ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Uruguay

Así viajaba el bisabuelo

El turismo comenzó con los hidrocarburos, hay que darles ese crédito. Moroy rescata volantas y tranvías, muy hermosos e inspiradores, pero ¡qué sacrificio recorrer largas distancias!

  Por Alberto Moroy

Hace muchos años, cuando salía de expedición  por Carrasco, solía visitar el parque y museo Fernando García, (Cno. Carrasco y Cno. Servando Gomez). Es que su arboleda era un imán para los pájaros y tambien para nosotros.  Quedaba lejos, pero “los safaris” podían terminar a varios kilómetros de casa. Por aquel entonces todo parecía grande, el parque, los carruajes, los tranvías y su pulpería ubicada a la vera del arroyo Carrasco, pues el museo por aquel entonces llegaba hasta el puente y por el Cno, Servando Gomez, hasta 4/5 cuadras arriba. Y estaba impecablemente conservado.

La mayoría de las veces no había nadie, era como una casa fantasmal, con grandes galpones, de techos de fibrocemento, llenos de carruajes, atalajes (colgados en las paredes, muy bien lustrados y relojes), cuyas puertas estaban abiertas de par en par, recordando que en seguridad hubo tiempos mejores. Viajamos en todos, no había uno solo que no me haya subido, otras veces haciendo de caballo. Pasabamos de un salto del pescante a las varas, emulado al “Llanero Solitario”.  El cuidador con su gorra gris, se hacia el distraído o se dormía una siesta de aquellas. No obstante lo formal de los interiores de los carruajes, algunos capitoneados y tapizados con  terciopelo violeta  o cuero negro, nos daban un poco de miedo.

En medio de un descampado durante muchos años, el museo siempre fue difícil de cuidar. Una cosa es la simpática permisividad y muy otra el instinto depredador de la mala gente, cuando no el robo liso y llano. A momentos de brillo y lucimiento, le siguieron otros de desidia y abandono. Curiosamente, los murciélagos que por allí anidan son los más celosos cuidadores según consignó en El País su coordinador Luis Alvez. Mantienen alejados a los insectos que atacan la madera. Reflotado hace algunos años, tras sucesivos intentos, es de esperar que esta vez el cuidado prevalezca.


Tranvia a caballo   y unidad eléctrica que funcionó con el número 159

Sobre el camino al Carrasco Polo, estaban los tranvias en la que tambien viajábamos, sentados en los asientos, algunos de esterilla tipo silla de viena  o como chóferes, haciendo girar la manija de bronce a fondo como para imaginarnos que se sentía, o bajando y subiendo los vidrios  hacia arriba para que “entrase el aire” habida cuenta que en la vida real no llegamos a conocerlos. Eran 6 tranvías eléctricos y uno a caballo, el 84 con ruedas de goma, que  llegó al Museo pintado con los colores de la empresa “Tramvía  a la Unión y Maroñas”.

Hoy se que eran los coches  Nº 200, 370, 595, 598, 599, 991 y 159.  Este ultimo fue especialmente histórico, pues fue el tranvía que clausuró los servicios tranviarios en Montevideo, el 14 de abril de 1957. Fue el último en circular en la línea “E”, más conocida como el Tranvía a la Barra, que unía Montevideo con la Barra de Santa Lucía por intermedio de una vieja traza ferroviaria. Fue construido por la firma estadounidense St. Louis Car en 1908 para la compañía tranviaria La Transatlántica. A partir del año  1980 creo que no quedo ninguno, el Nº 72 y el 685 estan en la asociacion uruguaya del riel, si quedaron las marcas en el museo  (foto abajo)

