ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Europa

Simo Häyhä, el francotirador más efectivo de la historia

simo-hayha_1024

Finlandia siempre fue un milagro. En 1939 fue invadida por los soviéticos, que ganaron esa guerra… pero con un costo de 250.000 vidas. Finlandia tuvo solo 25.000 bajas.

Será un país muy frío y demográficamente pequeño… pero no creas que es indefenso y menos aún insignificante. Aun prescindiendo de esa tecnología papelera que comenzó a utilizar en Uruguay, Finlandia es gigantesco e imprevisible. Esta es la historia de uno de los finlandeses que peleó en esa guerra y demostró por sí solo la eficacia de la estrategia militar que también escogió Suiza: jugársela toda a los francotiradores. El enemigo invadirá… pero morirá.

 

Por Alberto Moroy

Simo Häyhä (en la portada) fue un soldado finlandés que combatió contra los soviéticos durante la Guerra de 105 días de duración, (entre el 7 de diciembre de 1939 al 13 de marzo de 1940) matando a 505 soldados enemigos, y convirtiéndose en el francotirador más  efectivo en la historia. Usó únicamente dos armas. La primera, el rifle M/28, variación finlandesa del rifle soviético Mosin-Nagant. Su otra arma era el sub con la que oficialmente liquidó a 505 soldados rusos. Era un Suomi M-31 SMG, un subfusil de menor alcance que su rifle, y con el que se piensa que habría matado aproximadamente unos 200 uniformados soviéticos, alcanzando un total de 742 muertes en la estadística más optimista (pues ciertas fuentes dicen que en realidad solo mató 505 soviéticos con el M/28). Finlandia sufrió 25.000 muertes y 45.500 heridos en una población de menos de 4 millones de habitantes. La URSS sufrió 250.000 muertes Finlandia se ganó la reputación de un “Pequeña potencia” un país al que había que tomar en serio. En cambio, aunque los rusos triunfaron diplomáticamente la reputación del Ejército Soviético como potencia militar quedó destruida.

f1 (25)

Simo Häyhä sentado, segundo a la derecha

 

Simo Häyhä y la Guerra Ruso-Fines

Imagen de previsualización de YouTube

f2 (23)

Simo Häyhä / Así era el teatro de operaciones

f3 (23)

Las armas

La Guerra de Invierno entre Finlandia y la Unión Soviética se había tornado en un enfrentamiento insólito en el cual, a pesar de tener  de una superioridad de 3 a 1 en soldados, 30 a 1 en aviones y 100 a 1 en tanques y de todas las previsiones que auguraban una rápida campaña victoriosa de ocho días, por parte del Ejército Rojo no sólo se vio incapaz de superar a los finlandeses, sino que en algunos frentes fue obligado a ceder terreno.

f4 (21)

Frente ruso en Finlandia / Tropas finlandesas

f5 (24)

Remolcados por renos

 

Impactantes fotos

https://es.insider.pro/analytics/2017-05-09/fotos-una-vistazo-la-guerra-de-invierno-desde-la-perspectiva-finlandesa/

 

La principal línea de defensa finlandesa en el istmo de Carelia, la Línea Mannerheim, donde 250.000 soviéticos hacen frente a poco más de 100.000 finlandeses, fue alcanzada por la línea de frente el 6 de diciembre. Durante las semanas siguientes los soviéticos lanzaron sucesivas oleadas de ataques, centrándose su principal foco en el sector defensivo de Taipale junto al lago Ladoga. Los ataques en masa rusos fueron repelidos con cuantiosas pérdidas y aunque el 14 de diciembre los soviéticos redoblaron los ataques con tres divisiones reforzadas, de nuevo fueron detenidas en un mar de sangre.

f6 (19)

 

Soldados finlandeses 10 de enero de 1940.
La batalla de Kollaa

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

La batalla de Kollaa se libró entre el 7 de diciembre de 1939 al 13 de marzo de 1940, en la Ladoga Karelia, Finlandia , como parte de la Guerra de Invierno, que así fue llamada . A pesar de tener muchos menos efectivos que los soviéticos, las fuerzas finlandesas (12 Divisiones) repelieron al Ejército Rojo debido a que los soviéticos solo podían avanzar a lo largo de las carreteras. El área Kollaa tenía muy pocos caminos, todos ellos vigilados por tropas finlandesas; y los soviéticos no fueron capaces de proceder a campo traviesa sin esquís.

f7 (15)

Líderes militares batalla de Kollaa Tropas finlandesas defienden su país ante los soviéticos

f 8 (1)

El francotirador Simo Hayha

 

Simo Häyhä (17 de diciembre de 1905 – 1 de abril de 2002) nacido en la aldea de  Rautjärvi, en la frontera ruso-finesa, conocedor de las inclemencias del invierno, la dureza de los  bosques helados y gran amante de su país. Realizó el servicio militar, como joven  finlandés  a los 17 años, en el 2º Batallón Ciclista en el año 1925 y durante 15 meses, alcanzando el grado de cabo.

Simo Hayha sembró el terror en las tropas soviéticas invasoras. Sabían que en algún lugar en la nieve, vestido de camuflaje blanco, Hayha los esperaba. Tan temido era  Hayha que los rusos se referían a él como “Belaya Smert” – que se traduce en “muerte blanca”. Sus compañeros finlandeses, por el contrario, lo llamaban “Taika-Ampuja” (magia Shooter). El breve espacio de tiempo que actuó como francotirador hace su recuento casi inconcebible. Con un promedio de 5,5 muertes por día. Sus días de registro fueron 23, 25, y 40 muertes confirmadas. También fue promovido de Alikersantti (corporales) a Vanrikki (subteniente), el salto de mayor rango en la historia de Finlandia.

Primeras fotografias de Simo Häyhä f9 (8)

Simo (derecha) junto al coronel de su unidad

 

Días finales de Simo Häyhä como francotirador

El 6 de marzo 1940 alguien tuvo la suerte de conseguir finalmente detener a “La muerte blanca”, con una explosión. Sus compañeros lo llevaron de vuelta a la base con “la mitad de su cabeza”, donde permaneció en coma durante 9 días. Recuperó la conciencia el 13 de marzo, casualmene declarado el Día de la Paz. Tomó años después de la guerra se recuperara por completo: el proyectil le aplastó la mandíbula y le desapareció la mejilla.

f10 (4)

Sus últimos años

Cuando en 1998 se le preguntó cómo llegó a ser tan buen tirador, simplemente contestó que «practicando». Sobre su récord de muertes, decía que «Hice lo que se me ordenó lo mejor que pude». Simo Häyhä pasó sus últimos años en una pequeña aldea llamada Ruokolahti, situada en el sudeste de Finlandia cerca de la frontera con Rusia. Falleció el 1 de abril de 2002 por muerte natural … a los 97 años.