ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » America del Sur

El rey gallego de los jibaros

p (55)

Acorralados por la civilización, ya quedan pocos jíbaros; pero en su época de oro hasta tuvieron más éxito que los incas en rechazar a los conquistadores. Mataron a miles de europeos porque les subieron los impuestos, lo que demuestra que hasta el más salvaje tiene algo que enseñarnos.  

Hoy si hablamos de reducidores de cabezas hasta pueden creer que nos referimos a ciertas telenovelas o a algún discurso populista; pero para ellos el achique cerebral no era una estrategia de terror, como lo fue el empalamiento masivo con que el conde Drácula logró meterle miedo a los otomanos.  Era algo místico y el muerto era un compañero de por vida de su ahora respetuoso contrincante. ¿Cómo llegó un gallego a gobernar a un pueblo tan díscolo? Pues ese es el tema de la investigación que hoy nos trae el colaborador.

Por Alberto Moroy

Lo que están viendo en la portada es un guerrero Shuar (Jibaro)  del Ecuador con dos cabeza humanas reducidas. Durante doce años, el gallego Alfonso Graña, oriundo de la parroquia orensana de Amiuda (Galicia), nacido en 1878, gobernó como jefe de jefes un territorio del Alto Marañón amazónico, tan grande como media España y poblado por indios jíbaros de las tribus aguaruna y huambisa, reducidores de cabezas. Murió en Perú en 1934.

Del autor

Hace muchos años, en Montevideo un compañero de colegio llevó una de estas cabezas, todavía la recuerdo. ¡Impresionaba! Seguramente en museos y colecciones privadas de Montevideo debe haber bastantes, no obstante pocos las vieron y muchos no saben quiénes son los jibaros, porque ya no hay historias que los recuerden. No sé que tan legal es mantener estos trofeos en forma particular; me imagino que no está exento de problemas. Hoy  dicen los que saben que las ‘tzansas’ originales puede alcanzar los 15.000 dólares en el mercado internacional. Y debe haber otras tantas falsificadas.

La historia del rey gallego

Dos hombres blancos recorren la selva amazónica. Se enfrentan a un grupo de indígenas. Uno de ellos muere en la lucha; al otro los indios le perdonan la vida. Es alto y apuesto y la hija del jefe de la tribu se ha enamorado de él. El blanco se queda a vivir entre los salvajes y, cuando el apu (jefe) muere, le sucede en el cargo. Años más tarde retorna a la civilización convertido en el Rey de los Jíbaros. Y hasta su muerte, doce años más tarde, vive a caballo entre ambos mundos. Esto, que podría ser la sinopsis de una película de aventuras, es la historia real de un gallego que, como tantos otros, emigró a América en 1899, huyendo del hambre.

f1 (49)

Graña, el rey gallego

f2 (50)

Alfonzo Graña y su hijo / Otro Graña (izq.)

f2b (3)

Alfonso Graña, el rey gallego

 

Imagen de previsualización de YouTube

Los jibaros

Creen los shuar (Jibaros) que el alma de las personas reside en la cabeza. En ella se concentra el poder y a ella van y vienen los sueños que revelan el camino a seguir.

f3 (50)

Cabezas reducidas / Ubicación en Ecuador

f4 (44)

Más cabezas reducidas

 

Comunidad Shuart Tawasap- Amazonia Ecuador

Imagen de previsualización de YouTube

Viejas Crónicas 

La siniestra reputación de los jíbaros no se inicia con su encuentro con los blancos, ya que incluso los incas les temían. Hacia el año 1450, el ejército de Tupac Yupanqui ataca una provincia situada en la actual frontera entre el Perú y Ecuador, al norte del río Marañón. En el momento de la Conquista, era el pueblo amazónico más numeroso: 80.000 personas que vivían entre Ecuador y Perú. Tenían fama de temibles en la guerra y les distinguía su veneración por las mujeres y los ancianos. 

En 1599 las crónicas españolas relatan que durante dicho año unos 20.000 Jíbaros, comandados por Kirrúba se rebelaron y dieron muerte a miles de blancos debido a que el Gobernador de Macas, el representante colonial español de la zona, impuso un enorme tributo a los indígenas.Primero capturaron al Gobernador,  vertieron oro fundido en su garganta “hasta que las tripas le estallaron dentro del cuerpo” y luego destruyeron totalmente el pueblo. Unas pocas noches más tarde y a unas veinticinco leguas de distancia destruyeron Sevilla de Oro y Valladolid, así como Canelos, Zamora y otros pueblos coloniales. En aquellas incursiones se llevaron a muchas mujeres blancas, por lo que todavía en nuestros días se puede distinguir rasgos de mezcla blanca en los rostros de algunos Jíbaros.

Ubicación de Macas Google Earth  2°18′00″S 78°07′00″w

f5 (43)

Reducción / Cabezas de sus enemigos colgadas al cuello

La cabeza de los jefes

Las reducciones de cabeza se realizaran con la mayor solemnidad. Después de un enfrentamiento entre dos tribus shuars, el jefe vencedor se acercaba al cadáver del jefe vencido y le cortaba la cabeza. Era la señal de que la disputa estaba zanjada. A continuación, las tribus enfrentadas empezaban una nueva vida juntas, sin represalias, sin vencedores, ni vencidos. Mientras, dejaban a los dos jefes a solas, para que uno conjurara toda la fuerza del otro a través de una ceremonia llamada “tzantza”.

La reducción

Lo primera tarea era hacer una incisión en la nuca. Por esta herida se vaciaba el contenido (cráneo, cerebro y ojos) y se desgarraba la piel. Seguidamente, metía en la oquedad agua hirviendo con jugo de una liana y otras hierbas del Amazonas. La cabeza quedaba hundida durante 15 minutos, ni uno más, ni uno menos. Técnica que impedía que cayera el pelo. Después, sólo había que esperar pacientemente a que se secara. A esta piel curtida se le daba forma introduciendo una piedra en su interior. El fuego hacía la última reducción.

En la actualidad

En la actualidad, han sobrevivido 20.000 shuar. Concretamente, los que habitan en Ecuador están recibiendo duras presiones por parte de la industria minera y petrolera, que está dañando salvajemente su derecho ancestral al uso de los bosques.

Los Shuar y su forma de vida

Imagen de previsualización de YouTube