ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Destacado

Zurich 1916, el arte Dada

p (73)      Se rebelaron hasta contra la rebeldía.  Cuestionaron todo, rompieron todo y entronizaron el absurdo. Procuraron darle rango de belleza a la fealdad. En fin, arremetieron contra todo y contra todos.

Lo cual era legítimo para ese mundo en que vivían, donde los piojos mataban más gente que las balas en las trincheras donde agonizaban los pobres enviados por generales con pomposos entorchados. ¿En qué podían creer y confiar tipos como como Tristán Tzara o Marcel Duchamp?  Había que romper todo y en esa patota desafiante hubo en algún momento artistas como Picasso, Modigliani y Kandinski. A Dalí no lo dejaban entrar por anticomunista, amante del dinero y ladrón de esposas ajenas. Así que tampoco eran tan libertarios. Y el dinero, a la larga les gustaba a todos.

Por Alberto Moroy      

No tengo ni presumo de tener credenciales de crítico de arte, y  menos opinar con el rigor adecuado. Mi visión relativamente clásica y esquemática me limita. No obstante lo distinto, me llama la atención.  De esto se trata la nota de hoy, no de una crítica o una evaluación, sino de una recopilación sobre uno de los fenómenos estéticos más sorprendentes: el movimiento Dadaísta y sus cultores. Es literalmente la nada o la genialidad, o ambas simultáneamente, quizás el fruto de un exceso de imaginación. Algunos videos en esta nota, podrían modificar la valoración de esta movida de vanguardia de los comienzos del siglo XX. Además reconocerán la influencia  que produjo en un amplio número de movimientos artísticos, culturales, literarios y filosóficos del siglo pasado que se extienden hasta hoy

El Dadaísmo

A diferencia de otros movimientos de arte de vanguardia, no surge de un deseo de conocer, transformar o mejorar la realidad, sino que se presenta como un movimiento nihilista (del latín nihil, “nada”), como una contestación total de todos los valores, incluido el arte mismo. Como corriente de vanguardia surge casi al mismo tiempo, en 1916, en Nueva York (Duchamp, Picaba y los fotógrafos Stieglitz y Man Ray) y Zurich (el Cabaret Voltaire de Tristan Tzara, los escritores H. Ball, R. Huelsenbeck y el escultor Han Arp), y se extiende poco después a Berlín (Max Ernst y Kurt Schwitters). El caldo de cultivo del que surgió Dadá fue el desarrollo de la I Guerra Mundial, que puso en crisis toda la cultura internacional.

Las mejores imágenes del dadaísmo

https://www.pinterest.es/rosanalonso/dadaismo/?lp=true

Sus integrantes

Artistas relevantes de este movimiento fueron Tristan Tzara y Marcel Janco de Rumanía, los franceses Jean Arp, Juliette Roche, Marcel Duchamp y Suzanne Duchamp, los alemanes Hugo Ball, Emmy Hennings, Hans Richter, Richard Huelsenbeck y la suiza Sophie Taeuber-Arp. Ese mismo año se publicó un panfleto titulado Cabaret Voltaire que contenía aportaciones de Guillaume Apollinaire, Filippo Tommaso Marinetti, Pablo Picasso, Amedeo Modigliani y Vasili Kandinski. Joan Miró, figura destacada del arte del siglo XX, cuyo estilo sumamente personal combina elementos del surrealismo, el dadaísmo y el arte abstracto

Zúrich, cuna del dadaísmo en el Cabaret Voltaire

Imagen de previsualización de YouTube

 

Los comienzos Cabaret Voltaire

Tras varios encuentros ocasionales en distintos cafés, empezaron a darle forma a la idea de crear un cabaret internacional. La primera celebración tuvo lugar el 5 de febrero de 1916 en el Cabaret Voltaire en Zúrich (Suiza), y consistió en un espectáculo de variedades con canciones francesas y alemanas, música rusa, música negra y exposiciones de arte. Fue propuesto por Hugo Ball, escritor de los primeros textos dadaístas; posteriormente, se unió el rumano Tristan Tzara que llegaría a ser el emblema del dadaísmo. Una característica fundamental del dadaísmo es la oposición al concepto de razón instaurado por el positivismo. El dadaísmo se caracterizó por rebelarse en contra de las convenciones literarias, y especialmente artísticas, por burlarse del artista burgués y de su arte. Para los miembros del Dadaísmo, este era un modus vivendi que hacían presente al otro a través de los gestos y actos dadaístas: acciones que pretendían provocar a través de la expresión de la negación dadaísta. El Dadaísmo crea una especie de anti arte moderno, es una provocación abierta al orden establecido

