ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Uruguay

Estatuas y monumentos que valoramos poco

 Alberto Moroy nos trae hoy un repaso sobre la estatuaria que tenemos y no vemos. Hay que apurarse a mirarla antes que los salvajes terminen con ella.

Porque los que miramos sin ver, que por momentos somos casi todos, no somos tan reprobables como los que pintarrajean y depredan monumentos, pero somos ninguneadores del arte.  ¿Es necesario salir expresamente  a mirar monumentos? Cuando nos detiene un semáforo, si no nos distraen los limpia-vidrios, podríamos dirigirle una mirada a esas bellísimas piezas y disfrutar un poco más a un Montevideo que no es tan gris como tantos creen, sino que tiene pocos ciudadanos dispuestos a apreciar su belleza.

——————————-

Si así no fuese los tendríamos relucientes. Sera porque siempre estuvieron ahí, porque ya estamos acostumbrados a que estén sucias y mamarrachadas, otras ubicados en un entorno “poco feliz”, por falta de perspectiva o simplemente por el desinterés en el arte, algunas veces mutilados y algunas veces fuera del la vista del público, por lo que fuere. Esta es la tercera vez que abordamos el tema del ornato público de Montevideo, más precisamente de las estatuas (abajo los links de referencia). En la primera nos referimos a las ubicadas en el hotel casino Carrasco, la segunda a los leones franceses en Montevideo y hoy trataremos algunas de las clásicas replicas italianas de bronce, que fueron fundidas por maestros italianos,  bien conocidos como Marinelli de Florencia.

El David de Miguel Ángel, Condottiero Colleoni de Andrea del Verrocchio, Condottiero Gattamelata de Donattello (Donato di Niccolò di Betto Bardi) y la Carreta (“Caretta Pionieri)  de José Leoncio Belloni (Uruguayo) de 150 ton. En la portada el David montevideano en yeso en los talleres de la fundición Marinelli en Florencia.

El David (Breve historia)

La obra comenzó el 13 de septiembre de 1501. En el más absoluto de los secretos Miguel Ángel se encerró con su obra, y sólo el 23 de junio de 1503 dejó ver algo de ella a los ciudadanos. En mayo de 1504, Miguel Ángel acabó la que es considerada como la escultura más bella y perfecta del mundo junto con La Pietá, que también pertenece a su genio.

Pero su historia no acabó ahí, porque el detalle de su localización ya fue motivo de controversia. Inicialmente, la idea era colocarlo en la catedral de Florencia apoyada en un contrafuerte, pero entonces se perdía la visión trasera de la estatua, y entre ello, la visión de la honda que iba a la espalda. En enero de 1504, 32 artistas y ciudadanos de renombre de la ciudad de Florencia se reunieron para buscarle emplazamiento. Se decidió que sería en la Piazza de la Signoria. Pero la controversia no se quedó ahí, pues aquella mirada amenazante de la estatua; aquellos ojos que parecían cobrar vida en el mármol eran una cuestión políticamente crucial.

Si la ponían mirando hacia Pisa, significaría el deseo de Florencia de reconquistar Pisa, una ciudad que había sido ya florentina. Si se ponía mirando hacia Roma, parecería una mirada de despecho hacia un lugar donde el papa Alejandro VI había cobijado a los Medici que habían sido expulsados de la ciudad por el gobierno florentino. Finalmente, sin embargo, se escogió esta última, y fue tal el rechazo que tuvo entre el pueblo llano que en los cuatro días que duró el traslado del David desde el taller a su lugar de emplazamiento, fue apedreado.

Un David para Montevideo

El David antes de embarcar para Montevideo, en la fundición de Marinelli

Ubicación en Uruguay 34°54’21.23″S  56°11’9.20″ W   Ubicación en Florencia  43°46’35.97″N 11°15’31.22″ E

 

Viaja cónsul uruguayo Gilberto Fraschetti (1929)

En 1929 una comisión del cónsul de Uruguay, Gilberto Fraschetti, le propuso a la fundición Marinelli, el monumento artístico más importante que se ha reproducido en bronce de tamaño natural: el David de Miguel Ángel. La historia de esta gran estatua de fundición comienza en 1846 cuando Leopoldo II, gran duque de Toscana, ordenó un molde. El mismo fue trasladado más a la Academia y luego, brevemente, al museo Baal ello. El propósito de estas medidas era poner a prueba el nuevo sitio definitivo para el original David en la Piazza della Signaría. La estatua de Miguel Ángel estaba mostrando signos de desgaste de los elementos y tuvo que ser llevada dentro.

Un molde de bronce de la cabeza de David se exhibió en la Exposición de París de 1855. En 1873, un bronce de tamaño completo del David se instaló como la pieza central de la Pásale Michelangelo. Hoy en día es un lugar de encuentro y un monumento en sí mismo. El molde de yeso de 1846 creada por Leopoldo II ya no existía en 1929 y las autoridades florentinas se complacieron en cooperar con la comisión Marinelli para el gobierno de uruguayo. Los técnicos hicieron dos yesos de tamaño natural del David (portada), uno para su depósito en el Gipsoteca, la colección municipal de yesos, y uno para la colección de la firma. El modelo Gipsoteca fue invaluable en la restauración de la original de Miguel Ángel en la Academia después de su ataque en 1991.

