ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Europa, Portada El Pais

Le fontane di Roma, quella meraviglia

Piazza Navona

Ninguna otra ciudad en el mundo tuvo y tiene tantas fuentes como Roma. Suman más de 2.000, a las cuales se le deberían agregar unos 2.500 surtidores y un número indeterminado de bebederos. Son obras de arte y artesanía, hasta los más chiquitos.

Para transportar el agua hasta estas fuentes, los romanos comenzaron a construir acueductos hace más de 2.300 años y los construyeron tan bien que buena parte de los once que admiraron al mundo antiguo, todavía están en funcionamiento. Claro que para preservar la salubridad del agua, debieron entubar la que estaba destinada al consumo humano.

Pero la picaresca es una constante en todas las épocas, de modo que las autoridades romanas pronto se dieron cuenta de que debían vigilar que no hubiera captaciones clandestinas de agua por particulares que sobornaban a los aquarii. Frontino, en el tratado sobre los acueductos de Roma que escribió a finales del siglo I d.C., detectó y denunció oportunamente este hecho, que calificó como fraus aquariorum, «fraude de los fontaneros».

nasone-romano

Ahora, esa agua que brota generosa y cristalina en las fuentes, los surtidores y bebederos de Roma, ¿puede beberse a pesar de los 2.300 años que pueden tener los canales, acueductos y túneles que la llevaron hasta allí? En Roma y en el resto de las ciudades y pueblitos italianos, ¿se puede beber agua de esa procedencia o habría que llevar la clásica botellita de los turistas?

La sorprendente respuesta es sí. En la inmensa mayoría de los casos el agua es potable y cuando no lo es y no está clausurada, hay carteles que lo indican. Tanto en Roma como en todas las restantes ciudades y hasta en los pueblitos minúsculos, la calidad del agua está siempre sometida a estrictos y continuos análisis por el Ministerio de Salud y por Universidades que colaboran en los controles sanitarios. Claro, no hablamos de la Fontana de Trevi o de alguna otra fuente abierta, manoseada y llena de monedas que son muestrarios de microbios. E incluimos todas las canillas de hoteles y restaurantes.

a24337978709_0386c25f11_o

Si ves a un romano con una botella de agua, cosa infrecuente pero posible, es porque se trata de un desconfiado hipocondríaco o una víctima de la publicidad interesada. En Uruguay éramos así, hasta que empezó la epidemia de noticias armagedónicas y nos dedicamos a enriquecer a los embotelladores de agua que muchas veces es de las mismas canillas que tratamos de evitar. Nosotros también tenemos buena agua en las cañerías de todo el país… y si en algún momento falla, enseguida nos enteramos. No podemos decir lo mismo del resto de las ciudades de Europa y en algunas de América, como en Ciudad de México te alertan para que no bebas el agua del grifo pues, en el mejor de los casos te agarrás una gastroenteritis que te vas por el caño. La llaman “la venganza de Moctezuma” y no se salva casi nadie.

Vatican_Piazza_San_Petro_Brunnen

El agua embotellada también es excelente… aunque nunca nada en el mundo superará nuestras aguas de las sierras de Minas, más por una cuestión patriótica que por una comprobada diferencia de sabor. En Italia indican como las mejores, a las aguas procedentes de Brescia, Mantova, Trento o Bolzano.

 

Imagen de previsualización de YouTube

“La mayor parte del recorrido se hacía por canales, que se construían por las laderas de los montes, siguiendo la línea de pendiente deseada. Cada cierta distancia se disponían pequeños depósitos (arcas o cajas de agua) para poder regular el caudal o eliminar partículas que pudiera arrastrar el agua. Cuando se debía salvar  pequeños desniveles se usaban sifones invertidos, en los que el agua pasaba bajo el obstáculo y volvía a subir al nivel anterior. Sin embargo cuando el nivel era demasiado alto, el acueducto adoptaba la forma de arquería o puente, muy característica y a la que todo el mundo comúnmente llama acueducto.” (texto anexo al video)

maxresdefault

Lo que debés tener en cuenta es que muchas fuentes  no son para aprovisionarse, sino obras de arte decorativas, entre las cuales descollan junto a la de Treve, las de Plaza España y Plaza Navona. Pero las pequeñas fontanelle que en número de 2.500 encontrarás deambulando por Roma, son autorizadas fuentes de suministro.

800px-Pigna-S_Eustachio-Colonna_-_Nasone_alla_Rotonda

En Roma las llaman “Nasoni”, “narigones”, pues una gran nariz es lo que parece el grifo.  En Milán las denominan “draghi verdi” y en Torino, las llaman toros, pues esas son las formas que tienen. Muchas de estas fontanellas tienen un secreto: hay que obturar con un dedo el agujero, para que el chorro salga hacia arriba y evite que debas tocar al nasoni con los labios o ahuecar tu mano sucia.

