ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Uruguay

La espía española que engañó a Montevideo

P (81)

La enterraron en Moscú con honores militares, se casó con Felisberto Hernández, se codeó con lo más granado de nuestra intelectualidad… pero era una agente soviética tan importante como que tuvo algo que ver con el asesinato de Trotsky. Ni la cinematografía inventa un personaje como éste.

El corresponsal se sorprende de lo incautos que éramos en esos tiempos en que debido a nuestra indiscutida neutralidad y a nuestra equidistancia con los focos de la Guerra Fría, nos habíamos transformado en una urbe superpoblada de espías de todas las procedencias. Africa nos rompe los esquemas de la espía irresistiblemente sexy, pero algo debía tener para cautivar a tantos y tan inteligentes. Por otra parte en aquél Uruguay anterior al “Bailando” de Tinelli, se apreciaba la inteligencia tanto o más que la belleza.

Se han identificado varios agentes al servicio de la URSS… nadie ha señalado todavía a los espías de la contraparte, que debió haberlos. Seguramente nos cruzábamos con ellos todos los días y respondíamos sus preguntas con la inocencia de quien todavía cree los discursos y las bibliotecas al servicio de las grandes fábricas de propaganda.

 

Por Alberto Moroy

Llego en el buque francés Kerguelén a Montevideo en diciembre de 1948 como Barbat de las Heras, tenía 38 años. Nació en Ceuta el 27 de abril de 1909 y su verdadero nombre era África las Heras Gavilán. A partir de ahora entraremos al mundo de las sombras, donde lo que se ve no es lo que parece. Abordaremos la historia de una espía española que durante la Guerra Civil conoció a Ramón Mercader, condenado en México por el asesinato de León Trotsky; se dice que ella participó.  Ocho años después se instala Montevideo donde residió por 20 años. Tal vez usted o su padre se la cruzó en la calle sin saber quién era. De saberlo no se hubiese olvidado mas, su historia es increíble.

¿Quien era África las Heras?

http://taigaspain.com/es/noticias/360-quien-es-africa-de-las-heras

Anuncio de su película en Rusia 18 agosto 2011

https://mundo.sputniknews.com/spanish_ruvr_ru/2011/08/18/54823694.html

 

África de las Heras Gavilán, nacida en Ceuta, (orilla africana del estrecho de Gibraltar) con varios sobrenombres e identidades falsas a cuestas, vivió por dos  decadas en Montevideo. Llegó en tiempos de la presidencia de Luis Batlle Berres. Se desempeñó como modista fina; tenía su atelier en la calle Colonia. Esta señora, de fuerte acento español, vino a Montevideo para controlar servicios secretos de la Unión Soviética. Una tarea que desarrolló al apoyarse en las relaciones sociales de Felisberto Hernández. El matrimonio duró tres años y el escritor nunca supo nada de la verdadera actividad de su mujer.

Es al menos curioso que Felisberto no lo supiera, quizás no tanto en el caso de las encumbradas amistades (Esther de Cáceres, junto a Carlos Vaz Ferreira, Jules Supervielle, José Pedro Bellán y Joaquín Torres García, entre otros) que lo rodeaban, incluso uno, el embajador uruguayo en Cuba, el  Dr. Julio Casas Araujo  amigo de Felisberto que según dicen le dio asilo en esta legación al Che Guevara, cuando apenas era un aprendiz. Luego asiló a los otros cuando se produjo la revolución En realidad un demócrata a full y nada distraído. En uno de los cuentos  de Felisberto “La casa inundada” publicado en 1960 (no consta cuando lo escribió) creo ver en uno de sus personajes la figura de su mujer África las Heras. Mi humilde opinión es que fue un matrimonio concertado, con la cual esta consiguió la ciudadanía uruguaya, tal vez  movido  por motivos económicos. Según su alumna de piano en sus últimos años (probablemente Norah Giraldi Dei Cas), cuando visitaba la casa de sus padres  “También dedicaba una parte de las mañanas de los sábados a leer, entre otras cosas Marcha (semanario político y cultural). Felisberto paraba de tocar el piano y los otros comensales, también amigos de mi padre, llegaban a casa, para la hora del almuerzo o de la cena. Entre ellos asistían, a menudo, Roberto y Sara de Ibáñez, Carlos Denis Molina, José Mora Guarnido, Paco y Dolly Espínola, Olga Montero, Enrique Lentini, Luis y María Teresa Mazzini, Rufino Larraud, Guido Castillo, Domingo Luis Bordoli… Era otro Uruguay”.