Andrea del Verrocchio /Retrato ecuestre del condottiero Colleoni en Venecia

Retrato ecuestre del condottiero Colleoni (Venecia)

Andrea del Verrocchio, conocido simplemente como Verrocchio (Florencia, h. 1435 – Venecia, 1488) fue un pintor, escultor y orfebre cuatrocentista italiano. Trabajó en la corte de Lorenzo de  Medici en Florencia. Entre sus alumnos estuvieron Leonardo da Vinci, Perugino, Ghirlandaio y Sandro Botticelli, pero también influyó en Miguel Ángel. Trabajó en el estilo serenamente clásico del primer renacimiento florentino.

En 1478 Verrocchio comenzó la que sería su obra más famosa, una estatua ecuestre del condottiero Colleoni, quien había muerto tres años antes. La obra fue un encargo de la República de Venecia. Fue el primer intento de producir semejante grupo, con una de las patas del caballo en el aire. La estatua destaca también por la expresión en el rostro de Colleoni, que obedece a una observación cuidadosa, y que refleja un mando severo. De esta estatua sobresale también la magnífica plasmación del movimiento. Verrocchio envió a sus comitentes un modelo en cera en 1480, y en 1488 finalmente se trasladó a Venecia para asistir a la fundición del grupo. Sin embargo, murió ese mismo año, antes de que la obra estuviera acabada.

Quien era Condottiero Colleoni

http://es.wikipedia.org/wiki/Bartolomeo_Colleoni

Su tumba

Imagen de previsualización de YouTube

 

El Colleoni para Montevideo

Piezas de fundición del monumento Colleoni de Verocchio /.Terminado, antes de ensamblarlo

Colleoni de Verocchio en Uruguay, Ubicación   34°54’36.22″S  56° 9’47.78″O (Bulevar G.Artigas)

“Ha quedado definitivamente instalada, frente al edificio de la Facultad de Arquitectura y sobre un cantero del Bulevar Artigas. La famosa estatua ecuestre de Colleoni, parece dirigir su fiero mirar desafiante a la casa de estudios, que también tiene a su frente otro monumento de la Antigüedad: la columna romana del siglo II, extraída de las ruinas de Djemilla, época del emperador Septimio Severo”.

Así lo vieron en el 2011

Han pasado más de cincuenta años, pero las cosas no parecen haber cambiado mucho. La imagen de portada (febrero 2011), nos muestra a un Colleoni furioso, tratando de deshacerse del colgajo que desde hace meses le ha llegado desde la Facultad. Al principio -hace varios meses- fue parte de la campaña mediática de AFUR-Arquitectura en pos de sus reivindicaciones presupuestales. Aprobado el presupuesto, pasó a ser sólo un trapo. Cartel o trapo ¿qué hace allí? Desde la Intendencia o desde la Facultad, no habrá quien acerque una escalera y deje tranquilos en sus tumbas a los que una vez pensaron que estaban aportando a Montevideo un referente del arte universal, para mejor disfrute de sus habitantes.

Ver y leer más ¡Excelente Blog!

 

http://blogs.montevideo.com.uy/blognoticiasarchivo_1322_20110201_20110228_1.html

Monumento a la Carreta (“Caretta Pionieri”)

 

Pronta para enviar a Montevideo

En Florencia, conjuntamente con quienes la fundieron

 

“Caretta Pionieri”  monumento  por el escultor J. Belloni (1930). Imponente conjunto escultórico con sus 22 mt. de base y 150 toneladas, fundidos en la “Marinelli” fundición. La fotografía de la obra se exhibe en el “Parterre” de Florencia antes de ser enviados a Uruguay.1930

Monumento a la Carreta y “alambrado que lo resguarda” Ubicación  34°53’33.20″S  56° 9’18.76″W (Centenario y Av. Italia, Montevideo)

José Leoncio Belloni Garaycoechea 

Hijo de inmigrantes suizo-italianos, su familia regresó a Europa en 1890 y se radicó en la ciudad de Lugano (Suiza), donde comenzó su carrera artística en la Escuela Cantonal de Arte con el maestro Luis Vasseli, en la Escuela Profesional de dicha ciudad. Vuelto al Uruguay obtuvo por concurso una beca de escultura en el año 1899. Regresó a Europa, concurriendo a la Academia de Múnich, enviando anualmente sus trabajos a las exposiciones de esa ciudad, como asimismo a las de Roma, Ginebra, Budapest, Lugano, Lausana y Neuchâtel. Enseñó dibujo profesional en Tesino (Suiza).

