ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Asia

La isla más triste del mundo

index2

Tiene un aspecto tan desolador que se la suele utilizar para filmar esas películas post-apocalípticas donde los últimos humanos deambulan por un planeta moribundo.


Pero antes que eso, la isla estaba superpoblada, tenía parques infantiles , un gimnasio, cines, bares, restaurantes, tiendas, un hospital, peluquerías, escuelas primarias y liceos, un templo budista… y hasta una casa de citas. Pero la vida no era nada fácil en Hashima, que así se llama esta pequeña isla. Dicen las fuentes que unos 1.300 trabajadores murieron en accidentes laborales, por enfermedades, cansancio, malnutrición… o por haber intentado escapar de una vida muy dura lanzándose al mar con el imposible objetivo de llegar a tierra en Japón. La isla está a 20 kilómetros de la costa y el mar suele estar agitado.

Imagen de previsualización de YouTube

.
Todo comenzó en 1890 cuando Mitsubishi compró la pequeña isla para explotar un yacimiento de carbón submarino. Fue una operación tan lucrativa que la firma construyó sobre la isla un complejo industrial y una ciudad en miniatura, rodeada de un imponente muro de hormigón cuya justificación medianamente creíble era que la muralla servía para proteger a los isleños de los tifones frecuentes en la zona.

Próxima al litoral japonés, la pequeña isla de un kilómetro cuadrado dejó de denominarse Hashima luego de que debido a su particular perfil con esa muralla, la comenzaron a llamar Gunkanjima, que significa barco de guerra. Y los mineros no eran japoneses, (no había, estaban en la guerra), para esos trabajos ingratos bien podían traerse coreanos, primero contratados y luego, entre 1939 y 1945 como trabajadores forzados del país invadido durante la Segunda Guerra Mundial. Porque los japoneses, tan corteses y admirables en tantas cosas, también tienen su ropa sucia escondida.

hashima01

Terminada la guerra las minas continuaron trabajando con personal cuya procedencia y situación no se indica… pero dicen que pese a los servicios y las viviendas que se ponían a su disposición, la calidad de vida era muy mala y la situación de semi-esclavitud. El negocio era próspero para Mitsubishi y es de suponer que Gunkanjima era una oportunidad en el Japón de la postguerra escaso de fuentes laborales, de manera que en cierto momento la isla llegó a albergar a 5.259 personas, cuando su capacidad máxima y sin posibilidad de extender, era para 3460 habitantes. Estaban totalmente hacinados en un kilómetro cuadrado.

En 1960 el carbón perdió terreno frente al petróleo como fuente de energía y los dos pozos a 200 metros de profundidad, fueron enlenteciendo su productividad hasta detenerla por completo en 1974. En ese año y en un acto solemne realizado en el gimnasio de la isla repleto de expectantes isleños, se completó el cierre definitivo de la mina y se informó de los procedimientos para evacuar a los últimos habitantes.

tumblr_mpndftExZs1qz5i2go6_1280 tumblr_mpndftExZs1qz5i2go3_1280

La isla quedó completamente abandonada, a merced de los tifones y peor aún, de la salinidad del mar. Los científicos la recorren cada tantos meses pues la utilizan para evaluar el progresivo deterioro que sobre el hormigón y otras estructuras producen los elementos y el paso del tiempo. Porque la isla está desierta… pero los isleños no se llevaron todas sus pertenencias cuando debieron partir. Los viajes de evacuación eran espaciados y sin espacio suficiente para otra cosa que los enseres imprescindibles: en la isla quedó el mobiliario, los recuerdos y los muertos.

A todos los efectos es una isla fantasma y las películas que se han filmado en ella tuvieron el efecto de convertirla en un punto de atracción turística donde puede sentirse en carne propia cómo será el mundo postapocalíptico a que nos podría llevar alguna demencia atómica o el abuso de los recursos naturales del planeta. El deterioro de los edificios determinó a las autoridades prohibir el desembarco, hasta que en 2009 se construyó un muelle especial para posibilitar los viajes.

hashima91

hashima41hashima1fWebname_Gunakanjima-05

Los viajeros son llevados hasta tres plataformas de observación en el extremo sur de la isla y pasan unos 45 minutos escoltados con guías que también los vigilan para que no se hagan daño. La navegación hasta la isla desde Nagasaki dura unos 50 minutos y no es aburrida para nada, pues la embarcación pasa cerca de grandes astilleros de Mitsubishi y otras islas pequeñas que pueden verse en la cercanía. Por otra parte, la ciudad de Nagasaki es imperdible y desde el mar se ofrece en hermosa perspectiva.

Todos los datos los encontrás en http://www.japan-guide.com/e/e4414.html y desde ya te aclaro que deberás pagar unos 40 euros, lo cual no es una cantidad exagerada para un país donde todo nos resulta caro. Son cinco las agencias de viaje que ofrecen ese servicio desde que Mitsubishi abandonó por completo la isla y la envolvió como regalo a la municipalidad de Nagasaki. Lo malo es que hasta la última reseña que encontré en internet, los guías solo hacen el relato en japonés. Y los japoneses no parecen muy interesados en mostrar a los extranjeros esto que fue una mancha en su historia reciente. Con todo, no lo pueden evitar, pues a los documentales que se exhiben de tanto en tanto, se agregan películas y hasta videojuegos que la utilizan como escenario.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Para los japoneses críticos del período militarista que los impulsó a atacar a los países vecinos y luego declararle la guerra a Estados Unidos, este bien podría ser un lugar de devoción. Y para los países que presionaron tanto sobre el orgullo japonés que los impulsaron a ingresar a una guerra insensata, también podría ser un lugar de devoción y recogimiento. Dicen que ese es justamente el espíritu que se respira en la isla.

