ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » America del Sur

Medellín renovada, pero en serio

Metro-de-Medellín1

Tiene tantos habitantes como todo Uruguay, hablan con un dejo lunfardo y desde que el terrorismo terrorismo político y traficante se transformó en un eco algo distante, Medellín progresa a un ritmo alucinante.


Junto con Curitiba, la ciudad colombiana se ha transformado en un ejemplo a seguir en materia de transporte urbano. No se les ocurre nada tan estrambótico como el Corredor Garzón, ellos apuntan más alto, mucho más alto.

Ahora es el momento para ir a Medellín, donde la pasarás muy bien, comerás cosas bastante exóticas y el principal riesgo que correrás, será que algún antioqueño te zampe un discurso sobre las músicas colombianas distinguiéndolas por valles. Pero no te quejes, imaginate a un colombiano escuchando nuestras letanías sobre el tango. Para que sepas, a Medellín se la denomina la ciudad de la eterna primavera, la capital de la montaña y la ciudad de las flores, todo con estricta justicia.

 

El que estuvo allí y también se asombró con eso a pesar de provenir de una Barcelona siempre innovadora, fue Xavier Canalis, enviado de Hostel Tur, una web de turismo profesional que también es un ejemplo de cosas bien hechas. Vamos a recoger partes de algunos artículos escritos por este periodista, no sin antes recomendar la lectura directa en http://www.hosteltur.com/comunidad/004375_por-el-metro-y-las-escaleras-mecanicas-de-medellin.html, pues de esa manera entrarán en contacto con una web siempre interesante aún para quienes no somos operadores.

IMAGEN-16016755-2

La ciudad tanguera de Colombia

Pero antes, permítanme una digresión para uruguayos. Escucharás tanto o más tango que en Uruguay cuando estés en Medellín y no vayas a incurrir en el mismo error que muchos cometen. El tango era muy popular en esta ciudad mucho antes de que Gardel la visitara y allí falleciera. Lo invitaron y agasajaron como una estrella, justamente porque el tango había prendido mucho antes en esta bellísima ciudad engarzada en un valle repleto de gente simpática.

B_9c358095fa5f9c7b49926bf7bff835a6
En dos entregas sucesivas, Xavier nos habla del metro, el metrocable, de las escaleras mecánicas y nos anticipa que pronto Medellín tendrá un tranvía supermoderno. ¿Se justifica tanta inversión? Claro que sí, pues los problemas de la ciudad estaban concentrados en el desplazamiento de su población, residente en los cerros, desde donde descendía con inseguridad por escaleras donde cualquier cosa podía ocurrir, sobre todo en horas de la noche. Lo mismo podía decirse de los autobuses, que eran y son muy simpáticos… pero solo deberían desempeñar un rol turístico. A algunos les parecerá un descubrimiento, pero resulta obvio que la inseguridad se nutre de deficiencias varias, entre las cuales destaca el tránsito tanto como la iluminación y la falta de vigilancia.

B_bde6fe85cf179ba001be0ea2df1be13c

Ahí lo tenés a Xavier. ¡Gracias! son apuntes muy interesantes para una ciudad que no da con la manera de arreglar su tránsito.

El periodista estaba allí para cubrir la Asamblea de la Organización Mundial de Turismo, “Aprovechando un tiempo libre, me desplazo en el metro hasta la estación de San Javier. Ningún tramo del metro de Medellín es subterráneo, todas las vías van por la superficie. Por el centro urbano, el metro circula a varios metros por encima de las calles, mediante viaductos”, informa Xavier.

B_41858de6466aa6f38c78536976a3fcd3
Los habitantes de Medellín están muy orgullosos de estas infraestructuras, que han permitido romper el aislamiento de muchas barriadas. Así, es más difícil que se consoliden guettos. En cualquier caso, la seguridad sigue siendo un tema prioritario para esta ciudad. En cada estación de metro veo un agente de policía.

Martes_31_3_2015@@metrocable-1
Desde San Javier parte un metrocable o teleférico hacia barrios más alejados y situados arriba en las laderas. En el metrocable hablo con tres turistas que han venido de la ciudad de Barranquilla. Les pregunto si los colombianos viajan ahora más por su país. “Desde luego, ahora que las cosas están más estables”, me dicen.

