ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Uruguay

Delmira Agustini, el femicidio de una poetisa

p (12)

Yo muero extrañamente…No me mata la vida no me mata la muerte, no me mata el amor. Muero de un pensamiento mudo como una herida… ¿No habéis sentido nunca el extraño dolor (Delmira Agustini – Cuentos de la mañana 1910).

Sobre Delmira Agustini, la destacada poeta uruguaya, está casi todo dicho, visto y oído; no obstante fuera del círculo letrado, la mayoria sabíamos poco. Esta pequeña referencia a su obra, sumada a un “paneo” de su vida, nos servirá para conocerla y recordarla a ciento un años de su fallecimiento ¿Asesinato o pacto suicida?

Lo inefable – poema de Delmira Agustini interpretado por Raquel Diana

La generación del 900

Era a un grupo de escritores uruguayos nacidos entre 1868 y 1886 que tuvieron su apogeo literario alrededor del año 1900. Caracterizados por una tendencia renovadora, sus producciones literarias se enmarcaron en el modernismo. De gran trascendencia dentro y fuera del país, sus integrantes son considerados grandes exponentes de la poesía, la narrativa breve y el teatro. En Poesía sobresalen Julio Herrera y Reissig, Roberto de las Carreras, María Eugenia Vaz Ferreira, Delmira Agustini, Roberto Sienra, Álvaro Armando Vasseur, José Alonso y Trelles, Emilio Frugoni, Pablo Minelli, Juan J. Ylla-Moreno, Ángel Falco, Ovidio Fernández Ríos.

.
En el atardecer del 24 de octubre de 1886, en una casa de balcones de de la calle Río Negro 254, actualmernte 1230 (entre las calles Soriano y Canelones) nació Delmira Agustini, hija del uruguayo Santiago Agustini y de María Murtfeld Triaca de nacionalidad argentina. Se dice que Agustini era prestamista usurero, operador activo con el ejército y miembros de la clase política. El oficio paterno no gozaba de buena reputación y la señora Muntfeld, con fidelidad a costumbres afrancesadas se la epoca, aspiraba a superar ese escollo de valoración social.

f1 (13)

“Delmira Agustini” (Foto Biblioteca Nacional) 1892 / 1911

A los cinco años ya sabía leer y escribir correctamente, a los diez componía versos y ejecutaba en el piano difíciles partituras. Sus cualidades artísticas fueron valoradas y apreciadas por sus padres, a quienes se les ha atribuido repetidamente una excesiva protección, como era usual en la época entre las clases altas. Tomó desde temprana edad clases privadas de francés, piano, pintura, dibujo, idiomas entre otros. Mantenía una relación de amistad muy estrecha con André de Badet, compañero en sus clases de pintura. André Giot de Badet, hijo de Perfecto Giot, un acaudalado francés, dueño de extensas propiedades y fundador de la futura Villa Colón, intimo amigo de Humberto Pittamiglio, conocido como “El alquimista de la rambla Wilson”.

A la edad de dieciséis años, empieza a publicar sus primeros poemas en la revista La Alborada y otras bajo el seudónimo de “Joujou”. También lo hace en otras revistas literarias, como Apolo y Rojo y Blanco. Es en estos poemas donde se identifica su estilo modernista más extremo, muy cercano al de Rubén Darío en Azul o Prosas profanas; allí están presentes el exotismo, el cosmopolitismo, el preciosismo y un afán por la rima musical.

.
Andes 1206 (Garo Arakelian)

Imagen de previsualización de YouTube

.
A los 21 años (1907), publica su primer poemario, el libro blanco (Frágil), con prólogo de Manuel Medina de Betancourt. A partir de entonces empieza a establecer amistad con algunas de las figuras intelectuales más sobresalientes de la época, casi todas mayores que ella: el ya mencionado, Manuel Medina Betancourt, Alberto Zum Felde, Roberto de las Carreras, Juan Zorrilla de San Martín, Carlos Vaz Ferreira, Julio Herrera y Reissig, Samuel Blixen (editor del semanario cultural Rojo y Blanco), entre otros.

f2 (12)

Año 1906 / En familia

Conoce a Enrique Job Reyes

En 1908 comienza un noviazgo con Enrique Job Reyes a escondidas, ya que la madre no aprueba esta relación Al principio se limita al contacto epistolar y que llegará a durar cinco años. Reyes provenía de una familia acomodada del Departamento de Florida y estaba involucrado en el negocio de la compra y venta de caballos. Nunca apreció el talento poético de Delmira y más bien lo consideraba algo molesto. La muchacha que Enrique Job Reyes conoce en 1908 es rubia, flexible, de ojos celestes y perturbadores. Le han dicho (o le dirán muy pronto) que ella toca virtuosamente el piano, que pinta muy bien y que escribe poemas. ¿Qué más le hace falta para enamorarse de ella? El tiene 23 años, es rematador de hacienda y usa bigotes engominados. La poesía le interesa poco, pero no debe dudar de que se trata de un atributo tan femenino como el recato o la belleza.

