ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Europa, Portada El Pais

Del glamour palaciego a los uruguayos que se bañaban todos los días

Chanel_Spa_Ritz_Paris

A mediados del siglo pasado “madame Savage” enloquecía con huéspedes como Arzadum, Cúneo y Paco Espínola, frenéticos de higiene, aborrecedores del baño único sabatino.

Hoy París ya no padece las penurias de posguerra , el Saint Michelle, hotel de los uruguayos, tiene cuatro estrellas, nadie te pone mala cara si te duchás sin cesar (aunque sigue existiendo alguna brecha de jabón con los europeos) y los uruguayos entramos en puntas de pie aunque sea para conocer por dentro la nueva categoría de “hoteles palacio”. Es lo que nos recomienda Damián, el tipo que sabe, porque en París no todo es Louvre, Eiffel y bateau mouche, también está el glamour. 

 Por Damian Argul

El término glamour se está utilizando demasiado. Trato de hacerlo en la forma más económica posible por entender que debe  en caos muy  muy especiales. Durante mucho tiempo lo asocié con algunas actrices de Hollywood, como Rita Hayworth, Marilyn Monroe, Sharon Stone y pocas más.

Glamour era encanto, seducción, misterio que producía una sensación envolvente que iba más allá de la belleza. Al haberse extendido califica todo lo que nos seduzca y es casi inevitable utilizarlo cuando me refiero a París. Si “Berlín es sexy”, como dicen los berlineses, entonces se puede decir que París es glamour y lo comprobamos a cada paso. Hoy voy a hablar de algunos lugares por los que paseamos muchas veces, pero que no siempre se nos ocurre entrar.

Me refiero a los Hoteles Palacio una categoría nueva otorgada a unos pocos establecimientos que exige muchos atributos entre otros glamour e historia.

ritz

Son hoteles donde alojares cuesta una pequeña fortuna de acuerdo al gasto promedio de los uruguayos en hotelería, pero una visita es gratuita y hasta se puede realizar una pequeña consumición en algunos de sus espléndidos salones que   no alterará nuestro presupuesto. Claro que, luego, por un par de días  deberemos estar a dieta de croque-monsieurs callejeros, en MacDonald o  sus similares franceses.

Para visitarlos se recomienda discreción, seguridad y sentido común. Los periodistas y los agentes de viajes son generalmente bien recibidos y hasta pueden visitar a salones privados e incluso sus majestuosas suites , ya que para mostrar muestran lo mejor. Su visita es una lección de calidad, estilo y elegancia, valores necesarios incluso para jugar al fútbol, cosa q a veces nos olvidamos.

Imagen de previsualización de YouTube

 Avenida Glamour

Entre los Campos Elíseos y la   Place d’Alma corre la Avenue Montaigne   calle donde se encuentras las casas centrales y boutiques de las más grandes firmas de moda. En su corto recorrido se destaca el Hotel Palacio Plaza Athenee con su fachada art decó realzada por el colorido de los toldos y  geranios de sus balcones.
El interior es igualmente  impactante, más ahora después de una  renovación con la que ha ganado luminosidad y contacto con la vegetación de su jardín. Los candelabros, mármoles, tapices siguen siendo los mismos resaltados ahora por el diseño que los rodea. Se pueden apreciar en sus salones nobles y espacios comunes.

La gastronomía no ha sido menos cuidada. Los restaurantes están a cargo del chef estrella Alan Ducasse que no descuida ningún detalle, incluso la decoración que encarga a sus propios diseñadores.

Plaza athene hotel-plaza-athenee-en-paris

Tomé una vez el riesgo de disfrutar el High Tea en La Galerie des Gobelins – soberbio ambiente- y no me puedo arrepentir, sobre todo porque tuvimos la precaución de no pedir el completo, de conformándonos con ordenar a la carta, o sea pedir el té de la casa y compartir milhojas y macarons de frutilla.

Al salir cruzando la calle está la  Casa Dior, establecida en 1947 y en el estacionamiento nos deslumbran los autos por los lujosos modelos que seguramente tardarán unos años en llegar aquí.

