ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » America del Norte y Central

Goodwill, el colmo de la pichincha

maxresdefault (1)

Esta nota no es para uruguayos acomplejados, que temen que los confundan con pobres pero que también disimularían ser ricos. Ser uruguayo tiene sus vericuetos.

En fin, que una inmensa mayoría de uruguayos comentaría despectivamente esta nota. Felizmente ese patético complejo comienza a esfumarse con las crisis sucesivas y ahora ya hay muchos que se matan por descubrir Outlets y hasta por ir a tiendas de segunda mano… a las cuales todavía ingresan lo más disimuladamente que pueden. ¡Pero si hasta le piden al mozo que les envuelva lo que les sobró de la cena en el restaurante! Antes, por menos que eso te retiraban el saludo para siempre; no es algo que hicieran los ricos de verdad: pero era el deporte favorito del pobretón encubierto.

1.-Donate-and-Shop

En  Estados Unidos y te diría que en todos los países de alto desarrollo, esas conductas  ya no existen; quizás por lo que sufrieron durante las guerras, quizás porque pertenecen a una clase media histológicamente asumida, no odiada por la izquierda fanática ni despreciada por la derecha estúpida. Ahora, y antes que sigas, una aclaración. Todas las tiendas Goodwill tienen muchas cosas que son una porquería; en algunas de ellas llegan al 40% en otras pueden superar ese porcentaje, lo cual no impide que haya exploradores de pichinchas que encuentran tesoros escondidos todos los días en esta cadena comercial.

Imagen de previsualización de YouTube

No estamos hablando de las  pichinchas de las tiendas Marshall’s o Ross, sino del increíble mundo de Goodwill, uno de esos inventos gringos ante los cuales uno no puede menos que sacarse el sombrero. Hay 2.600 tiendas Goodwill en Estados Unidos y Canadá y aunque a algún superficial le puede parecer una obra de beneficencia, es un negocio honorable que se surte, por ejemplo de la imperiosa necesidad de espacio que tienen las tiendas convencionales. Las tradicionales primero liquidan al 30%, luego al 50%… pero no pueden bajar más los precios sin comprometer el valor del resto de la mercadería. Entones se las pasan a Ross, a Marshall’s y a otras… o les resulta más conveniente donarlas a Goodwill y beneficiarse con exoneraciones de impuestos que en Uruguay también existen para las donaciones. Naturalmente, también hay mercadería de segunda mano, pero toda rigurosamente higienizada y etiquetada para indicar la condicion en cada caso. Es decir, si es nueva, usada o si tiene fallas.  Si vamos al caso, puede ser más higiénica que la ropa nueva de tiendas de marca.

21bits-goodwill-tmagArticle

Ahora, si es un negocio, una especie de “franchising”, ¿cómo es que se las considera una operación digna de gozar de exoneraciones fiscales?. Y ahí es donde, para mí, aparece ese formidable pragmatismo de los gringos, que tendrán otros mil defectos, pero en esto nos dan mil vueltas. La beneficencia no se sostiene con el tiempo; esa es una experiencia universal. Generalmente es el resultado del esfuerzo admirable de  personas muy especiales que cuando ocurre un tornado o una inundación, salen como saetas a ayudar sacrificando horas y bienes. Esto funciona cuando ocurre una catástrofe que activa la solidaridad, pero solo se sostiene en el tiempo  cuando la gente puede vivir de esta tarea. Y con esto te estoy diciendo que los franquiciadores podrían o no tener esa veta de espiritualidad, poco importa en este caso.  En todo caso, Goodwill podría traducirse como “Buena voluntad”, parece apropiado.

Imagen de previsualización de YouTube

Porque Goodwill destina un importante porcentaje de sus ingresos a dictar cursos de orientación para jóvenes, de preparación laboral incluyendo a inmigrantes, de educación financiera y de mucho más. Hasta el año 2013 habían ayudado a 9,8 millones de personas en esas condiciones y en ese mismo año 261.000 personas consiguieron un trabajo gracias al Fondo de Comercio que administra Goodwill. Es decir, le consiguieron un empleo a alguien cada 27 segundos, sin aumentar los impuestos, sin hacer política, solo al impulso de esta faceta hace mucho más simpático al capitalismo inteligente, más odioso al capitalismo salvaje y mucho menos tolerable la limosna estatal.