Cabaret Voltaire era (sigue existiendo) un antro bohemio y literario ubicado en el centro de la ciudad, un punto astronómico de las ideas del siglo XX. Por ahí solía estar, también, Lenin. De hecho el pintor rumano Marcel Janco (pintor y arquitecto israelí), del núcleo Dada, anotó: “Entre el espeso humo, el ruido de las declamaciones o de una canción popular, hubo apariciones como la de la impresionante figura de mongol de Lenin” En el Voltaire, agregó Marcel, “se codeaban pintores, estudiantes, revolucionarios, turistas, estafadores internacionales, psiquiatras, gente medio mundana, escultores y espías amables faltos de información”

Escenas dadás 1916-2016 ¡Muy interesante!

http://palido.deluz.mx/articulos/2991

f1 (68)

Ball al piano, Marcel Janco, Richard Huelsenbeck y Tristan Tzara/ Lenin y tazara jugando ajedrez

 

Hugo Ball al piano, Marcel Janco, Richard Huelsenbeck y Tristan Tzara a punto para recitar el poema simultáneo “L’amiral cherche une maison à louer”, esta noche Lenin ha venido al Cabaret. En el Cabaret Voltaire (portada), el público se apuntaba en una lista para recitar un poema, cantar o en este caso un comerciante de vinos de Berna que toca una canción en el piano. Hans Arp pintó las paredes de  azul y el techo de negro, colgaban algunos cuadros de Marcel Janco en la pared y en las mesas había platos con huevos duros

f2 (70)

Max Jacob / Samuel Rosenstoc   “Tristan Tazara “(Flecha)

 

Tristan Tzara recitaba en el Cabaret Voltaire”el soldado”, un poema de Max Jacob (sentado junto Tzara)  del libro La Côte, que dice “Adieu ma mère, adieu mon père…”, todos se enamoraban de ese pequeño rumano recitando en francés.

Arte Dada ¡¡Muy bueno!!

http://www.merzmail.net/dada.htm

 

¡Para expertos! Tristan Tzara y su “dictadura del espíritu”

http://ritornelo.com/nf/dada/texts/nocion_espiritu.htm

Otra versión sobre el origen del término Dada

El término Dada es controvertido. De acuerdo con la versión de Tzara y Ball, la palabra surge de la casualidad: abriendo las páginas de un diccionario con la ayuda de un cuchillo, el primer término señalado fue ese: dada. De acuerdo con otras versiones, fueron los camareros del Café Terrasse, lugar donde se solían encontrar estos artistas centroeuropeos, quienes identificaron primeramente al grupo como dada: para esos camareros, las lenguas habladas por aquellos emigrados eran incomprensibles, salvo la sílaba “da-da” (“sí, sí”, en ruso y otras lenguas).

f3 (71)

f 4 (1)

Café la Terrasse 2016

 

¿Dada o la Nada?

Imagen de previsualización de YouTube

Su expansión

Desde Zurich se expandió hacia Alemania y hacia Francia. En París es ya el movimiento de moda en 1923. El movimiento Dada tiene la particularidad de no ser un movimiento de rebeldía contra otra escuela anterior, sino que se funda en un cuestionamiento de todo el marco conceptual del arte y de la literatura de antes de la Primera Guerra. Inmerso de lleno en este movimiento, Marcel Duchamp se convirtió en referente obligado para todo el arte posterior.

Marcel Duchamp  ¡Buenos Aires no existe!

Marcel Duchamp considerado el artista más influyente del siglo XX, que durante 1917/18 vivió en Buenos Aires y donde dijo en una de sus cartas “Buenos Aires no existe. No es más que una gran población provinciana con gente muy rica sin pizca de gusto que todo lo compra en Europa

 

Su departamento en Buenos Aires

 

Dios perro”, escrito en mayúsculas y con spray negro, se lee en la fachada del número 1743 de la calle Alsina. El pasillo huele a orina, se oye algarabía de niños, una radio escupe cumbia. Aquí vivió Marcel Duchamp; su estudio quedaba cerca, al  1507 de la calle Sarmiento, donde ahora hay una plaza del Centro Cultural San Martín. Había salido de Nueva York, en compañía de su amiga y coleccionista Yvonne  Chastel, el 14 de agosto de 1918; su destino era una Buenos Aires ajena a la Primera Guerra Mundial, donde pasaría nueve meses. El tiempo de un parto. La gestación de muchas ideas que cuajarían en obras como Estereoscopía de mano (1918-1919) o el Gran vidrio (1915-1923) estuvo sincopada por innumerables partidas de ajedrez (llegaría pronto a ser uno de los mejores jugadores de Francia).

