ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » America del Norte y Central

Dedicado a angurrientos; gourmets y veganos, abstenerse

grand-slam-slugger_thumbnaillarge_2017-04-06-15-21-33

¡Que no se entere Puglia que te atiborraste en uno de estos buffets! Tampoco se lo cuentes al dietista ni a los amigos ostentosos que no salen a comer sino a exhibirse.

Pero no hagas macanas, vos y tu médico de cabecera sabrán tomar las decisiones razonables. Ahora, si el que sabe no te lo prohíbe radicalmente, un atracón de vez en cuando, no hace daño ni engorda si de sobremesa, en lugar de una siesta te mandás una media maratón. En todo caso, la comida asiática suele ser bastante sana y de la carne no se debe privar a un rioplatense si se quiere que no se ponga belicoso. La que rebosa de lípidos es la comida americana… pero es rica.

7DSE_NewNews_Popup_800x691

En  el sur de Florida, desde Lake Worth a Miami, incluyendo de Clear Water a Fort Myers en la costa del Golfo, la oferta gastronómica es descomunal y colesterólica. Pero como uno no va por mucho tiempo a esa catedral de la angurria, algunos como yo nos damos el gustazo y luego lo recordamos por año. Atenti, que también disfrutaríamos –si la pudiéramos pagar—una cena en la Ostería Francescana, en Italia. Para muchos es el mejor restaurante del mundo desde la salida del mercado del mítico Bulli, que fue un hito en la gastronomía mundial. Dirigido por Massimo Bottura, se destaca por lo mismo que El Bulli, por la naturalidad y aparente simpleza. Andá mirando en el video que te ponemos abajo.

Imagen de previsualización de YouTube

De manera que no nos gustan estos buffets del sur de la Florida por lo bestias que somos, pues si queremos sabemos comer. Pero la angurria es otra cosa, consiste en poder mirar los hallazgos de cada cocinero, pasearte entre ellos con tu plato a medio llenar e ir agregando piezas de lo que sea, tratando de que congenien entre sí los bocados, pero sin ponerte fanático en esto. Si sos de los que dicen con el ceño fruncido como si estuvieran hablando de una ópera italiana, “a mi no me gusta mezclar lo dulce con lo salado”, parate acá y no sigas leyendo. Esto no es para los que comen con las neuronas y lidian con su estreñimiento, esto es para los que comemos con los ojos.

Dennys-4

Ni me ocupo de esas pizzerías de tenedor libre, ni de las muy variadas competidoras de Mac Donald y Burguer King, ni de los numerosos restaurantes mexicanos, ni de los que dicen ser italianos porque tienen dos o tres platos con berenjena en el menú… y tantos otros de tantas y tantas nacionalidades como las que se dan cita en el Sur de la Florida. ¡Lástima que no hay o no los encontré, restaurantes peruanos! Porque los peruanos son de asombro en la cocina. Así que me limito a la cocina asiática, las parrilladas gringas y concretamente a Denny’s, el terror de las coronarias y el festival de las papilas.

golden-corral-buffet-price

Lo fantástico es que todo esto que estás mirando es baratísimo en términos uruguayos. Menos de 20 dólares por cabeza (15 es lo habitual a mediodía, ¡450 pesos,  nada más!), sin importar lo que comas y en muchos casos tampoco sin importar lo que bebas. Comés, comés y comés hasta que caigas al suelo… y ya en el suelo, la chinita se acerca para preguntarte con esa sonrisa que una occidental es incapaz de exhibir: “¿el señol no va a comel más?

8708bb3df45433712c35a9f05f502734

Lo primero que te aclaro es que estos gringos asimilados son tan vivos, que en medio de la comida china nunca falta pollo para los que no soportan lo exótico (¡allá ellos!), en medio del festival carnívoro tampoco se da a faltar algunas verduritas para los veganos y entre tanto huevo scramble y armagedónica hamburguesa como en Denny’s, también hay algún pack que no rezuma tanto colesterol, como para los enfermos como vos, que van a reventar de tan sanos que son.

goldencorralrestaurant5

Y no vayas a creer que soy una bestia comiendo,  incapaz de disfrutar un plato refinado. No señor, si tuviera la plata y si estuviera en Italia, no dudaría en viajar a Modena y acercarme a la Osteria Francescana, donde Massimo Bottura le está haciendo la suplencia al mítico Bulli, por cuyo retiro todavía guardan duelo los mejores comensales. O mejor todavía, me hago una escapada a Florencia con previo acuerdo telefónico con mi amigo Maurizio Tafani para salir a cenar con él que es un destacado Sommelier y con su encantadora esposa que es una de esas chef que se mencionan en las “comidas de autor”. Naturalmente serían ellos quienes escojan el lugar y en la Toscana, no hay manera de perder, pero con estos dos fenómenos la experiencia seguro que resulta inolvidable.