1000

¿Qué hay que vigilar? ¡Claro que hay que vigilar y de muy cerca; esa sí que es una función del gobierno? Porque no estoy diciendo que los programas estatales de ayuda como los que tenemos, no merezcan respeto y apoyo, no señor, estamos hablando de otra cosa y no les voy a restar mi reconocimiento porque los organizadores hablen inglés.

Además, “no es oro todo lo que reluce” y resulta que a pesar de que existe esta entidad privada, cada año en Estados Unidos, dos millones de toneladas de ropa termina en los basureros sin que nadie le saque provecho.  Aún así, se asegura que la mayoría de las tiendas Goodwill incorpora unos 2.000 artículos cada día, lo cual implica que venden otro tanto.

maxresdefault (2)

Las tiendas Goodwill venden jeans, vestimenta profesional, ropa para bebés y niños, artículos para el hogar y electrodomésticos, muebles y todo lo que te imagines que alguien pueda donar y la entidad aceptar… a veces con un exceso de buena disposición. Porque hay porquerías, no te lo voy a negar, pero también hay sorpresas, porque algunas tiendas Goodwill dirigen boutiques exclusivas y tiendas especializadas que ofrecen diseños de marca, joyas, vestidos de novia, antigüedades y otras mercaderías asombrosas. No sé si pertenecen a la cadena Goodwill; entiendo que no, pero también hacen obra social y reciben donaciones, a las que agregan mercaderías en consignación. Visité dos y quedé estupefacto, me hubiera comprado de todo… si no fuera porque eran muebles y generalmente te ponen mala cara en la línea aérea si te les aparecés con un juego de living para despachar junto con las valijas. Eran muebles impecables, hermosos, por un 10% o 20% de su valor.

Latinos-in-U.S.-Going-Shopping-4

Hay gente que improvisa negocios a partir de estas ofertas. En un reportaje, un tal Rayne Marchelo, un salvadoreño que se dedica a las ventas por internet, cuenta que una vez  encontró un pantalón Chanel por seis dólares, nuevo, con la etiqueta. “Lo vendi en 3.000 dólares, asegura. Otra vez, consiguió por U$S 1,99, una antiquísima muñeca Shirley Temple que luego vendió por 200 dólares.

Guiado por una prima que cuando se instaló en Estados Unidos se benefició en gran medida alhajando su hogar en estas tiendas, visité una de ellas donde me compré las dos mejores camisas que tengo. Cuando las ví, quedé estupefacto. Ni en las mejores tiendas de marca había visto nada igual, de un algodón egipcio de trama supercerrada y con un diseño delicado que llama tanto la atención que la gente me pregunta dónde la compré. Ambas eran nuevas, pero tenían un insignificante defecto de fábrica… por eso las donaron. ¡¡Las dos juntas me costaron 3 dólares!! En Uruguay ni se molestan en traer esa calidad y allá si me atacaba una crisis de demencia, hubiera tenido que gastar más de 200 dólares por cada una.

03/13/2014 - Los Angeles, Ca. - The Goodwill store on 6th St. and Union (photo Ciro Cesar/La Opinion).

Y si me hacés un mohín, sos un acartonado insoportable, enemigo de las pichinchas, víctima propiciatoria de abusos comerciales y de complejos capitalistas disfrazados de alcurnia al pedo. Hay que ir y mirar esto aunque no compres nada,  solo para ver cómo es que funciona ese país, sin olvidar todas las críticas que también le podés hacer… tantas como ellos nos hacen a nosotros. Así es el bicho humano.

Guillermo Pérez Rossel

http://www.goodwill.org/espanol/participe/comprar

http://www.goodwill.org/donate-and-shop/shop-at-goodwill

http://www.laopinion.com/2014/03/23/compradores-hallan-tesoros-en-las-tiendas-goodwill-de-los-angeles/

 

03/13/2014 - Los Angeles, Ca. - Veronica Medina shops at the Goodwill store on 6th St. and Union (photo Ciro Cesar/La Opinion).