B_41858de6466aa6f38c78536976a3fcd3
Luego regreso a San Javier. Allí, un microbús (nº221i) me lleva hasta las escaleras mécanicas de la Comuna 13, que fueron inauguradas en 2012, reemplazando los 350 empinados escalones de cemento. Cerca de 12.000 vecinos de la zona se han visto beneficiados por esta obra, cuya inversión ascendió a seis millones de euros. Su mantenimiento mensual cuesta 35.000 euros. Subir y bajar por ellas es gratuito.

B_ad41221e65fbd80bb963a4e971b5defe

La fotografía en blanco y negro muestra cómo era esta lugar antes del proyecto. Hablo con varios empleados municipales que trabajan en las escaleras. No son técnicos de mantenimiento. Más bien son “técnicos sociales”: prestan atención a todo cuanto sucede en el lugar y orientan al visitante. Esta zona solía ser muy conflictiva.

Según explica la web del Centro Nacional de la Memoria Histórica de Colombia, “entre los años 2001 y 2003 la comuna 13 en Medellín, se convirtió en escenario de una guerra que tuvo como protagonistas a milicias, guerrillas, paramilitares y Fuerza Pública”.

B_e7de3c6085069f188da716791435c613

En la actualidad, los trabajadores de las escaleras son todos residentes en la misma Comuna 13 y según me cuentan la calidad de vida en la zona ha mejorado notablemente desde que se inauguró este obra. No sólo son las escaleras: también hay salas donde se llevan a cabo actividades de tipo social. Mientras paso a lado de una de ellas, oigo a un grupo de niños jugando.

Los empleados de las escaleras, que visten chaquetas rojas, “se dedican a orientar a los usuarios y a velar por el buen uso del sistema”. Todo está limpio, impecable. Además, las fachadas de las casas fueron pintadas con murales y alegres colores. El barrio ha ganado movilidad, pero también orgullo de residir aquí.

B_88c70a49e6b7c3669a6f45d58d4f3a6c

“Y ahora vienen bastantes turistas por acá”, me dice uno de estos empleados, que con mucha amabilidad me dedica todo tipo de explicaciones. Doy fe del interés turístico que suscitan estas escaleras. Mientras me encuentro en el mirador van apareciendo parejas o grupitos de visitantes, principalmente estadounidenses.

Otro día, Xavier realiza una excursión hasta el “el cercano Parque Arví, que a ojos de un urbanista europeo te parece una selva. Fuimos volando, casi literalmente. Inaugurado en 2004, el Metrocable conecta el centro urbano con algunos de los barrios que se encaraman por las laderas que rodean Medellín. Ha sido clave para romper el aislamiento de áreas pobres, similares a las favelas de Rio de Janeiro. “Cuando garantizas el acceso, las comunidades excluidas y periféricas pueden integrarse en la ciudad”, nos explicó uno de los asesores del alcalde de la ciudad. El metro también es uno de los mayores orgullos de Medellín y en pocos meses se inaugurará el tranvía.

 

Un tramo del Metrocable permite llegar en menos de media hora al Parque Arví, un área protegida donde además viven y trabajan cerca de 400 familias dedicadas a la agricultura y la artesanía. El parque cuenta con un centro de visitantes, desde donde parten varios itinerarios. No vimos ningún animal ni ave exótica, según nos explicaron porque la fauna de este parque es sobre todo nocturna.

Medellín está situada a 1.500 metros sobre el nivel del mar y en en el valle metropolitano viven 3,5 millones de personas. Se prevé que sean 4,4 millones hacia el año 2030. A diferencia de Bogotá, la capital (donde residen 9 millones de habitantes y no hay metro), Medellín es una ciudad donde es más fácil moverse, gracias a su red de metro y el futuro tranvía. El 78% de la población de Colombia vive en áreas urbanas. Según nos explicaron en el Ayuntamiento, la estrategia de crecimiento pasa ahora por construir en el centro, no en las laderas, para desarrollar una ciudad compacta.