En 1910 Publica su segundo libro Cantos de la mañana, prologado por el escritor uruguayo Manuel Pérez y Curis director de la revista Apolo (arte y sociología) Para entonces era una poeta célebre y su era prestigio impecable, tanto que en su casa es visitada por varios escritores atraídos por su talento. Asimismo, recibe una elogiosa carta del reconocido intelectual argentino, Manuel Ugarte; es el primer contacto de Delmira con quien, un par de años después, establecerá una ardiente correspondencia.

.
En 1912 Conoce a Rubén Darío durante una de sus visitas a Montevideo e inician una amistad cordial que se expresa en un intercambio de cartas. En esta visita a la capital uruguaya, a Darío lo acompaña su amigo Manuel Ugarte; es entonces cuando Delmira y el argentino, once años mayor que ella, se conocen personalmente. Las visitas de éste a la poeta se hacen más frecuentes con el tiempo (su noviazgo llevaba ya cuatro años).

Antología de 1924: El rosario de Eros

LA CITA

En tu alcoba techada de ensueños, haz derroche
De flores y de luces de espíritu; mi alma,
Calzada de silencio y vestida de calma,
Irá a ti por la senda más negra de esta noche.

Apaga las bujías para ver cosas bellas;
Cierra todas las puertas para entrar la Ilusión;
Arranca del Misterio un manojo de estrellas
Y enflora como vaso triunfal tu corazón.

¡Y esperarás sonriendo, y esperarás llorando…!
Cuando llegue mi alma, tal vez reces pensando
Que el cielo dulcemente se derrama en tu pecho…

Para el amor divino ten un diván de calma,
O con el lirio místico que es su arma, mi alma
Apagará una a una las rosas de tu lecho!

Carta a Ruben Darío

En 1912, le escribe una larga carta a Rubén Darío, a quien ha conocido en Montevideo poco tiempo atrás. “He resuelto arrojarme al abismo medroso del casamiento, le dice: No sé: tal vez en el fondo me espera la felicidad. ¡La vida es tan rara!” Rubén Darío vadea cultamente tanta desesperación. “Tranquilidad. Tranquilidad, le recomienda. Recordar el principio de Marco Aurelio: Ante todo, ninguna perturbación en ti.”Creer sobre todo una cosa: el Destino. La voluntad no esta sujeta sino al destino. Vivir, vivir sobre todo, y tener la obligación de la alegría, el gozo bueno. Si el genio es una montaña de dolor sobre el hombre, el don genial tiene que ser en la mujer una túnica ardiente”

.
En febrero de 1913 publica su tercer y ultimo libro (en vida) libro de poemas, “Los cálices vacíos”. El libro abre con un «Pórtico» de Rubén Darío alabando su poesía Este poemario, más abiertamente erótico que los anteriores, levanta murmuraciones entre los miembros de la sociedad burguesa montevideana. Seis meses después, el 14 de agosto, Delmira y Reyes finalmente se casan

Pórtico de Ruben Darío

. . . .De todas cuantas mujeres hoy escriben en verso ninguna ha impresionado mi ánimo como Delmira Agustini, ni por su alma sin velos y su corazón de flor. A veces rosa por lo sonrosado, á veces lirio por lo blanco. Y es la primera vez en que en lengua castellana aparece un alma femenina en el orgullo de la verdad de su inocencia y de su amor, á no ser Santa Teresa en su exaltación divina. Si esta niña bella continúa en la lírica revelación de su espíritu como hasta ahora, va á asombrar á nuestro mundo de lengua española. Sinceridad, encanto y fantasía, he allí las cualidades de esta deliciosa musa. Sean con ella la gloria, el amor y la felicidad.
f3 (14)

Casamiento de Delmira
Sin embargo, para entonces, la poeta ya siente una fuerte pasión amorosa por Manuel Ugarte, quien es testigo de la boda. Si a lo anterior se le agrega el hecho de que Reyes no comprendía su vocación literaria, no es de extrañar que, un mes y medio después del casamiento, Delmira lo abandonara y se refugiara en la casa de sus padres. El 13 de noviembre interpone una demanda de divorcio alegando hechos graves que imposibilitan cualquier reconciliación con su marido. También se refiere a amenazas sufridas posteriormente a la separación. Casi al mismo tiempo, empieza a cartearse intensamente con Ugarte.

f4 (13)

Agustina 1912 / Foto tomada por su padre 1914

Christine Laurent nació en Lyon, Francia, en 1948. En su país se convirtió en una artista del cine, como actriz, guionista y directora; y del teatro, como actriz, directora de arte y de vestuario. Rodó en Portugal la película Demain? -¿Mañana?-(1912), en la que ficciona la vida de Delmira Agustini. Este filme se exhibió recientemente, y por primera vez, en el Festival de Cine de Rótterdam.

