ir arriba
Uruguay

America del Sur

America del Norte y Central

Europa

Africa

Asia

Oceania

Destacado

Home » Oceania

¿Así nomás sin pensar me eliminás al tranvía?

slider-image-3

Acá es como se hacen las cosas, tristemente, pero mirá lo que hicieron en Melbourne.


Este es el restaurante Colonial Tramcar y tiene tanto éxito que tenés que hacer reservas con muchísima anticipación. ¿Qué acá no hay mercado para una inversión así? Puede ser, no te lo discuto, Melbourne tiene más de cuatro millones de habitantes, pero ¿y si hubiéramos conservado el trencito de Piria y le hubiéramos adecuado un vagón comedor? ¿Y si todavía ahora le consignáramos a estos tipos algún tramo de vía donde se pudiera ofrecer algo así? Un ejemplo, pero ya definitivamente estropeado: el ferrocarril desde el imponente Abra de Perdomo, hasta Punta del Este.

Colonial-Tram-Car-Restaurant
Estoy seguro que cuando eliminaron al tranvía, como cuando eliminaron al ferrocarril, estas cosas ni se las plantearon, igual que el cazador cuando mata al último bicho de una especie. De paso, ¿estamos seguros que las vías de tranvía que se levantaron se vendieron todas en legalidad? ¿Y los adoquines? ¿Y los durmientes de ferrocarril que estaban apilados? ¿Y las losas de granito de las veredas de Montevideo? ¿Y tantas cosas más que continúan ocurriendo ante nuestra santa paciencia?

ColonialTramcarRestaurant436x207

Antes de salir de este tema, un homenaje a la Asociación de Amigos del Riel que sigue luchando contra viento y marea, así como a todos los que lograron transformar un autobús en una sala de teatro. Casi casi empardamos a los de Melbourne… pero estamos hablando de tranvías.

slider-image-1
Pues bien, el Colonial Tramcar recorre el sur de la ciudad, que abarca los barrios de St. Kilda, Prahran y Malvern. Son zonas muy lindas, dignas de ser visitadas… pero la real motivación de los que se sacan chispas por un lugar en las mesas, no están tan interesados por el paisaje, como por el paseo en tranvía y la muy buena oferta del restaurante. Un detalle: los pasajeros pueden mirar para afuera, pero la gente que anda por la calle, no puede verlos: las ventanillas son unidireccionales.

Imagen de previsualización de YouTube

.
Como ven, el restaurante sobre ruedas está pintado con un distintivo color borgoña brillante y los asientos y respaldos tapizados con tercioipelo, como el lujoso estilo pulman de los trenes europeos del pasado… o los teatros de ópera de hoy. ¡Qué lujo sobre ruedas! La unidad era de 1948 y aunque no se especifica, parece muy raro que haya existido un restaurante a bordo de un tranvía; tiene que ser un acondicionamiento actual. ¿O se adaptó el restaurante de un vagón de ferrocarril?

.Colonial_Tramcar_Restaurant
El maitre lo recibe en la escalerilla y el equipo profesional de camareros lo lleva hasta el asiento que haya reservado. Hay almuerzos y cenas, cuatro instancias, pues se hacen dos rondas consecutivas con precios significativamente diferenciados. En un caso porque la última cena de la tarde es más distendida y gourmet (cinco platos en lugar de tres), pero en general, porque los salarios “nocturnos” encarecen sensiblemente el servicio.

Para las bebidas, ofertadas con gran variedad de todas las latitudes, te podés desplazar hasta el bar y compartir una charla con el resto de los pasajeros. Naturalmente hay aire acondicionado y música ambiental. Tendrás que desplazarte hasta Normanby Road, al sur de Melbourne, cerca del Crown Casino… pero ni te sueñes con aparecer de improviso. Al final te ponemos la url de la compañía que hace las reservas y si realmente estás interesado, antes de emprender viaje a Australia, asegurate de conseguir mesa.

Colonial-Tramcar-Restaurant

Organizan reuniones empresariales (desayunos de trabajo); dicen que las cenas de Navidad son inolvidables y en ocasiones han celebrado casamientos abordo, así que imaginá el lucro cesante por haber suprimido los tranvías y los ferrocarriles y agregalos a las críticas que siempre hacen los Amigos del Riel.

No creas que esto es tan exitoso porque es barato. La cena tardía (aperitivo, entrada, plato principal, quesos y postre, bebidas y cierre con café o té) cuesta 86,47 euros. La cena temprana y los dos almuerzos, cuestan entre 57,17 y 67,89 euros. Se puede hacer una reserva con exigencia de platos vegetarianos o sin gluten.

natalie-tramcar-s6-630x420

Se permiten escenas románticas, pero no te pases de aquí, ¿ehhh?

¿Te dije que no te dejan subir si vas vestido como un atorrante con plata? Pues es bueno que lo sepas. En cuanto a lo que podrás comer a bordo, oscila entre lo habitual en un restaurante gourmet, a algunas especialidades, como el filete de canguro con limón, tomillo y miel, servido sobre fritura de verduras y cebollines… con mermelada de tomate. Nadie te obligará a comer eso, pero si te gusta la aventura y no te da pena…

Lo que aseguran que es memorable, es la selección de quesos australianos, el pudding caliente con salsa de caramelo y crema, los rollitos de pavo y jamón cocido con salsa de arándanos y verduras asadas. Tan contentos quedan los pasajeros que sacan fotos tan buenas como las que ilustran la nota y figuran en la web oficial.

.
Guillermo Pérez Rossel

http://www.tramrestaurant.com.au/

http://es.viator.com/es/7380/tours/Melbourne/Tour-de-Melbourne-en-el-Colonial-Tramcar-Restaurant/d384-3412TRAM