ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Europa

El buque Vasa

maxresdefault

Las cosas buenas no ocurren porque seas rey o porque seas inteligente. Para obtener resultado también es importante no ser cabeza dura y si te dicen que no se puede, quizás no se pueda.

Igual que el Titanic, el Vasa fue el navío más grande de su tiempo y naufragó en su viaje inaugural… pero su naufragio fue vergonzosamente estruendoso: se fue a pique con el primer golpe de viento sacudiendo sus velas, cuando apenas había navegado poco más de mil metros, sin golpear contra nada, solo escoró, entró agua por las troneras de los cañones y se sumergió hasta el fondo a la vista de quienes lo estaban despidiendo. Todavía se discute cuál fue la causa del desastre… pero cuando yo estuve en el Museo Vasa y asistí boquiabierto a las explicaciones, me dijeron que el constructor naval había calculado bien, pero que el monarca había exigido dimensiones descomunales y plazos demasiado acotados, luego de que la construcción ya estaba avanzada. Según esas versiones, el constructor advirtió, pero ¿Quién arriesga su cabeza con monarcas caprichosos?

Gustav_II_of_Sweden

Me parece que ahora  están salvando el prestigio del rey Gustavo II Adolfo de Suecia, que fue un héroe para su país, expandió las fronteras y hasta incursionó exitosamente en Alemania, luego de una historia que venían escribiendo cómodamente los daneses por esa región del mundo. Pero Gustavo era un guerrero de a caballo o de a pie, no era marinero. Y era valiente, pero era testarudo… si ahora hay otros libretos paralelos al que a mí me contaron, lo siento mucho; me pareció más divertido el original. Y más creíble. En fin, que una chambonadita como esta no lo excluye como héroe nacional, si así les gusta a los suecos, con quienes no conviene enemistarse si tenés expectativa de que te adjudiquen un premio Nóbel.

 

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

En  1628 Suecia y Polonia estaban  enfrentados, en tanto que Holanda era la reina de los mares. El sueño de Gustavo II Adolfo (en adelante Gustavo, para los muchachos) era pasear por Polonia en un barco que fuera el más grande del mundo, construido por el más afamado ingeniero naval, el holandés Henrik Hybertsson asistido por no menos de cuatrocientos de los mejores oficiales navales, escultores, veleros, etc.

Galeón Vasa

Henrik realmente diseñó y comenzó a construir una portentosa nave, enorme, pero de un solo puente. Y Gustavo estaba encaprichado en una nave con dos puentes, mucho más alta. Había que empezar todo de nuevo, hipótesis que no fue de recibo, había que reciclar lo ya hecho y agregar otro puente con el cual podría completarse una dotación de 64 poderosos cañones. No parece que Gustavo quisiera tener más cañones, sino que deseaba que sus balas de 11 kilos   llegaran más lejos. Por ese entonces las batallas navales tenían una tonta rutina: los barcos se ponían lado a lado y los artilleros se despachaban lo más rápido que pudieran. El que tuviera más cañones, pudiera disparar más balas y tuviera mejor puntería, ganaba la batalla.

Cañones de bronce del Vasa

Pero había otra manera de ganar: poder disparar más lejos y hacerlo fuera del alcance de los cañones del enemigo. O cañones más poderosos (que parece que no los había o eran demasiado pesados) o una cubierta más alta con más cañones, que esa era la solución de Gustavo. La cubierta trasera quedaba a 20 metros de altura sobre la línea de flotación y aumentaba considerablemente  el alcance. Bien pensado, pero tardíamente planteado.  Si se lo hubiera dicho desde un principio, Henrik hubiera diseñado una bodega más ancha y con más capacidad de lastre. Esa es la versión que yo escuché, no estaba sordo cuando fui.

Vasa museum, Stockholm

El buque Vasa resultante, tuvo tres palos, capacidad para diez velas, medía 52 metros de la punta del palo mayor a la quilla y 69 metros de proa a popa. Un buen ingeniero naval debería saber que si a eso lo agarraba una ráfaga, se iba a inclinar más de lo debido. No era él el único que sospechaba, el rey ordenó entonces las pruebas habituales: 30 marineros correrían simultáneamente de borda a borda, generando un rolido creciente. Tras tres carreras, las pruebas se suspendieron porque el barco se inclinaba peligrosamente. ¿Detuvo eso a Gustavo? De ninguna manera, alguien que la historia no señala, permitió que todo siguiera adelante y cuando se hizo una investigación, que pudo haber señalado al monarca como culpable, el fallo convenientemente indicó “Solo Dios sabe?” Las disparatadas 120 toneladas de lastre que le pusieron fueron insuficientes.

vasa-cover

Si no fuera dramático, porque murieron 30 suecos, al episodio se le podrían encontrar en nuestro tiempo, varias facetas graciosas, comenzando por el hecho de que el rey de Suecia y el de Polonia tenían un mismo abuelo, ambos pertenecían a la misma dinastía Vasa (de ahí el nombre del barco) lo que no impidió que fueran feroces enemigos durante años. Segismundo, el rey de Polonia había sido regente de Suecia, pero resultó destronado por católico en un país que prefirió al protestantismo.