Sobre la película Demain?

http://www.tercerojo.uy/por-la-fuerza-de-su-escandalo/

Sinopsis de la pelicula

http://www.myskreen.com/film/drames/4715067-demain/

¿Quien era Manuel Ugarte?

Al parece el gran amor de su vida, amor contemporáneo de aquel noviazgo y del final de esta historia, testigo de la boda y que, minutos antes de la ceremonia la hizo vacilar, dice ella, en seguir adelante. Se trataba del escritor argentino Manuel Ugarte, amigo de Darío en Francia, socialista, conocido en toda América Latina por su literatura y por su militancia antiyanqui, viajero, seductor, y todo un buen mozo; por esos días las vidas de ambos se ven fuertemente sacudidas. La de Delmira por su nueva e intensa pasión por Ugarte y por su separación de Reyes. La de Ugarte por otros motivos; éste había estado en 1913 en Montevideo y había visitado con frecuencia a Delmira, que se casa en agosto de ese año. El 31 de octubre Ugarte es detenido en Buenos Aires. El 10 de noviembre presenta su renuncia al Partido Socialista, y el 13 de noviembre recibe la nota en que se le expulsa de su partido.

f5 (14)

Manuel Baldomero Ugarte

Carta a Ugarte

“Para ser absolutamente sincera, yo debo decirlas; usted hizo el tormento de mi noche de bodas y de mi absurda luna de miel… mientras me vestían pregunté no sé cuantas veces si había llegado. Entré a la sala como a un sepulcro, sin más consuelo que el pensar que lo vería. La única mirada consciente que tuve, el único saludo inoportuno que inicié fueron para usted. Tuve un relámpago de felicidad. Me pareció por un momento que usted me miraba y me comprendía…” Y termina diciendo: “Usted, sin saberlo, sacudió mi vida”. Piense usted que esas dos palabras que yo pude en conciencia decirle el otro día de conocerlo, han debido ahogarse en mis labios ya que no en mi alma. Para ser absolutamente sincera yo debí decirlas; yo debí decirle que usted hizo el tormento de mi noche de bodas y de mi absurda luna de miel. Lo que pudo ser a la larga una novela humorística, se convirtió en tragedia. Lo que yo sufrí aquella noche no podré decírselo nunca. Entré a la sala como a un sepulcro sin más consuelo que el de pensar que lo vería. Mientras me vestían pregunté no sé cuántas veces si había llegado. Podría contarle todos mis gestos de aquella noche.

.
La Nación 2 de febrero del 2003 Liliana Heker

La muchacha que Enrique Job Reyes conoce en 1908 es rubia, flexible, de ojos celestes y perturbadores. Le han dicho (o le dirán muy pronto) que ella toca virtuosamente el piano, que pinta muy bien y que escribe poemas. ¿Qué más le hace falta para enamorarse de ella?
Continua interesante

http://www.lanacion.com.ar/470350-enrique-job-reyes-delmira-agustini

El asesinato de Delmira Agustini (foto Caras y Caretas)

La sociedad montevideana se vio conmovida profundamente con el asesinato de la talentosa poetisa Delmira Agustini y el posterior suicidio de su marido Enrique Job Reyes. El año pasado habían coronado sus anhelos amorosos realizando el matrimonio, entre todo género de hermosos presagios y parabienes. A los pocos meses, la faz de las cosas cambio, y ambos solicitaban su divorcio. Delmira volvió a la casa paterna y Reyes se instaló en casa de una familia de su amistad. Alli tuvieron lugar diversas entrevistas de los esposos que fueron menudeando hasta ser diarias. Ultimamente producida ya la sentencia de divorcio habían proyectado alejarse de.”Montevideo para reanudar una vida apacible en los coloquios de su amor. No obstante, Reyes desconfiaba de Delmira, y la noche antes de la tragedia vio que aquélla hablaba con otro hombre por el balcón. Despues ocurrió el triste drama que precipitó quizás aquel detalle. Y al final de una entrevista, Reyes dio muerte a Delmira, descerrajándole dos tiros de revólver, y luego matándose él (Caras y Caretas)

¿Sera asi?

André Giot de Badet (Amigo de Delmira). Algunos incluso dicen que formaron con Pittamiglio un trío divertido en los hábitos licenciosos, bajo la apariencia de reuniones literarias.

https://bernardetfafaenvadrouille.wordpress.com/2015/01/29/andre-giot-de-badet/

.
f6 (12)
Delmira asesinada Foto tomada al llegar las autoridades al lugar de los hechos

f7 (9)

Enrique Job Reyes en su lecho de muerte

Las obras literarias de Delmira Agustini ¡Muy Bueno!

Poemas

http://amediavoz.com/agustini.htm