, apodado ” Maná de San Nicolás “; si se toma progresivamente y en pequeñas dosis, mataba a la víctima sin levantar sospechas  Producía fiebre, vómitos ligeros y malestar.

Giulia se solidarizaba (o lucraba) con el sufrimiento de las esposas y muy seguido vendía su veneno a las mujeres atrapadas en matrimonios difíciles.  Se hizo conocida como amiga de la esposa con problemas y recibió muchas deferencias. Ella proporcionó lo que podría llamarse en la época un “divorcio italiano temprano” para muchas esposas infelices. Así que los clientes de Giulia fueron muy protectores con ella. Solo dijeron a otros en quienes podían confiar y que tenían las mismas necesidades. Giulia era muy buena en su oficio. Como antecedente, su madre Thofania d’Adamo, había sido ejecutada por asesinar a Francis, quien era el padre de Guilia, también a un esposo posterior

¡Seiscientas muertes en diez y ocho años!

Bajo tortura Giulia, confesó haber matado a 600 hombres con sus venenos solo en Roma entre 1633 y 1651, pero esto no puede confirmarse debido a la tortura y la amplia distribución del veneno. Fue ejecutada en Roma (en el Campo de ‘Fiori), junto con su hija (Girolama Spera, conocida como “Astrologa della Lungara”) y tres ayudantes, en julio de 1659. Después de su muerte, su cuerpo fue arrojado al muro de la iglesia que le había proporcionado el santuario. Algunos de los usuarios y proveedores también fueron arrestados y ejecutados, mientras que otros cómplices fueron tapiados en las mazmorras del Palazzo Pucci.

Así se fabricaba

Se componía de lo siguiente: arsénico, plomo y arbusto belladonna, una planta que se utilizaba en el antiguo Egipto como narcótico y fue utilizado por las “brujas” de la Edad Media. El veneno era indetectable, no tenía sabor y no dejaba rastro alguno en él. Se agarraba un cerdo adulto y se le suministraba arsénico. Se colgaba, todavía vivo, de las patas traseras y se le ponía una especie de bozal. Con un palo se mataba al pobre cerdo a golpes. En el recipiente/bozal se recogía la mezcla de sangre, babas, jugos gástricos… que el animal soltaba por la boca. Esta mezcla se destilaba y, posteriormente, se guarda en agua.

Algunas fuentes enumeran a Giulia como una joven viuda cuando comenzó su negocio. Esto plantea la pregunta de cómo ella desarrolló la perfección de su producto. Ella lo vendió como si fueran cosméticos, o como viales (pequeños frascos o botellas) de “Manna of St. Nicholas of Bari”. Cuando se vendía en viales con la etiqueta de San Nicolás, la tapa era que era un objeto devocional. En cualquier caso, engañó a las autoridades durante casi 50 años.

Su nieta Girolama Spera

La hija de Giulia, Girolama Spera, tenía cierta fama. Su apodo era “Astrologa della Lungara”, y sin duda habría seguido con el negocio familiar de asesinatos en serie, si hubiera sobrevivido. En julio de 1659, Tofana fue ejecutada junto con su hija, Girolama Spera (que también vendía veneno) y tres de sus ayudantes. Después de su muerte, su cuerpo fue arrojado sobre la pared de la iglesia que le había proporcionado un santuario.

Posteriormente, otras mujeres siguieron el mismo camino del cadalso, la más conocida fue la palermitana Giovanna Bonnano, a la que se conoció como la Vieja del Vinagre (la vecchia dell’aceto). Murió ahorcada en 1789 al cometer el error de intentar envenenar a un joven que sobrevivió.