ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » America del Sur

El maestro de Julio Verne de paso por Montevideo

p (31)

En 1851 la carrera literaria de Julio Verne tomó un giro decisivo. Gracias a Dumasdumas,  Verne frecuentaba el salón de Jacques Arago, personaje entonces célebre y preferido de los círculos parisinos. Veinte años antes Jacques naufragó en las islas Malvinas  con la Corvette “l Hurane”  al mando de  Louis Freycinet y pasó por Montevideo  en la nave americana Mercury, rebautizada “La Physicienne”.

Por Alberto Moroy

Antecedentes:Soledad de Malvinas 7 de febrero de 1811

En el campanario de la Real Capilla de Malvinas se colocó una placa de plomo con la siguiente inscripción: “Esta isla con sus Puertos, Edificios, Dependencias y cuanto contiene pertenece a la Soberanía del Sr. D. Fernando VII Rey de España y sus Indias Pablo Guillén, Segundo Piloto de la Real Armada, y gobernador de las islas llegó el 8 de enero de 1810 y se retiró el 13 de febrero de 1811 por orden de Gaspar de Vigodet”.

El próximo gobernador  David Jewett  dijo (sic) “En el estado ruinoso en el que encontré los restos de este lugar, una vez hospitalario, me vi obligado a formar tiendas de campaña con las velas rotas de mi nave, para albergar a los enfermos lo antes posible. Me permitió llegar a un fondeadero seguro para mi barco, cuando al llegar a tierra, el cambio repentino enfermos y afectados de aire, y el efecto de la tierra, dio una terminación inmediata por igual a la existencia de muchos, y socorro a terceros”.

Entre Pablo Guillen, último gobernador español, y David Jewett de las Provincias Unidas de Sudamérica, pasaron nueve años, en los cuales Puerto Soledad “fue pasto de las fieras”. Se llevaron hasta los techos a juzgar por las acuarelas que pintó en 1820 el dibujante de la exploración de Freycinet, que estuvo varios meses antes del arribo de Jewett.

F1 (29)

Ruinas de Puerto Soledad (Antes Port Louis) febrero de 1820

Arriba, una acuarela dibujada por el guardiamarina francés J. Alphonse Pellion que se encontraba a bordo del buque Urania (hundido en las Malvinas) durante el viaje del científico de Louis de Freycinet. Se pueden ver las ruinas del asentamiento de San Luis, en las Malvinas. Esto fue en febrero de 1820, es decir 8 meses y días antes de que llegara David Jewett, en la fragata Heroína, enviado por el ministro de guerra y marina de las Provincias Unidas de América del Sud, Matías Irigoyen.

La portada pertenece a una litografía muy chica publicada por Darwin en su libro de viajes en 1839 (coloreada posteriormente), se refiere a Puerto Soledad en las islas Malvinas (aprox. 1 de marzo de 1833) El nombre lo adquirió antes de la llegada de los primeros colonos de Vernet,  en febrero de1824, cuando todavía eran las Provincias Unidas de Sudamérica.

Freycinet, Jaques Arago, el inspirador de Julio Verne

Expedición de Freycinet

En 1816, Francia estaba desplegando un nuevo interés en la exploración marítima para restaurar el prestigio nacional a raíz de la caída humillante de Napoleón. Freycinet se aprovechó de este renacimiento y, ese mismo año, presentó una propuesta al Ministerio del Interior y se le concedió el mando de una expedición para circunnavegar el globo. Freycinet formó parte de la famosa expedición de Nicolás Baudin al continente australiano (octubre 1800–marzo 1804). Uno de los barcos que la formaban, Le Naturalista, estaba a su cargo. Nuestro personaje se dedicó en este primer periplo al trazado de gran número de mapas de las tierras visitadas.

f2 (27)

Jaques Arago / Navío Hurane / Capitán Louis Claude de Saulces de Freycinet

El objetivo de la expedición fue determinar la forma del Globo, estudiar el magnetismo terrestre y la meteorología en el Pacífico sur y, como toda expedición tenía fines naturalistas, reunir material de historia natural que para contribuir al avance de la ciencia y completar las colecciones del país de origen. Pasaron por Río de Janeiro, Cabo de Buena Esperanza, Isla Mauricio, Timor, Carolinas, Hawai y Sidney.Finalmente, l’Uranie naufragó cerca de las islas Malvinas.