f1 (75)

África de las Heras Gavilán

f2 (76)

Felisberto Hernández / Torre edificio donde vivian

Homenaje a Felisberto Hernández 16 ene. 2014

Imagen de previsualización de YouTube

Una vez producida la separación (en 1952)  de Hernández, la espía siguió en Montevideo, donde pasó a ser pareja de otro espía, el italiano Valentino Marchetti con quien se casó.  En realidad se llamaba Giovanni Antonio Bertoni y llegó a Montevideo en 1956 con importantes antecedentes. Aseguran que éste fue un jefe de espionaje para Uruguay y la región. La central de Moscú ordenó radicar a Bertoni en Montevideo con el nombre falso de Valentíno Marchetti, alias Giovanni Cherezatcho, alias Carlos Espinosa Moreno, alias John Cherezatcho, con el que África, que ya tenía la ciudadanía uruguaya con la identidad de María Luisa Las Heras, debió casarse.

Giovanni Antonio Bertoni 

Hasta 1925 vivió en Italia y fue miembro del PCI. Cuando estaba a punto de ser arrestado por su prohibida actividad comunista, “MARKO” mató a dos líderes de la organización fascista en Faenza, evitando el arresto. Luego fue enviado de inmediato a la URSS, como refugiado político, por el Comité Central del PCI. Los tribunales italianos lo sentenciaron e ausencia  a 26 años de prisión. Desde entonces vivió en la URSS y se convirtió en miembro del PCUS en 1931. En 1956 fue enviado a Uruguay con un pasaporte falso italiano fabricado por la Central en nombre de MARGHETTI.

f3 (77)

f4 (71)

África las Heras y Valentino Marchetti

El marido de África también logró instalarse sólidamente en el dorado mundo de las clases acomodadas y los intelectuales de Montevideo. Mientras su mujer se hacía fama como costurera de alto rango, Marko-Marchetti abrió una casa de antigüedades de gran prestigio que se llamaba “Antiquariat”. Vivian calle Williman  551”. (La casa que luego vendió) Marchetti falleció “sorpresivamente” en 1964, de un infarto al corazón. La policía llamó a declarar a María Luisa “y el comentario del barrio era que ella lo había matado”, aunque no se probó nada.

F4B (4)

Su casa calle Claudio Wiliams 551 (Google Street View.)

 

¡¡Notable relato vinculante!!

https://www.clarin.com/ediciones-anteriores/legendaria-africa-bella-astuta-espia-kgb-cono-sur_0_BkCxNEl1Atl.html

¡¡Los pergaminos de la modista!!

África de las Heras Gavilán (Ceuta, 26 de abril de 1909 – Moscú, 8 de marzo de 1988) fue una militante comunista española nacionalizada soviética y una destacada espía del KGB cuyo nombre en clave era “Patria”, si bien adoptó los nombres de María Luisa de las Heras de Darbat”, nombre y apellido con el que llegó a Uruguay. También se la conoció como:

María de la Sierra

Patricia

Ivonne

María de las Heras

Znoi

María Pavlovna.

 

Nació en el seno de una familia acomodada, pues su padre era Julián Francisco de las Heras, abogado y alcalde de Ceuta, y sobrina de Manuel de las Heras Jiménez, General de División fallecido en 1930 en Jaca tras  al contener una rebelión republicana. Se traslada a Madrid para estudiar en un colegio de monjas.

Los datos sobre los primeros años de su vida son escasos y no se sabe mucho de ella hasta 1930, año en el que aparece militando y participando activamente en el Partido Comunista de España. Cuatro años más tarde participa activamente en la Revolución de octubre de 1934 en Asturias, lugar en el que conoce al histórico dirigente comunista Santiago Carrillo.