AcquaFelicePiazzaSanBernardo

Los orígenes de toda esa agua fueron tradicionalmente los once grandes acueductos de la antigua Roma, que terminaban en un “Ninfeo”, o templete dedicado a una Ninfa. Más recientemente los papas sustituyeron a los emperadores en las obras públicas que caracterizaban su grandeza… y de ahí que pomposas muestras de arte sustituyeran a los ninfeos. Los ejemplos más notables, dice la Wikipedia, son la Fuente de Trevi y la del Moisés, conocida también como la fuente del “Agua Feliz”, nombre que induce a engaño sobre propiedades mágicas de su agua, cuando en realidad refiere al nombre del papa que la mandó construir.

acqua claudia

Es frecuente que escribas como yo, tomen textos como el que sigue y los modifiquen para simular su autoría. Yo preferí publicar textualmente lo que dice la bienamada Wikipedia, referente a esos acueductos y sus respectivas fuentes monumentales.

Fontana_di_Trevi_a_Roma

  • La Fuente de Trevi es el punto terminal del antiguo acueducto “Acqua Vergine” (Aqua Virgo, en Latín), mandado construir por Marco Vipsanio Agrippa. El aspecto actual se debe a Nicola Salvi, entre 1732 y 1751, quizás utilizando el proyecto y concepción de Gian Lorenzo Bernini.
  • La fuente del Moiséso Fuente del Agua Feliz, ubicada en la Plaza San Bernardo, es el punto terminal del acueducto Agua Feliz, el nombre se deriva del papa Sixto V, Felice Peretti, quien la mandó construir. Representa un Moisés que hace brotar el agua de entre las rocas.
  • Dos fuentes en la Plaza Farnese. Las dos piletas provienen de las Termas de Caracalla.

Barcaccia_con_Trinita_dei_Monti

  • En la plaza de España, a los pies de la escalinata de la Trinidad de los Montes, se encuentra la Fuente de la Barcazade Pietro Bernini, padre de Gian Lorenzo Bernini. Entre 1627 y 1629, el viejo Bernini construyó la fuente con forma de una barcaza que se hunde, para recordar, según dice la tradición, una barca que, a causa de la inundación del Tíber en la Navidad de 1598, se encontró en este sitio. En realidad el artista resolvió con este artificio un serio problema técnico: la presión del agua era demasiado baja para construir una fuente más elevada. Fuente del “Acqua Felice”.
  • En el cruce entre la Via delle Quattro Fontane y Via del Quirinale (que después del cruce toma el nombre de Via 20 Settembre, entre Santa Maria Maggiore y Trinità dei Monti la plaza está decorada, en sus cuatro ángulos por las Quattro Fontane  mandadas construir por el papa Sixto V.
  • En la cima del Janículo, en una posición extraordinariamente panorámica está el llamado Fontanone del Gianicolo. Encargado por el papa Paulo V, en el inicio del siglo XVII como punto terminal del acueducto de Trajano apenas reconstruido. Las columnas que lo adornan provienen de la antigua basílica de San Pedro.
Imagen de previsualización de YouTube

Plaza Navona, imperdible

  • Plaza Navona reúne un conjunto de fuentes monumentales: la principal es la Fuente de los Cuatro Ríos, construida en 1651 por Bernini en el centro de la plaza. La fuente sirve de base a un obelisco y representa los cuatro continentes conocidos en aquella época, a través de sus mayores ríos: el Danubio por Europa, el Nilo por África, el Ganges por Asia, y el Río de la Plata por América. En Lyon, hay una fuente muy similar. Como la plaza debía ser periódicamente inundada por ocasión de los juegos navales del Carnaval romano, en los dos extremos de la plaza fueron construidas otras dos fuentes: la Fuente de Neptuno, cuya pileta fue construida en 1576 siguiendo el diseño de Giacomo della Porta, y la Fuente del Moro .

Piazza_Navona-1024x640

  • Plaza San Pedro está decorada por dos grandes fuentes cuyos chorros caen en dos grandes tazas monolíticas de granito oriental rescatadas de otros monumentos romanos.
  • Entre las muchas fuentes monumentales modernas se destaca la Fuente de las Nayades, en la Plaza de la República, construida en 1901 por Mario Rutelli, para dar una decoración adecuada a la entonces elegantísima via Nazionale, que conecta la estación Termini con la Plaza Venezia.
Imagen de previsualización de YouTube

Las fuentes de Roma, con música de Respighi

-Fontana_del_Tritone

Luego reseña las principales fuentes “ornamentales”, que sin demasiada justificación, se diferencian de las “monumentales”.

  • La Fuente del Tritoneen la Plaza Barberini, trabajo de Gian Lorenzo Bernini de 1642. Hasta el siglo XVIII se acostumbraba dejar frente a esta fuente los cadáveres de personas desconocidas. La fontana da nombre a la vía del Tritone, que llega a la Plaza Colonna.
  • Otra obra de Bernini (1644) es la ‘Fontana delle Api’ (Fuente de las abejas), en la esquina de la Plaza Bernini, dede donde parte la Vía Veneto. Las abejas son parte del escudo de la familia Barberini.
  • Más tritones -motivo ornamental bastante frecuente relacionado con el agua – se encuentran en la fuente frente a Santa María en Cosmedin, la Bocca della Verità (Boca de la Verdad).
  • Fontana delle Tartarughe, (Fuente de las Tortugas). Una pequeña joya escondida en medio de la plazoleta Mattei, detrás del Pórtico de Ottavia. Fue construida entre 1581 y 1584 siguiendo un diseño de Giacomo della Porta. Sólo en 1658 se agregaron las tortugas que según la leyenda son una concepción de Bernini.

