ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Uruguay

¡Jueeeera hormiga!

Exterminaste los osos hormigueros,  aplastaste cuanto sapo, lagartija y lagarto encontraste y en general liquidaste a todos los depredadores que mantenían el equilibrio; ahora jodete, entendételas vos solo con la hormiga podadora.

Antes que nada hagamos justicia con el Ing. Agr. Francisco Pescio, de quien tomamos el título que nos pareció graciosísimo, así como ameno, profundo y educativo nos pareció el artículo que escribió y que está publicado en http://uy.globedia.com/control-biologico-hormigas-negras, cuya lectura recomendamos muy especialmente.  Allí obtuvimos algunas fotos y cotejamos información, pues en internet también se encuentran cosas que meten miedo por lo poco confiables.

Él nos dice cómo controlar a estas hormigas de manera natural, sin acudir a los agrotóxicos que sí las matan, pero andá a saber si no es peor el remedio que la enfermedad, en este caso, literalmente. Ya veremos todo esto; mientras tanto, échenle una ojeada a este video de Youtube que te pone los pelos de punta.

Imagen de previsualización de YouTube

http://www.youtube.com/watch?v=2XoBnYgqYnQ

Acto seguido y como para sacarte el susto, mirá este otro video que te aconseja no pasarte de listo con las hormigas porque pueden ser más vivas que vos.

Imagen de previsualización de YouTube

http://www.youtube.com/watch?v=UXjss2jJysQ&NR=1&feature=endscreen

También corresponde precisar que este artículo fue publicado hace cinco años y que se reitera a pedido de varios gentiles lectores. Sea como sea, este es un viaje breve o inmensamente prolongado al jardín de tu casa, ese mundo propio al que deberías dedicarle más tiempo ahora que se viene la primavera.

Referente a las hormigas, muchos dichos y consejos no son más que fábulas como las de Esopo que creaba relatos inolvidables, pero sabía poco de estos bichos, como lo demuestra aquella de La Cigarra y la Hormiga, pues la hormiga será trabajadora pero la cigarra es cualquier cosa menos  haragana. En la naturaleza no sobreviven lo bichos haraganes; solo hay humanos haraganes porque  somos los únicos que logramos vulnerar las prácticas evolutivas que nos reveló Darwin. En cuanto a los haraganes, sobreviven quizás porque en lugar de corregirlos y ponerles límites, los toleramos y capaz que hasta les damos un estímulo estatal. Todo porque somos nabos, como han dicho en única coincidencia, José Mujica y Tomás Linn.

Bien, volvamos a nuestras hormigas, porque hormigas hay montones desde muchísimo antes de los dinosaurios, pero nosotros nos queremos referir a las que más fastidian en el jardín, las hormigas podadoras, que son negras y las que andan por nuestra región tienen pinchitos en la espalda. A diferencia de las hormigas coloradas, que pican pero no recolectan vegetales y de otras hormigas que no pican y suelen ser tamberas, pues ordeñan a otros bichitos.

¡Tanta plata que se gasta en cosas al cuete y qué poca se destina al estudio de estos insectos  que si sobrevivieron tantas eras y catástrofes del planeta es porque saben cosas que nosotros ignoramos! Por ejemplo lo de la inteligencia colectiva, que es algo que no puede negarse y de lo que tan poco sabemos. Y en este caso en particular, del hongo que comen estas hormigas, pues como deberían saber todos, la hormiga podadora no come hojas, sino que come los hongos que cultiva y se chupetea un poco de savia. ¡No se imaginan qué poco material hay en internet sobre este hongo Leucocoprinus!

Ahí lo tenés al famoso hongo según las ilustraciones que aparecen en internet, las cuales sin embargo lo muestran diferentes a lo que ví al abrir una enorme olla, donde lo que aparecía era como una cama blancuzca que despedía gran calor y un olor muy particular. Al lado un ejemplar de la casta dedicada a la recolección y la reina alada, o más bien una princesa extraviada atrapada antes de fundar su reino.