En 1936 se integra en las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU) de Cataluña y un año más tarde comanda una de las patrullas ciudadanas de Barcelona con sede en el náutico de la ciudad. En esta época se casa con Luis García Lago, antiguo empleado de banca y militante comunista. En este año regresa a Ceuta por última vez para avisar a su tío del peligro que corría.

Marcha a la URSS

En 1937 fue reclutada por varios agentes de la NKVD en España —Leonid Eitingon, el húngaro Ernő Gerő y el ruso Alexander Orlov— y enviada a Moscú para su pertinente instrucción.Se cree que la encargada de introducir en el espionaje a África es Caridad Mercader —madre de Ramón Mercader, el asesino de Trotski—, quien dirigía un comando de choque junto con su amante Pável Sudoplátov.

Tras la instrucción, se le encomienda su primera misión, por lo que se traslada a Noruega.

Estancia en México

En Noruega su misión es entrar en contacto con militantes trotskistas. Entabla relación con el equipo de Trotski, consiguiendo infiltrarse y convertirse en secretaria del mismo en México. Una vez en el país azteca se dedica a pasar información a la NKVD, ayudando de esta forma a su compatriota Ramón Mercader a organizar el asesinato de Trotski por orden de Stalin.

Abandona México precipitadamente, manteniéndose escondida en la bodega de un barco ante la presencia en el país de Alexander Orlov —jefe de la NKVD en España, donde se habían conocido—, quien había desertado al temer la purga de Stalin e iba a Estados Unidos.

Interesante su participación en el asesinato de Trosky 21 de agosto de 1940

https://www.clarin.com/ediciones-anteriores/legendaria-africa-bella-astuta-espia-kgb-cono-sur_0_BkCxNEl1Atl.htm

La Segunda Guerra Mundial

En 1941 llega a la URSS regresando al KGB, estudiando primero enfermería y más tarde radiotelegrafía, siendo nombrada responsable de radiotransmisiones. Tras la finalización de los cursos, es enviada en mayo de 1942 al destacamento guerrillero Los Vencedores. Salta en paracaídas en los bosques de Vínnytsia (Ucrania) tras las líneas alemanas, junto con otros españoles, para interceptar las comunicaciones y enviar mensajes erróneos a los alemanes.

En 1944, tras dos años de guerrillas, regresa a Moscú y recibe un nuevo curso de espionaje.

La Guerra Fría

Tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial comienza su labor de espía dentro del KGB, firmando sus informes con el apodo de Patria.

París

En 1946 se instala en París, proveniente de Berlín, con el alias de la KGB en el Cono Sur, haciéndose pasar por una refugiada del régimen franquista. En esta ciudad conoce al escritor uruguayo Felisberto Hernández, con quien se casó en 1947. Se traslada a España, siendo “enviada” al año siguiente a Uruguay.

https://es.wikipedia.org/wiki/%C3%81frica_de_las_Heras

f5 (66)

Su llegada a Uruguay diciembre de 1948

 

Raúl Villarino, escritor y periodista ¡Interesante!

http://africadelasheras.blogdiario.com/

La espía de Ceuta

Imagen de previsualización de YouTube

Los años en Montevideo

Raúl Vallarino, periodista uruguayo autor de “Mi nombre es Patria”, una novela biográfica sobre África de las Heras, apunta a la neutralidad mantenida por el país latinoamericano durante el conflicto mundial como una de las razones.“Se le conocía como la Suiza de América por todo lo que podía ofrecer de paz, bienestar y condiciones para los negocios. Era el país que nadie podía sospechar que desde allí se manejaran los servicios de inteligencia en otros países. Era un lugar ideal para pasar desapercibido”, dice en diálogo con BBC Mundo. Además, Montevideo era una de las pocas capitales latinoamericanas que mantenía relaciones diplomáticas en aquel momento.

