ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Destacado

Un pintor perturbador

Limbus Dino Valls

“Mi pintura sirve para aportar oscuridad, inquietud, tormento. Lo que hago como artista es ahondar en la parte más oscura y más desconocida del ser humano”. Dino Valls.

Con tantos admirados amigos que saben de pintura, meterme en estas honduras es un atrevimiento. Pero cuando vi estos cuadros sufrí un impulso irrefrenable y aquí estoy, tratando de presentarles a Dino Valls, un zaragozano perturbador.

Sin título

Mirá que bonito como lo describen los que saben: “En lo conceptual, su pintura se centra en la psique humana, utilizando las técnicas figurativas sólo como un soporte formal en el que se proyecta un contenido inconsciente con una profunda carga psíquica, que se desarrolla en un proceso simbólico de intelección. No hace uso de modelos ni escenarios, por lo que su pintura se aleja de los postulados del realismo, deviniendo aquéllos idealizados”. ¡Intelección!, nunca se me hubiera ocurrido.

El Nacimiento de VenusRetrato de Giovanna Tornabuoni

También refieren a que recuerda a Rembrandt o a Magritte. No lo discuto… pero a mí me vino a la cabeza Botticelli y su bellísima e intemporal Venus, algún retrato de Piero della Francesca y la perfectísima Dama del Armiño, de Leonardo. Mucho menos sensuales y jugadas, pero semejantes en una hermosura que resiste las modas y los tiempos… también con misterios y símbolos indescifrables como los que inserta Dino. Alguno dirá que su pintura es un poco bondage, al borde del erotismo perverso, pero casos como éste son comunes en el arte de la mejor factura y los podés encontrar hasta en la Capilla Sixtina. La estética no es para mojigatos ni para erotómanos que ven un desnudo y se ponen a los gritos con vergonzosa hipocresía.

Como dije, Dino es un pintor que te desacomoda. Y que edifica un puente hacia el renacimiento. En lo que a mí respecta, muy agradecido.

las-mil-historias-del-arte-beatriz-vera-vinuesa-dino-valls-zadquiel

El Dr. Dino Valls nació en Zaragoza en 1959 y se instaló en Madrid desde 1998. Es doctor en medicina (se nota), licenciado en cirugía general en 1982, pero ejerció solo al principio.  Es curioso que tuvo tanta preparación académica en medicina y ninguna en pintura: Dino es enteramente autodidacta si se excluyen los estudios de temple que hizo en los años 90, solo para aproximarse a los procedimientos de los maestros flamencos e italianos de los siglos XV y XVII, combinando temple y óleo.

las-mil-historias-del-arte-beatriz-vera-vinuesa-dino-valls-flos

Ahora la gran intriga a la que él se niega aportar nada. ¿Dino se utiliza la anatomía para referirse a la psique o practica un estrambótico juego simbólico con modelos y escenarios en los cuales se aleja del realismo para introducirse andá a saber en qué universo, al cual te invita? La crítica profesional ha sido un poco elusiva con él… pero los galeristas le abren todas las puertas que quiera, en Europa y Estados Unidos.

Imagen de previsualización de YouTube

Con el título “No se puede no ser contemporáneo”, Antón Castro publica un interesante reportaje en su blog (hipervínculo abajo). Quizás el propio Dino nos pueda decir algo acerca de su pintura… pero no hay que olvidar que luego de pintada, una obra ya no les pertenece en el sentido de que cada uno la aprecia, interpreta, ama u odia como se le antoja, y con todo el derecho del mundo.

 Melancholia_2858dino-valls-1387152470_org

-Su carrera de pintor atípico suscita enconados debates. ¿Es usted un artista clásico o contemporáneo?

-El contenido de los cuadros, lo que llamamos el fondo, pertenece a mi mente, a mi yo, y en ellos estoy como un ser contemporáneo inmerso en el mundo que le rodea, y que intenta además expresar la evolución del ser humano y la evolución animal, la historia de la vida. No se puede no ser contemporáneo. Y en la forma…

434eecc3fb0cb36be753938e0f91d10c 

-¿Qué ocurre con la forma, que en usted tiene ecos góticos, renacentistas, barrocos e incluso surrealistas?

-En el aspecto formal se refleja mi afición por lo que ha sido la representación simbólica del ser humano en todas las disciplinas, y particularmente en la pintura, que me interesa también como un hecho histórico que yo reelaboro y reinterpreto. En la forma no busco novedades.

 ac8849fa8d24c4b3f41cd24c36275091

-Uno de los rasgos del arte contemporáneo es la espontaneidad. No es su caso.

-La espontaneidad no tiene por qué ser un rasgo de la pintura contemporánea. En cualquier caso, para mí la forma es importante pero siempre es secundaria respecto al fondo. Uso una forma depurada, recupero lenguajes en desuso, y todo ello es válido para transmitir un fondo, unas ideas, una inquietud, un sentido de la belleza. Uso una figuración hiperrealista, muy verosímil y muy elaborada, que haga que el contraste de lo irracional se haga más potente. Disfruto con la práctica de la pintura, que me sirve de vehículo de la esencia interior de los personajes y del artista.

 107-PROSCAENIA

-Algunos críticos e historiadores del arte dice que su virtuosismo tiene algo de camino de perfección…

-Me molesta mucho que hablen de virtuosismo respecto a mi pintura. Es como si definiesen el valor de la destreza por su dificultad técnica. Hay destreza, la uso muy concienzudamente, existe un perfeccionismo muy obsesivo, pero está al servicio de las ideas, de la indagación en los vericuetos del ser humano, de lo que quiero decir. Además, el artista por lo general intenta redimirse o conocerse mejor y a la vez purificarse a través del dominio de la materia, del sonido, de la palabra…

 

-Un experto dice que usted con la técnica persigue una pincelada inmaculada.