Su gran viaje empezó en Toulon el 17 de septiembre de 1817 a bordo de L’Uranie, llamada (La) Ciotat porque fue construida en 1810-1811 como barco militar de almacenamiento. Le acompañaron en el periplo: Isidore Duperrey, Charles Gaudichaud de Beaupré (farmacéutico especialista en botánica), Quoy y Guimard (cirujanos dedicados a los estudios zoológicos) y Jacques Arago (físico, político y dibujante). Freycinet no dudó en embarcar de manera secreta a su esposa Rose, de 22 años, quien permaneció escondida hasta cruzar el estrecho de Gibraltar. También ella escribirá su propio relato del viaje antes de morir de cólera en París (1832).

El buque francés Urania  superó de forma segura el Cabo de Hornos el 6 de febrero de 1820, inspirando a Rose de Freycinet comentar que “estábamos en la última vela en el mar que baña las costas de Francia y pensamos que ya estábamos en casa”. El Urania anclado en la Bahía del Buen Suceso  (costa de Argentina) sólo para ser forzado a salir a la mar por una tormenta antes de que nadie pudiera bajar a tierra. Después que la tormenta amainó, la Urania había llegado demasiado lejos al norte como para justificar regresar a la Bahía del Buen Suceso, así que Freycinet decidió continuar a las Malvinas para reconocer la isla más oriental del grupo.

Fondeó en la bahía Francesa, debido a la aparente existencia de animales que podrían ser objeto de caza para la alimentación y porque creía que las islas estaban habitadas y que iba a obtener noticias de Francia. “Consideramos nosotros que había llegado al final de nuestro largo viaje”, escribió Freycinet, “Acabábamos de entrar el Atlántico y casi completado nuestra circunnavegación. Nos dimos la dulce esperanza de ver pronto a nuestra querida patria y pagar homenaje con nuestros numerosos estudios y colecciones que habíamos reunido. En resumen, nos felicitaron por nuestro éxito y estaban orgullosos de haber completado una larga expedición  sin desgracias graves o daños a la embarcación…

Se hunde la Corvette  l Uranie en las islas Malvinas

“El Urania entró en la “Baie  Française” en un día claro con una brisa favorable. A pesar de las precauciones habituales tomadas al acercarse a las costas desconocidas, el barco golpeó una roca sumergida y de repente se detuvo con una sacudida violenta. Los pedazos de madera flotando en el agua sugirieron que tenían un rumbo importante, Freycinet inmediatamente ordenó a la tripulación achicar con las bombas, pero el aumento de agua en la bodega le hizo darse cuenta de que tendría que abandonar al Uranie, y   encallarlo  con el fin de salvar a la tripulación y colecciones. Al intentar llegar a una playa de arena dentro de la bahía, la noche cayó. La tripulación abierta las bombas de forma continua, a cantar para mantener sus espíritus y evitar la fatiga. A las 3 de la mañana del martes 15 de febrero de 1820, en una noche cerrada (luna nueva), la Urania estaba encallado en el lado sur de la bahía.

Ubicación esta. 51°34’51.93″S  58° 2’50.79″W

f3 ok

Campamento en las Islas Malvinas y los restos del Urania, por J. Alphonse Pellion, 1820.

f4 ok

Ubicación similar satelital / Posible zona campamento 51°34’46.83″S 58° 4’27.43″ W (Google Earth)

 

Al amanecer la tripulación vio la orilla  árida; por todas partes había dunas de arena, montañas desnudas y el suelo carecía de arbustos. De acuerdo con su informe, la primera preocupación de Freycinet, una vez que el Urania había estado seguro encallado, fue salvaguardar los periódicos y revistas de la expedición. En palabras de Rose: “¡Qué golpe cruel que sería para nosotros ser testigos de la desaparición de dos largos años de trabajo minucioso!”. Se las arreglaron para salvar a los periódicos y revistas, pero lamentablemente perdieron algunas de las colecciones que habían estado en la bodega. También lograron salvar, varias ovejas merinas que Mac Arthur les había dado en el Port Jackson. Estas fueron llevados a tierra y bien cuidadas, incluso cuando la comida comenzó a escasear.