Muy bien todo eso, pero estamos en Florida, no en Florencia, donde no digo que no haya restaurantes muy refinados… pero lo que hay allí y no hay en ningún otro lugar del mundo, son los buffets de comida recontra-chatarra, el delirio de calorías, el desafío a la esbeltez. A comer como los dioses andá a Europa; a comer barbaridades andá al sur de la Florida.

o

Hay varias cadenas de restaurantes de comida asiática en toda la zona. Poné “asian food” en el GPS y seguro que te indica un local a menos de cinco cuadras y en un área de cinco kilómetros te muestra filiales de casi todas las cadenas. Salvo que te metas justo en un local especializado en comida de Mongolia (¡me pasó! ¿quién entiende esos carteles que parecen hormigas aplastadas?), todos te ofrecerán comida china, japonesa, coreana, a veces hindú o pakistana, o del sudeste asiático y siempre mariscos, mezclados con carnes de aves y de cerdo que suelen acaramelar de manera deliciosa.

ABeweb (1)

Abundarán los camarones, langostinos, mejillones, almejas, pulpos entre las más de cincuenta variedades que siempre ofrecen. Encontrarás las ensaladas y acompañamientos más variados y más exóticos; es posible que encuentres alguna pizza, porque los chinos son cualquier cosa menos bobos… saben que hay gente que acompaña a los que les gusta su comida, pero que ellos no la toleran. Y la barra de postres te puede dar vuelta los ojos.

En algunos casos la bebida se paga por separado, pero siempre te reponen una y otra vez todo el líquido que consumís, porque esto viene de tenedor libre y vaso libre. Mucha gente pide té,  que es el agua Salus de los asiáticos y congenia bien con cualquier cosa que te sirvas.

34433210c9184231abf296bb09178781

Dos consejos. El primero: no llenes el plato groseramente en cualquier buffet; está mal visto por los dueños del negocio y por tus compañeros de almuerzo. No te sirvas nada en abundancia porque podría no gustarte o gustarte más otra cosa y abandonar un plato lleno porque te serviste demás, es como te dijimos, el colmo de la mala educación.

El segundo: el almuerzo es más barato que la cena… y la cena debe hacerse temprano, pues algunos de estos locales cierran sus puertas a las 20 horas. ¿Te había dicho que los mayores de 60 tienen precios bonificados? ¿No? Bueno, ahora te lo digo. Y lo de la atención con los mayores corre en muchos comercios; si vos creés que acá somos amables, cuando vayas allá descubrirás lo lejos que estamos de la media de amabilidad en Estados Unidos. Y podrás discrepar con la política exterior de ese país, podrás ser un comunista recalcitrante… pero si sos mínimamente objetivo le deberás reconocer ese mérito a la gente nacida o radicada en ese país.

food-food-and-food
Tengo una prima radicada en Lake Worth y residente en Estados Unidos hace como cuarenta años (tiene 82 años y maneja zizagueando a 120 kilómetros por hora, te pone los pelos de punta, pero ¡jamás chocó!). Cuando con mi hijo le dijimos que queríamos Caaarne, churraaascos, porque nos estaba bajando el tenor de proteína roja en la sangre, puso una sonrisita hierática y sin anticipar nada nos llevó a un local de la cadena Golden Corral, el delirio de un carnívoro, la pesadilla de un cardiólogo, de cualquier lugar del mundo.

goldencorralrestaurant3

Porque no solo te ofrecen un asadito a las brasas como el nuestro, sino también unas hamburguesas grandes como zapallitos, carnes de pavo, de pollo, de cerdo, de pescados, mariscos y como curiosidad que apreciarán los oriundos de Venezuela, una carne deshilachada, tiernísima y un poco desabrida, cosa que se arregla con la que te plazca entre las decenas de salsas que tenés disponibles. También encontrarás papas de todas las maneras imaginables, huevos, tortillas, scrambled, fritos… lo que quieras.