-Creo que es justo al revés. Mi pintura sirve para aportar oscuridad, inquietud, tormento. Lo que hago como artista es ahondar en la parte más oscura y más desconocida del ser humano. Mi pintura vendría a ser una manera de manchar lo blanco.

 las-mil-historias-del-arte-beatriz-vera-vinuesa-dino-valls-vetera-detail

-Su sentido de la belleza es terrible. Sus criaturas resultan morbosas, exhiben desgarro o angustia, llevan heridas, hay a menudo rostros dobles o cuerpos mutilados…

-Es cierto. Mi pintura tiene un contenido inquietante, no placentero, de desasosiego. No me interesa el arte que atrae o repele, sino que mezcla ambas cosas: mi pintura es un espejo que refleja nuestro inconsciente, nuestra fragilidad. El contenido de nuestro inconsciente tiene una carga de angustia vital, pero no debemos olvidar que mi obra también es una elaboración intelectual de los conflictos que padecemos (identidad, dolor, angustia, ira, soledad, etc.), por eso no me considero surrealista.

 

-Y el hecho de que use casi siempre el mismo rostro, enigmático y gótico, tal vez doliente, ¿a qué se debe?

-Mi pintura es figurativa y se basa en la idealización de un rostro que funciona como un arquetipo. Ese rostro responde a un tipo de belleza que me conmueve: es la hermosura de la ambigüedad en la edad, en el sexo, en el tiempo histórico.

 las-mil-historias-del-arte-beatriz-vera-vinuesa-dino-valls-vetera

-En 2001, casi veinte años después de no haber expuesto en Zaragoza, fue objeto de una retrospectiva en el Palacio de Sástago.

-Fue muy importante afectivamente. Fue un reencuentro con mi ciudad, con algunos amigos que no habían visto mi obra, supuso la edición de un libro que recibió premios y fue mi exposición más importante en cuanto a número de obras. En ella se veía con toda nitidez que el ser humano, al desnudo, es el centro de mi pintura. Cada vez que pinto un cuadro intentó que en él estén de algún modo los millones de años que tiene el hombre sobre la tierra.

 

-Fue usted el único pintor español vivo que participó en la ambiciosa muestra “El Mal. Ejercicios de pintura cruel”, que se expuso en el Palacete de Casa Stupinigi de Turín y que constituye un recorrido por los complejos vericuetos y variaciones del Mal desde el siglo XV hasta ahora mismo. Su políptico “Barathum” cerraba una muestra de más de 200 piezas de 180 artistas, desde Beato Angelico, Tiziano, Bellini, Caravaggio o Artemisia Gentileschi, hasta Ribera, Rubens, Blake, Francis Bacon, Goya, Picasso o Robert Mapplethorpe, proyecto que ha desarrollado el crítico Vittorio Sgarbi.

barathrum

-Presenté la obra “Barathum”, que quiere decir en griego abismo, más allá, o una de esas profundidades a donde van a parar los muertos en su último viaje. Sgarbi intentó recoger el hueco que ha tenido el Mal en la pintura, pero también la fotografía, el dibujo o grabados como “Los desastres de la guerra” de Goya. Entiendo que ese conflicto de dualidad entre el Bien y el Mal, de lucha permanente y de angustia, era la base de la muestra, realmente espectacular. Ha dividido el proyecto en dos partes: desde el siglo XIV hasta el XVIII, y desde el XIX hasta nuestros días. Mi obra, como usted dice, cerraba la muestra.

 

-Me parece que así el cuadro no está suficientemente explicado.

-Se trata de un cuadro clásico, de varios desnudos sobre fondo negro, con dos figuras en los laterales: dos figuras exentas, masculinas y femeninas, separadas por el cuadro central por una especie de pechinas de rostros que representan a ambas figuras. Y en el centro he dispuesto una colección de cabezas a la misma altura, separadas por la barbilla de sus cuerpos desnudos, que se quedan a distintas alturas; de ellos penden símbolos, pájaros, emblemas o heridas y cicatrices que quieren representar su propia vida, su tumultuosa biografía. Yo he pretendido reflejar la esencia del dolor y de la angustia, y esas cabezas al mismo nivel aluden a un plano simbólico de espiritualidad, al poder de la mente, que es lo que les une en ese viaje final al abismo. Por otra parte, esos dos cuerpos de hombre y mujer también tienen a Adán y Eva como origen, y responden a los procesos de conflicto interior con uno mismo. Todos los cuerpos presentan señales, incisiones o amputaciones, como suelen ser habitual en mi obra. Este cuadro es una pieza clásica, una exaltación del desnudo, sin ornamento, la quintaesencia del ser humano desde una mirada ascética o mística.

 barathrum - copia (2)barathrum - copia

Firmo esto solo para dejar constancia de mi responsabilidad, pero queda claro que mi aporte apenas excede la categoría de pegotín bienintencionado.

Guillermo Pérez Rossel

 

http://antoncastro.blogia.com/2005/082302-dino-valls-la-mirada-perturbadora.php

https://lasmilhistoriasdelarte.wordpress.com/tag/hiperrealismo/

http://www.dinovalls.com/

https://es.wikipedia.org/wiki/Dino_Valls

http://www.medtrad.org/panacea/IndiceGeneral/n32_ilustrador_gala2.pdf