Homenaje a Marcel Duchamp en Buenos Aires

https://www.clarin.com/ciudades/convertiran-calle-portena-obra-arte-homenajear-marcel-duchamp_0_ByPfSugWM.html

f4b (3)

Homenaje en la que fue su casa en Buenos Aires,  calle Alsina al 1700

 

f5 (60)

Marcel Duchamp / “La fuente”, (1917)  urinario de porcelana/ La ampolla

 

Duchamp llegó de París a Nueva York con un regalo de los franceses para los estadounidenses (particularmente para el coleccionista Walter Arensberg) que consistía en una bola de cristal con aire de París. una ampolla que había encargado a un farmacéutico, la cual encierra el aire parisino que el mecenas (Arensberg) reclamaba. Sin embargo debe notarse que esta ampolla también es un crisol que contiene al pneuma, aire o ruach: el soplo vital, el aliento divino (¿????) Era el comienzo de los ready-mades (Expresión artística del Dadaísmo (una rueda de bicicleta montada sobre un taburete, un botellero, un orinal, etc.), objetos sacados de la realidad y puestos en la esfera del arte por la simple acción y voluntad del artista. El deleite estético estaba fuera de sus intenciones y la elección de los objetos.

 

Marcel Duchamp en español

Imagen de previsualización de YouTube

 

F6 OK (2)

Rueda de bicicleta sobre taburete  / Fuente /Bola de cadena entre dos placas de metal

La escultura del mingitorio  marcó el inicio del arte conceptual. Aunque Duchamp no se consideraba un artista dadaísta como tal, sí se le vincula con el movimiento. En esta pieza, el artista firmó un mingitorio bajo el seudónimo R. Mutt. Lo que buscaba era plantear al objeto cotidiano como una pieza escultórica, y que al colocarlo en un contexto como una feria de arte perdía su valor mundano para aparecer como un “ready made”  (Transformación de objetos de uso cotidiano en obras de arte)

 

Los refugiados

Estos refugiados se integraron con las corrientes vanguardistas que desde comienzos del siglo se estaban gestando en Harlem, Greenwich Village y Chinatown. Aunque Nueva York no era Zúrich, ni existía ese clima de refugiados políticos de la ciudad suiza, el espíritu iconoclasta. La mayoría de artistas dadaístas tenían un pensamiento nihilista. En 1913 tuvo lugar en Nueva York la Exposición Internacional de Arte Moderno, más conocida como el Armory Show. Allí, el Desnudo bajando una escalera nº2 de Marcel Duchamp causó una auténtica conmoción y fue calificada de obra maestra por Breton. Duchamp se convirtió en la bestia negra del arte moderno. Marcel Duchamp ha pasado a la historia como uno de los artistas más enigmáticos e inteligentes.

f7 (45)

Desnudo bajando la escalera 1912 /Marcel Dushap bajando la escalera 1950

f8 (36)

Dulcinea 1911 / Jugadores de ajedrez 1911

 

La obra más importante de Duchamp es La casada desnudada por sus solteros. Ya conocida en como el gran vidrio. En esta obra, entre otras cosas, Duchamp utiliza técnicas en las que pone de manifiesto su preocupación por la corrección matemática en el uso de las formas. La pieza está precedida en su proceso de realización por multitud de dibujos en los que calculó todos los detalles con precisión matemática, como si se tratara de una máquina. También utiliza el azar al admitir como parte de la pieza las roturas que ésta sufrió en 1923 al ser trasladada a una exposición en Brooklyn. Duchamp dijo que aquello no alteraba la pieza, sino que era entonces cuando la daba por acabada

f9 (25)

La casada desnudada por sus solteros / La novia 1912

Imagen de previsualización de YouTube

f10 (20)

La mona lisa 1919/  El Paraíso 1910

 

L.H.O.O.Q.’ Se trata de otro de sus más famosos readymade (Duchamp),, en el que la imagen de la Mona lisa aparece con bigote, una delgada barba y, en la parte inferior, la inscripción L.H.O.O.Q., un homófono que al leerse en francés se oye así: Elle a chaud au cul, y que figurativamente significa: “Ella está excitada sexualmente”. Que esta sea la pieza inaugural pareciera un claro mensaje de Cécile Debray, comisaria de la exposición, para indicar que si bien esa faceta transgresora de Duchamp está completamente presente en la exhibición, no es el punto central, pues en el recorrido el viraje se hace pronto para que los ojos se concentren en la pintura en sí misma.

Duchamp, una vida entre el arte y el ajedrez

https://elpais.com/ccaa/2016/10/27/catalunya/1477593593_551479.html