¿Por qué me parece tan apasionante este hongo? Bué, para empezar, es anterior a los dinosaurios y necesariamente anterior a estas hormigas; sobrevivió a choques de asteroides y a todos los cataclismos tectónicos desde la Pangea original o quizás antes, ¡qué te parece! Al hongo, a todos ellos, les negamos el protagonismo que merecen… si no fuera por ellos muchos seres no existirían y muchos otros prosperarían; no son los verdaderos dueños del mundo… pero no andan lejos.

Cuando las hembras de la hormiga podadora, que son aladas, se disponen a salir del nido para intentar formar una nueva colonia, lo primero que hacen es tomar un trocito del hongo para usarlo como “semilla”. Su futuro reino no es viable sin ese hongo transformado en fábrica eterna.  Y será su único alimento en el futuro. En cuanto a la inteligencia de la hormiga, es realmente sorprendente; aunque su cerebro es tan pequeño, la hormiga podadora es capaz de aprender e interpretar a su entorno. Si uno coloca un objeto intruso en su camino, es capaz de recordar el obstáculo.

De la misma manera si durante la recolección encuentran algún material que le resulta tóxico al hongo, dejan inmediatamente de recogerlo. Y no pregunten cómo hace para comunicar esa información al resto de la colonia porque pueden morir ahogados por la avalancha de hipótesis, algunas muy sesudas. No están solas en estas virtudes, las comparten con las termitas y supongo que también con las abejas y otros insectos que viven en colonias. Gracias a eso, si les suministran algún veneno que no las extermina, ellas dejan de acarrearlo y la reina se encarga de procrear hasta restablecer su demografía, por decirlo de alguna manera.  Solo las reinas y las larvas comen o son alimentadas exclusivamente con el hongo, el resto come preferentemente savia de las plantas.

Si no fuera por las hormigas, el hongo no sobreviría, pero no hay riesgo de extinción; estas hormigas seguramente sobrevivirán al ser humano y continuarán cuidándo su fábrica de tal manera que hasta saben aplicar antibióticos y cuidados extraordinarios.

MIRALES EL HORMIGUERO.  Recuerdo una vez en Aguas Dulces, cuando decidí terminar con un gigantesco hormiguero cavando hasta llegar al “casco histórico” de su ciudad para poder matar a la reina y eventuales princesas, única manera de asegurarme el éxito. Miro esta oración y hasta me da remordimiento por mi “genocidio”; pero las hormigas estaban atacando nada menos que a mi amado mburucuyá. En fin… cavé con una pala a inesperada profundidad y de pronto me invadió un vaho caliente y vapor de humedad. El olor penetrante procedía de la colonia de hongos, que no tenía ningún parecido con la foto que publico (no encontré la que recuerdo). En lugar de atacar como es su costumbre cuando alguien fastidia su hormiguero, al apreciar un daño tan grave, deambulaban en el fondo del hormiguero posiblemente protegiendo a la reina y a las larvas que pudieran, a costa de su propia vida.

Porque la vida de cada individuo de la colonia, no vale nada. Acá no me vengas con la pequeña burguesía ni el individualismo, esto es nacional socialismo a la enésima potencia. Todo por el Fuhrer y tomá nota; porque este modelo no difiere del que proponen todos los dictadores, menos inteligentes que las hormigas, pues si pensaran un poco sabrían que los dictadores terminan suicidados en un bunker o colgados de los pies por los partisanos. Pocos murieron de muerte natural como Franco, a quien nadie se animó a pisarle uno de los cañitos en el CTI. Peor para él, tuvo una agonía que no se le debe desear a nadie.

¡Qué disgresión! Todo esto para introducir a la clasificación de nuestras hormigas podadoras según el hormiguero que construyen. Simplemente copio y pego de otro artículo extraordinariamente recomendable, como el escrito por  los ingenieros agrónomos  Norma C. Vaccaro y Juan A. Mousques . No se lo pierdan en http://www.produccion-animal.com.ar/produccion_y_manejo_pasturas/pasturas_combate_de_plagas_y_malezas/27-hormigas_cortadoras.htm
a) Hormigueros sin terraplén.