1200px-Roma-fontana_del_babuinoPasquino_1

  • Una fuente bastante curiosa es la del Babuino: la singular fealdad de la estatua antigua que adorna la pileta cuadrada, construida en 1576, se impuso a la atención de los romanos, quienes comenzaron a llamar a la divinidad representada en la estatua “el Babuino“, posteriormente, a partir del nombre de la fuente le dieron nombre también a la calle. La del Babuino es una de las seis estatuas “parlantes de Roma”, llamadas así porque son la presa favorita (y medianamente tolerada) de los graffitti con que los romanos se burlan o quejan de las personalidades de moda. ¿Y qué querés, que además de hacer esa ciudad fueran perfectos? La otra estatua es la de Pasquino, la preferida por los enchastradores.

 

Imagen de previsualización de YouTube

Es como una manía: desde lo de Anna Ekberg, que fue puro amague, las mujeres tienen como un impulso de tirarse desnudas en las fuentes. Ellas sufren el calor más que los varones. Por si te da la loca, te averigüé la sanción: te multan con 450 euros. Pero podés demandar a todos los turistas presentes, por acoso visual.

1200px-Fontana_fuori_Porta_del_Popolo_2332

Fuera del casco amurallado de Roma, también había fuentes para abastecer a campesinos y sus animales. Naturalmente no se hacían grandes inversiones, de manera que un sarcófago etrusco bien podía hacer las funciones de fuentes y las aguas solían ser provistas de perforaciones cercanas, como es el caso de la fuente que llaman Acqua Acetosa (agua avinagrada) por las características de su suministro, potable… pero con ese sabor. A estos suministros solían llamarlos “bebederos”.

aq

Lo que realmente debería admirarnos hasta la estupefacción, son los once acueductos históricos construidos a lo largo de quinientos años, a medida que la ciudad crecía. No solo proporcionaban agua potable, sino que surtían numerosos baños y fuentes para finalmente, desembocar en los lugares donde se acumulaban desperdicios, para disolverlos y neutralizarlos. Otra función hoy impensable, era la de suministrar agua suficiente para los combates navales que se desarrollaban en el Coliseo, luego de los cuales otro sistema se encargaba de retirar el agua.

https://youtu.be/2LqjGKSFu60

Los romanos trasladaron al resto del mundo conocido, su formidable tecnología de disposición de aguas. Uno de los casos muy notables, es el del acueducto de Segovia, que está en España pero es de factura romana

“Según Isabel Rodà, catedrática de Arqueología de la Universidad Autónoma de Barcelona, se construyeron 507 kilómetros de acueductos, de los cuales 434 km eran subterráneos, 15 km de superficie y solo 59 km, es decir, el 12 %, discurría por arquerías”.

130_acueduto4_2000x1331

Hay un trabajo permanente de mantenimiento en los milenarios acueductos

Al de Acqua Appia se lo supone como el primer acueducto de Roma, construido por los censores Apio Claudio Ceco y Cayo Plaucio Deciano en el año 312 a. C. Captaba agua desde las fuentes a lo largo de la vía Prenestina. Prácticamente subterráneo en su totalidad, entraba en Roma cerca de la Porta Maggiore , se dirigía al Celio y Aventino y terminaba cerca de la Porta Trigemina, en el Foro Boario. Fue restaurado, al mismo tiempo que se construían otros acueductos en 144 a. C., 33 a. C. y entre 11 y 4 a. C., dicen las fuentes.

acueducto_infography (1)00-3

Como es sabido, Roma fue sitiada en varias oportunidades y en casi todas ellas el invasor destruyó los acueductos y/o contaminó las fuentes. Eso fue lo que hicieron los ostrogodos de Vitigesen en el 537, destruyendo el acueducto que entraba a la ciudad desde los montes Sabatinos, cerca del lago Bracciano. Lo restauró Belisario y el papa Honorio Io volvió a mejorar, aunque demandó arreglos constantes, pues también lo depredaron los lombardos y los sarracenos. Finalmente fue reconstruido con el nombre de Acqua Paola en el siglo XVII.

Sin título

pont-du-gard

Un último y relevante consejo. En Roma bebé agua si estás desesperado de sed… pero no dejes de tomar vino, en esta ciudad donde el vino importado es una porquería. Aunque originarios de la Toscana, siendo en Roma se impone un chianti o un carmignano…  aunque habría que preguntarle a mi amigo Maurizio Tafani que en esto es una biblioteca ambulante.

Guillermo Pérez Rossel

https://es.wikipedia.org/wiki/Fuentes_de_Roma

http://www.italia.it/it/idee-di-viaggio/arte-e-storia/le-fontane-di-roma.html

https://es.wikipedia.org/wiki/Babuino_(estatua_parlante)

La descripción más completa y seria, en italiano: https://it.wikipedia.org/wiki/Fontane_di_Roma