El 18 de febrero de 1820, Freycinet envió subteniente Auguste Bérand a cala Saint Louis, donde Louis Antoine de Bougainville había establecido una colonia francesa en 1764. La colonia fue relativamente de corta duración, de ser entregado a España, por una suma sustancial, en 1767. Sin saber si quedaban algunos habitantes en el asentamiento de Saint Louis, Freycinet preguntó Bérand El cirujano del barco Quoy y guardiamarina Guérin también formaron parte de la expedición. Encontraron el asentamiento deshabitado y en ruinas. “Observamos el sitio. La fortaleza, las paredes de una iglesia, una elegante casa construida de piedra que debe haber pertenecido al gobernador. “Observaron,  escrito con carbón en la pared de una casa, inscripciones detallando las visitas de otros barcos a la isla. Ninguno de los edificios tenía un techo y la colonia se consideró inadecuada para la habitación. Los siete miembros de la partida pasaron la noche en un horno de ladrillo.

f5 ok

A la izquierda  el naufragio l Urane y a la derecha los arruinados edificios (1820)

 

Casi 40 años antes, Inventario edilicio de Puerto Soledad 1781

Una casa del gobernador (de piedra)  1 casa del Capitán del Puerto  1 hospital  4 casas de oficiales  1 capilla  1 cuartel de marineros  1 cuartel de presidiarios y tropa  1 guarda de muelle  1 horno  5 cuartos de individuos de maestranza  1 obrador de carpintero  1 casa de herrería  1 estancia  1 casa chica  1 almacén  1 almacén de piedra (contiene almacén de víveres, de pedreros y de la junta)  1 “vigía de bote” (era una tienda de campaña) Francisco Xavier de Viana arribó a las islas en Mayo de 1800 para hacerse cargo de la segunda gobernación.  Las casas y edificios de Malvinas estaban en estado ruinoso y había otras deficiencias que informó. También Viana pasó un estado de la bahía y edificios de Puerto Soledad con fecha 28 de febrero de 1801.En cuanto a los edificios, eran 26, de ellos 12 de piedra y el resto de “tepes”. La iglesia vieja estaba totalmente inútil pero se habían reparado sus paredes y compuesto sus techos quedando siempre en mal estado. El resto estaba en buen estado.

Entre 1768 y 1810 Puerto Soledad fue ocupado por los españoles, abajo, el nombre de los distintos  gobernadores, Durante el periodo que estos estuvieron levantaron seguramente a mas construcciones (ver acuarela abajo) Los últimos dos Bernardo Bonavía1809 – 1810 Marino español  tras la Revolución de Mayo de 1810 adhirió al movimiento juntista de Buenos Aires y a las Provincias Unidas del Río de la Plata en la lucha por su emancipación. Lo sucedido con Eduardo Bordas (Ultimo gobernador deja en evidencia que “los ánimos estaba caldeados”.

Del autor, el abandono de las islas Malvinas

Las acuarelas que ven en esta nota, referente a la visita de la tripulación de  L Hurane a Port Louis son inéditas y de época, hablan por sí solas del estado ruinoso que se encontraba “Puerto Soledad” en enero de 1820 ¡Se llevaron hasta los techos!

Unos meses después…

El 15 de enero de 1820 el ministro de guerra y marina de las Provincias Unidas de Sudamérica (Bolivia-Argentina-Uruguay), Matías Irigoyen, emitió un despacho nombrando «con el grado de coronel de ejército al servicio de la marina» al coronel de origen estadounidense David Jewett para tomar posesión de las islas en nombre del país a que éstas pertenecen por ley natural». Según José María Rosa, Jewett fue enviado en marzo por orden de Manuel de Sarratea El viaje de David Jewett, no mejoró las cosas, su viaje y estadía fue “una película de terror”, a tal punto que solicita por favor que lo remplacen en una fecha cercana al 21 de febrero de 1821.