–Acromyrmex lundi (hormiga negra): ataca casi todas las plantas cultivadas. La “olla” (cámara) por lo general única y grande, tiene varias bocas, la boca principal sin playa rodeada de palitos secos. La profundidad en que se halla la honguera depende del suelo, en la zona son superficiales generalmente de 40 cm.
–Acromyrmex ambiguus (hormiga renegrida): Habita en la costa del Río Uruguay, prefiere las dicotiledóneas. Puede presentar túmulo formado por palitos secos, honguera a 30 cm de profundidad, puede tener más de 1 cámara.
–Atta sexdens (hormiga minera): tiene numerosas cámaras (ollas) menores, distribuidas en una superficie de 10 metros comunicadas por galerías, muchas bocas (hasta 250) reunidas en superficies reducidas cubiertas de tierra suelta.
b) Hormigueros con terraplén
–Atta vollenweideri (hormiga isaú): tiene terraplén grande y sólido, con muchas bocas.

La más frecuente en nuestros jardines es la Acromyrmex lundi (a la derecha), conocida entre nosotros como hormiga cortadora negra y entre los brasileños como quenquem mineira preta. Se la encuentra en Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, es la hormiga del Mercosur, ¡quenoninó! Arremete contra praderas, cereales, árboles forestales, frutales, cultivos hortícolas y plantas ornamentales. Destruye hojas, tallos, flore y frutos. ¿Qué queda? Casi nada.

Es una pena que no podamos entendernos, pues si les explicáramos  que nunca más les echamos querosén, ni agrotóxicos ni ninguna otra porquería, con la condición de que alimenten a su honguito cortándonos el pasto y podando las plantas que les indicamos, nos llevaríamos como novios en lugar de andar haciendo maldades.

Una colonia de Acromyrmex puede llegar a tener ocho millones de individuos que se dividen en castas con diferentes formas a pesar de que salen del mismo vientre y de los mismos huevos. Ahí tenés otra cosa para investigar en lugar de andar averiguando el sexo de los ángeles como hacemos los humanos desde la Edad Media.

De nuevo acá copio textualmente para no meter la pata.

Reina: Comparada con toda su progenie, es gigantesca y su vida entera, una vez que ha establecido la colonia, se restringe a poner huevos. Emerge como voladora, pero apenas escoge el lugar para su colonia, pierde las alas.
Reproductores alados: Son las hembras vírgenes fértiles (aladas, sólo usan las alas en el vuelo nupcial y después de fecundadas se desprenden de las alas deciduas) y los machos (se mueren al término de su único vuelo: el nupcial).
1) Obreras Jardineras: Su trabajo está en el interior del hormiguero, dedicándose al cuidado de los hongos.
2) Obreras Podadoras o cortadoras: Individuos de fuertes mandíbulas que se encargan de cortar el material vegetal en trocitos.
3) Obreras Transportadoras: Se encargan de trasladar el material cortado desde la zona de cosecha hasta el interior del hormiguero.
4) Obreras Soldados: Individuos que recorren los caminos para salvar cualquier dificultad que se presente y además se encargan de impedir el ingreso de insectos extraños por las bocas del hormiguero. Pesan trescientas veces más que las enanas y son tan grandes como abejas. Sus cabezas están abultadas para acomodar los músculos de sus enormes mandíbulas, con las cuales pueden cortar en dos a una hormiga intrusa.
5) Obreras Nodrizas: Cuidan y alimentan a la reina y a las larvas, también cuidan a los huevos.
6) Obreras Constructoras: Su misión es construir galerías, cámaras y depositar todo el material removido lejos del nido.

Caminos y avenidas. Aparte de la fuerza relativa descomunal, dado su tamaño, asombra también su velocidad, aunque su errática e incomprensible manera de desplazarse pone de manifiesto o bien que no son tan inteligentes… o que tienen un órganos de los sentidos e inteligencia muy diferentes a los nuestros. Acá de nuevo citamos textualmente:  Yendo en busca de restos vegetales, las hormigas marcan los caminos con microgotas de feromonas; debido a la forma alargada de estas microgotas, irradian un olor que tiene una magnitud vectorial dirigida hacia o desde el hormiguero.

Cada sociedad de hormigas tiene su olor específico; estas señales estimulan a todos los miembros a ayudarse, cuidarse mutuamente, limpiarse, alimentarse, etc. Cuando algún individuo muere, queda inmóvil y retorcido, y el olor que genera provoca que otras hormigas lo deban transportar afuera del hormiguero como consecuencia de una tarea de limpieza.