9729265

El Vasa fue entonces el barco de guerra más grande y mejor artillado del mundo… aunque solo durante poco más de mil metros. ¿De dónde venía el desesperado apuro de Gustavo? Resulta que en Dinamarca estaban armando un barco de guerra con dos cubiertas que en poco tiempo hubiera sido mayor que el suyo. La vanidad es muy mala consejera. Tan empeñado estaba, que sumando sus más de setecientos ornamentos y esculturas, el costo del Vasa superaba al 5% del producto nacional bruto de la Suecia de entonces. Debía ser el más grande, el más poderoso, y también el más lindo.

vasa12

Después del naufragio lograron rescatar algunos cañones, pero el 97% de la embarcación quedó milagrosamente preservado durante más de 300 años, enterrando en el fango a una profundidad de 32 metros. Las piezas de hierro pequeñas estaban casi completamente destruidas pero la noble madera se había conservado casi intacta porque la baja salinidad del Mar Báltico no permitía la proliferación del molusco xilófago Teredo navalis el peor enemigo de este material. En 1956 fue localizado en el fango y se izó la embarcación dentro de una jaula de cables de acero en un proceso que insumió 18 etapas, mucho tiempo y mucho conocimiento.

suecia_estocolmo_museovasa_maqueta14070798868_ac36c8bebc_z

El error del hundimiento habrá sido sueco, pero la proeza de su rescate es como un monumento a la capacidad de este extraordinario pueblo nórdico. Durante nada menos que 18 años lo mantuvieron en humedad y temperatura controladas, impregnándolo con una solución (el polietileno glicol) que le devolvió resistencia a la madera e impedía que se agrietara. El tratamiento culminó en 1979 y hoy es la fuente de inspiración para todos los rescates marítimos incluyendo los que en Uruguay realizó mi amigo Ruben Collado.

04

De hecho, la tarea aun no terminó. El Museo Vasa te sorprenderá por una iluminación insuficiente y una atmósfera controlada que advertirás al respirar. Tranquilo, nada de que preocuparse… salvo de la dificultad para tomar buenas fotos.

Imagen de previsualización de YouTube

 

Más allá de la nave en sí, los pequeños objetos le permitieron a los suecos armar una máquina del tiempo para que el visitante pudiera reconstruir cómo vivía la gente y los marineros de ese tiempo. Se encontraron hasta los esqueletos  y las pertenencias de los tripulantes que fallecieron, los aparejos del buque y las seis velas que no estaban arboladas en el momento del desastre. Increíblemente también estas velas y algo de la vestimenta de los marinos están en exhibición.

01-644x362-672xXx80

El museo se encuentra en en la isla de Djurgården.  Poné Museo Vasa en tu GPS o la dirección que es Galärvarvsvägen 14, Estocolmo. Podés ir a pie en una agradable caminata de 30 minutos desde la estación Central, o a 10 minutos desde la estación Karlaplan.

En su alrededor está la antigua reserva de caza real, porque  Djurgården es un área de recreo y ocio magnífica en pleno centro de Estocolmo. Entre sus atracciones se encuentran: Skansen, el primer museo al aire libre del mundo; Junibacken, con los personajes de los libros de Astrid Lindgren, tan conocidos por los niños; el parque de recreo Gröna Lund; y el museo Vasa, entre otros. Estocolmo y toda Suecia, deberían estar en tu lista de lugares para conocer o para volver; no solo por estas cosas, sino por los admirables suecos que supieron construir un país formidable.

Guillermo Pérez Rossel

 

http://www.elarquitectoviajero.com/2012/09/03/el-buque-vasa-de-estocolmo-y-como-fue-recuperado/

http://www.thewotme.com/2014/04/buque-de-guerra-vasa-viaje-a-estocolmo-1628/

https://es.wikipedia.org/wiki/Dinast%C3%ADa_Vasa