David Jewett  Puerto Soledad, Islas Malvinas 01 de febrero 1821 A bordo del Fragata Heroína   ¡¡Muy Bueno!! (Usar traductor)

https://en.wikisource.org/wiki/Report_of_Col._David_Jewett,_Commander_of_the_privateer_Heroina,_to_the_Supreme_Director_of_Buenos_Aires,_February_1st,_1821

Paso por Montevideo

En el naufragio perdieron gran parte del material de historia natural recopilado, pero los manuscritos de a bordo y el material recogido en Australia por Gaudichaud de Beaupré se salvaron. Freycinet encontró y compro con gran esfuerzo una nao de tres palos americana (Mercury), rebautiza da La Physicienne, que se dirigía a Montevideo y a Río antes de emprender el viaje de vuelta a Francia, donde atracan el 10 de noviembre de 1821 en el puerto de Cherbourg Su periplo fue de 55 mil millas náuticas.

Los ex náufragos  se encuentran en el consulado francés de Montevideo Jaques Arago (sic)…Mientras esperábamos en una inmensa sala que se nos reuniera el cónsul francés para que nos presentara al gobernador, entró con la frente erguida, altivo paso y altanera mirada, un personaje en el cual se fijó nuestra vista con el más vivo interés. —Es un francés, dije á Lamarche en voz bastante baja para que se pudiera oír a la distancia de algunos pasos. — ¿En qué se funda V.? Respondió el desconocido adelantándose hacia mí con paso noble y grave. —Antes lo suponía, caballero, pero ahora estoy seguro de ello. —No contestó V. á mi primera pregunta. —Debe estar V. acostumbrado a oír lo que yo quería decir. —La desdicha grabada en la frente, ¿no es verdad? —Si la desdicha y la dignidad. — ¿Parece que también habrá V. sufrido mucho? —Un viaje alrededor del mundo, un naufragio, las angustias del hambre, Y la pérdida de nuestra corbeta; pero al frío ya hemos llegado al término de nuestras fatigas. —Con más rudeza me ha atacado, señores, á mi la desgracia que á Vds., y sin haber corrido tanto, ha sufrido mi cuerpo más. Pronto extenúan los tormentos morales; viene á ser le hoja que gasta la vaina. El destierro, señores, es un tormento continuo.—¿Es V. desterrado?—Soy el general Brayer.

¡Crease o no!

Michel Silvestre Brayer era un ex General del ejército de Napoleón. Habían cruzado los Andes junto a otros militares de ese origen para pelar por la liberación de Chile. Denostado por San Martin, huye hacia Mendoza y luego a Montevideo, su vida estaba en peligro. Hoy su nombre se encuentra en el Arco del Triunfo de Paris y su sobrina, la condesa de Brayer Antoinette Mathilde de Brayer, enterrada en el cementerio Central de Montevideo desde 1859.

Me pase meses buscado el origen de los datos aportados por Julio Verne, en su novela “Los hijos del Capitán Grant en América” Sabia que él no había estado, sin embargo los datos eran fidedignos. Cuando escribí la nota del “Montevideano  prócer Argentino” encontré parte, me faltaba lo referente a  la navegación. El origen de su novela, se basó en este viaje de Louis Freycinet y Jacques Arago su admirado maestro, mezclando otras historias algunas verdaderas como el encuentro con Brayer, General francés en Montevideo.

El Montevideano prócer argentino

http://viajes.elpais.com.uy/2012/08/30/montevideano-procer-argentino/

f6 (22)

El Libro / Julio Verne / Santiago Paganel (personaje ficticio)

¡Increíble!…   El General Ramón Estomba casi termina siendo un personaje de Julio Verne.

Por si lo quieren leer

http://mdarena.blogspot.com.ar/2010/03/los-hijos-del-capitan-grant-en-la.html