Ahora, no vayas a creer que todas las plantas son burras e indefensas. Hay algunaas que a su manera también atacan a las hormigas con tóxicos que por pura casualidad evolutiva, o andá a saber por qué otra causa, las protegen de estas hormigas pero dejan pasar de largo a los insectos que necesitan para polinizar. Este es el caso de la pitanga, a la que ya nos referimos, pero hay muchas otras que descubrirás simplemente mirando tu jardín luego de uno de esos ataques masivos que se producen en los meses de marzo a mayo y de agosto a octubre, cuando las hormigas se preparan para salir a colonizar.

Control Biológico de Hormigas Negras: El Ing. Agr. Pescio nos exhorta a evitar el esquema de la agricultura convencional, donde a cada problema le agregamos algún veneno. A continuación, describe una serie de métodos para combatir las hormigas negras, desde los clásicos cebos de arroz partido, hasta algunos muy poco ortodoxos como la lucha con fuego o la lucha entre hormigas.

Recordemos que la mayor parte de los remedios caseros que agregamos no solo elimina los insectos dañinos, sino también los beneficos.  Nosotros tenemos que buscar el equilibrio dentro de la Huerta, no destruyendo a las hormigas, sino buscando que simplemente no ataque nuestras hortalizas, dice Pescio.

Esto lo logramos mediante la combinación de especies, presencia de aromáticas, etc. Si aun con todo eso tenemos hormigas; bueno, manos a la obra…  Lo que –agregamos nosotros-  equivale a darle de punta al querosén diluido en agua (5% a 10%) cuidando de que no haya plantas cerca, porque las mata junto con las hormigas. O a usar el cebo para hormigas que se dispone a lo largo de los caminos o la fumigación de productos que se consiguen en cualquier veterinaria. Lo que deberías tratar es de no usar productos que perjudiquen a los polinizadores o que te envenen a los pájaros controladores de insectos.

Otra manera, aunque muy aburrida y que te deja la espalda hecha trizas, es untar los troncos de las plantas que queremos proteger con una goma que viene en pomos, la cual también aleja a los caracoles.

Mejor pensá en disponer estratégicamente plantas como menta, ajo, cebolla, ajenjo, lavanda, ruda, sésamo y otras que ahuyentan a las hormigas.

También están los cebos y trampas que podés preparar vos mismo, por ejemplo, cáscaras de cítricos, miel y granos de arroz partido tratados con sulfato de cobre que ataca a la honguera. Bastante útil es tener algunas plantas de habas, que son las primeras en ser atacadas y como consecuencia, solo tenés que examinarlas para saber que llegaron las malditas hormigas.

Como ya dijimos citando a Pescio, hay muchas plantas que saben defenderse. Podemos valernos de ellas para combatir a la hormiga podadora. Tal es el caso del naranjo en cuyos frutos suelen apreciarse unos hongos de color verde y azul, que pertenecen a la especie penicilium sp. Sí, la del famoso antibiótico. La idea es tomar varias de estas frutas infestadas y realizar un macerado que luego se riega sobre la entrada del hormiguero.

Las esporas del Penicilium sp penetraran hasta el cultivo de Leucocoprinus atesorado por las hormigas y lo eliminarán con tanta eficiencia como si se tratara de una infección en tu propio cuerpo (esto último no lo intentes). A veces esta técnica no funciona, porque las hormigas cultivan junto con el Leucocoprinus, otros hongos que generan sustancias que defienden el tesoro del hormiguero.

¡Lo bien que nos llevaríamos si las pudiéramos domesticar! Pero como son inteligentes, no confían en nosotros.

Otra manera. Colectá algunas hojas y raíces de ajenjo y hervilas en dos litros de agua. Con esa sustancia regá las plantas que quieras proteger, pues el amargo sabor alejará a las hormigas.  En fin, Pescio coleccionó un montón de recursos biológicos para terminar con las hormigas o alejarlas de tus plantas. La descripción y las recetas superan con creces los objetivos de este articulito, así que te conviene leer al que sabe: http://uy.globedia.com/control-biologico-hormigas-negras.

Guillermo Pérez Rossel