En el año 1910 concurrió a la exposición de Arte del Centenario Argentino, en el que obtuvo una medalla de plata por su obra “Angustia”. En el año 1914, realizó el monumento conmemorativo a la memoria del pintor uruguayo Carlos María de Herrera, ubicado en el Paseo del Prado. Dentro de su vastísima obra cabe mencionar el monumento a “La Carreta”, emplazado en el Parque José Batlle y Ordóñez, una de las más admirables obras del género escultórico, que alcanzara justa fama universal, así como “La Diligencia”, ubicada en el Prado, obra de similares características a la anterior.

Más sobre BELLONI

http://bibliotecafranciscoponcini.blogspot.com.ar/2011/08/jose-belloni-nacio-el-12-de-setiembre.html

Original Padua 45 24 5 N 11 52 46 E

Monumento ecuestre al condottiero Gattamelata

Andrea del Verrocchio, nacido Andrea di Michele di Francesco de Cioni, conocido simplemente como Verrocchio (Florencia, h. 1435 – Venecia, 1488) fue un pintor, escultor y orfebre cuatrocentista italiano. Trabajó en la corte de Lorenzo de’ Medici en Florencia. Entre sus alumnos estuvieron Leonardo da Vinci, Perugino, Ghirlandaio y Sandro Botticelli, pero también influyó en Miguel Ángel. Trabajó en el estilo serenamente clásico del primer renacimiento florentino.

Donatello (Donato di Niccolò di Betto Bardi) (Florencia, Italia, 1386 – ibídem, 13 de diciembre de 1466) fue un famoso artista y escultor italiano de principios del Renacimiento. Junto con León Battista Alberti, Brunelleschi y Masaccio, fue uno de los padres del renacimiento. Donatello se destacó en una fuerza innovadora en el campo de la escultura monumental y en el tratamiento de los relieves, donde logró representar una gran profundidad dentro de un mínimo plano, denominándose con el nombre de stiacciato, es decir «relieve aplanado o aplastado».

Antes de embarcar para Uruguay 1951 / Ubicación actual (Av. Italia y Centenario)

34°53’28.64″S 56° 9’19.20″O

Arriba a Montevideo, en 1951

FUNDICION  Marinelli

http://www.fonderiamarinelli.it/

 

Durante el siglo XV el arte italiano está jalonado por una notable abundancia de representaciones ecuestres. Los pintores y escultores parecen fascinados por el caballo. San Jorge, las batallas y sobre todo la adoración de los Magos constituyen otros tantos pretextos para alzar todo un muestrario de caballos y de caballeros cuyas actitudes y posturas se convierten en canónicas. En este sentido la Adoración de los Magos (1481) que Leonardo deja inacabada constituye un auténtico “tratado sobre el caballo”, en palabras de André Chastel. La realización en tamaño natural de un jinete era, por lo tanto, algo que estaba “a la orden del día”. Sin embargo, habrá que esperar hasta la segunda mitad del siglo para que se haga realidad, dados los costos que representa llevar a cabo tal obra y la incapacidad para dominar la técnica del vaciado.

El paso dado por Andrea Verrochio respecto de Donatello (el Gattamelata) puede verse al comparar sus respectivos David o la estatua ecuestre de Bartolomeo Colleoni de Verrochio con el Gattamelatadonatelliano. Frente al movimiento pausado unidireccional, de Gattamelata, el dinamismo del Colleoni: la cabeza del caballo gira hacia un lado mientras que el jinete se apresta sobre la montura, rectas y energéticas las piernas, torsionando el cuerpo, ladeada la cabeza, en un contraposto que unifica la relación caballo/jinete. Si en la estatua de Donatello predominaba el estatismo, aquí hay un dinamismo más verídico que es, en general, propio de toda la obra de Verrocchio, no sólo de las esculturas sino también de las pinturas.

El caballo sigue el patrón fijado por los caballos de San marcos y por el caballo de marco Aurelio, pero su musculatura está trazada y subrayada con más nervio. Por lo que respecta al condottiere, aparece animado por una energía ardiente y contenida. Esta imagen portadora de la armadura y el casco del “furor” constituye un poderoso y atractivo símbolo del vir bellicus.

Observaciones

Sin duda, la calidad de la fundición y el prestigio de los artistas, así como la opulencia de las obras, merecería un mayor destaque en cuanto a su emplazamiento, sobre todo las italianas, que a juzgar por las fotos parecen bastante descuidadas. A la distancia “La Carreta” de Belloni parece estar ubicada en un buen lugar, no obstante el cerco perimetral “estilo gallinero” que muestran las fotos (no se hoy) desmerece tamaña obra, sin dudas  una de las mas importante. Las otras tres parecería que hay mejores sitios que los actuales.

Dos leones franceses en Montevideo

http://viajes.elpais.com.uy/2012/02/07/dos-leones-franceses-en-montevideo/

Hotel Carrasco, misterios y explicaciones

http://viajes.elpais.com.uy/2011/08/22/hotel-carrasco-misterio-y-verguenza-2/