En esta breve reseña no vamos a explayarnos en la historia del Plaza Athenee de los personalidades que se hospedaron y se hospedan ni de los importantes eventos que aquí se realizan, especialmente durante la Semana de la Moda. En este hotel se filmaron escenas de varias películas entre ella una de mis comedias preferidas:   “Alguien Tiene que ceder” protagonizada por Jack Nicholson y Diane Keaton, nada menos.

royal monceu

Arte y rendez vous

El benjamín de estos Hoteles-Palacio el Royal Monceau. Fundado en 1928 es lugar de encuentro de personalidades tanto francesas como extranjeras, entre ellas el Presidente Sarkozy que también usa su piscina. En el se han alojado Walt Disney,  Dwight David Eisenhower, Winston Churchill, MadonnaRobert De Niro y más recientemente,  Neymar para hacer su entrada a París. Todo un símbolo de nuestra era.

Para mantener su vigencia en el siglo XXI se le encargó al diseñador Philippe Starck la reinvención del hotel. Fiel a su estilo, Starck supo conjugar lo clásico y lo ultra moderno agregando toques de ingenio, sorpresa y hasta su filosofía de vida que se percibe en todo el hotel,   entre otras cosas por el protagonismo que tienen las artes y la cultura: librería de arte con más de 700 ejemplares cuidadosamente elegidos, cine privado, galería de arte contemporáneo y una colección de más de 300 obras de arte, todo vivo y no tan solo colocados como simple decorado. Ofrece además a sus huéspedes de un detalle exclusivo: Concierge d´Art. Sus dos restaurantes – uno japonés y otro italiano, su Bar Long y una soberbia terraza siguen siendo el lugar de “rendez vous” de parisinos y visitantes.

hotel_ritz-2

Historia, refinamiento y cuatrocientos millones de euros.

Esto es lo que le costó el aggiornamento del Hotel Palacio Le Ritz a su propietario Mohamed Al-Fayed, padre de Dodi que cenó allí con la princesa Diana antes del accidente en el que ambos perdieron la vida. (Tambiénen la foto de portada)

Durante cuatro años trabajaron 200 contratistas, entre ellos los mejores artistas y artesanos de Francia, encargados de realzar su antiguo esplendor, incorporando a la vez   las últimas tecnologías. Le Ritz fue inaugurado en 1898 por César Ritz, y  Auguste Escoffier en 1898, personajes míticos de la hotelería y gastronomía mundial. Fue el primer hotel de Europa en ofrecer habitaciones con teléfono y baño privado.

Recorrer sus salones, corredores,  restaurantes y bares es como ver un museo vivo de artes decorativas, en el cada pieza está en el lugar y  la función para las que fueron creadas. El Salón de Té lleva el nombre de Marcel Proust en homenaje a uno de sus más asiduos visitantes. Aquí Proust frecuentaba figuras de la alta sociedad e intelectuales de la talla de James Joyce y Scott Fitzgerald. Dicen los que saben que aquí se inspiró para escribir algunas páginas de su novela “A la búsqueda del Tiempo Perdido.”

coco_chanel_437_1000x667

Una de las suites fue bautizada Coco Chanel quien vivió treinta y cuatro años en el Hotel.
Está también el bar Hemingway, íntimo e histórico, llamado así en homenaje a su más leal cliente. Una vez me aventuré a disfrutar  en él  un Bloody Mary creado en honor a la esposa del escritor.

La entrada principal de Le Ritz da a la Place Vendome, uno de los espacios urbanos más perfectos del mundo, planificado por  Jules Hardouin-Mansart.

Estos son mis tres preferidos de los nueve Hoteles Palacio de París. Los otros seis son también imperdibles. Lujo, buen gusto, historia, detalles exquisitos. En fin, nuevamente, glamour. Dos de ellos, si da el tiempo, merecen también ser visitados:

Mercure Paris Monty Opéra

Hotel Palacio Mercure ubicado en la muy transitada Rue de Rivoli, próximo al Jardín de las Tullerías y al Museo de El Louvre, fue ocupado por el alto comando alemán durante Segunda Guerra Mundial siendo el centro del libro y la película Arde Paris. Woody Allen también filmó aquí algunas escenas de Media Noche en Paris y en su modernización Philippe Starck también hizo de las suyas.

crillon19
Hotel Palacio de Crillon,
construido en 1758 por orden de Luis XV.  fue frecuentado por María Antonieta donde tomaba clases de piano. En este hotel entre el 3 de Febrero y el 11 de abril de 1919 el presidente  Woodrow Wilson y los delegados aliados elaboraron el pacto constitutivo de la Sociedad de las Naciones. Ubicado en la Place de la Concorde, esquina rue Royal, tiene a su frente uno de los paisajes urbanos más espectaculares del mundo.

