ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Asia

Akiba, intrigante capital del otaku

000072061831_Unapproved.jpg

Es el barrio de la electrónica, los gadgets, el anime , los videojuegos. Es un estallido Kawaii, donde las figuritas infantiles se entremezclan con faldas escandalosamente cortas de jovencitas que simulan ser niñas… o lo son.

No se puede decir que Akiba represente a Japón, ni siquiera representa a Tokio, es apenas una faceta alucinante para un extranjero… y también para un japonés. Esa veta perversa que no extingue ninguna campaña moralista, empuja a los turistas y a los otaku cuarentones, hacia los Maid Cafés, unos bares atendidos por bellísimas chicas de generosas piernas, disfrazadas de empleadas domésticas, empeñadas en hacerte creer que sos su “amo”. Pero ¡cuidado! La apariencia es equívoca, puede parecer que esas niñas quieren excitarte (algo de eso hay, los japoneses son admirables, pero no son querubines), pero si te propasás, inmediatamente aparece un japonés idéntico a Toshiro Mifune, aquél séptimo samurái que cortaba brazos de un solo tajo.

Imagen de previsualización de YouTube

La verdad sobre los maid cafés puede ser muy pelotuda… o los videos muy armados.

maidreamin9

Bofetadas puede haber… porque los clientes le pueden pedir ese servicio a las chicas de un Maid Café, quienes se las propinan en medio de mohines… o le encajan la cachetada que se merece, por degenerado. ¿Entonces es totalmente falso que haya prostitución en Akiba? Bueno, en Japón nunca estés seguro de nada. Hay denuncias de prostitución con menores, de estudiantes que hacen una extra, pero pruebas ninguna… y yo que vos por más seguro que sea Tokio, no andaría en esos perversos menesteres. ¿Qué ciudad y qué sociedad no tiene un poco de ropa sucia? ¿Y Otaku, qué es un otaku? Es el nombre que se le da, en Japón y cualquier otro lugar, a los fanáticos del animé y el manga, frenéticos que no son muy frecuentes por aquí.

5WaT1oM

De angelitos los japoneses no tienen nada. Mirá los carteles que ponen prohibiendo y alertando sobre la perversa práctica del “upskirting” un nuevo abuso que consiste en sacar fotos con el celular por debajo de las polleras de las chicas. Y por la calle te advierten que no toleran que las fotografíes o las filmes.

2-Tokyo Biking Tour Akihabara Maid Cafe

Luego de tocar ese tema del erotismo que centra la curiosidad del extranjero cuando le mencionan Akiba, esta cuestión que ornamenta las calles del barrio, no representa ni el 10% de las experiencias reunidas como “Akiba-kei”, un término del argot que ellos traducen como “estilo Akihabara”, porque es un lugar con muchísima personalidad. Me estás mareando, ¿Akiba o Akihabara?

Akihabara-map-1

Empecemos por ahí. En el Período Edo, en la zona vendían armas de baja calidad que se usaban ahí mismo para dirimir peleas, porque era un barrio de “rompe y raja”, el “bajo” de Tokio. También había incendios frecuentes, como uno de grandes proporciones en 1869, luego de la cual las autoridades decidieron que la edificación fuera un “cortafuegos” de la ciudad. Como señal de pacificación, se construyó el templo de Chinka-jinja y los vecinos supusieron erróneamente que estaba consagrado a Akiba, una deidad famosa por sofocar incendios. No era así, pero la leyenda se superpuso a la realidad y el lugar y el lugar tomó el apodo de Akiba no Hara, “La tierra de Akiba”, que un descuido tipográfico en el cartel identificador convirtió en Akiba hara. Tarde piaste, los vecinos ya habían adoptado el nombre de Akiba.

09802166154b136c07e73cacb14f135f

Un nuevo desliz tipográfico se introdujo en 1890, cuando a la estación ferroviaria de la línea Tohoku la bautizaron Akihabara, colándole una hache donde no la había, lo cual no deja de ser un intríngulis… porque el idioma japonés es ideográfico, no tiene fonogramas. Para que mis amigos Kuwota y Naoko no se enojen, va el nombre en japonés: 秋葉原. Y el pedido de que me corrijan si escribo disparates, porque Japón era, es y será tan adorable como  complicado de entender para los de afuera.