Interrumpo la descripción para recomendarte que, a pesar de todo eso que estás viendo, no dejes de comenzar la sesión de atiborre, con alguna de las cuatro o cinco sopas que siempre ofrecen en estos locales y también en los restaurantes chinos. Te puedo asegurar que nunca habrás comido sopas semejantes. Subí tres cazuelitas a tu bandeja y servite un poquitito de cada sopa escogida. Podrías resolver comer solo sopas, ¡mirá lo que te digo!

GC-2017_WBfast_5.9.17rev2

Y los postres, que no son lo mío, para los dulceros son el mejor punto de Golden Corral y otras cadenas semejantes. Si comenzaste a extrañar el flan con crema, acá lo encontrarás, junto a postres parecidos al chajá, fogliatellas, todo lo que puedas imaginar y lo inimaginable. Acá hay mucha gente que acompaña la comida con ese café gringo aguado y te diré que no sabe mal para “bajar” todo lo que te mandás para adentro.

dennys-mighty-meat-lovers-skillet

Dejé el final para Denny’s, y como te digo esa marca, te apruebo algunas más especializadas en comida americana, entendiendo por ésta la que tiene abundancia de scrambled eggs, salchichas, queso derretido, panqueques americanos, miel de arce y otros ingredientes que, mirados todos juntos, podrían aterrorizar a las huestes de extreñidos y obsesos, esos que no toman café ni mate porque los pone nerviosos, agua con gas porque produce flatulencia, los que le sacan hasta la última grasita al churrasco y los que solo comen pan con cereales por la fibra. No niego que comer esa chatarra hace mal; al contrario, digo que hace horriblemente mal sobre todo si lo hacés en reiteración real. Pero mirá que como angurriento viejo, he visto quedar más achacoso que yo, o peor todavía, no quedar, a los que andan con libros de dieta como si fueran devocionarios. Andar midiendo calorías, llevar una lupa para ver el porcentaje de hidratos de carbono, revisarse todas las mañanas obsesivamente desde los hipocondrios hasta el epigastrio, no te va a prolongar la vida y menos todavía, darte calidad de vida. Esa conducta es tan enfermiza como la del que no para de atracarse hasta que lo llevan de apuro a hacerse un cateterismo… o algo peor.

banana-pecan-pancake-breakfast_thumbnaillarge_2017-04-05-20-19-52

Saludable es el tipo que hace este tipo de barbaridades solo una vez cada tanto (muy cada tanto), pero que como hábito cotidiano se alimenta sanamente con vegetales y frutas,  no abusa de las fritatas, no exagera con la sal, al azúcar, el aceite y las bebidas alcohólicas, que sale a caminar o correr con los amigos varias veces por semana, que no lo encontrás jamás en la cama luego de las 9, aunque sea domingo… y que todo esto lo hace con naturalidad, porque le complace, no porque está patológicamente obsesionado. Y si alguien te dice que la marihuana es buena y está de moda, ya sabés a dónde tenés que mandarlo. Largá el pucho (yo sé por qué te lo digo) y viví con la mayor naturalidad que puedas, sin hacer una religión de todo esto.

dsc7365-1024x768

Bueno, aunque los fanáticos igual me van a pintar la cara,  me siento menos avergonzado de sublimar a Denny’s, a riesgo de aumentar de peso solo contando como es. O más bien mostrando, porque no hay forma de describir el cataclismo que le provocás a tus papilas solo con mirar los coloridos menús. Yo me pirro por los scrambled, de manera que siempre me inclino por algún plato que los tenga en abundancia y que agregue algunas salchichas y panceta ahumada saltada hasta que quedan como una lámina crocante y seca, que se levanta con la mano, pues con el tenedor se quiebra.

spicy-sriracha-burger_img-l

Hay quienes prefieren las papas fritas, (que acá las hacen como jamás podrás lograrlas en tu casa), papas a la suiza, ensaladas con paltas, los frutos dulces acompañando los platos salados, en la misma línea de los panqueques acompañando un imponente trozo de carne bien cocido, coronado con queso cheddar… o hasta con alguna mermelada. ¿Qué te parece un disparate? Andá, probalo y me decís, o seguí aferrado a esos brotes de alpiste que hasta las hormigas desprecian.

En  fin, comiencen a decirme pestes, eso me ayuda a digerir. Y además, reconozco que no les falta razón.

 

Guillermo Pérez Rossel