Imagen de previsualización de YouTube

.
Acá tenés un recorrido como no podrías hacer en el viaje turístico, acompañando a un operador de Google Map que filmó para la producción de la película Battle Royale. Te aconsejaría que no te lo pierdas, no solo te muestra lo que estamos relatando, sino que te explica cómo se construye ese mapeo extraordinario.

.
Aseguran las fuentes que algunos de los japoneses que visitan la isla, regresan con lágrimas en los ojos. No me extrañaría, porque son gente extremadamente sensible, pero mirando los televisores y las heladeras que dejaron abandonadas los últimos habitantes, me permito alguna duda sobre la dureza comparativa de la vida de los isleños. Pienso si no hay un poco de propaganda dura contra Mitsubishi y contra Japón, así como otro tanto de olvido sobre las condiciones laborales que imperaban en el mundo durante los años 60 y 70, cuando en nuestro continente aparecieron tantas dictaduras militares de derecha y tantos terroristas de izquierdas varias. No estoy calificado para dudar…. pero tampoco soy un entusiasmado creyente de todo lo que encuentro en internet. Lo que sí quedan, son los testimonios y no son nada buenos.

.
Guillermo Pérez Rossel

.

03-uchida
En la Wikipedia recogen una entrevista que se le realizó en 1983 a un trabajador coreano (Suh Jung-woo) que sobrevivió a la dura vida de la mina. Recordaba que de niño había sido forzado a subir a un camión junto con otros coreanos para luego ser llevado a una oficina gubernamental en la que había varios miles de coreanos más de entre catorce y veinte años. Desde esa oficina un grupo de trescientos de ellos fueron trasladados en tren a Nagasaki y, desde allí, a Hashima.
Suh Jung-woo tenía parientes en Japón y no se desesperó porque pensó que lo llevaran donde lo llevaran dentro de ese país podría escapar cuando se lo propusiera. Sin embargo, tan pronto como vio Hashima perdió toda esperanza.

.
Ya había cerca de doscientos coreanos en la isla cuando llegaron así que en total sumaban quinientos o seiscientos. Los apiñaron en un edificio de dos pisos con cinco habitaciones en cada uno y cuatro edificios de cuatro pisos con cinco o seis habitaciones por piso. Hoy las personas llaman a Hashima “isla del Acorazado” pero para ellos era la “isla prisión”, una prisión sin escapatoria.

hashima1d (1)hashima1e
Esa isla rodeada de altos muros de hormigón y nada más que océano alrededor estaba llena de edificios de hormigón de hasta nueve pisos y tanto Suh Jung-woo como los demás coreanos fueron alojados en los edificios del borde (de a siete u ocho juntos en una pequeña habitación con el interior sucio y cayéndose a pedazos). Les dieron uniformes semejantes a bolsas de arroz y los obligaron a empezar a trabajar a la mañana siguiente a su llegada. Estaban rodeados de guardias japoneses (algunos de ellos con espadas) que los vigilaban constantemente.

.
La mina se hallaba en la profundidad del mar y los trabajadores llegaban a ella en un ascensor que descendía por un pozo largo y estrecho. El carbón se trasladaba desde una amplia cámara subterránea pero los lugares de excavación eran tan pequeños que los mineros debían agacharse para trabajar. Era una tarea agotadora e insoportable. Se acumulaba gas en los túneles y los techos y las paredes de roca amenazaban con colapsar en cualquier momento. Suh Jung-woo estaba convencido de que nunca iba a salir de la isla con vida.

.school
De hecho, cada mes morían cuatro o cinco trabajadores en accidentes. Allí no existían los conceptos modernos de seguridad y los cadáveres eran incinerados en Nakanoshima. En su relato Suh Jung-woo comentó que creía probable que el horno que se usaba para ello todavía existiera.

.
Según este exminero, a pesar del trabajo opresivo las comidas solo consistían en ochenta por ciento de residuos de frijol y veinte por ciento de arroz integral hervido junto con sardinas enteras en una papilla informe. Los trabajadores casi todos los días sufrían diarrea y sus fuerzas se agotaban poco a poco pero los guardias no les permitían descansar. Suh Jung-woo no recordaba cuántas veces había pensado en saltar al mar y ahogarse. Cuarenta o cincuenta de sus compañeros coreanos se habían suicidado o ahogado al tratar de nadar hasta Takahama [en la costa]. Suh Jung-woo no sabía nadar pero para su fortuna después de cinco meses fue transferido a la fábrica de Mitsubishi en Saiwai-machi, Nagasaki, y así fue como pudo salir de la isla. Estaba seguro de que si se hubiera quedado no habría sobrevivido.

.ruins_hotel
• La isla aparece en gran cantidad de películas, entre ellas la película de 2003 Battle Royale II: Réquiem.
• En el manga “Air Gear” Hashima es la sede de una carrera.
• En el anime Get Backers sirve de escenario para el arco de la Venus de Milo.
• En James Bond: Skyfall, la isla se usa como central para los ataques a Londres de uno de los protagonistas.

http://compendiummagazine.com/gunkanjima-la-isla-abandonada-de-hashima

http://www.taringa.net/posts/imagenes/10095393/La-Isla-Fantasma-Hashima-Gunkanjima-de-Japon-Fotos.html