ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Uruguay

Blanes, Carlota Ferreira y sus cuatro maridos

La telenovela más pasional y lujuriosa se queda chica.  Pensemos que pudo ser peor si hubiera sido linda.

Pero, en fin, gustos son gustos en cada época. O quizás ella dominaba algún oculto secreto de la líbido. Esta es la historia que nos rescata hoy Alberto Moroy desde un período que pudo parecer pacato.

——————–

Juan Manuel Blanes nació en una modesta casa de la calle Cerrito, en plena Ciudad Vieja. En la calle Reconquista  Mientras ejercía el trabajo de tipógrafo, conquistó a quien sería su mujer, María Linari, que estaba casada y tenía una hija con el italiano Copello. A partir de entonces, Blanes y María huyen de Montevideo rumbo a Salto,  lejos de la presencia del marido, cuando ya había nacido su hijo Luis (1857). Se inicia la aventurera en la vida de Blanes, alrededor de 1860 nace su segundo hijo Nicanor

 

Vida  y obra de Blanes (interesante)

 

http://www.onsc.gub.uy/onsc1/images/stories/Publicaciones/RevistaONSC/r46/obras.pdf

La familia Blanes 1864 / Su mujer María Linares/ Nicanor y Luis, sus hijos 1864

 

¡Entra en escena Carlota Ferreira!

Carlota Ferreira nace en Buenos Aires alrededor de 1845,  tenía tres hijos con  el Dr. Emeterio Caledonio  Regunaga,  nacido en Montevideo en 1822 Ministro de Relaciones Exteriores uruguayo, dos años después Emeterio Regunaga muere, en 1872.  En 1881 Carlota se casa en Buenos Aires con Ezequiel de Viana Oribe, de quien queda viuda al poco tiempo. En 1883 Carlota vuelve a Montevideo y  conoce a Juan Manuel Blanes cuando va a su estudio en la calle Soriano, con fotos de su difunto marido para que pinte el retrato post mortem. No sabemos si pinto al difunto pero si a ella. En 1884/85 en el  cuadro  titulado “Mundo Demonio y Carne”  Resulta interesante esta alegoría, habida cuenta que es  la consigna cristiana de cuáles son los enemigos de la santidad

Enemigos de la santidad

http://es.catholic.net/conocetufe/364/812/articulo.php?id=28567

¿Carlota Ferreira adicta a la morfina? (No me llames cerda”, Pág. 12, Buenos Aires) El prontuario extra-policial de Carlota dice que fue hija de pulpero, que tuvo cuatro maridos,  y que era adicta a la morfina y al menorazgo.

http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/radar/9-1027-2003-11-02.html

 Continúa el calvario de los Blanes

 

  • En 1886 Nicanor, el hijo menor de Blanes, huye con Carlota a Buenos Aires, donde se casa con la amante de su padre. Carlota ya tenía 45 años (en el cuadro 36) y Nicanor Blanes 26 ¡increíble! Muy poco tiempo después ella pide la nulidad del matrimonio y lo obtiene, lo que provoca que Nicanor entre en una profunda depresión. (Se había casado con el documento de su hermano Luis).  Cuando este regresa a Montevideo, la casa de los Blanes “se hace pelota”  El escritor uruguayo De Salterain y Herrera describe la relación: “Nicanor y su padre deben mirarse misteriosamente, con temor, y súplicas de piedad regadas en el silencio. La soledad, el pavor, la tragedia sin forma, se ciernen sobre las almas como predestinación”. En 1895 la familia Blanes se descalabra cuando muere su hijo Juan Luis, atropellado por un carro en plena calle. La mujer de Blanes, María Linari, que lo acompañó, muere inmediatamente.
  • En 1889, María Linari escribe: “Carlota tiene la atracción del abismo”. Nicanor viaja a Europa, desde donde nunca más regresará
  • En 1899 Juan Manuel Blanes viaja a la ciudad de Pisa, donde se establece con la esperanza de encontrar desde allí el paradero de su hijo. Su vida se agota en esa ciudad, en una casa de la Vía di Mezzo donde vivía su amiga, la signorina Manetti, el 15 de abril de 1901. De Nicanor nunca se supo más nada…

Capilla ardiente en su casa de Montevideo / Colocando el féretro en la carroza / Cementerio Central

La muerte de Blanes (Caras y Caretas de abril de 1901)

http://hemerotecadigital.bne.es/datos1/numeros/internet/Argentina/Caras%20y%20caretas%20(Buenos%20Aires)/1901/190104/19010427/19010427_00134.pdf#page=1

Carlota Ferreira continúa haciendo estragos…

El Dr. Jurkowski hizo en Uruguay una carrera brillante, llegó a ser decano de la Facultad de Medicina. Se casó con la hija de otro médico y tuvieron a María Esther. Años más tarde sus colegas le advirtieron una y otra vez sobre los males que acarrearía su romance con Carlota Ferreira, pues ya era conocida como morfinómana, pero fue en vano. En 1895 se mudó con ella y María Esther su hija a Salto (Uruguay) donde abrió una clínica siquiátrica.

Dr. Jurkowski / Horacio Quiroga

Salto Uruguay,  1898, entra en escena Horacio Quiroga

En medio de las flores y serpentinas del carnaval de 1898, donde los jóvenes jugaban a conquistarse bajo la mirada atenta de los padres y las tías que todo lo ven y controlan. Dos carruajes se cruzaron en medio del corso, él  Horacio Quiroga (20 años)  iba con sus amigos, ella estaba acompañada por su padre y su madrastra. Para ambos era su primer amor. La niña de unos catorce años era María Esther, la hija del Jurkowski, Su madrastra era Carlota Ferreira Después del romance de Esther con  Horacio Quiroga, Jurkowski y Carlota abandonaron el Uruguay en compañía de Miguel Laudanski (medico) y se radicaron en Cosquín, Córdoba, donde abrieron una clínica para el tratamiento de la tuberculosis. La empresa fracasó, el socio se suicidó y Jurkowski perdió toda su fortuna y quedó totalmente atrapado por la morfina. Según testimonios, es la protagonista de “Una estación de amor” y “Las sacrificadas”)

“La estación de amor” Horacio Quiroga

http://elespejogotico.blogspot.com.ar/2010/07/una-estacion-de-amor-horacio-quiroga.html

Dejó a Carlota y se fue a Apóstoles (Misiones Arg.) con su enfermera  Rosalía. En 1902 fue el primer médico que tuvo el hospital de Apóstoles. Al principio trabajó incansablemente entre los polacos y ucranios que se sentían felices por comenzar a tener atención médica y en idioma eslavo.” La epidemia que atacó a los inmigrantes por esos años lo tuvo como gran protagonista y la erección de la Cruz más tarde llamada de los Milagros lo hizo partícipe directo de acuerdo a relatos de la época.

“Murió el 22 de diciembre de 1913 víctima de una sobredosis de morfina y dejó a Rosalía vagando por las calles en medio de una locura de amor de la que nunca se repuso. Se afirma que comparte la tumba con una de sus últimas amantes.

Cementerio de Apóstoles (Misiones Ar.) ¿Estará ahí Carlota?

Dicen que Carlota, termino ahorcándose en la provincia de Misiones en Argentina, lugar donde la llamaban la loca. Una leyenda de la época decía que se colgaba desnuda de los árboles mientras cantaba operas italianas ¡Cuesta trabajo imaginarse cómo se colgaría con los 67 años!

Ref.

http://www.primeraedicionweb.com.ar/nota/suplemento/5937/amor-locura-y-muerte-en-apostoles.html