Tanto la casa, como la colección de carruajes fueron donados por Fernando García a la IMM en 1945. Antes,García había adquirido el predio de 17 Ha en la década de 1930, cuando se lo compró a Francisco Piria. Durante esos año lo utilizó como su residencia permanente.Según un folleto del museo, del año 2005  se destacan los siguientes coches  el “Mail-coach” fabricado en Inglaterra en 1884, el “Landó”, de 1890, que perteneció al presidente (1897 y 1903) Juan Lindolfo Cuestas, y el “Break de Chaisse”, fabricado en 1884, en el que desfilaron los campeones olímpicos de 1928. Auque aqui mas vale leer este articulo en donde dice que es una copia  fabricado por Ernesto Alvez a pedido de la IMM (ver http://www.elpais.com.uy/08/03/27/pciuda_337587.asp )
También está el carruaje de color rojo, fabricado en Uruguay en 1880, que perteneció a Máximo Santos. (ver foto abajo) y uno  en especial que al menos recuedo haberme subuido un par de veces, que era de metal, creo que colr  azul cobalto oscuro, con vidrios y un posapie plegable para ascender, por algun lugar tenia la flor de lis (quizás en el tapizado), lo que seguro denotaba su origen frances, ¿seguirá estando?


Cuadro Mail coach y Juan Lindolfo Cuestas

LANDÓ O LANDEAU. Coche de ciudad  de gran lujo. Su origen etimológico lo situamos en la ciudad alemana de Landau donde tuvo sus inicios a finales del siglos XVIII. Su característica fundamental es su doble capota detrás de cada una de los asientos, que pueden ser unidas, unas vez abierta en la parte del techo formando un todo con los cristales abatibles que se encuentran en las puertas laterales. Es por tanto un coche convertible cubierto o al aire libre según las inclemencias del tiempo.
La suspensión del coche puede ser sobre en muelles  formado por ocho elípticos o  en un sistema de suspensión llamado sopanda , donde los muelles cuatro son elípticos y los otros cuatros traseros están en forma de C , como si la caja de coche donde van los ocupantes estuviera como suspendida en el aire dándole al coche una mayor suspensión.- Existen varias clases de Lando, Landó barco a ocho resortes Landó barco de cinco luces Landó cuadrado a ocho resortes Landó cuadrado de cinco luces (Foto) Landó cuadrado de cinco luces Landaulet.Landó break Para saber mas  http://es.wikipedia.org/wiki/Land%C3%B3

Landeau, Gran Landeau 5 luces y el noble caballo frisón.

Break
. Coche de caza o paseo, fue el carruaje de cuatro ruedas más utilizado en nuestra campaña. El verbo inglés “to break”, en términos ecuestres, significa “adiestrar”. Por ende, en su origen fue un carruaje destinado a la doma o terminación de caballos de pecho en dicho proceso. Pero a través del tiempo, este carruaje robusto se fue transformando en algo práctico. Es un coche abierto, su techo recto puede ser retirado fácilmente y tiene gran capacidad. Detrás del asiento del cochero encontramos dos asientos enfrentados paralelos al camino, a los que se accede por una puerta trasera. Existe una gran variedad de estos coches, siendo los más comunes el Break de Chasse, el Mail Break, el Skeleton Break y el Body Break

Break de Chasse para tiro de 4 (en la foto principal), Break Wagonette y otro modelo de  Break Wagonette


Volanta. 
En realidad, se utilizaba casi siempre, lo que debería llamarse un break-wagonette, con pescante bajo, cubierto con una capota plana, fija sobre soportes de hierro, de la cual pendían a los lados y hacia atrás amplias cortinas ajustables. Se lo ataba a yunta, pero para los viajes largos se aumentaba la fuerza de tracción, agregando uno o dos delanteros, a veces uno o dos postillones (mozos que guia en conjunto de la caballeria) montados y frecuentemente, algunos laderos que tiraban no al pecho sino a la cincha y cuyo único atalaje era, por lo general, un recadito rudimentario.

 La Volanta de Maximo Santos  y  Máximo Benito Espantos Barbosa  (Maximo Santos)

Visitas
Museo Fernando García.En el parque Fernando García (camino Carrasco 7075, teléfono 6019228) se encuentra el museo de carruajes y transporte de la ciudad. Cada carruaje representa historias, costumbres y usos sociales de una época. El museo se puede visitar de martes a domingo en el horario de 12.00 a 18.00. El acceso es gratuito
Aqui podran saber la historia de los tranvias Uruguayos y ver las fotografias
http://74.125.95.132/search?q=cache:http://www.busarg.com.ar/uruguay_museo.htm
Muy bienas fotos sobre tranvias

http://lfu1.tripod.com/index-12.html

idge