Hotel_Royal_Saint_Michel-Paris-Hotel_outdoor_area-375203

En el Barrio Latino cero lujo, mucha historia (latinoamericana).   

Se le dice el “hotel de los uruguayos” el “Hotel de Paco Espínola” o el “Hotel de Madame Savage”(¿Sauvage?) su verdadero nombre es Hotel St. Michel y no es por cierto un Hotel Palacio aunque ahora ostenta orgulloso las cuatro estrellas que dudo las tuviera a mediados del siglo pasado cuando daba albergue a buena parte de la bohemia latinoamericana.

rue de cuyas

HI110898677
Si algo lo destaca es su relación con la cultura uruguaya. Desde sus ventanas  Arzadum (en la foto del cuadro) y Cúneo, dos de nuestros grandes pintores, dibujaron y pintaron  la Rue Cuyas donde estaba ubicado. Frecuentado por viajeros uruguayos, aún en la actualidad, se lo asocia con el escritor, periodista y profesor Paco Espínola amigo muy cercano de la propietaria, Madame Savage, quien pese a sus afectos se quejaba “de esos uruguayos que tenían la mala costumbre de bañarse diariamente”.
No era un hotel solo de uruguayos. Ahí se alojaban también Plinio Apuleyo Mendoza, Jorge Amado, Nicolás Guillén, Francisco Coloane y la escritora a y feminista portuguesa María Lamas.

117265089

En la misma Rue Cujas, en el destartalado Hotel de Flandre (hoy Hotel Ecoles, cuatro estrellas) la generosa Madame Lacroix  le fiaba el alojamiento a Gabriel García Márquez, que escribió ahí “El Coronel no tiene que le escriba”.

EN el Hotel de Flandre también pasaron temporadas Mario Vargas Llosa y Wole Soyinka, primer escritor africano que recibió el Premio Nobel, por lo que se precia de haber albergado a tres laureados de literatura.

En esa época y por   esos lugares andabam Julio Cortázar, Violeta Parra y, Atahualpa Yupanqui. Estos dos últimos actuaban en el cabaret/peña L’Escale donde también Gabriel García Márquez se animaba a cantar algún son caribeño con el fin de ganar algunos francos.

865344rue-de-lille

Del sugestivo blog de Anna María Iglesias

Todo sin olvidarnos de la fiesta que tuvo lugar en la Rue Cujas la noche que cayó Batista, el dictador cubano, todos exilados y no exilados festejaron a la madrugada aún tratándose de una noche de enero, pleno invierno.

Muchas de estas informaciones las he obtenido de los relatos de Plinio Apuleyo Mendoza, unos pocos documentos y relatos de mis mayores, algunos generosamente confirmados por   de Jaime Clara y la Profesora Cristina Callorda. Sería cosa buena que alguien especializado trabajara e investigara y sistematizara las andanzas en París de esta brillante generación.

boulangerie-patisserie

La rue Cujas , próxima a los Jardines de Luxemburgo, La Sorbonne y el Museo Clunny es una ubicación   ideal para el viajero y aunque la bohemia ha dejado paso a un comercio de mayor nivel y hoy muchas boutiques ocupan los lugares que antes ocuparon librerías.

Dos de los restaurantes donde comían Paco Espínola, García Márquez y los suyos, el griego Acropole, de abundantes platos y la Capoulade,   el primero se ha transformado en un restaurant gourmet y el otro en un Quick Burger.
De todos modos al caminar por estos barrios, por los bulevares San Michel y San Germain podemos imaginarnos a estos jóvenes creadores recorriendo esos lugares discutiendo escribiendo, pintando o haciendo música.

ls

No hay duda, una de las cosas lindas de viajar es imaginar todo lo que pasó o pudo haber pasado en los lugares que visitamos, especialmente en los hoteles.

 Imagen de previsualización de YouTube

Nota del Autor: La presente serie de artículos representa una recopilación de experiencias adquiridas en más  de sesenta años de viajes por los cincos continentes. La información contenida en ellos ha sido en lo  posible, confimada por distntas vías, pero no debe ser tomada como una guía turística actualizada.