Un encuentro casual en Montevideo

Un valioso testimonio sobre esta peculiar española brinda  Olga Montero, una intelectual uruguaya que, más allá de toda la información que se supo años después, no puede dejar de recordarla “con afecto y simpatía”. Montero conoció a María Luisa, como se hacía llamar en Montevideo, de modo casi accidental, a través de una amiga en común, Monona Methol, esposa por entonces del filósofo Alberto Methol Ferré (integró en 1971 el grupo de asesores del general Líber Seregni, cuando la fundación del Frente Amplio) En esos días, Montero debía mudarse y se lo comentó a su amiga. Esta le habló entonces de María Luisa, una española que se marchaba de Uruguay y vendía su casa en la calle Williman. Conversa de modo pausado y da datos que ilustran un momento de la ciudad e informan sobre la pareja que nos ocupa. “Mi conocimiento con María Luisa fue una mera casualidad (*)”, señala y añade que África daba una imagen convencional, era literalmente “una española con aire doméstico”

Continua.

https://es.rbth.com/cultura/2013/06/17/la_espia_sovietica_que_embrujo_a_montevideo_28833

(*) Olga Montero era años más tarde asidua concúrrete a la casa de Norah Giraldi Dei Cas, donde concurría el ex marido de  esta española “con aire domestico”, Felisberto Hernández

http://www.bibna.gub.uy/innovaportal/file/95139/1/fh-casi-el-mismo-pero-no-es-igual-norah-giraldi.pdf

La espía rusa que vivió en Uruguay ¡Muy bueno!

Imagen de previsualización de YouTube

f6 (63)

Su fallecimiento

Patria con las condecoraciones / Su lapida cementerio ruso

f7

El 8 de marzo de 1988, moría en Moscú una de las más importantes espías de la Unión Soviética, la española, África de las Heras, conocida por su nombre clave: Patria, dentro de los servicios de espionaje. Su azarosa vida llegó a su fin y fue enterrada con honores militares, correspondientes a su grado de Coronel, en la URSS.

 

La historia de Patria, la espía soviética que engañó a Uruguay 17 julio, 2016

IBEROAMÉRICA CENTRAL DE NOTICIAS

https://www.icndiario.com/2016/07/17/la-historia-de-patria-la-espia-sovietica-que-engano-a-uruguay/

 

Una digresión

Hace muchos años, cuando vivía en Carrasco, la única zapatería que habia a la vuelta estaba en la Av. Bolivia frente al almacen, bar y verdulería Devoto, donde termina (o comienza) la calle Pablo Podestá. Por lo que recuerdo el dueño era italiano, simpático, con cierto aire de Victorio Gassman. Años más tarde se mudo a la primera galería de Carrasco en la Av. Arocena casi llegando al casino Carrasco, en el último local más cercano del Bar García. Lo seguíamos visitando para “media suela y taco”, ya que los zapatos después de potrear todo el dia les quedaban poca vida útil  Un buen día me entero por mi padre que al zapatero lo habían deportado a Italia: resulto ser un capo mafioso buscado por Interpol. La zapatería era una tapadera, aunque el hombre tenía oficio ¿Cuántas de estas historias nos habrá rozado y no nos dimos cuenta, en el otrora apacible Montevideo? Esta mujer junto con otros, porque seguro sola no estaba, fogueaba los comienzos de las futuras protestas estudiantiles cuando gobernaba  “El Consejo Nacional de Gobierno” establecido por la Constitución de 1952 Antes hubo otros con la misma misión, alterar “la Pax” montevideana. Uno de ellos fue el camarada Carlos en Montevideo León Dujovne en1928,  tío abuelo del actual ministro de economía argentino, que lleva el mismo apellido.

Una disgresión del Editor: en mi primer trabajo (por esos mismos años) debía hacer copia de lo que escribía y con el afán de ahorrar, rescataba papel carbónico de una papelera descartado con un solo uso. Un día se me ocurrió ponerlo a trasluz para leer lo que habían escrito. Y me encontré con el seguimiento de embajadores y de agentes, contragentes y sospechosos de andá a saber qué. Con mis 19 años me pareció prudente guardar violín en bolsa y no decir ni mus. Pero me causaba gracia lo escrito, porque conocía a los autores y estaba absolutamente convencido de que todo eso era inventado: estaban aprovechándose de las finanzas de los espionajes. Los espías también eran bastante inocentes y a veces todo terminaba en una farsa payasesca.