Akihabara-Electronics

Al estallar la guerra chino japonesa, las verduras desaparecieron del comercio barrial para ser sustituidas por piezas dedicadas a las comunicaciones con fines militares. De ahí a transformarse en un gigantesco mercado de componentes electrónicos, había un paso. En los años 50 todavía no había minifaldas… pero todo estaba en etapa germinal. En 1989 invitado por el gobierno de Japón, fue por allí donde me compré una Minolta con un formidable lente 1.1.4 con la que saqué increíbles fotos sin flash en la Capilla Sixtina.

don-quijote

En esos años ya había animé, manga, videojuegos y erotismo en Chuodori, la calle principal. Pero lo que domina es la oferta electrónica desbordando las callejuelas y estallando en grandes tiendas como Laox; es el lugar para encontrarse con robots que pueden desafiar tu inteligencia. Lo bueno es que los japoneses de Akihabara son tan profesionales que hablan casi cualquier idioma, incluyendo el español.

i4916184803

Uno de los platillos que ofrecen en los maid cafés

No dejes de conocer Akihabara aunque no te interese lo electrónico o te ponga nervioso ese asunto de las “maids” repartiendo volantes en hiperminifaldas. Es muy frecuente que los fanáticos del juego de roles anden por allí representando a sus personajes favoritos. Lo llaman Cosplay (costume play, juego de disfraz) y no les da vergüenza alguna andar por la calle con esa vestimenta y esa caracterización.

Concurren a los Cosplay cafés, aunque se los puede ver en los karaokes y en las tiendas. Deambular por la calle Chuodori, entre las estaciones Akihabara y Suehirocho, es una experiencia alucinante… no se parece a ninguna otra cosa de este mundo. Lo mejor es llegar a la estación Akihabara y tomar la salida “Electric Town”.

Imagen de previsualización de YouTube

Y como nosotros solemos ser bastante tímidos… o nos asustan los carteles indicadores que parecen hormigas aplastadas, tenés el recurso de tomar una visita guiada que por 37 dólares te muestran el barrio durante dos horas y media, en español. Hasta lo podés reservar desde Uruguay en https://www.disfrutatokio.com/actividades/visita-akihabara . En la misma web (hay muchas otras) tenés todos los recursos necesarios para encontrar pasajes, hoteles, restaurantes y hasta para comprar alguna de esas insólitas “cajas bento”, que son como las vianditas occidentales… pero allí termina la semejanza.

shutterstock_398923810 (1)

Por poco dinero te podés conseguir una para internarte en alguno de los parques o para tomar un viaje largo en el tren bala. A nadie le parecerá extraño que te sientes en el suelo a comer… pero te mirarán de reojo si hablás a los gritos como mucha gente suele hacer acá. Los japoneses son corteses y silenciosos, se estremecen con el griterío y los ademanes excesivos.

Y si creés que esto de las chicas en escandalosas minifaldas es algo extraño e incongruente hasta para los japoneses, esperá a ver algunas cosas más, de las cuales te selecciono cuatro porque podés verla en Akihabara… sin olvidar que este es solo uno de los numerosos barrios de Tokio que deberías conocer.

z cafe con gatos para acariciar

Por ejemplo, acá tener el cartel de un café de gatos, donde no hay “maids”, pero hay muchos de estos peludos, ronroneantes y pegajosos animalitos, también empeñados en hacerte sentir que sos su amo. No intentes comprar uno, ellos están encantados con ese régimen coparticipativo.

z tienda-alquiler-perros

Los japoneses no tienen espacio para tener un gato en sus casas… menos todavía para tener un perro ¡con lo simpáticos que son los mejores amigos del hombre! Hay solución a esa carencia: vas a una tienda como ésta y alquilás uno por un rato, por un día o por una semana.

z pega ojos

En lo personal, las japonesas me parecen realmente bellas. Pero no hay cosa más insegura que una mujer, particularmente una mujer japonesa, respecto a su aspecto. A algunas de ellas se les ha puesto la idea de que sería mejor tener ojos parecidos a los occidentales, en lugar de rasgados. Hasta hay quienes se los operan, pero desde hace un tiempo hay una solución menos cara, incruenta y reversible. Aquí está la batería de productos pega-ojos para redondearlos por un rato.

z wc-japon

Finalmente, y sin que agotemos las rarezas porque son tan interminables como que también pueden alquilarse gallinas para disfrutar de sus huevos aunque ellas estén en granjas donde pueden visitarse, o comprar un árbol para ir a merendar debajo los fines de semana, aquí tenemos una sellada. Nunca vayas al baño con apuro… porque podés encontrarte un aparato tan sofisticado como éste, que te ve y levanta la tapa solo y aguarda tus indicaciones por si querés ajustar temperatura, fuerza y dirección del chorro (también son bidets) y no me atreví a preguntar qué otra cosa hacen, por las dudas.

Guillermo Pérez Rossel

https://es.wikipedia.org/wiki/Akihabara

https://japonismo.com/blog/viaje-a-tokio-akihabara

https://www.japan-guide.com/e/e3003.html